Un ca­fé so­li­da­rio en Re­ta­ma­res

MO­RÓN DE LA FRON­TE­RA

ABC de la Provincia - - Portada - BOR­JA MO­RENO GILENA

Plan­tar un pie en al­gu­na de las is­las grie­gas su­po­ne to­do un pe­ri­plo pa­ra las mi­les de per­so­nas que tra­tan de es­ca­par a dia­rio de los efec­tos de la gue­rra en Si­ria. Pa­ra los que lo con­si­guen ha­cer sa­nos y sal­vos, los más afor­tu­na­dos, co­mien­za un nue­vo cal­va­rio en el que el tiem­po pa­re­ce con­ge­lar­se. «En só­lo tres días lle­ga­ron unas 10.000 per­so­nas, a una is­la que tie­ne 30.000 ha­bi­tan­tes», ex­pli­ca Eu­se­bio Jo­ya, un ve­cino de Gilena que ha vi­vi­do en pri­me­ra per­so­na los efec­tos de «te­ner que huir de tu ca­sa y de tu país».

Jun­to a ocho vo­lun­ta­rios de la ONG Ac­ción Pla­ne­ta­ria, el gi­le­nen­se ha per­ma­ne­ci­do du­ran­te una se­ma­na en la is­la de Kos. «Es la is­la más cer­ca­na a Tur­quía, es­tá a vein­te ki­ló­me­tros de su fron­te­ra. Es uno de los pun­tos prin­ci­pa­les por el que lle­gan los re­fu­gia­dos a Gre­cia», ex­pli­ca. Y en es­te via­je jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal las ma­fias. «Les ven­den que les van a lle­var a Ita­lia, y lue­go los de­jan a su suer­te». De vuel­ta a la tran­qui­li­dad de su pue­blo na­tal ad­vier­te: «Es­tán su­frien­do la ma­yor des­gra­cia que nos pue­de pa­sar. No po­de­mos aban­do­nar­los».

Lu­chan­do con­tra cli­chés

Eu­se­bio Jo­ya re­sal­ta có­mo sus ve­ci­nos y el apo­yo de Gilena han es­ta­do con él en to­do el pro­ce­so de es­te via­je. «No só­lo me han ayu­da­do, sino que han mos­tra­do mu­cho in­te­rés por la si­tua­ción que vi­ven los re­fu­gia­dos». En ese sen­ti­do uno de los ma­yo­res va­lo­res de los vo­lun­ta­rios que via­jan pa­ra co­la­bo­rar en cam­pa­men­tos co­mo el de Kos es el de com­par­tir su ex­pe­rien­cia.

«Quie­ro de­jar muy cla­ro que la ma­yor par­te de las per­so­nas que aten­di­mos son exac­ta­men­te igua­les que no­so­tros. Son gen­te muy bien for­ma­da, con un ni­vel cul­tu­ral e in­te­lec­tual al­to, que vi­vía con sus fa­mi­lias en ca­sas nor­ma­les y con pro­fe­sio­nes de to­do ti­po». Ase­gu­ra que es lo que más le ha im­pac­ta­do. «Na­da tie­ne que ver con las imá­ge­nes que nos quie­ran ven­der. Son gen­te co­mo no­so­tros que se ven en­ce­rra­dos en un cam­pa­men­to. Atra­pa­dos en una is­la sin sa­li­da ni pa­ra un la­do ni pa­ra otro». Los sirios con me­nos re­cur­sos in­clu­so lo tie­nen peor.

Du­ran­te la se­ma­na que ha es­ta­do con sus com­pa­ñe­ros de Ac­ción Pla­ne­ta­ria han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­blar con in­fi­ni­dad de re­fu­gia­dos. La ONG se en­car­ga prin­ci­pal­men­te de pres­tar asis­ten­cia bu­co­den­tal, «ya que co­men­zó gra­cias a un gru­po de den­tis­tas so­li­da­rios» ex­pli­ca; y tam­bién psi­co­ló­gi­ca, «que es fun­da­men­tal en mu­chos ca­sos». Ade­más de mon­tar un hos­pi­tal de cam­pa­ña en el cam­pa­men­to don­de tra­ba­jan jun­to a otras ONGs, han via­ja­do por la is­la pa­ra aten­der a los re­fu­gia­dos que se alo­ja­ban en los ho­te­les dis­per­sos por Kos. «Hay que te­ner cla­ro que no vie­nen a in­va­dir­nos. Si hay un de­seo co­mún en­tre ellos es el de po­der vol­ver al­gún día a su ca­sa, a su país», re­sal­ta.

Un ejem­plo que de­ja cla­ro el ti­po de per­so­nas que con­for­man es­ta diás­po­ra si­ria es su for­ma de ac­tuar an­te «la peor de las des­gra­cias». En­tre las per­so­nas que lle­gan a la is­la hay fa­mi­lias des­trui­das «por la muer­te de uno o va­rios miem­bros». Otras es­tán di­vi­di­das «va­rios han po­di­do que­dar atra­pa­dos en la fron­te­ra de Tur­quía y otros han lle­ga­do a Gre­cia. To­dos es­pe­ran re­en­con­trar­se, pe­ro na­da se lo ga­ran­ti­za». Y en­tre esas per­so­nas can­sa­das, asus­ta­das y com­ple­ta­men­te desorientadas «hay mi­les de ni­ños». Eu­se­bio Jo­ya des­ta­ca el ele­va­do nú­me­ro de ni­ños y jó­ve­nes que vi­ven so­los en la is­la: «Mu­chos han po­di­do huir gra­cias a los úl­ti­mos es­fuer­zos eco­nó­mi­cos de sus pa­dres. En oca­sio­nes hay her­ma­nos que aca­ban en Gre­cia mien­tras otros lle­gan a Ale­ma­nia».

Una des­gra­cia ma­yor

La ma­yo­ría de las per­so­nas que lle­gan hu­yen­do a is­las co­mo la de Kos son sirios, pe­ro tam­bién lle­gan de Pa­kis­tán, Af­ga­nis­tán, Kur­dis­tán o Pa­les­ti­na. «La Unión Eu­ro­pea y la ONU só­lo tie­nen co­mo país en gue­rra a Si­ria, y los sirios

Ava­lan­cha de re­fu­gia­dos En ape­nas tres días lle­ga­ron unas 10.000 per­so­nas a una is­la que tie­ne 30.000 ha­bi­tan­tes

son los úni­cos que pue­den pe­dir asi­lo po­lí­ti­co. Pa­ra mi to­dos ellos son re­fu­gia­dos que hu­yen por di­ver­sos con­flic­tos», re­sal­ta. Y ex­pli­ca co­mo la gue­rra de Si­ria se ha so­la­pa­do con otras ru­tas de in­mi­gran­tes que ya exis­tían. El gi­le­nen­se cuen­ta al­gu­nas de sus vi­ven­cias, sin sen­si­ble­ría, con la cru­de­za de las per­so­nas que vi­ven de cer­ca la des­gra­cia.

«En Es­pa­ña y en Eu­ro­pa he­mos vi­vi­do la gue­rra. No de­be­ría­mos ol­vi­dar lo que es. To­dos po­de­mos pa­de­cer ex­pe­rien­cias do­lo­ro­sas, des­gra­cias fa­mi­lia­res o pro­ble­mas de sa­lud, pe­ro és­to es lo peor que le pue­de pa­sar a al­guien», di­ce.

Sui­ci­dios

Ba­jo la re­du­ci­da in­for­ma­ción que lle­ga a Eu­ro­pa que­dan ocul­tas mu­chas co­sas de es­pe­cial gra­ve­dad: via­jes pa­ra al­can­zar Eu­ro­pa don­de se arries­ga la vi­da a dia­rio, con el te­mor a ase­si­na­tos, ro­bos y has­ta vio­la­cio­nes; in­ten­tos de sui­ci­dios por de­ses­pe­ra­ción o la más ab­so­lu­ta so­le­dad al es­tar a sal­vo, en­tre otros. Jo­ya ase­gu­ra que ha vuel­to con más ga­nas que nun­ca de se­guir ayu­dan­do en to­do lo que pue­da, y ya se plan­tea via­jar en fe­bre­ro con otro de los pro­yec­tos que tie­ne en mar­cha Ac­ción Pla­ne­ta­ria en Sie­rra Leo­na.

«In­clu­so en una si­tua­ción tan de­ses­pe­ra­da he vis­to a gen­te sien­do pa­cien­te in­clu­so pa­ra que se les atien­da o a ni­ños sin na­da que con­ser­van la ri­sa y jue­gan». Uno de ellos les re­ga­ló el úl­ti­mo día unas con­chas de al­me­ja que ha­bía re­co­gi­do en la pla­ya. «Co­lec­cio­nan co­sas, y cuan­do te quie­ren agra­de­cer al­go te las re­ga­lan por­que pa­ra ellos son al­go de mu­cho va­lor», ex­pli­ca Eu­se­bio.

A Eu­se­bio Jo­ya su ex­pe­rien­cia con los re­fu­gia­dos le ha cam­bia­do la vi­da

B.M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.