EL ES­PEC­TRO FA­MI­LIAR DE LA TRAN­SI­CIÓN

Coin­ci­dien­do con el 40 aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción, el Mu­seo Rei­na So­fía re­lee las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta des­de sus fon­dos y ex­po­ne sus obras en el Con­gre­so y el Se­na­do

ABC - Cultural - - Arte - FER­NAN­DO CAS­TRO FLÓREZ

En los úl­ti­mos años, con las tem­pes­ta­des in­dig­na­das apla­cán­do­se o, peor, cuan­do los «lí­de­res de la nue­va po­lí­ti­ca» es­tán apa­lan­ca­dos en el con­fort par­la­men­ta­rio, se ha es­ce­ni­fi­ca­do una suer­te de «jui­cio su­ma­rio» con­tra la lla­ma­da «Cul­tu­ra de la Tran­si­ción», pa­ra lo que ha si­do ne­ce­sa­rio di­bu­jar con tra­zo grue­so un «fan­tas­ma pri­mor­dial». Los años se­ten­ta y ochen­ta no se­rían pa­ra cier­tos his­to­ria­do­res cul­tu­ra­les otra co­sa que el cimiento de los com­por­ta­mien­tos cí­ni­cos, el mo­men­to fun­da­cio­nal de la po­lí­ti­ca del pe­lo­ta­zo, cuan­do no la es­tric­ta en­car­na­ción de to­dos los ma­les que su­pu­so la ins­tau­ra­ción de un ca­non, inevi­ta­ble­men­te de­ca­den­te, des­po­li­ti­za­do y has­ta hor­te­ra, que ne­ga­ba las prác­ti­cas ar­tís­ti­cas en las que la­tía el im­pul­so crí­ti­co. El de­ba­te, ex­cep­cio­nal­men­te re­vi­sio­nis­ta, so­bre las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XX en Es­pa­ña es­tá mar­ca­do por el signo edi­to­rial de los desacuer­dos.

La ex­po­si­ción Poé­ti­cas de la de­mo­cra­cia. Imá­ge­nes y con­tra­imá­ge­nes de la Tran­si­ción es sin­to­má­ti­ca des­de la pro­pia «ima­gen pro­mo­cio­nal»: un fo­to­gra­ma de La ca­bi­na, de An­to­nio Mer­ce­ro (1972), en lú­ci­da alu- sión a la con­di­ción claus­tro­fó­bi­ca de un es­pa­cio pre­ten­di­da­men­te útil pa­ra la co­mu­ni­ca­ción. El MNCARS po­ne el acen­to «en lo par­ti­ci­pa­ti­vo, reivin­di­ca­ti­vo y co­lec­ti­vo», dan­do vi­si­bi­li­dad a prác­ti­cas cul­tu­ra­les que pre­ten­die­ron «sub­ver­tir el or­den fran­quis­ta y los di­se­ños ins­ti­tu­cio­na­les que tra­tan de he­re­dar­lo».

Uno de los acon­te­ci­mien­tos cru­cia­les de es­te pe­rio­do fue la Bie­nal de Ve­ne­cia de 1976, en la que la ex­po­si­ción Es­pa­ña. Van­guar­dia ar­tís­ti­ca y reali­dad so­cial (1936-1976), de una co­mi­sión que ca­pi­ta­nea­ban To­màs Llo­rens y Va­le­riano Bo­zal, ve­nía a po­ner de re­lie­ve el ar­te an­ti-fran­quis­ta. La lla­ma­da «Bie­nal Ro­ja» aco­gió des­de las van­guar­dias que ocu­pa­ron el Pa­be­llón de la Re­pú­bli­ca en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Pa­rís de 1937 –con el icono del Guer­ni­ca co­mo obra des­ti­na­da a ser «mí­ti­ca»–, has­ta los com­por­ta­mien­tos con­cep­tua­les se­ten­te­ros. No fal­ta­ron las crí­ti­cas an­te lo que al­gu­nos con­si­de­ra­ron una frau­du- len­ta lec­tu­ra del an­ta­go­nis­mo en tiem­pos de la dic­ta­du­ra, cuan­do bas­tan­tes «ar­tis­tas an­ti­fran­quis­tas» fue­ron o es­tric­tos co­la­bo­ra­cio­nis­tas o des­ca­ra­dos opor­tu­nis­tas. La si­tua­ción fue tan ten­sa que in­clu­so se in­vi­tó a Al­ber­ti, Jo­sé M. Mo­reno Gal­ván y Vi­cen­te Agui­le­ra Cer­ni a que hi­cie­ran la pro­pues­ta de una ex­po­si­ción pa­ra­le­la que, fi­nal­men­te, no se ma­te­ria­li­zó.

La­bor de ar­chi­vo

La re­cons­truc­ción pul­crí­si­ma que se ha­ce de la sa­la de esa Bie­nal, con pie­zas im­po­nen­tes de Arro­yo, Ibarrola, Sau­ra o Equi­po Cró­ni­ca, da cuen­ta de la im­pe­ca­ble la­bor de do­cu­men­ta­ción de los co­mi­sa­rios. Car­tas, fo­tos, car­te­les, imá­ge­nes del mon­ta­je... Na­da fal­ta pa­ra com­pren­der qué su­pu­so esa mues­tra, que vino a des­ple­gar­se jus­ta­men­te cuan­do fa­lle­ce el dic­ta­dor. Tras atra­ve­sar el diá­lo­go en­tre la pin­tu­ra de Tà­pies y la de Gor­di­llo, y re­vi­sar las por­ta­das de Fran­co en ABC que Al­ber­to Co­ra­zón se­lec­cio­nó, se ac­ce­de a una pers­pec­ti­va de lo que acon­te­cía en «la ca­lle», es­to es, ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra­cul­tu­ra­les que van des­de el fe­mi­nis­mo (en re­vis­tas cru­cia­les co­mo Vin­di­ca­ción fe­mi­nis­ta) a la an­ti­psi­quia­tría; de las ac­ti­vi­da­des de ci­ne mi­li­tan­te a las del Co-

ES­TA OPOR­TU­NA RE­VI­SIÓN DEL IMA­GI­NA­RIO DE LA TRAN­SI­CIÓN NOS DE­JA EN LA AN­TE­SA­LA DE LA MO­VI­DA

lec­ti­vo La­va­piés; de la agi­ta­ción de ba­res co­mo La Va­que­ría a las pie­zas de Cee­se­pe en las que que­da el ras­tro de un ti­ro­teo eje­cu­ta­do por fas­cis­tas en las ma­ni­fes­ta­cio­nes li­ber­ta­rias.

La no­che nos con­fun­de

Un in­ter­me­dio « vam­pí­ri­co » , don­de se mues­tra la pe­lí­cu­la En

tre ti­nie­blas jun­to a unos cua­dros del pri­mer Víc­tor Mi­ra o el li­bro Em­pa­la­dor, de Eduar­do Ha­ro Ibars, nos re­cuer­da que la no­che y la fies­ta tam­bién en­ca­de­nó y des­tru­yó a al­gu­nos, en un cóc­tel de dro­gas y de­ses­pe­ra­ción. Leo­pol­do Ma­ría Pa­ne­ro re­cor­da­ba a Allen Gins­berg al de­cir en la pe­lí­cu­la de Ri­car­do Fran­co Des­pués de tan­tos años (1994) que ha­bía vis­to a los me­jo­res miem­bros de su ge­ne­ra­ción «des­trui­dos por la lo­cu­ra».

En el Con­gre­so y el Se­na­do se han ins­ta­la­do una se­rie de obras de las co­lec­cio­nes del Rei­na So­fía ba­jo el tí­tu­lo de El po

der del ar­te. En­tre los 42 ar­tis­tas se­lec­cio­na­dos, des­ta­ca­ré las pie­zas de Juan Luis Mo­ra­za, la fo­to de las ma­nos su­cias de Ig­na­si Aba­llí, la cons­truc­ción cua­si-rui­no­sa de Cris­ti­na Igle­sias, los tex­tos au­to­cen­su­ra­dos de Con­cha Je­rez, las im­po­nen­tes es­cul­tu­ras de Fran­cis­co Lei­ro o el in­men­so cua­dro de An­tón La­ma­za­res. Los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos es­pa­ño­les se en­con­tra­rán por las sa­las y pa­si­llos de los es­pa­cios en los que ten­drían que tra­ba­jar con ins­ta­la­cio­nes que tal­vez les in­ter­pe­le no des­con­cier­ten, co­mo el ví­deo de Ca­be­llo+Car­ce­ller co­mien­do« bo­llos »; las eña­lé tic acríp tic a de Ro­ge­lio Ló­pez Cuen­ca; la per

for­man­ce tex­tual de Do­ra Gar- cía o los ví­deos de ca­rác­ter crí­ti­co-fe­mi­nis­ta de Ma­ría Rui­do e It­ziar Oka­riz. Tal vez al­gu­nos re­me­mo­ren, gra­cias a las imá­ge­nes de Juan Ge­no­vés, los tiem­pos en los que co­rrían de­lan­te de «los gri­ses» o in­clu­so fan­ta­seen, an­te las fo­tos de Mi­guel Tri­llo o Gar­cía-Alix con las co­sas di­ver­ti­das que se per­die­ron.

Es­tas opor­tu­nas re­vi­sio­nes del ima­gi­na­rio de la Tran­si­ción nos de­jan en la an­te­sa­la de la Mo­vi­da, aque­lla eclo­sión «re­tro-pop» que fue apa­dri­na­da por Tierno Gal­ván, «el vie­jo pro­fe­sor», que en un de­li­rio in­ci­tó a los jó­ve­nes a «co­lo­car­se». Al­gu­nos to­ma­ron la vía de los «pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les» con fi­nal de pe­sa­di­lla y otros bus­ca­ron aco­mo­do en pol­tro­nas de to­do signo (bas­ta ver las fo­tos de Schom­mer de los lí­de­res de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de la épo­ca: los del PSOE con ca­po­tes tau­ri­nos; el PCE en plan pen­sa­do­res; UCD ten­dien­do una mano im­pe­rio­sa y Alian­za Po­pu­lar con es­pa­das cua­si-me­die­va­les); fi­gu­ran­tes cul­tu­ra­les que fue­ron fla­ge­la­dos por Sán­chez Fer­lo­sio en un ar­tícu­lo cru­cial ti­tu­la­do «La cul­tu­ra, ese in­ven­to del go­bierno» (1984). La fo­to de Co­li­ta con los ma­ni­fes­tan­tes pro-am­nis­tía en Bar­ce­lo­na do­blan­do una es­qui­na pre­si­di­da por el car­tel de «Co­ca-Co­la» en­car­na a la per­fec­ción una épo­ca que «con­su­mió» mu­chas es­pe­ran­zas y que to­da­vía aún nos in­quie­ta co­mo un es­pec­tro fa­mi­liar.

UNA ÉPO­CA QUE «CON­SU­MIÓ» MU­CHAS ES­PE­RAN­ZAS Y QUE TO­DA­VÍA AÚN NOS IN­QUIE­TA

Poé­ti­cas de la de­mo­cra­cia. Imá­ge­nes y con­tra­imá­ge­nes de la

Tran­si­ción Co­lec­ti­va Mu­seo Rei­na So­fía. Ma­drid. C/ San­ta Isa­bel, 52. Co­mi­sa­rios: R. Pei­ró, L. Hi­no­jo­sa, C. Cá­ma­ra, G. La­bra­dor y C. Gia­che­llo. Has­ta el 25 de no­viem­bre de 2019 El po­der del ar­te. Obras de la co­lec­ción del Mu­seo Rei­na So­fía Co­lec­ti­va Con­gre­so y Se­na­do. Ma­drid. Co­mi­sa­rio: Joâo Fer­nan­des. Has­ta el 2 de mar­zo

ABRA­ZAR LA RE­FOR­MA. So­bre es­tas lí­neas, «El abra­zo» (1976), de Juan Ge­no­vés. A la de­re­cha, «Se­gun­da se­rie ro­ja» (1982), de Luis Gor­di­llo, y fo­to­gra­ma de «La ca­bi­na», de Mer­ce­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.