Un bom­be­ro que fue con­tra­ta­do co­mo au­xi­liar clí­ni­co exi­ge ser read­mi­ti­do

Da­vid Ama­dor de­nun­cia que no se le ha read­mi­ti­do por su des­pi­do im­pro­ce­den­te

ABC de la Provincia - - Portada - BOR­JA MO­RENO ESTEPA

Da­vid Ama­dor lle­va en la mano una sen­ten­cia que obli­ga al Ayun­ta­mien­to de Estepa a read­mi­tir­lo. Di­ce que tra­ba­ja­ba de bom­be­ro pe­ro que fue con­tra­ta­do co­mo au­xi­liar clí­ni­co. El Ayun­ta­mien­to di­ce no te­ner com­pe­ten­cias para con­tra­tar­lo de nue­vo.

«Hay una sen­ten­cia en fir­me del 8 de sep­tiem­bre por la que el Ayun­ta­mien­to es­tá obli­ga­do a read­mi­tir­me en mi pues­to de bom­be­ro», afir­ma Da­vid Ama­dor Ca­rras­co, mien­tras mues­tra un do­cu­men­to de no­ti­fi­ca­ción por el que el Juz­ga­do de lo so­cial nú­me­ro 1 de Se­vi­lla re­quie­re al con­sis­to­rio es­te­pe­ño a re­po­ner «al tra­ba­ja­dor en su pues­to en el pla­zo de tres días». Un re­que­ri­mien­to que, co­mo in­di­ca es­te ur­sao­nen­se afin­ca­do en Estepa, «no se ha cum­pli­do ni he re­ci­bi­do una ex­pli­ca­ción so­bre los mo­ti­vos».

Ca­rras­co afir­ma sen­tir­se im­po­ten­te an­te una si­tua­ción que se ex­tien­de has­ta el an­te­rior equi­po de go­bierno. En con­cre­to des­de aquel mes de abril de 2015 en el que «me des­pi­den por me­dio de una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, sin dar­me ex­pli­ca­cio­nes ni avi­sar­me con tiem­po. De una for­ma ful­mi­nan­te». De­nun­cia tam­bién que el prin­ci­pal mo­ti­vo de aquel «des­pi­do im­pro­ce­den­te era una re­pre­sa­lia». Y es que días an­tes de aque­lla con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca ha­bía pre­sen­ta­do un es­cri­to de­cla­ra­ti­vo en el re­gis­tro del Ayun­ta­mien­to para que se le re­co­no­cie­ra en nó­mi­na y en de­re­chos su tra­ba­jo co­mo bom­be­ro.

Bom­be­ro-au­xi­liar de clí­ni­ca

Uno de los prin­ci­pa­les de­to­nan­tes de es­ta si­tua­ción par­te pre­ci­sa­men­te del can­san­cio del pro­pio afec­ta­do fren­te a una si­tua­ción que con­si­de­ra­ba «in­jus­ta». Al igual que otras per­so­nas en la lo­ca­li­dad, Da­vid Sal­va­dor desem­pe­ña­ba para el Ayun­ta­mien­to un tra­ba­jo de­no­mi­na­do co­mo bom­be­ro vo­lun­ta­rio. Se pre­sen­tó en 2011 a una ofer­ta rea­li­za­da por el mis­mo Con­sis­to­rio para desem­pe­ñar es­ta la­bor para la que no ha­cía fal­ta rea­li­zar las prue­bas ofi­cia­les de bom­be­ro. «Lo que sí rea­li­zá­ba­mos una vez con­tra­ta­dos eran di­fe­ren­tes cur­sos es­pe­cí­fi­cos para di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes de ur­gen­cias», pun­tua­li­za.

Pe­ro en su ca­so, la la­bor que cons­ta­ba en su con­tra­to era la de au­xi­liar de clí­ni­ca con una jor­na­da de una ho­ra y 45 mi­nu­tos. Lo que ven­dría a su­po- ner­le unos in­gre­sos de unos 320 eu­ros en sa­la­rio. De es­ta for­ma, y ca­da se­ma­na, Da­vid Ca­rras­co te­nía que acu­dir a ayu­dar a una per­so­na ma­yor de­pen­dien­te unas ho­ras al día, pe­ro ade­más cum­plía con un ho­ra­rio de guar­dias de bom­be­ro en el par­que ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra de El Sau­ce­jo.

«Ade­más de los re­qui­si­tos de la ofer­ta de tra­ba­jo te­nía que te­ner una nó­mi­na del Ayun­ta­mien­to, por eso lo de au­xi­liar clí­ni­ca», y afir­ma que «para ocul­tar la nó­mi­na de bom­be­ros y no co­ti­zar por mí». Su cuen­ta se cua­dra­ba en­ton­ces con unos 1.700 eu­ros en con­cep­tos de ho­ras ex­tra­or­di­na­rias para com­ple­tar su suel­do men­sual.

Si­tua­ción en­ca­si­lla­da

La si­guien­te ci­ta ju­di­cial se­rá el pró­xi­mo mes de enero, don­de par­ti­ci­pa­rán las par­tes im­pli­ca­das, en­tre ellas, y co­mo se in­for­ma des­de el Con­sis­to­rio es­te­pe­ño, tam­bién la pro­pia Diputación de Se­vi­lla. Ca­rras­co ase­gu­ra que no com­pren­de el mo­ti­vo por el que no se le ha vuel­to a read­mi­tir. «Yo mis­mo ha­blé ha­ce tiem­po con el nue­vo al­cal­de y en prin­ci­pio se mos­tró dis­pues­to a ayu­dar­me en lo po­si­ble».

Sin pa­ro y sin sus suel­dos El pe­que­ño des­em­pleo que le que­dó por su pues­to de au­xi­liar se ha ter­mi­na­do y le de­ben 20 nó­mi­nas

Da­vid Ama­dor Ca­rras­co mues­tra la eje­cu­ción de sen­ten­cia que ins­ta al Ayun­ta­mie­to a re­po­ner al tra­ba­ja­dor en su pues­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.