El «co­lec­cio­nis­ta de be­le­nes» los tie­ne de Ru­sia, Ca­na­dá y la UE

Ra­fael Sa­las, utre­rano de 81 años, tie­ne más de 250 na­ci­mien­tos en su vi­vien­da

ABC de la Provincia - - Abc De La Provincia - AL­BER­TO FLO­RES UTRE­RA

La ca­sa del utre­rano Ra­fael Sa­las es un au­tén­ti­co mu­seo del na­ci­mien­to, que es co­mo a él le gus­ta lla­mar al be­lén. En ca­da es­qui­na es po­si­ble en­con­trar una vi­tri­na re­ple­ta de fi­gu­ras de to­do ti­po y pro­ce­den­cia, y es que Ra­fael po­see más de 260 na­ci­mien­tos, ya que es­ta afi­ción le ocu­pa la ma­yor par­te de su tiem­po. Una peque­ña re­pre­sen­ta­ción pre­si­de su sa­lón, aun­que él, a sus 81 años de edad afir­ma que «ya me van fa­llan­do las pier­nas, por lo que es mi nie­to el que se en­car­ga de mon­tar los na­ci­mien­tos, aun­que soy yo el que le da las ins­truc­cio­nes».

Ra­fael Sa­las na­ció en Utre­ra, don­de pa­sa­ba la ma­yor par­te de su tiem­po en el ga­ra­je de su abue­lo, lu­gar en el que se ha­cían to­do ti­po de tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con la me­cá­ni­ca, pin­tu­ra, sol­da­du­ras o ta­pi­za­dos. Allí apren­dió mu­chas téc­ni­cas que des­pués le sir­vie­ron a la ho­ra de ela­bo­rar au­tén­ti­cas ma­ra­vi­llas en el mundo de los na­ci­mien­tos.

Un ga­ra­je má­gi­co

En el ga­ra­je fue tam­bién don­de en­tró en con­tac­to con el mundo de los be­le­nes, ya que sus tíos mon­ta­ban un na­ci­mien­to que ter­mi­nó he­re­dan­do. Un na­ci­mien­to que lle­gó a te­ner in­clu­so la ilu­mi­na­ción que ini­cial­men­te com­ple­ta­ba la ma­que­ta de la Pla­za de Es­pa­ña rea­li­za­da por el pro­pio Aní­bal Gon­zá­lez, una de las pri­me­ras ilu­mi­na­cio­nes de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas que lle­ga­ron a Es­pa­ña, que sor­pren­den­te­men­te aca­bó guar­da­da en es­te ga­ra­je y Ra­fael la en­con­tró ju­gan­do en­tre las ca­jas.

Ra­fael, utre­rano de na­ci­mien­to pe­ro se­vi­llano de adop­ción, vi­ve la ma­gia del be­lén du­ran­te to­do el año y po­see fi­gu­ras pro­ce­den­tes de mul­ti­tud de paí­ses, to­dos aque­llos que lo quie­ren sa­ben que cuan­do ha­cen un via­je al extranjero, el me­jor re­ga­lo que le pue­den traer a Ra­fael es un na­ci­mien­to. Mu­chas de las pie­zas y fi­gu­ras que se guar­dan en sus vi­tri­nas po­seen un gran va­lor, ya sea por su an­ti­güe­dad o por su ori­gi­na­li­dad. En­tre las pie­zas que con más or­gu­llo ex­hi­be se en­cuen­tra un be­lén ru­so ma­trios­ka, traí­do des­de Mos­cú que los pro­pios es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran una au­tén­ti­ca ra­re­za.

Dos de sus hi­jos que tie­nen pro­fe­sio­nes en las que via­jan mu­cho con­tri­bu­yen ca­da año pa­ra que Ra­fael au­men­te su co­lec­ción re­ga­lán­do­le pie­zas de na­ci­mien­tos de nu­me­ro­sos paí­ses. El utre­rano tie­ne na­ci­mien­tos ru­sos, po­la­cos, hún­ga­ros, ita­lia­nos, in­gle­ses, ca­na­dien­ses, etc. Otra de sus gran­des afi­cio­nes es la de co­lec­cio­nar se­llos de na­vi­dad, des­de que en Es­pa­ña apa­re­ció en 1955 el pri­mer se­llo de na­vi­dad, tie­ne to­dos los se­llos de na­vi­dad que se han emi­ti­do en Eu­ro­pa. «Cuan­do te­nía 30 años me mar­ché a tra­ba­jar a Holanda a tra­ba­jar du­ran­te 4 años, des­pués vol­ví a Es­pa­ña a tra­ba­jar en un ban­co en Se­vi­lla, y des­de que me he ju­bi­la­do me de­di­co a los na­ci­mien­tos y a los ‘man­daos’», ex­pli­ca el pro­pio be­le­ne­ro.

Es­te utre­rano es miem­bros de ocho aso­cia­cio­nes de be­le­nis­tas de Es­pa­ña, que se ubi­can en po­bla­cio­nes re­par­ti­das por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la y ha ofre­ci­do en di­ver­sos fo­ros nu­me­ro­sas con­fe­ren­cias don­de el mundo de los be­le­nes es el pro­ta­go­nis­ta. A lo lar­go de su tra­yec­to­ria en el mundo de los be­le­nes ha re­ci­bi­do mul­ti­tud de pre­mios por su buen ha­cer, aun­que el que mues­tra con más or­gu­llo es un di­plo­ma otor­ga­do por el Hos­pi­tal Vir­gen del Ro­cío, don­de du­ran­te mu­chos años ha acu­di­do pa­ra mon­tar un be­lén con los ni­ños de la uni­dad de on­co­lo­gía, una for­ma de tra­tar de lle­var la ale­gría de la Na­vi­dad a los ni­ños que re­ci­ben tra­ta­mien­to.

Sus co­mien­zos El pri­mer be­lén que mon­tó te­nía la ilu­mi­na­ción de la ma­que­ta de la pla­za de Es­pa­ña de Se­vi­lla

A.F.

El do­mi­ci­lio de Ra­fael Sa­las está re­ple­to de vi­tri­nas don­de guar­da fi­gu­ras lle­ga­das de to­do el mundo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.