El Ni­ño Be­llo­te­ro une a de­vo­tos de Se­vi­lla y Ba­da­joz

GUADALCANAL

ABC de la Provincia - - Portada - JUAN CAR­LOS RO­ME­RO GUADALCANAL

El pul­so en­tre Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía por la de­vo­ción a la Vir­gen de Gua­di­to­ca dis­cu­rre en­tre Guadalcanal, Val­ver­de de Lle­re­na y Mal­co­ci­na­do. Lo prue­ba la ima­gen del Ni­ño Je­sús, co­no­ci­do co­mo el Ni­ño Be­llo­te­ro, que acom­pa­ña his­tó­ri­ca­men­te a la pa­tro­na de Guadalcanal. Mien­tras la Vir­gen es tras­la­da­da en ro­me­ría de abril a sep­tiem­bre des­de su er­mi­ta se­rra­na a la pa­rro­quia de Guadalcanal, el Ni­ño Be­llo­te­ro em­pren­de un via­je en sen­ti­do con­tra­rio a la igle­sia de Val­ver­de de Lle­re­na. La pug­na por el Be­llo­te­ro de­ja es­tam­pas co­mo dos ni­ños en el tem­plo de la pa­tro­na, tras la ré­pli­ca de la ta­lla en­car­ga­da por el pá­rro­co de Guadalcanal.

Cuen­ta la tradición po­pu­lar que apa­re­ció una efi­gie de la Vir­gen jun­to al arroyo de Gua­di­to­ca. Al tiem­po de le­van­tar­la, si los lu­ga­re­ños lo ha­cían mi­ran­do a Ex­tre­ma­du­ra la ima­gen caía al sue­lo, y si mi­ra­ba a An­da­lu­cía se eri­gía en pie an­te la sor­pre­sa de la fe­li­gre­sía. La Cruz de la Apa­ri­ción, una de las que ja­lo­nan el ca­mino que con­du­ce a la er­mi­ta, ha de­ja­do cons­tan­cia vi­si­ble de es­te su­ce­so. Así co­mo la ma­ne­ra en la que tra­di­cio­nal­men­te han ve­ni­do ce­le­bran­do sus fes­te­jos de Gua­di­to­ca, re­ves­ti­dos de un fon­do de her­ma­na­mien­to en­tre las pro­vin­cias an­da­lu­zas y ex­tre­me­ñas. No en vano, du­ran­te seis si­glos, y has­ta 1833, Guadalcanal de­pen­dió de Ex­tre­ma­du­ra.

Des­de fi­na­les del si­glo XV se do­cu­men­ta el san­tua­rio, co­mo ates­ti­güan do­cu­men­tos de la or­den san­tia­guis­ta de Azua­ga, Guadalcanal y Rei­na, y el cul­to a la ad­vo­ca­ción de Gua­di­to­ca, ima­gen perdida en la Gue­rra Ci­vil y sus­ti­tui­da por otra en los años trein­ta, que si­gue gra­cias al Ni­ño Be­llo­te­ro sien­do un puen­te en­tre Ba­da­joz y Se­vi­lla.

A ca­ba­llo en­tre la his­to­ria y la le­yen­da que los lu­ga­re­ños han tras­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción se man­tie­ne vi­vo el pul­so en­tre Ex­tre­ma­du­ra y An­da­lu­cía por la de­vo­ción a es­ta ad­vo­ca­ción ma­ria­na don­de con­flu­ye el sen­tir de al me­nos tres localidades: Guadalcanal, Val­ver­de de Lle­re­na y Mal­co­ci­na­do, li­ga­das a la Or­den de San­tia­go. Prue­ba de ello es la for­ma de ce­le­brar que tra­di­cio­nal­men­te ha te­ni­do la ima­gen del Ni­ño Je­sús, co­no­ci­do ca­ri­ño­sa­men­te co­mo Ni­ño Be­llo­te­ro, que acom­pa­ña his­tó­ri­ca­men­te a la pa­tro­na de Guadalcanal.

In­de­pen­den­cia del Ni­ño

El pa­sa­je his­tó­ri­co ha le­ga­do es­tam­pas par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­tes que hablan del ger­men de la de­vo­ción. Mien­tras la pa­tro­na es tras­la­da­da en ro­me­ría de abril a sep­tiem­bre des­de su er­mi­ta se­rra­na a la pa­rro­quia de Guadalcanal, el Ni­ño Be­llo­te­ro lo­gra­ba in­de­pen­di­zar­se y em­pren­día un via­je con otro des­tino a ex­tra­rra­dio de la pro­vin­cia: la igle­sia de Val­ver­de de Lle­re­na, don­de ac­tual­men­te re­ci­be cul­to y pre­si­de el al­tar ma­yor.

Pi­lar Ce­rra­to, ve­ci­na de Val­ver­de de Lle­re­na y co­no­ce­do­ra de es­ta his­to­ria pre­ci­sa a ABC que es­ta ro­me­ría su­po­nía pa­ra los val­ver­de­ños una unión en­tre los dos pue­blos. El Ni­ño car­ga­ba en sus ma­nos una ces­ta lle­na de be­llo­tas co­mo sím­bo­lo de la tierra fruc­tí­fe­ra que com­par­ten, y era lle­va­do por la gen­te de Val­ver­de en sep­tiem­bre has­ta la Cruz del Acei­te don­de se pren­dían lám­pa­ras pa­ra alum­brar el res­to del ca­mino y se cam­bia­ban a los por­ta­do­res: Guadalcanal al­za­ba al Ni­ño, y Val­ver­de a la Vir­gen de Gua­di­to­ca.

El pá­rro­co de Guadalcanal, An­to­nio Mar­tín, ya fa­lle­ci­do, qui­so ata­jar el va­cío que el tras­la­do del Ni­ño a Val­ver­de de Lle­re­na pro­vo­ca­ba en su pue­blo. Man­dó ha­cer una ré­pli­ca de la ta­lla

Her­man­da­des his­tó­ri­cas La or­den de San­tia­go lle­vó la de­vo­ción a Gua­di­to­ca a Ber­lan­ga, Azua­ga, Ahi­llo­nes y Val­ver­de

pa­ra el tem­plo pa­rro­quial de Guadalcanal. Es­to ge­ne­ró re­ce­los en­tre los fie­les ex­tre­me­ños. Dio lu­gar a otro pa­sa­je sor­pren­den­te. «El Ni­ño Be­llo­te­ro te­nía un me­lli­zo», cuen­ta en­tre ri­sas Pi­lar Ce­rra­to, ve­ci­na de Val­ver­de a ABC Pro­vin­cia. Y es que du­ran­te las fiestas de la ro­me­ría ha­bía dos ni­ños be­llo­te­ros en el san­tua­rio de Gua­di­to­ca.

Re­to­mar la tradición

A la ex­ten­di­da de­vo­ción al Ni­ño Be­llo­te­ro ha con­tri­bui­do una ve­ci­na de Guadalcanal que re­si­de en Val­ver­de, Eloí­sa Ce­rra­to. «Mien­tras ella es­tu­vo en el pue­blo se le ha­cía una no­ve­na cuan­do lle­ga­ba en abril, pe­ro al mu­dar­se a una re­si­den­cia na­die qui­so ha­cer­se car­go de la de­vo­ción», pre­ci­sa Clo­ti Sán­chez.

Lle­nar el va­cío pa­ra un pue­blo fue vis­to co­mo un agra­vio al otro, y la tradición de los tras­la­dos se per­dió cuan-

do am­bos tu­vie­ron su pro­pia ta­lla. Con el áni­mo de res­ca­tar es­tos ras­gos característicos de la iden­ti­dad de las fiestas de Gua­di­to­ca, la her­man­dad ba­ra­ja a me­dio pla­zo la po­si­bi­li­dad de in­vi­tar a Val­ver­de a re­to­mar­lo.

Gua­di­to­ca tu­vo her­man­da­des his­tó­ri­cas en los pue­blos de Ber­lan­ga, Ahi­llo­nes, Val­ver­de de Lle­re­na y Azua­ga, y Guadalcanal fue se­de has­ta 1792 de una fe­ria de ga­na­do de tres días a la que acu­dían ga­na­de­ros de 73 pue­blos ex­tre­me­ños, al­gu­nos tan ale­ja­dos co­mo los ca­ce­re­ños Ca­ña­ve­ral o To­rre­mo­cha

La pug­na por el Ni­ño Be­llo­te­ro, de la Vir­gen de Gua­di­to­ca, de­ja es­tam­pas co­mo los dos ni­ños an­te la pa­tro­na de Guadalcanal

J.C.R.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.