El ta­pi­ce­ro de Gi­nes que se fue a Etio­pía a en­se­ñar su ofi­cio

Es­te gi­nen­se, de la mano de la ONG NORU, ha pa­sa­do cua­tro me­ses en Ha­was­sa

ABC de la Provincia - - Portada - N.OR­TIZ GI­NES

El ta­pi­ce­ro Ca­ye­tano Gál­vez, de 74 años, ha he­cho un via­je inol­vi­da­ble a Ha­was­sa, don­de du­ran­te cua­tro me­ses ha en­se­ña­do su ofi­cio a los jó­ve­nes de es­ta ciu­dad etío­pe. «No va­lo­ra­mos lo que te­ne­mos», di­ce.

Cuan­do el doc­tor Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez, de la ONG NORU, con­tac­tó con Ca­ye­tano Gál­vez pa­ra ex­pli­car­le su pro­yec­to en Etio­pía, es­te no du­dó ni un ins­tan­te en unir­se pe­se a que, co­mo él mis­mo cuen­ta, «nun­ca ha­bía he­cho na­da pa­re­ci­do». El re­to era cons­truir en Ha­was­sa, una po­bla­ción de Etio­pía, una ca­sa de aco­gi­da y un ta­ller de ta­pi­ce­ría pa­ra que Tano, co­mo lo co­no­cen sus ve­ci­nos y fa­mi­lia­res, en­se­ñe el ofi­cio a los jó­ve­nes de la zo­na y les die­se una opor­tu­ni­dad de fu­tu­ro le­jos de la mi­se­ria y el des­em­pleo que aso­lan el país.

Ya han trans­cu­rri­do va­rias se­ma­nas des­de que re­gre­só de su via­je, que ha du­ra­do cua­tro me­ses y que ten­drá una se­gun­da par­te en 2017. «El cam­bio de cul­tu­ra, y la po­bre­za que se res­pi­ra allí no se pue­den ex­pli­car con pa­la­bras», re­co­no­ce Tano, que se mues­tra sor­pren­di­do del ni­vel de apren­di­za­je que en­con­tró en­tre los etío­pes. Uno de ellos, Da­ñe, ha si­do el en­car­ga­do de apren­der los se­cre­tos de la ta­pi­ce­ría de mano del pro­fe­sio­nal se­vi­llano con el ob­je­ti­vo de que­dar­se a car­go del ta­ller du­ran­te los me­ses que es­tán trans­cu­rrien­do en­tre una vi­si­ta de la ONG y otra.

An­tes de que Tano y Jo­sé Ma­ría Gon­zá­lez lle­ga­sen a Ha­was­sa, Da­ñe era un jo­ven de 17 años que tra­ba­ja­ba en el cam­po, que ape­nas ha­bía ido a la es­cue­la y que se que­dó huér­fano cuan­do era ni­ño. Con las lec­cio­nes de ta­pi­ce­ría, su mun­do ha cam­bia­do por com­ple­to y ha en­con­tra­do un por­ve­nir, ya que ha si­do ele­gi­do por la ONG co­mo la per­so­na ade­cua­da pa­ra ser el fu­tu­ro mo­ni­tor etío­pe que en­se­ña­rá el ofi­cio a jó­ve­nes que vi­ven en la ca­lle.

«Ex­cep­to la cos­tu­ra, que re­quie­re al­go más de prác­ti­ca, Da­ñe sa­be to­das las fa­ses de la fa­bri­ca­ción de un so­fá», ex­pli­ca Tano. «Es un cha­val encantador, y so­lo desea­mos que es­to le sir­va pa­ra apren­der un ofi­cio». En el pró­xi­mo via­je quie­ren in­cor­po­rar al pro­yec­to a dos chi­cos y dos chi­cas que, co­mo él, apren­de­rán to­dos los tru­cos del ta­pi­ce­ro.

Pró­xi­mo via­je

En cuan­to a la ex­pe­rien­cia per­so­nal, Tano re­co­no­ce que es «muy du­ro». Du­ran­te los cua­tro me­ses que per­ma­ne­ció en Etio­pía no so­lo echó de me­nos a su fa­mi­lia, sino que tam­bién le cos­tó

En­se­ñan­zas «Apren­des a va­lo­rar más las pe­que­ñas co­sas y te sien­tes útil en es­ta so­cie­dad tan cruel»

adap­tar­se a una cul­tu­ra «muy dis­tin­ta y mar­ca­da por la po­bre­za y la mi­se­ra cons­tan­tes». «No sé por­qué lo lla­man el ter­cer mun­do, es mu­chí­si­mo peor de lo que na­die se pue­da ima­gi­nar y, por eso, te­ne­mos el de­ber de ayu­dar­les to­do lo que po­da­mos», ex­pli­ca.

A su vuel­ta, ase­gu­ra que ha apren­di­do a «va­lo­rar más» las pe­que­ñas co­sas del día a día. «No le da­mos la su­fi­cien­te im­por­tan­cia a los de­ta­lles que nos ha­cen fe­li­ces has­ta que nos fal­tan», re­fle­xio­na, aun­que re­co­no­ce que se ha que­da­do «en­gan­cha­do» de la ex­pe­rien­cia y que «no hay día en que no pien­se en ella». «Quie­ro ver có­mo se ha ma­ne­ja­do Da­ñe y es­toy im­pa­cien­te por ter­mi­nar el pro­yec­to de NORU, al que aún le que­dan un par de fa­ses», di­ce Tano.

Es­te ta­pi­ce­ro de 74 años, tie­ne muy cla­ro que, por muy di­fí­cil que sea la ex­pe­rien­cia en Etio­pía, «me­re­ce la pe­na». «Te sien­tes útil en es­ta so­cie­dad tan cruel, en­se­ñas a per­so­nas que no tie­nen na­da sin es­pe­rar na­da a cam­bio, y eso es im­pa­ga­ble», re­co­no­ce. En es­tos días de Na­vi­dad, Tano y Jo­sé Ma­ría, así co­mo las per­so­nas que han ayu­da­do a que su sue­ño en Etio­pía se hi­cie­se reali­dad, de­mues­tran que hay co­sas que, co­mo di­ce el maes­tro ar­te­sano, «no se pa­gan con di­ne­ro, pe­ro que me­re­cen to­do el tiem­po del mun­do», di­ce.

ABC

Ca­ye­tano Gál­vez jun­to a Da­ñe, de 17 años, uno de sus alum­nos de la ciu­dad etí­pe de Ha­was­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.