El co­lec­cio­nis­ta de be­le­nes los tie­ne de Ru­sia, Ca­na­dá y me­dia Eu­ro­pa

Laura Ra­fael se des­pi­de co­mo coor­di­na­do­ra del gru­po saha­raui de la Pla­ta­for­ma por la So­li­da­ri­dad de Le­bri­ja

ABC de la Provincia - - Portada - ALE­JAN­DRO HER­NÁN­DEZ LE­BRI­JA

A Ra­fael Sa­las el me­jor re­ga­lo que se le pue­de ha­cer es un be­lén. A sus 81 años tie­ne más de 250 lle­ga­dos de Ru­sia, Ca­na­dá y me­dia Eu­ro­pa, aun­que su fa­vo­ri­to es el que mon­ta en On­co­lo­gía In­fan­til del Vir­gen del Ro­cío.

Con la lle­ga­da de las fe­chas navideñas el es­pí­ri­tu so­li­da­rio sale a flo­te jun­to con el an­sia con­su­mis­ta, pe­ro la ver­da­de­ra so­li­da­ri­dad, la que se de­fi­ne co­mo ad­he­sión o apo­yo in­con­di­cio­nal a cau­sas o in­tere­ses aje­nos, es­pe­cial­men­te en si­tua­cio­nes com­pro­me­ti­das o di­fí­ci­les, es la que se man­tie­ne a lo lar­go del año; y la que se es­cri­be con ma­yús­cu­las es la que per­ma­ne­ce du­ran­te dé­ca­das.

En es­ta úl­ti­ma ca­te­go­ría se en­cuen­tra una le­bri­ja­na de 63 años de edad que sor­pren­de por su ac­ti­vi­dad so­cial y cul­tu­ral. Laura Ra­fael ha acu­mu­la­do 23 años for­man­do par­te del gru­po Saha­ra de la Pla­ta­for­ma por la So­li­da­ri­dad de Le­bri­ja, y aho­ra la his­tó­ri­ca coor­di­na­do­ra del gru­po des­de el ini­cio del mi­le­nio ha de­ci­di­do dar el re­le­vo. «He de­ja­do el car­go por la edad. Ser fa­mi­lia de aco­gi­da es di­fí­cil y si eres coor­di­na­do­ra del gru­po, mu­cho más», ha co­men­ta­do Laura Ra­fael a ABC Pro­vin­cia: «Es el mo­men­to de des­can­sar y de­jar pa­so. Lle­va­ba dos años pen­sán­do­lo».

Es­ta mu­jer, ma­dre de seis hi­jos, se en­cuen­tra co­mo mu­chas de su edad con una nue­va res­pon­sa­bi­li­dad. En breve se su­ma a la fa­mi­lia un nue­vo nie­to y está de­ci­di­da a asu­mir el rol tra­di­cio­nal de apo­yo fa­mi­liar de las abue­las an­da­lu­zas. «Des­de las sie­te y me­dia de la ma­ña­na voy a te­ner dos ni­ños en ca­sa, pe­ro he lle­ga­do a lle­var al co­le­gio has­ta seis», se­ña­la or­gu­llo­sa Laura Ra­fael que, ade­más, for­ma par­te del co­ro de la Pe­ña Fla­men­ca Pe­pe Mon­ta­raz de Le­bri­ja, de la que su ma­ri­do, Juan Gar­cía, es pre­si­den­te.

Al ini­cio de la dé­ca­da de los 90, con la ca­sa lle­na de ac­ti­vi­dad por sus seis hi­jos, su es­pí­ri­tu so­li­da­rio se im­pu­so, la ex­coor­di­na­do­ra no se ami­la­nó y «con­ven­ci­da por mi ami­ga Che­lo en­tré a co­la­bo­rar con el pro­gra­ma Va­ca­cio­nes en paz», que aco­ge to­dos los ve­ra­nos a ni­ños saha­rauis de fa­mi­lias re­fu­gia­das en los cam­pa­men­tos ar­ge­li­nos de Tin­duf don­de en épo­ca es­ti­val el sol azo­ta con furia las pre­ca­rias vi­vien­das le­van­ta­das en pleno de­sier­to.

«Pri­me­ro me tra­je a una ni­ña y se me me­tió en el co­ra­zón la cau­sa saha­raui. Fui co­no­cién­do­los y ya no pu­de de­jar­lo», ex­pli­ca Ra­fael, que re­cuer­da que la hi­ja de es­ta pri­me­ra ni­ña que aco­gió en su ca­sa tam­bién vi­vió con ella co­mo aco­gi­da du­ran­te sie­te ve­ra­nos. «He te­ni­do una guar­de­ría con ocho nie­tos y los pe­que­ños saha­rauis», in­sis­te de­jan­do cla­ro que «los ni­ños que ten­go allí [en Tin­duf] son co­mo mis pro­pios hi­jos y ellos no me ol­vi­dan», de he­cho, «ca­da vez que pue­do les man­do de­ta­lli­tos. Lo vi­ves y sien­tes la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a esos ni­ños co­mo a tus hi­jos». Ha lle­ga­do a te­ner has­ta cua­tro ni­ños saha­rauis aco­gi­dos a la vez y otros han re­pe­ti­do has­ta en cin­co oca­sio­nes. Sin du­da la ca­sa de Laura Ra­fael ha si­do du­ran­te mu­chos años la em­ba­ja­da in­fan­til saha­raui.

Va­ca­cio­nes en paz

La ac­ción so­li­da­ria no se li­mi­ta a la aco­gi­da: «Los ni­ños vie­nen prác­ti­ca­men­te sin na­da y hay que ves­tir­los, cal­zar­los, ha­cer­les re­vi­sio­nes mé­di­cas y, por su­pues­to, sa­lir con ellos pa­ra que se lo pa­sen lo me­jor po­si­ble. Y ade­más, cuan­do vuel­ven al de­sier­to se les pre­pa­ra un equi­pa­je con ropa, me­di­ca­men­tos y has­ta chu­che­rías, to­do a cos­ta del bol­si­llo de las fa­mi­lias de aco­gi­da, me­nos el via­je que des­de 2004 se su­fra­ga con el 0,7 por cien­to del presupuesto del Ayun­ta­mien­to».

Laura Ra­fael tam­bién co­la­bo­ra con Ca­ra­va­na por la Paz, que re­co­ge ali­men­tos no perecederos pa­ra en­viar­los a los cam­pa­men­tos, ha­cien­do efec­ti­va su afir­ma­ción de que «el pue­blo saha­raui es mi her­mano, me he en­tre­ga­do a to­pe con ac­cio­nes so­li­da­rias». Su reivin­di­ca­ción está cla­ra: un re­fe­rén­dum de au­te­de­ter­mi­na­ción. «No me qui­sie­ra mo­rir sin ver el re­fe­rén­dum y a ellos li­bres por fin».

So­li­da­ri­dad ex­tre­ma La ex­coor­di­na­do­ra ha lle­ga­do a aco­ger en ve­rano has­ta cua­tro ni­ños saha­rauis a la vez

A.H.

Laura Ra­fael con­si­de­ra a los ni­ños saha­rauis que ha aco­gi­do co­mo sus pro­pios hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.