JEAN LAU­RENT, EL NO­TA­RIO VI­SUAL DE UNA ES­PA­ÑA EN PLENO CAM­BIO

La His­to­ria de la fo­to­gra­fía es­pa­ño­la co­mien­za prác­ti­ca­men­te en el es­tu­dio de Jean Lau­rent, al que la Real Aca­de­mía de San Fer­nan­do de­di­ca la ma­yor re­tros­pec­ti­va has­ta hoy

ABC - Cultural - - ARTE - FRAN­CIS­CO CARPIO

«¿No ha­béis vis­to esas fo­to­gra­fías de ciu­da­des es­pa­ño­las que en 1870 to­mó Lau­rent? Ya esas fo­tos es­tán ca­si des­te­ñi­das, ama­ri­llen­tas, pe­ro esa ve­tus­tez les pres­ta un en­can­to in­de­fi­ni­ble». Es­tas pa­la­bras, es­cri­tas por Azo­rín, me sir­ven co­mo ani­llo (con)tex­tual al de­do pa­ra par­tir de un he­cho que creo in­con­tes­ta­ble: La His­to­ria de la fo­to­gra­fía es­pa­ño­la del si­glo XIX, y aún di­ría que su to­ta­li­dad, no po­dría en­ten­der­se bien del to­do sin la pre­sen­cia de Jean Lau­rent (1816, Gar­chizy, Fran­cia-1883, Ma­drid).

Tras apren­der en Pa­rís las ba­ses téc­ni­cas de un me­dio co­mo la fo­to­gra­fía, to­da­vía en es­ta­do de ges­ta­ción, al igual que el ofi­cio de fa­bri­car pa­pe­les de lu­jo pa­ra en­cua­der­na­cio­nes, se tras­la­da­rá a Ma­drid en 1844, con­ti­nuan­do unos años con su tra­ba­jo de jas­pea­dor, que le lle­va­ría in­clu­so a ga­nar una me­da­lla de bron­ce en la Ex­po­si­ción In­dus­trial de Ma­drid de 1845. On­ce más tar­de, ya asen­ta­do en nues­tro país y to­tal­men­te de­di­ca­do a la pro­fe­sión fo­to­grá­fi­ca, abri­rá un pri­mer es­tu­dio de re­tra­to, aso­cia­do con el va­len­ciano Juan Martínez Sán­chez, en el nú­me­ro 39 de la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo, jus­to don­de an­te­rior­men­te el ga­lés Char­les Clif­ford, otra fi­gu­ra re­fe­ren­cial de la fo­to­gra­fía es­pa­ño­la del si­glo XIX, ha­bía te­ni­do el su­yo.

Des­de en­ton­ces desa­rro­lla­ría una in­gen­te la­bor fo­to­grá­fi­ca que le iba a con­ver­tir en tes­ti­go y mi­ra­da de una Es­pa­ña com­ple­ja y con­vul­sa po­lí­ti­ca, so­cial y cul­tu­ral­men­te, y que no se­ría la mis­ma sin la pre­sen­cia do­cu­men­tal y tes­ti­mo­nial de sus imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas.

La ex­po­si­ción La Es­pa­ña de Lau­rent (1856-1886). Un pa­seo fo­to­grá­fi­co por la His­to­ria, que aco- gen las sa­las de la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do de Ma­drid, y que es, has­ta la fe­cha, la más im­por­tan­te y com­ple­ta de las de­di­ca­das en Es­pa­ña a la obra de es­te fo­tó­gra­fo, su­po­ne un in­ten­to –to­tal­men­te con­se­gui­do– por mos­trar un com­ple­tí­si­mo pa­no­ra­ma de nues­tro país a tra­vés de sus pro­pios ojos y de los ojos de su cá­ma­ra. La mues­tra, co­mi­sa­ria­da por Pa­blo Ji­mé­nez, Ós­car Mu­ñoz y Car­los Tei­xi­dor, y pro­mo­vi­da por el Ins­ti­tu­to del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de Es­pa­ña, cuen- ta con más de 200 imá­ge­nes pro­ce­den­tes fun­da­men­tal­men­te de los fon­dos de su Fo­to­te­ca, jun­to a las co­lec­cio­nes de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal y el Mu­seo del Pra­do, y tam­bién de im­por­tan­tes co­lec­cio­nes par­ti­cu­la­res, en mu­chos ca­sos iné­di­tas.

Una na­ción ex­ci­ta­da

Cier­ta­men­te, la Es­pa­ña que se en­con­tró Jean Lau­rent –co­no­ci­do en nues­tro país co­mo «Juan » Lau­rent– y de la que pos­te­rior­men­te se en­car­ga­ría de le­van­tar ac­ta vi­sual, co­mo un au­tén­ti­co no­ta­rio de la mi­ra­da, no era en ab­so­lu­to una bal­sa de cal­ma sino, por el con­tra­rio, una na­ción sa­cu­di­da por nu­me­ro­sos cam­bios y con­vul­sio­nes. Las Gue­rras Car­lis­tas; una su­ce­sión de dis­tin­tos al­za­mien­tos y pro­cla­mas; la lla­ma­da Re­vo­lu­ción Glo­rio­sa de 1868 que de­rro­có a Isa­bel II y que da­ría lu­gar al efí­me­ro rei­na­do de Ama­deo de Sa­bo­ya; la pro­cla­ma­ción po­co des­pués de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca; la su­ble­va­ción can­to­nal en Cartagena... en­tre otros, uni­do a un sus­tan­cial y cre­cien­te desa­rro­llo de la eco­no­mía y de la in­dus­tria, y a la rea­li­za­ción de una se­rie de gran­des pro­yec­tos de in­ge­nie­ría y obras pú­bli­cas, fue­ron al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos de un país que se de­ba­tía en con­ti­nuas ten­sio­nes en­tre la mo­der­ni­dad y la tra­di­ción, el pro­gre­so y el atra­so, la luz y la os­cu­ri­dad, y que le to­có vi­vir y plas­mar en las emul­sio­na­das su­per­fi­cies de sus fo­to­gra­fías.

Imá­ge­nes que dan cuen­ta de una mi­ra­da per­so­nal y sin­gu­lar que no só­lo no se li­mi­ta­ría a tes­ti­mo­niar con frial­dad en­to­mo­ló­gi­ca ta­les acon­te­ci­mien­tos, sino que jus­ta­men­te pon­dría el én­fa­sis y el acen­to en cons­truir el re­tra­to y el re­la­to, plu­ral y ver­da­de­ro, de un país, re­pre­sen­ta­do en su cul­tu­ra, en sus pai­sa­jes y en su pai­sa­na­je. De es­te mo­do, tra­ta­rá la ca­si to­ta­li­dad de for­ma­tos, gé­ne­ros y te­mas: el re­tra­to, re­pro­duc­cio­nes de obras de ar­te (en es­te sen­ti­do, reali­zó unas fas­ci­nan­tes fo­to­gra­fías de unas obras tan in­quie­tan­tes co­mo las Pin­tu­ras ne­gras de PO­SE DE UN TIEM­PO. So­bre es­tas lí­neas, re­tra­to del ge­ne­ral Es­par­te­ro ves­ti­do co­mo du­que de la Vic­to­ria. A la iz­quier­da, trí­po­de y cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca de la épo­ca, de la Co­lec­ción Mur, pre­sen­tes en la ex­po­si­ción

DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA MUSEOGRÁFICO, ES­TA PRO­PUES­TA EX­PO­SI­TI­VA ES INTACHABLE

Go­ya, en su Quin­ta del Sor­do, an­tes de ser trans­fe­ri­das a lien­zo por Martínez Cu­bells); se­ries de los fon­dos del Mu­seo del Pra­do, de la Real Ar­me­ría, del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Sevilla o de la Real Aca­de­mia de San Fer­nan­do; re­por­ta­jes de la cons­truc­ción de lí­neas fe­rro­via­rias y de otras im­por­tan­tes obras de in­ge­nie­ría; co­lec­cio­nes de ám­bi­to tau­rino, cir­cen­se y tea­tral; vis­tas pa­no­rá­mi­cas de ciu­da­des, mo­nu­men­tos; con­jun­tos de ti­pos po­pu­la­res es­pa­ño­les…

A to­do ello ha­bría que su­mar una per­so­na­li­dad de múl­ti­ples fa­ce­tas, en­tre las que tam­bién de­be con­tar­se su la­bor co­mo in­ven­tor (pa­pel lep­to­grá­fi­co, gra­fos­co­pio) y co­mo em­pre­sa­rio, que le con­vier­ten, a mi jui­cio, en una suer­te de fi­gu­ra hí­bri­da en­tre Niep­ce y Da­gue­rre, dos de sus más ilus­tres com­pa­trio­tas, am­bas, per­so­na­li­da­des re­fe­ren­cia­les den­tro del sur­gi­mien­to del len­gua­je fo­to­grá­fi­co.

Po­cos pe­ros

Des­de el pun­to de vis­ta museográfico, es­ta pro­pues­ta ex­po­si­ti­va es ver­da­de­ra­men­te intachable. Un mon­ta­je muy cui­da­do, bien ilu­mi­na­do –al­go na­da sen­ci­llo con es­te ti­po de obras–, con abun­dan­te pro­fu­sión de do­cu­men­tos, es­cri­tos, cá­ma­ras y ob­je­tos (se in­clu­ye una re­cons­truc­ción del ca­rri­to que usa­ba pa­ra pre­pa­rar y re­ve­lar sus fo­to­gra­fías), y has­ta una pro­yec­ción pa­no­rá­mi­ca en 3D de al­gu­nas de sus imá­ge­nes (que, en mi opi­nión, re­sul­ta in­ne­ce­sa­ria, y queda úni­ca­men­te en una me­ra con­ce­sión a la ga­le­ría…), con­tri­bu­yen sin du­da a pre­sen­tar una com­ple­ta y po­lié­dri­ca ima­gen de sus pro­pias imá­ge­nes.

A es­te ha­ber de­be­ría su­mar­se igual­men­te la edi­ción de un ex­ce­len­te y do­cu­men­ta­do ca­tá­lo­go, con apor­ta­cio­nes de des­ta­ca­dos es­pe­cia­lis­tas, y un atrac­ti­vo pro­gra­ma de vi­si­tas guia­das, di­ver­sas ac­ti­vi­da­des didácticas y con­fe­ren­cias.

Vis­ta de Santander, por Jean Lau­rent

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.