El Co­li­seo, má­qui­na de po­der

Ro­se­lla Rea, directora del Co­li­seo, acom­pa­ña a ABC Cul­tu­ral en una vi­si­ta ex­cep­cio­nal por zo­nas ce­rra­das al pú­bli­co y re­cién res­tau­ra­das de es­te pro­di­gio­so mo­nu­men­to

ABC - Cultural - - Arquitectura - MA­RI­NA VAL­CÁR­CEL

La ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua es­ta­ba pin­ta­da en co­lo­res, al ol­vi­dar­lo nos ale­ja­mos de la reali­dad «La Ro­ma de ver­dad era la Cal­cu­ta del Me­di­te­rrá­neo », es­cri­bió Ro­bert Hug­hes

«De­be­mos ce­rrar los ojos e ima­gi­nar es­ta ga­le­ría... Los ar­queó­lo­gos han en­con­tra­do zo­nas es­tu­ca­das en co­lor y mu­chos fres­cos. Aho­ra sa­be­mos que el in­te­rior del Co­li­seo era ro­jo. Só­lo el ex­te­rior era cla­ro, del co­lor del tra­ver­tino. La ar­qui­tec­tu­ra an­ti­gua es­ta­ba siem­pre pin­ta­da en co­lo­res vi­vos; al ol­vi­dar­nos de ello nos ale­ja­mos de la reali­dad», in­di­ca la doc­to­ra Rea, mien­tras pa­sea­mos por es­ta ga­le­ría que em­pe­zó a ser res­tau­ra­da en 2012 –gra­cias a Tod’s, em­pre­sa que, con 25 mi­llo­nes de eu­ros, es­tá fi­nan­cian­do la res­tau­ra­ción del edi­fi­cio– y se ha ter­mi­na­do aho­ra. Es un lu­gar ce­rra­do al pú­bli­co. «Es­ta­mos en las zo­nas al­tas, en una ga­le­ría in­ter­me­dia des­ti­na­da a la ple­be. Es la úni­ca con­ser­va­da en su es­ta­do ori­gi­nal, con sus fres­cos, gra­fi­tis e ins­crip­cio­nes».

En ella, la mu­che­dum­bre se agol­pa­ba pa­ra in­yec­tar­se la adre­na­li­na pu­ra de la san­gre y la muer­te del es­pec­tácu­lo que ce­le­bró los cien días de fies­tas que, en el año 80 d. C., inau­gu­ra­ban, gra­cias al em­pe­ra­dor Tito, el Co­li­seo de Ro­ma. Ro­bert Hug­hes in­sis­te en que de­be­mos aban­do­nar la ima­gen vir­tual de las se­ries y los vi­deo­jue­gos de una «Ro­ma to­da blan­ca»: «La de ver­dad era la Cal­cu­ta del Me­di­te­rrá­neo: ates­ta­da de gen­te, caó­ti­ca y mu­grien­ta», es­cri­be en Ro­ma.

Des­de es­te pun­to se tie­ne, por su al­tu­ra, la vis­ta más im­pre­sio­nan­te del Co­li­seo. Ob­ser­va­mos el des­co­mu­nal es­que­le­to de es­ta bes­tia de pie­dra abier­ta en ca­nal, con sus cos­ti­llas de pa­sa­di­zos sub­te­rrá­neos, sus ar­ca­das al cie­lo, los ojos va­cíos de sus vo­mi­to­rios, la piel ru­go­sa de su hor­mi­gón y su tra­ver­tino cua­ja­do de ci­ca­tri­ces, ese avis­pe­ro de agu­je­ros que de­ja­ron las gra­pas me­tá­li­cas de los blo­ques de pie­dra a me­di­da que fue­ron arran­ca­das y fun­di­das.

Re­su­rrec­ción

Des­de aquí el co­lo­so re­su­ci­ta y vuel­ve al si­glo I: 50.000 es­pec­ta­do­res en­tran has­ta el gra­de­río. Ochen­ta puer­tas co­ro­na­das por 150 es­ta­tuas de bron­ce y 40 es­cu­dos do­ra­dos so­bre el ni­vel más al­to con­me­mo­ran las con­quis­tas mi­li­ta­res. Los se­na­do­res y ma­gis­tra­dos se sien­tan cer­ca de la are­na; la ple­be, en ban­cos de ma­de­ra de las al­tu­ras; las mu­je­res y los es­cla­vos en el úl­ti­mo pi­so. So­bre las ven­ta­nas del más al­to, las vi­gas de­co­ra­das su­je­tan el ve­la­rium, que se des­plie­ga mo­vi­do por una uni­dad es­pe­cial de ma­ri­ne­ros de la flo­ta de Mi­seno cu­brien­do el an­fi­tea­tro de ban­das de lo­na de ve­la de bar­co que pre­ser­van a los es­pec­ta­do­res del sol y los rie­gan con va­por de agua, per­fu­me y pé­ta­los. El em­pe­ra­dor, su fa­mi­lia, las ves­ta­les y las sa­cer­do­ti­sas se sien­tan en el po

dium. Por la Por­ta Triump­ha­lis en­tra la co­mi­ti­va: gla­dia­do­res, músicos y ca­za­do­res; en­fren­te, por la Por­ta Li­bi­ti­na­ria, sal­drán los ca­dá­ve­res mu­ti­la­dos.

Las pa­la­bras de la directora del mo­nu­men­to co­bran sen­ti­do: «Lo que im­pre­sio­na al es­pec­ta­dor no es tan­to la vi­si­ta en sí co­mo el he­cho de es­tar aquí». ¿Có­mo en­ten­der es­te se­cre­to de in­ge­nie­ría ar­qui­tec­tó­ni­ca? El An­fi­tea­tro Fla­vio al­can­za una al­tu­ra de 52 me­tros; el eje ma­yor mi­de 188 y el me­nor, 156. El área to­tal ocu­pa­da por la are­na es de 3.357 m2. Los ro­ma­nos con­ta­ban con la mano de obra de los es­cla­vos. Pe­ro, ¿có­mo es po­si­ble cons­truir en ocho años un mo­nu­men­to ca­paz de al­ber­gar a 73.000 per­so­nas sin las he­rra­mien­tas mo­to­ri­za­das de hoy? ¿Quién in­ven­ta el sis­te­ma de ram­pas y pa­sa­di­zos que per­mi­tían el alo­jo y des­alo­jo del pú­bli­co en ape­nas 15 mi­nu­tos? De exac­ti­tud ma­te­má­ti­ca, es el que per­du­ra hoy en la ma­yo­ría de los es­ta­dios del mun­do y, des­de lue­go, en to­das las pla­zas de to­ros que sal­pi­can la geo­gra­fía de nues­tro país. Los ro­ma­nos to­man tan­tas co­sas del ar­te grie­go que a ve­ces se les con­si­de­ra me­ros con­ti­nua­do­res. Sin em­bar­go, en ar­te tan im­por­tan­te es el que crea co­mo el que trans­mi­te. Los ro­ma­nos fa­go­ci­tan la ar­qui­tec­tu­ra y la es­cul­tu­ra grie- gas, pe­ro la do­tan de uti­li­dad, la mul­ti­pli­can en su ca­pa­ci­dad de in­ge­nie­ría, téc­ni­ca y po­lí­ti­ca. Su ar­te se en­tien­de me­jor que nun­ca des­de es­te pun­to del Co­li­seo: es una in­des­crip­ti­ble má­qui­na de pro­pa­gan­da del po­der im­pe­rial. Y el en­gra­na­je de es­ta ma­qui­na­ria se ac­ti­va­ba por dos ge­ne­ra­do­res: la in­no­va­ción en los ma­te­ria­les y la na­tu­ra­le­za de los es­pec­tácu­los.

«El Co­li­seo, el Pan­teón, in­clu­so al­gu­na ca­te­dral gó­ti­ca son pie­zas del pa­sa­do que nin­gún ar­qui­tec­to mo­derno se atre­ve­ría a cons­truir hoy», nos ha­ce ver des­de su es­tu­dio Ra­fael Mo­neo. «Tie­ne esa fuer­za de de­fi- ni­ción del to­do que en al­gu­nos mo­men­tos de­man­da la ar­qui­tec­tu­ra con una con­di­ción ro­tun­da y una di­men­sión in­men­sa. A di­fe­ren­cia del Pan­teón, re­suel­ve a un tiem­po al­go her­mo­so: el pro­ble­ma de for­ma y uso. Es una ar­qui­tec­tu­ra que vie­ne del tea­tro grie­go, pe­ro en el ca­so del Co­li­seo, to­da­vía va más allá, con esa plan­ta li­ge­ra­men­te ova­la­da, esas me­di­das de­ter­mi­na­das y ese do­ble fo­co que tie­ne la elip­se fren­te a la con­di­ción más es­tric­ta, más du­ra, del círcu­lo», aña­de Mo­neo.

La ar­qui­tec­tu­ra ro­ma­na era an­te to­do prác­ti­ca. Cum­plía con ri­gor mi­li­tar su fun­ción pro­pa- gan­dís­ti­ca: di­fun­dir pe­que­ñas Ro­mas a lo lar­go del im­pe­rio. To­das ten­drían su fo­ro, su ba­sí­li­ca, su acue­duc­to, su an­fi­tea­tro... Pa­ra ello, Ro­ma se apo­yó en dos descubrimientos re­vo­lu­cio­na­rios: el hor­mi­gón y el la­dri­llo. La ar­qui­tec­tu­ra grie­ga es­ta­ba ba­sa­da en la lí­nea rec­ta. El ge­nio ro­mano cons­tru­ye es­truc­tu­ras cur­vas. Es­to no se po­día ha­cer, no en cual­quier mag­ni­tud, en pie­dra ta­lla­da. Se ne­ce­si­ta­ba una sus­tan­cia plás­ti­ca y ma­lea­ble, y los ro­ma­nos la ha­lla­ron en el hor­mi­gón. Con él le­van­ta­ron acue­duc­tos, ar­cos, cú­pu­las y ca­rre­te­ras. Era el ma­te­rial del po­der y la dis­ci­pli­na; fuer­te y ba­ra­to, lo que per­mi­tía cons­truir es­truc­tu­ras muy gran­des. Y el ta­ma­ño te­nía un atrac­ti­vo es­pe­cial pa­ra los ro­ma­nos a la ho­ra de cons­truir su im­pe­rio. Pe­ro ade­más, con la pro­duc­ción de la­dri­llos, lle­ga­ron a ge­ne­rar un ma­te­rial a un ni­vel ca­si prein­dus­trial. Ca­da co­lo­nia del im­pe­rio te­nía su fá­bri­ca, ca­da una con su pe­cu­lia­ri­dad lo­cal, ex­pli­ca la doc­to­ra Rea.

Sin au­tor co­no­ci­do

No se sa­be quién fue el ar­qui­tec­to del Co­li­seo. Só­lo po­de­mos ima­gi­nar­lo a tra­vés de ese cua­dro de Al­ma Ta­de­ma en el que le re­pre­sen­ta co­mo un hom­bre ma­du­ro, pen­sa­ti­vo, que con la mano iz­quier­da se aprie­ta la bar­bi­lla, mien­tras di­bu­ja con la otra so­bre la are­na el pri­mer bo­ce­to. Es co­mo si el pin­tor neer­lan­dés hu­bie­ra que­ri­do hon­rar la ar­qui­tec­tu­ra a tra­vés del di­bu­jo que es­te ar­tis­ta ima­gi­na­rio pre­sen­ta a Ves­pa­siano y que pa­re­ce con­te­ner to­das las ar­qui­tec­tu­ras pos­te­rio­res: des­de San Pe­ters­bur­go has­ta el Ca­pi­to­lio en Was­hing­ton.

Bar­ba­ra Naz­za­ro, directora téc­ni­ca del Co­li­seo, acom­pa­ña a la doc­to­ra Rea. Am­bas su­gie­ren des­pe­dir la vi­si­ta con un «des­cen­so a los in­fier­nos». Los só­ta­nos, a unos seis me­tros de pro­fun­di­dad, son un en­tra­ma­do de tú­ne­les de pie­dra en­ne­gre­ci­da, olor a hu­me­dad y agua que co­rre en­tre nues­tros pies. Allí re­cor­da­mos la le­yen­da ne­gra de Ne­rón. Él man­dó edi­fi­car en es­te va­lle la pis­ci­na ar­ti-

fi­cial de su Do­mus Au­rea. Su sui­ci­dio en el año 68 y pos­te­rior dam­na­tio me­mo­riae –una suer­te de ley de an­ti­me­mo­ria his­tó­ri­ca– só­lo sir­vió pa­ra en­te­rrar la re­si­den­cia im­pe­rial. El em­pe­ra­dor aca­bó dan­do su nom­bre a la bes­tia. Co­li­seo no sig­ni­fi­ca edi­fi­cio gi­gan­tes­co, sino lu­gar del co­lo­so: una es­ta­tua su­ya, de 35 me­tros, en bron­ce, que pre­si­día el ves­tí­bu­lo de ese pro­di­gio de ex­tra­va­gan­cia de Ne­rón que fue su re­si­den­cia.

Asom­bro del pue­blo

Los só­ta­nos son la ma­qui­na­ria se­cre­ta que ac­cio­na­ba los es­pec­tácu­los en ho­nor del em­pe­ra­dor: es­ce­na­rios fas­tuo­sos, bos­ques ar­ti­fi­cia­les y efec­tos es­pe­cia­les. Aco­gen des­de la dár­se­na que al­ber­ga­ba las em­bar­ca­cio­nes pa­ra las nau­ma­quias has­ta los es­pec­tácu­los de ca­za. Los ani­ma­les exó­ti­cos des­lum­bra­ban al pue­blo: leo­nes, pan­te­ras, ti­gres y ele­fan­tes de Áfri­ca; ja­ba­líes, osos y cier­vos de Ale­ma­nia. Por me­dio de unos mon­ta­car­gas, as­cen­dían has­ta la are- na en in­ter­va­los de mi­nu­tos. Al prin­ci­pio, los as­cen­so­res eran 28: «Eran ne­ce­sa­rias más de 200 per­so­nas pa­ra po­ner­los en mar­cha», pre­ci­sa Rea. Más tar­de se cons­tru­ye­ron 32 mon­ta­car­gas más. Al­re­de­dor de un mi­llón de ani­ma­les sal­va­jes se ma­ta­ron en el Co­li­seo, se­gún Dion Ca­sio. Las plan­tas que cre­cen hoy en­tre las pie­dras cons­ti­tu­yen un le­ga­do de es­tos ani­ma­les: fue­ron ellos los que tra­je­ron des­de tie­rras le­ja­nas las se­mi­llas.

En los si­glos pos­te­rio­res, el an­fi­tea­tro fue de quien se lo apro­pia­ba: mon­jes de los con­ven­tos cer­ca­nos; fa­mi­lias aris­to­crá­ti­cas – co­mo los Fran­gi­pa­ni– que lo for­ti­fi­ca­ban; gen­te co­mún que lo con­ver­tía en re­fu­gio, ne­go­cio, ca­sa. Con el tiem­po, es­ta in­de­ter­mi­na­ción adop­tó con­tor­nos dia­bó­li- cos: se­rá can­te­ra pa­ra otras igle­sias o sue­ño en los pro­yec­tos de Ber­ni­ni y Fon­ta­na, que qui­sie­ron edi­fi­car otras en su are­na. «Mien­tras el Co­lo­so si­ga en pie, Ro­ma seguirá en pie: cuan­do cai­ga, cae­rá Ro­ma: cuan­do cai­ga Ro­ma, lo ha­rá el mun­do». La sen­ten­cia, atri­buí­da a Be­da el Ve­ne­ra­ble, pa­re­ce una pro­fe­cía que re­vis­te al mo­nu­men­to de una res­pon­sa­bi­li­dad fun­da­men­tal, si­tuán­do­lo co­mo tes­ti­mo­nio de la su­per­vi­ven­cia de la His­to­ria, espejo de Ro­ma y del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.