La ca­ja via­je­ra de Paco el car­te­ro

Lan­te­jue­la

ABC de la Provincia - - Portada - BOR­JA MO­RENO LAN­TE­JUE­LA

Fran­cis­co Pé­rez («Paco el car­te­ro» en su pue­blo, Lan­te­jue­la) es el autor de «La ca­ja via­je­ra», un li­bro ju­ve­nil que vie­ne con un sen­ci­lla ca­ja en la que el lec­tor de­be in­cluir cin­co objetos que re­fle­jen sus gus­tos y las cos­tum­bres de su pue­blo. El pa­que­te de­be en­viar­se a al­guien co­no­ci­do por vía pos­tal que de­be­rá que­dar­se con uno de los objetos y me­ter otro pa­ra re­en­viar­lo a su vez. Ac­tual­men­te hay cien «ca­jas via­je­ras» re­co­rrien­do el mundo en di­rec­ción a EE.UU. In­dia, Ca­na­dá y Cu­ba. Una de ellas via­ja a bor­do del bu­que cien­tí­fi­co Hes­pé­ri­des rum­bo a la An­tár­ti­da.

El pa­sa­do vier­nes arran­có de for­ma ofi­cial un pro­yec­to que en po­co tiem­po se ha ga­na­do el co­ra­zón de mu­chos ve­ci­nos de la Sie­rra Sur. Fran­cis­co Pé­rez pre­sen­ta­ba an­te 300 per­so­nas, la mi­tad ni­ños y ni­ñas de di­fe­ren­tes localidades de la co­mar­ca, lo que ha de­no­mi­na­do co­mo un «li­bro-ex­pe­rien­cia». Ba­jo el tí­tu­lo de «La ca­ja via­je­ra», es­te lan­te­jo­len­se ha crea­do un li­bro que ani­ma al lec­tor a co­men­zar su pro­pia aven­tu­ra pa­ra co­no­cer a ni­ños de otros lu­ga­res com­par­tien­do co­no­ci­mien­to.

«Se tra­ta de un li­bro que narra las aven­tu­ras de cua­tro ami­gos de un pue­blo de Se­vi­lla (Lan­te­jue­la) que, a partir de un tra­ba­jo de cla­se, co­mien­zan una an­da­du­ra que les lle­va­rá a co­no­cer ami­gos de to­do el mundo», ex­pli­ca Fran­cis­co Pé­rez. En es­ta his­to­ria ju­ga­rá un pa­pel trans­cen­den­tal el en­vío de una ca­ja que vol­ve­rá car­ga­da de objetos que co­nec­ta­rán a los pro­ta­go­nis­tas con otros ni­ños. «Al fi­na­li­zar la lec­tu­ra, el li­bro te ani­ma a que ini­cies tú mis­mo otra his­to­ria». El vo­lu­men va acom­pa­ña­do de la pri­me­ra ca­ja.

His­to­ria de Paco el car­te­ro

Fran­cis­co Pé­rez tra­ba­jó du­ran­te vein­te años co­mo car­te­ro, de he­cho fir­ma el li­bro con el so­bre­nom­bre por el que le co­no­cen sus con­ve­ci­nos lan­te­jo­len­ses, «Paco el car­te­ro». Pre­ci­sa­men­te su ex­pe­rien­cia en es­ta pro­fe­sión, ha si­do una bue­na fuen­te de ins­pi­ra­ción. «Que­ría ha­cer un tra­ba­jo que sir­vie­ra pa­ra in­cul­car va­lo­res y es­te pro­yec­to per­mi­te re­unir­los». Re­cuer­da las ca­ras lle­nas de in­te­rés de cen­te­na­res de es­co­la­res cuan­do vi­si­ta­ban la ofi­ci­na don­de tra­ba­ja­ba. To­dos han na­ci­do en una épo­ca fo­ca­li­za­da en lo di­gi­tal y en las nue­vas tec­no­lo­gías, «cuan­do co­no­cían en la ofi­ci­na de Co­rreos có­mo se ma­ta­ba un se­llo, o se en­via­ba un pa­que­te o una car­ta es­cri­ta a mano, se que­da­ban im­pre­sio­na­dos».

Su pro­yec­to quie­re que los ni­ños co­noz­can tam­bién otra red de co­mu­ni­ca­ción que ha exis­ti­do siem­pre. «To­dos te­ne­mos un car­te­ro», son­ríe. Otro me­dio de con­tac­to y co­mu­ni­ca­ción que pue­de guar­dar mu­chas sor­pre­sas.

In­cul­can­do va­lo­res

«La idea con­sis­te en al­go muy sen­ci­llo», se­ña­la. El lec­tor tie­ne que man­dar su ca­ja via­je­ra a quien quie­ra. Lo ha­rá con cin­co objetos den­tro «que pue­den re­pre­sen­tar sus gus­tos, las cos­tum­bres de su pue­blo, o cual­quier co­sa que di­ga al­go de su per­so­na­li­dad», di­ce el autor. Ade­más se pue­den aña­dir car­tas, fo­tos o al­gu­na sor­pre­sa. El pri­mer re­cep­tor de­be­rá co­ger uno de esos objetos y de­jar otro a su vez pa­ra lue­go en­viar­lo a otra per­so­na.

«De es­ta for­ma, ca­da ni­ño co­no­ce­rá só­lo a uno de los ni­ños que par­ti­ci­pen. Cuan­do la ca­ja vuel­va al pri­me­ro re­ci­bi­rá los objetos de otras per­so­nas, de otros lu­ga­res y co­no­ce­rá co­sas nue­vas». Con es­ta ori­gi­nal idea, Fran­cis­co quie­re que en sus ca­jas va­yan ade­más va­lo­res co­mo «el es­fuer­zo, el tra­ba­jo en equi­po, el co­no­cer las reali­da­des de otros ni­ños, la pa­cien­cia y la ima­gi­na­ción». Y por su­pues­to, la ilu­sión y la sor­pre­sa de re­ci­bir un pa­que­te «unos sin es­pe­rar­lo, otros tras la es­pe­ra de to­do su re­co­rri­do. En­vías una ca­ja con sor­pre­sas y la re­ci­bes car­ga­da de nue­vos co­no­ci­mien­tos».

Otra de las par­tes más di­ver­ti­das de es­te pro­yec­to es la del se­gui­mien­to del via­je que rea­li­za la ca­ja. El pro­ce­so pue­de ser com­par­ti­do con otros lec­to­res gra­cias a un có­di­go de re­gis­tro que acom­pa­ña a la ca­ja y que se pue­de se­guir des­de un ma­pa del mundo en la web del pro­yec­to (la­ca­ja­via­je­ra.com). «Ya hay un cen­te­nar de ca­jas via­jan­do por el mundo», di­ce Fran­cis­co Pé­rez.

Rum­bo a la An­tár­ti­da

Pa­re­ce que otro de los va­lo­res que ha con­se­gui­do es­te pro­yec­to, al­go más ines­pe­ra­do pa­ra el pro­pio autor, ha si­do el del con­ta­giar esa ilu­sión. «Pa­ra arran­car el pro­yec­to con­tac­té con al­gu­nos ami­gos por si querían par­ti­ci­par. Mi sor­pre­sa ha si­do la res­pues­ta que han mos­tra­do y có­mo, ca­si sin dar­me cuen­ta, las pri­me­ras ca­jas no só­lo ha­bían sa­li­do de Es­pa­ña, sino tam­bién

Tras la pis­ta de la ca­ja El li­bro in­clu­ye un có­di­go de re­gis­tro que per­mi­te se­guir el re­co­rri­do de la ca­ja via­je­ra por un ma­pa

de Eu­ro­pa». En ese sen­ti­do acla­ra que la in­ten­ción de es­ta pro­pues­ta es que sea lo más li­bre e ima­gi­na­ti­va po­si­ble. «La ca­ja la pue­des en­viar só­lo o con un gru­po de ami­gos, con ayuda de tus pa­dres o de tus pro­fe­so­res, que in­clu­so pue­den ayu­dar a es­cri­bir car­tas en otros idio­mas pa­ra es­ti­mu­lar su apren­di­za­je. Co­mo ima­gi­ne ca­da uno».

En el ma­pa de se­gui­mien­to ya se pue­den ver al­gu­nas en ca­da rin­cón de Es­pa­ña y en ciu­da­des co­mo San Fran­cis­co o en via­jes a tra­vés de Ar­gen­ti­na, la In­dia, Ca­na­dá o Cu­ba. «Me ha­ce mu­cha ilu­sión por­que la idea se me ocu­rrió ha­ce ya unos diez años, cuan­do qui­se ha­cer un cuen­to pa­ra mi so­bri­na Ma­ri Car­men. Cuan­do lo he po­di­do ha­cer ella ya está es­tu­dian­do a la Uni­ver­si­dad, pe­ro fue la per­so­na que me ins­pi­ró pa­ra ha­cer es­te pro­yec­to».

El mis­mo autor pa­re­ce ha­ber re­ci­bi­do una es­pe­cie de re­ga­lo des­de el pa­sa­do. «Cuan­do era jo­ven se me ocu­rrió es­cri­bir una car­ta a la An­tár­ti­da pa­ra ver si re­ci­bía res­pues­ta, pe­ro nun­ca lle­gó de vuel­ta». Aho­ra, y tras un sin fin de ca­sua­li­da­des y anéc­do­tas en el pro­ce­so de ha­blar de su pro­yec­to, una de las pri­me­ras ca­jas que se en­vió va en el in­te­rior de las bo­de­gas del bu­que de in­ves­ti­ga­ción ocea­no­grá­fi­ca Hes­pé­ri­des, rum­bo al con­ti­nen­te he­la­do. «Me han pro­me­ti­do que me van a en­viar fo­tos con la ca­ja jun­to a los pin­güi­nos», son­ríe Fran­cis­co.

ABC

Los pri­me­ros ni­ños lan­te­jo­nen­ses ya han en­via­do su «ca­ja via­je­ra»

Fran­cis­co Pé­rez fir­man­do au­tó­gra­fos a sus fu­tu­ros lec­to­res du­ran­te la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to en la ca­se­ta mu­ni­ci­pal de Lan­te­jue­la

B.M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.