¡SI­LEN­CIO!: HA­BLA JAU­ME PLENSA

Dos dé­ca­das lle­va­ba Jau­me Plensa sin ex­po­ner en su ciudad na­tal. Lo re­cu­pe­ra el MAC­BA, don­de se ex­pre­sa ro­tun­do

ABC - Cultural - - Arte - ISA­BEL LÁZARO

El MAC­BA es un mu­seo que cuen­ta en­tre sus ob­je­ti­vos el de «ge­ne­rar de­ba­tes crí­ti­cos so­bre el ar­te y la cultura, una mi­sión que as­pi­ra a in­te­grar pú­bli­cos ca­da vez más am­plios». Po­de­mos des­ta­car que con la ex­po­si­ción Jau­me Plensa ha cum­pli­do. Por un la­do, ha crea­do de­ba­te en­tre la crí­ti­ca so­bre la per­ti­nen­cia de es­te ar­tis­ta in- ter­na­cio­nal que, tras 22 años de au­sen­cia, vuel­ve a Bar­ce­lo­na. Tam­bién ha cum­pli­do el re­to de am­pliar pú­bli­cos, dan­do fiel tes­ti­mo­nio de ello las co­las en la en­tra­da del mu­seo.

La res­tros­pec­ti­va de Plensa (Bar­ce­lo­na, 1955), co­mi­sa­ria­da por Fe­rran Ba­ren­blit, fun­cio­na co­mo un cues­tio­na­mien­to cons­tan­te, des­de la pri­me­ra pie­za, para que el es­pec­ta­dor de­ci­da por su cuen­ta con qué ca­pa de sig­ni­fi­ca­do que­dar­se. Plan­tea una ex­pe­rien­cia mul­ti-sen­so­rial de be­lle­za y poesía. Sus obras ba­ta­llan con el so­ni­do que crean los pro­pios usua­rios de la sa­la, quie­nes ac­ti­van en su re­co­rri­do di­fe­ren­tes pro­pues­tas. Vis­ta, oí­do y tac­to es­tán al ser­vi­cio de un tra­yec­to que nos lle­va des­de la gran­di­lo­cuen­cia de sus pie­zas mo­nu­men­ta­les a las de di­men­sio­nes re­du­ci­das o los su­ti­les de­ta­lles en los que re­crear­se

conociendo un nue­vo Plensa. Son jus­ta­men­te esas obras más pe­que­ñas o la su­ti­le­za de los de­ta­lles lo que pa­sa de lar­go la ma­yo­ría del pú­bli­co, para de­jar­se lle­var por la ex­pe­rien­cia de to­car es­cul­tu­ras que ac­ti­van un so­ni­do en­vol­ven­te y ca­si hip­nó­ti­co. Una sa­la con una afluen­cia des­ta­ca­ble que nos ha­ce apre­ciar lo de­li­ca­do del si­len­cio al que sue­le de­di­car su obra el au­tor. Un ele­men­to que, en es­te ca­so, que­da re­le­ga­do a la ima­gi­na­ción. Pri­mer gran cues­tio­na­mien­to: apre­ciar el si­len­cio cuan­do no es­tá pre­sen­te.

Una pre­gun­ta

Mu­cho he­mos leí­do es­tos días so­bre Fi­ren­ze II, la gran es­cul­tu­ra-signo de in­te­rro­ga­ción que da la cla­ve de to­do el cuer­po con­cep­tual de la ex­po, ese cues­tio­na­mien­to trans­ver­sal a tra­vés de la es­cul­tu­ra. Así mis­mo, so­bre Me­mo­ries Ju­me­lles y los im­po­nen­tes pun­ta­les que atra­vie­san la sa­la a la al­tu­ra del ar­tis­ta con la mano al­za­da. Tam­bién ha si­do pie­za pro­ta­go­nis­ta

Glüc­kauf?, la gran cor­ti­na de tex­to que tin­ti­nea in­can­sa­ble por ac­ción de al­gún tran­seún­te, con­te­nien­do la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos. Pro­pues­tas mo­nu­men­ta­les muy re­co­no­ci­bles, co­mo el bos­que de The Heart of Trees (en el ex­te­rior) o Si­len­ce, con las es- cul­tu­ras del Plensa más ur­bano, de jue­gos vi­sua­les.

De en­tre la vein­te­na de obras des­ta­ca­re­mos tres para que el ojo avi­zor va­ya en bus­ca del ar­tis­ta su­til, quien, sin la gran­di­lo­cuen­cia a la que nos tie­ne acos­tum­bra­dos, lle­ga a to­car con los de­dos la ro­tun­di­dad del si­len­cio más aplas­tan­te sin ar­ti­fi­cios. Esos tres mo­men­tos del re­co­rri­do los ini­cia­mos con la ins­ta­la­ción Va­len­ce, una sa­la cua­dra­da de puer­tas de hie­rro con una bombilla cá­li­da. Sen­ci­llas y efec­ti­vas puer­tas que, con tan so­lo el de­ta­lle de un gra­ba­do en su par­te su­pe­rior, dan pie a que la men­te se lan­ce so­bre­vo­lan­do el si­len­cio cues­tio­nán­do­se su elec­ción co­mo en un sue­ño.

Otro críp­ti­co mo­men­to del re­co­rri­do –y que su­po­ne un des­cu­bri­mien­to en mu­chos sen­ti­dos– es el con­jun­to de los tres Self- Por­trait. Una tri­lo­gía de agua­fuer­tes en los que tan so­lo con tex­to, su au­tor nos lle­va a in­da­gar so­bre nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za y ma­te­ria. En ella nos des­cu­bre de qué es­ta­mos he­chos, pe­so in­clui­do. Es­ta in­tros­pec­ción su­po­ne el cues­tio­na­mien­to vi­tal an­cla­do en el si­len­cio y la so­le­dad, con­se­gui­do de for­ma sen­ci­lla y di­rec­ta. Un trío de obras en las que me­re­ce la pe­na de­te­ner­se.

A mo­do de esquelas

Para con­cluir es­te pa­seo por las du­das de la hu­ma­ni­dad, nos plan­tea Is­lands, ins­ta­la­ción de bo­tes de esen­cias den­tro de ni­chos de re­si­na nu­me­ra­dos y que fun­cio­nan a mo­do de esquelas. Se ini­cia con 1 Fri­da Kah­lo, y aca­ba con 73 Gior­gio­ne, dan­do fiel cuen­ta de la mí­ni­ma pre­sen­cia fe­me­ni­na. Una ins­ta­la­ción con la que plan­tear­se las di­fe­ren­tes lecturas que po­de­mos ha­cer del ar­te a tra­vés de sus au­to­res, la ses­ga­da mi­ra­da que nos apor­tan, así co­mo la im­por­tan­cia de quie­nes lle­gan a con­quis­tar la pos­te­ri­dad. To­do un ejer­ci­cio de si­len­cio, re­co­gi­mien­to y du­das, tal y co­mo nos ha­bía plan­tea­do des­de el ini­cio. Po­de­mos con­cluir en­ton­ces: ¿Y por qué no Plensa en el MAC­BA?

Jau­me Plensa MAC­BA. Bar­ce­lo­na. Pla­za dels Àn­gels, s/n. Co­mi­sa­rio: Fe­rran Ba­ren­blit. Https:// www.mac­ba.cat/es. Has­ta el 22 de abril

De­ta­lle del mon­ta­je de una de las sa­las, con «Glüc­kauf?» (2004), a la iz­quier­da . Ba­jo es­tas lí­neas, «Is­lands»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.