AL­FON­SO AL­BA­CE­TE Y LOS LÍ­MI­TES DE LA PIN­TU­RA

El CAAC de Se­vi­lla re­pa­sa de for­ma ex­haus­ti­va la ca­rre­ra de Al­fon­so Al­ba­ce­te, un pin­tor en­tre­ga­do a la dis­ci­pli­na

ABC - Cultural - - ARTE - IVÁN DE LA TO­RRE AMERIGHI

Es­pa­cio y con­te­ni­dos han si­do con­ju­ga­dos a la per­fec­ción pa­ra ex­po­ner con la ma­yor cla­ri­dad cua­tro dé­ca­das de Al­fon­so Al­ba­ce­te ( An­te­que­ra, 1950). La mues­tra se ar­ti­cu­la en seis sa­las del claus­trón sur del mo­nas­te­rio, que abor­dan otras tan­tas cues­tio­nes ca­pi­tu­la­res muy re­le­van­tes en su queha­cer –el es­tu­dio de ar­tis­ta, la mi­to­lo­gía, la pin­tu­ra des­pués de la pin­tu­ra, la fi­gu­ra hu­ma­na, el via­je y el es­pa­cio ha­bi­ta­do– y un eje dis­tri­bui­dor –el co­rre­dor cen­tral– que co­nec­ta és­tos ám­bi­tos y nos des­ve­la las in­fluen­cias y diá­lo­gos man­te­ni­dos con otros ar­tis­tas, de Ca­ra­vag­gio a Cé­zan­ne, de Mi­ró a Jas­per Johns.

Dic­ción, gé­ne­ro...

Si hu­bie­ra que de­fi­nir la obra del crea­dor en po­cas lí­neas, és­tas de­be­rían cir­cuns­cri­bir­se a tres cam­pos: dic­ción, gé­ne­ro e in­ten­cio­nes. Los dos pri­me­ros son sen­ci­llos de re­su­mir, pues el an­da­luz ha en­con­tra­do su len­gua­je en un es­pa­cio li­mi­nar en­tre la fi­gu­ra­ción y la abs­trac­ción (otro tan­to po­dría de­cir­se de la si­nuo­sa fron­te­ra que re­co­rre –y no di­vi­de– reali­dad e ima­gi­na­ción), mien­tras, en se­gun­do lu­gar, du­ran­te to­da su ca­rre­ra ha pues­to es­pe­cial em­pe­ño en la di­so­lu­ción de los gé­ne­ros de la pin­tu­ra en el gé­ne­ro por ex­ce­len­cia: la pro­pia pin­tu­ra.

El ter­cer ám­bi­to re­quie­re un ma­yor de­te­ni­mien­to, pues­to que los ar­gu­men­tos que jus­ti­fi­can su obra son pro­fun­dos y com­ple­jos y no de­jan re­ve­lar sus in­ten­cio­nes con fa­ci­li­dad. En sín­te­sis, to­da la obra de Al­ba­ce­te gi­ra­ría en torno al lí­mi­te, a una re­fle­xión sobre los ám­bi­tos que de­li­mi­tan, sean es­tos téc­ni­cos, plás­ti­cos o con­cep­tua­les.

En­tre fi­nes de los se­ten­ta y prin­ci­pios de los ochen­ta, se pro­du­jo un re­plan­tea­mien­to crí­ti­co ge­ne­ral en torno a la reali­dad de la pin­tu­ra –al cual Al­ba­ce­te no fue ajeno– que pa­re­cía in­te­rro­gar­se sobre cuál de­bía ser su ma­te­ria sus­tan­ti­va. És­ta se de­ba­tía en­tre su exis­ten­cia co­mo reali­dad ob­je­ti­va y su apa­rien­cia co­mo pro­yec­ción emo­cio­nal. An­te tal te­si­tu­ra, el ma­la­gue­ño abor­dó el te­ma de la (au­to) re­pre­sen­ta­ción del pro­ce­so crea­ti­vo que desem­bo­ca­ba en la obra pic­tó­ri­ca, y de sus fa­cul­ta­des pa­ra trans­for­mar­se en ba­se de ex­pe­ri­men­ta­ción, que no fi­na­li­za­ba en ese es­ta­dio, sino que per­vi­vía, se rein­ven­ta­ba y so­bre­vi­vía más allá, con ca­da in­ter­pre­ta­ción y mi­ra­da pos­te­rior.

Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble de­te­ner­se en la pri­me­ra sa­la, cu­yas cin­co obras –en­tre ellas, las ex­cep­cio­na­les Na­tu­ra uno (Cua

dro del Huer­to) y Na­tu­ra dos (Co­lo­quio), de 2013– su­po­nen una lec­ción ma­gis­tral sobre có­mo ana­li­zar los lí­mi­tes en­tre lo real y lo pin­ta­do, que con­lle­va a su vez una re­fle­xión sobre el prin­ci­pio y el fi­nal del he­cho ar­tís­ti­co, trans­for­mán­do­se to­do ello en gé­ne­ro ar­gu­men­tal con en­ti­dad pro­pia.

«Tram­pa» (2009). Acrí­li­co sobre lien­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.