En su pun­to de mi­ra

ABC - Cultural - - Libros -

FRAN­CIS SCOTT FITZ­GE­RALD (Min­ne­so­ta, 1896-Holly­wood, 1940). Se­gún Mu­ra­ka­mi, «La muer­te del co­men­da­dor» es un ho­me­na­je a su no­ve­la fa­vo­ri­ta «El Gran Gatsby», de Fitz­ge­rald, que tra­du­jo al ja­po­nés en 2006. nar acer­ca de sus se­nos por ve­nir o no. Nue­ve me­ses des­pués, to­do pa­re­ce ha­ber vuel­to a la nor­ma­li­dad; pe­ro qué es la nor­ma­li­dad des­pués de to­do.

In­cues­tio­na­ble ge­nio

To­da la enu­me­ra­ción an­te­rior pa­ra con­fir­mar que, sí, ya he­mos es­ta­do aquí. Y que Mu­ra­ka­mi se ha ga­na­do des­de ha­ce tiem­po el pri­vi­le­gio de es­cri­bir pa­ra sus se­gui­do­res ha­cién­do­nos más que cons­cien­tes de que, pro­ba­ble­men­te, no po­dría es­cri­bir de otro mo­do. Así, se lee La muer­te del co­men­da­dor co­mo una es­pe­cie de grea­test hits/dé­jà vu se­cre­to e hip­nó­ti­co. El in­cues­tio­na­ble ge­nio de Mu­ra­ka­mi pa­sa por el lle­var­te de re­gre­so a su mun­do y el de arran­car­nos (lue­go de unas cien pá­gi­nas de ca­len­ta­mien­to an­te la ex­tra­ñe­za) la más cré­du­la y en­tre­ga­da de las mi­ra­das sin im­por­tar la im­po­si­bi­li­dad de lo que nos es­té con­tan­do. Es­ta es, su­pon­go, la mar­ca de los ori­gi­na­les: pa­sa con Iris Mur­doch, con Na­bo­kov, con Woody Allen, y con Bob Dy­lan quien al­gu­na vez can­tó aque­llo que bien po­dría sin­te­ti­zar a lo que ha­ce Mu­ra­ka­mi: « Na­da es re­ve­la­do » . Aun­que, co­mo ex­pli­ca el pro­ta­go­nis­ta, «en nues­tro mun­do real na­da per­ma­ne­ce co­mo es pa­ra siem­pre». En el mun­do de Mu­ra­ka­mi, sin em­bar­go, to­do per­ma­ne­ce tal co­mo siem­pre fue: dis­tin­to, di­fe­ren­te.

¿Qué pin­ta aquí Mu­ra­ka­mi? Lo de cos­tum­bre: gran or­ques­ta pe­ro co­mo de cá­ma­ra, fi­gu­ra­ti­vo y abs­trac­to al mis­mo tiem­po, a su es­ti­lo y ma­ne­ra. De­fi­ná­mos­lo co­mo mu­ra­ka­miano. Y has­ta la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.