Te­geo, en­tre clá­si­co y ro­mán­ti­co

La reha­bi­li­ta­ción de los pin­to­res del XIX es asig­na­tu­ra pen­dien­te de los mu­seos. El del Ro­man­ti­cis­mo, en Ma­drid, lo en­mien­da con Ra­fael Te­geo

ABC - Cultural - - ARTE - JAVIER RU­BIO NOMBLOT

Es sa­bi­do que el tra­ba­jo de las van­guar­dias his­tó­ri­cas con­sis­tió, fun­da­men­tal­men­te, en reac­cio­nar con­tra el aca­de­mi­cis­mo de­ci­mo­nó­ni­co, que cier­ta­men­te se aho­gó en su pro­pia y de­fi­ni­ti­va per­fec­ción téc­ni­ca, y que es­ta ten­den­cia a bo­rrar de la psi­que aquel ar­te con­si­de­ra­do ago­ta­do y de­ca­den­te ha ope­ra­do has­ta tiem­pos muy re­cien­tes; po­dría in­clu­so de­cir­se que el neo­cla­si­cis­mo es el úni­co pe­río­do his­tó­ri­co del que los ar­tis­tas aún hoy abo­mi­nan, en tan­to en cuan­to re­pre­sen­ta pa­ra ellos un per­fec­cio­nis­mo va­cuo y es­té­ril fun­da­men­ta­do en una me­to­do­lo­gía, el aca­de­mi­cis­mo, que ob­via­men­te es la an­tí­te­sis de la di­dác­ti­ca con­tem­po­rá­nea, e in­clu­so de lo que se en­tien­de por «ar­te»: na­die co­pia­ría una lá­mi­na de una ore­ja, una na­riz, un ojo…

Así, la reha­bi­li­ta­ción de los mag­ní­fi­cos pin­to­res del XIX es la eter­na asig­na­tu­ra pen­dien­te –la ma­yo­ría de sus obras per­ma­ne­ce en los al­ma­ce­nes de los mu­seos–, y bue­na prue­ba de ello es que es­ta ex­po­si­ción que ha or­ga­ni­za­do el Mu­seo del Ro­man­ti­cis­mo es la pri­me­ra mo­no­grá­fi­ca de­di­ca­da a Ra­fael Te­geo (Ca­ra­va­ca de la Cruz, 1798-Ma­drid, 1856), un pin­tor neo­clá­si­co prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do, es­ca­sa­men­te va­lo­ra­do en vi­da de­bi­do pre­ci­sa­men­te a su tem­pra­na ads­crip­ción al mo­vi­mien­to ro­mán­ti­co e in­me­dia­ta­men­te ol­vi­da­do tras su amar­ga muer­te.

Un es­pí­ri­tu «po­co agi­ta­do»

La pri­me­ra mo­no­gra­fía del ar­tis­ta no se pu­bli­ca­ría has­ta 1925 y, en ella, el crí­ti­co Antonio Méndez Ca­sal de­cía que «Ra­fael Te­geo ha si­do uno de los pin­to­res más dig­nos de es­tu­dio,de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX. Es­pí­ri­tu re­con­cen­tra­do, no se agi­tó, no ges­ti­cu­ló, no vi­vió ro­mán­ti­co. De ahí que su vi­da se ha­ya des­li­za­do sor­da­men­te, de ma­ne­ra pe­num­bral, de­jan­do tras de sí unas cuan­tas obras, lan­za­das con el en­ton­ces ne­ce­sa­rio acom­pa­ña­mien­to de trom­pe­te­ría. A los vein­te años de la muer­te, el eco de su nom­bra­día ar­tís­ti­ca ca­si se ha- bía ex­tin­gui­do. Que­da­ba so­la­men­te una es­pe­cie de con­fu­so ru­mor, que al­gún es­pí­ri­tu aler­ta ha­bía de re­co­ger».

Pe­ro no fue así has­ta 1999, cuan­do Juan Car­los Agui­le­ra Ra­ba­ne­da pu­bli­ca Ra­fael Te­geo, un pin­tor en la en­cru­ci­ja­da, bio­gra­fía se­gui­da en 2012 de Ra­fael Te­geo. Del te­ma clá­si­co al re­tra­to ro­mán­ti­co, de Páez Bu­rrue­zo, si bien Te­geo fue in­clui­do en to­das las re­vi­sio­nes im­por­tan­tes del Neo­cla­si­cis­mo que se lle­va­ron a ca­bo a par­tir de los no­ven­ta, es­pe­cial­men­te des­de el Mu­seo del Pra­do, que es de don­de pro­vie­nen la ma­yo­ría de las obras ex­pues­tas.

Ra­fael Te­geo fue va­lo­ra­do fun­da­men­tal­men­te por sus re­tra­tos (fue re­tra­tis­ta de cá­ma­ra de Isa­bel II), y es­pe­cial­men­te por los que reali­zó en su úl­ti­ma eta­pa, si­tuan­do a sus mo­de­los en pai­sa­jes ro­mán­ti­cos. A ellos les han de­di­ca­do la pri­me­ra sa­la los co­mi­sa­rios de la mues­tra, Car­los G. Na­va­rro y Asun­ción Car­do­na Suan­zes, di­rec­to­ra del mu­seo y au­to­ra del en­sa­yo prin­ci­pal del ca­tá­lo­go, que pa­sa así a ser la cuar­ta y más com­ple­ta mo­no­gra­fía del ar­tis­ta. El res­to de obras, una trein­te­na, se dis­tri­bu­yen por las di­ver­sas es­tan­cias de la pi­na­co­te­ca mez­cla­das con las de la co­lec­ción per­ma­nen­te, des­ta­can­do en­tre las de ca­rác­ter re­li­gio­so que se ex­po­nen en el ora­to­rio La Vir­gen del jil­gue­ro, obra rea­li­za­da du­ran­te la de­ci­si­va es­tan­cia de Te­geo en Ro­ma y ad­qui­ri­da por el mu­seo ha­ce unos años. Por úl­ti­mo, se pre­sen­ta un es­pec­ta­cu­lar con­jun­to de cua­dros de His­to­ria: Ibrahi­mel Djer­bi, o el Mo­ro San­to, cuan­do en la tien­da de la mar­que­sa de Moya se in­ten­tó ase­si­nar a los Re­yes Ca­tó­li­cos (1850), pro­ce­den­te del Pa­la­cio Real, es su obra más fa­mo­sa. La acom­pa­ñan pin­tu­ras sin­gu­la­res, co­mo Hércules y An­teo o Com­ba­te de la­pi­tas y cen­tau­ros, am­bas de 1835.

Ra­fael Te­geo (1798-1856) Mu­seo del Ro­man­ti­cis­mo. Ma­drid. C/ San Ma­teo, 13. Co­mi­sa­rios: Car­los G. Na­va­rro y Asun­ción Car­do­na Suan­zes. Http://www.mecd.gob.es/. Has­ta el 17 de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.