CUAN­DO LO «CA­ÑÍ» NO QUI­TA LO VA­LIEN­TE

Pi­lar Al­ba­rra­cín jue­ga con ro­les y ri­tua­les, des­man­te­la iden­ti­da­des. Ta­ba­ca­le­ra-Ma­drid se con­vier­te en su úl­ti­mo es­ce­na­rio

ABC - Cultural - - ARTE - FER­NAN­DO CAS­TRO FLÓ­REZ

AL­TO VOL­TA­JE SIM­BÓ­LI­CO EN UNA EX­PO­SI­CIÓN QUE NO ES­TÁ PEN­SA­DA PA­RA «IN­DI­FE­REN­TES»

En ter­mi­no­lo­gía del jazz, «to freak freely» sig­ni­fi­ca en­tre­gar­se al pla­cer de la im­pro­vi­sa­ción, aun­que en esa ex­pre­sión tam­bién la­te la con­di­ción del mons­truo­so o de lo ra­ro. En cier­ta me­di­da, los di­ver­ti­men­tos car­na­va­les­cos de Pi­lar Al­ba­rra­cín (Se­vi­lla, 1968), con lo que tie­nen de pa­ro­dias neo­ba­rro­cas, po­drían en­ten­der­se en esa cons­te­la­ción de lo di­ver­ti­do y anó­ma­lo, de la con­tes­ta­ción sar­cás­ti­ca, de la irre­ve­ren­cia lú­di­ca.

En­tré en con­tac­to con ella en los no­ven­ta, cuan­do ha­bía rea­li­za­do ac­cio­nes co­mo San­gre en la ca­lle o Es­ca­pa­ra­tes, que en­ten­dí co­mo reaco­mo­dos de pro­pues­tas fe­mi­nis­tas de cues­tio­na­mien­to de los ro­les, en la es­te­la de las co­no­ci­das fo­tos de Cindy Sher­man.

A lo lar­go de los años, ha te­ni­do el «atre­vi­mien­to» de mi­me­ti­zar­se con unas mu­ñe­cas afla­men­ca­das en Mu­si­cal Dan­cing Spa­nish Dolls (2001); pre­pa­rar, a su ma­ne­ra, la Tor­ti­lla es­pa­ño­la (1999), en cier­to diá­lo­go con la «se­mióti­ca de la co­ci­na» de Mart­ha Ros­ler; com­po­ner man­da­las con bra­gas usa­das o ge­ne­rar una ins­ta­la­ción ver­sio­nan­do el gra­ba­do go­yes­co de As­ta su Abue­lo con el asno (As­ne­ría, 2001).

Que me qui­ten lo bai­lao es el desafian­te tí­tu­lo de la opor­tu­na re­vi­sión del tra­ba­jo de una de las ar­tis­tas es­pa­ño­las más sin­gu­la­res, que sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ha te­ni­do me­jor aco­gi­da ga­le­rís­ti­ca, crí­ti­ca y cu­ra­to­rial en el ex­tran­je­ro que en el país al que cons­tan­te­men­te alu­den sus obras. En la en­tra­da de Ta­ba­ca­le­ra ter­mi­nó pre­ci­sa­men­te la pe­re­gri­na­ción de un cen­te­nar de mu­je­res que des­de Se­vi­lla via­ja­ron en tren has­ta la ca­pi­tal ves­ti­das de fla­men­cas co­mo preám­bu­lo fol­cló­ri­co de ese im­po­nen­te pa­so pro­ce­sio­nal in­ver­ti­do, esa cruz bo­ca aba­jo des­de la que con­tem­pla­mos una fo­to de Al­ba­rra­cín su­je­ta al cuerno de un to­ro, afron­tan­do el pe­li­gro con la ba­ta de co­la. Al­to vol­ta­je sim­bó­li­co en una ex­po­si­ción no pen­sa­da pa­ra «in­di­fe­ren­tes».

Fla­men­co de gue­rri­lla

Co­mo bien ad­vier­te Je­sús Ca­rri­llo en el ca­tá­lo­go, Pi­lar Al­ba­rra­cín per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción de mu­je­res ar­tis­tas, crí­ti­cas y co­mi­sa­rias «que des­de co­mien­zos de los 90 to­ma­ron co­mo eje de su tra­ba­jo la im­pug­na­ción del pa­triar­ca­do que or­ga­ni­za el

es­pa­cio so­cial y que sa­tu­ra el lu­gar de enun­cia­ción del ar­te». Bas­ta re­cor­dar que, en 2005, es­ta ar­tis­ta acom­pa­ñó a las Gue­rri­lla Girls de fla­men­ca con el ros­tro cu­bier­to por un pa­sa­mon­ta­ñas.

Ho­mi K. Bha­ba ha se­ña­la­do que lo per­for­ma­ti­vo in­tro­du­ce una tem­po­ra­li­dad del «en­tre­me­dio», y es en ese in­ters­ti­cio don­de in­ter­vie­ne Al­ba­rra­cín, ju­gan­do pa­ró­di­ca­men­te con ro­les y ri­tua­les, des­man­te­lan­do iden­ti­da­des y per­vir­tien­do tra­di­cio­nes. Pía Ogea, co­mi­sa­ria de es­ta mues­tra, se­ña­la que en su obra hay siem­pre una ra­di­cal bús­que­da y pues­ta en cues­tión de có­di­gos, cos­tum­bres y cá­no­nes, «to­do ello des­de una estética bru­tal­men­te be­lla, ba­rro­ca, ba­sa­da en una mez­cla de an­ces­tra­les tra­tra­di­cio­nes y ro­tun­da­da mo­der­ni­da­mo­der­ni­dad».

Re­cuer­do lla ex­tra­or­di­na­ria y mis­te­rio­sa rre­fle­xión de Con­fu­cio:fu­cio: «Pa­ra queq pue­da de­cir­se que hay mú­si­ca,mú­si ¿pen­sáis que sea ne­ce­sa­rio oor­ga­ni­zar las pan­to­mi­mas en uun es­pa­cio de­fi­ni­do, to­mar plu­mas­plum y flau­tas, ha­cer re­so­nar la­las cam­pa­nas y los tam­bo­res? CuCum­plir la pa­la­bra da­da es una ce­re­mo­nia.ce Ac­tuar sin es­fuer­zo nin vio­len­cia, eso es mú­si­ca mú­si­ca» . En la mú­si­ca se en- cuen­tra un mo­do de ca­na­li­za­ción de una vio­len­cia esen­cial o una «pro­me­sa de re­con­ci­lia­ción». Al­ba­rra­cín no es «se­ne­quis­ta», aun­que sea vis­ce­ral­men­te se­vi­lla­na, ni es la mo­de­ra­ción uno de sus atri­bu­tos. Al con­tra­rio: tien­de a «dar el can­te». En Lu­na­res (2004), ella los ge­ne­ra pun­zan­do su cuer­po con al­fi­le­res has­ta que bro­ta san­gre y, cuan­do se arran­ca a can­tar ( Prohi­bi­do el can­te, 2000), pa­re­ce que le va a dar al­go.

En co­mu­ni­dad

Cuan­do nos que­da­mos re­du­ci­dos a con­su­mi­do­res, cuan­do he­mos com­pren­di­do el ca­rác­ter ob­so­les­cen­te de la uto­pía, te­ne­mos que ge­ne­rar for­mas di­fe­ren­tes de co­mu­ni­dad; oca­sio­nes pa­ra, al me­nos, es­tar jun­tos, en una si­tua­ción dia­ló­gi­co-car­na­va­les­ca –por alu­dir a Baj­tin– o en la di­ná­mi­ca del li­so y llano «ca­chon­deí­to». Al­ba­rra­cín se fo­to­gra­fía pri­mo­ro­sa­men­te ves­ti­da con la bom­bo­na de bu­tano al hom­bro, o de to­re­ro, en­ta­co

na­da y con una olla a pre­sión ba­jo el bra­zo. Sus obras son al­go más que «ocu­rren­cias», tie­nen al­go de dié­ge­sis: una guía que ins­tau­ra tan­to una na­rra­ti­va cuan­to un tono de trans­gre­sión que nos evi­ta la re­pe­ti­ción fa­tal de los es­te­reo­ti­pos, al tiem­po que nos pre­sen­ta cues­tio­nes fran­ca­men­te in­di­ges­tas. Es­tá siem­pre li­dian­do con to­pi­ca­zos, des­de «lo an­da­luz» a «lo fe­me­nino» o la ideo­lo­gía (fran­ca­men­te neo­li­be­ral) de la crea­ti­vi­dad.

No tie­ne mie­do a sa­lir por pe­te­ne­ras. In­clu­so col­ga­da en un boun­da­ge, ata­via­da con man­tón de ma­ni­la, o amor­da­za­da en una ta­ber­na tau­ri­na, con­ti­núa rién­do­se con enor­me in­te­li­gen­cia de nues­tros es­te­reo­ti­pos. El ex­hi­bi­cio­nis­mo di­ver­ti­do de es­ta crea­do­ra ha­ce que nos re­en­con­tre­mos con una ac­ti­tud tan gam­be­rra cuan­to as­tu­ta. Ha­ce años pe­gó por las ca­lles de Se­vi­lla una fo­to­co­pia con su ima­gen, ata­via­da con un can­to­so abri­go, y con la fra­se «Soy Pi­lar Al­ba­rra­cín, me he per­di­do. Si me en­cuen­tras lla­ma al tlf…». Sa­be de so­bra que, en vez de ayu­da, pue­den dar­le una pu­ña­la­da tra­pe­ra. Así, en la fo­to No co­ment ( 2018) ve­mos que has­ta los peo­res mo­men­tos se lo to­ma a gua­sa.

En la ima­gen, «No com­ment» (2018). En la otra pá­gi­na, «Vi­va Es­pa­ña» (2004)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.