La sae­te­ra que se re­cu­pe­ra en­tre can­tes de un gra­ve ac­ci­den­te

Ma­ría García, sae­te­ra de Gua­dal­ca­nal, que­dó im­pe­di­da tras una caí­da de su ca­ba­llo que lo­gra su­pe­rar en­tre can­tes

ABC de la Provincia - - Front Pages - JUAN CAR­LOS RO­ME­RO GUA­DAL­CA­NAL

La vi­da de Ma­ría García, sae­te­ra de Gua­dal­ca­nal, que­dó mar­ca­da ha­ce tres años por un ac­ci­den­te que la de­jó pos­tra­da en una si­lla de rue­das. En­tre can­tes, la ar­tis­ta tra­ta de re­cu­pe­rar­se y re­cuer­da al­gu­nas de sus ac­tua­cio­nes más me­mo­ra­bles.

Con­mo­ción en San­ta Ana La ar­tis­ta in­ter­pre­tó es­ta Se­ma­na San­ta su sae­ta pos­tra­da ante la ima­gen de la Vir­gen de la Ve­ra Cruz

La vi­da de Ma­ría García dio un cam­bio ver­ti­gi­no­so ha­ce tres años cuan­do un ac­ci­den­te de ca­ba­llo le pro­vo­có una frac­tu­ra en el co­xis. Ha­ce un año la que iba a ser una ope­ra­ción me­nor se com­pli­có al afec­tar al sis­te­ma ner­vio­so y co­mo con­se­cuen­cia de las com­pli­ca­cio­nes se vio im­pe­di­da en una si­lla de rue­das y en un an­da­dor des­pués.

La sae­te­ra de Gua­dal­ca­nal li­bra jun­to a su ma­ri­do y sus hi­jos su par­ti­cu­lar ba­ta­lla a la ad­ver­si­dad y se su­pera con el apo­yo de sus ve­ci­nos, que la ad­mi­ran por la maes­tría con la que in­ter­pre­ta des­de ha­ce una dé­ca­da sus sae­tas a las imá­ge­nes del de­vo­cio­na­rio po­pu­lar.

A la sae­ta no lle­gó por ca­sua­li­dad, y es que de cas­ta le ve­nía al gal­go. En los pri­me­ros años del si­glo pa­sa­do, su tío, Juan García Gálvez, le­gó su buen ha­cer co­mo can­taor fla­men­co con una ca­rre­ra que la Gue­rra Ci­vil cor­tó en se­co. «Fue­ron 16 her­ma­nos y mi pa­dre no co­no­ció a los pri­me­ros por­que na­ció en 1935 y el tío Juan mu­rió jun­to a otros tres her­ma­nos y su pa­dre en la con­tien­da», ex­pli­ca Ma­ría García a ABC Pro­vin­cia.

La sae­te­ra se crió en­tre las vo­ces de su tía Ma­ría Jesús, apo­da­da ca­ri­ño­sa­men­te La Je­su­sa, y su pa­dre, Ma­nuel García, que la im­preg­na­ron des­de ni­ña de una pa­sión por el fla­men­co de la que 46 años des­pués si­gue ha­cien­do ga­la, y que le ha ser­vi­do co­mo te­ra­pia pa­ra su­pe­rar­se.

A los 7 años de edad se cur­tió en la ban­da de cor­ne­tas y tam­bo­res de Gua­dal­ca­nal, y des­cu­brió su vo­ca­ción unos años an­tes de dar rien­da suel­ta a su ar­te y de com­par­tir­lo con sus ve­ci­nos. «La sae­ta a mí me pue­de, la es­cu­cho dos ve­ces y se me que­da», con­fie­sa Ma­ría a ABC Pro­vin­cia, y re­me­mo­ra la pri­me­ra vez que se lan­zó a can­tar­la ha­ce aho­ra una dé­ca­da. Fue gra­cias a una pro­me­sa, que la li­be­ró de la pre­sión de al­zar la voz so­bre el res­to de de­vo­tos du­ran­te la pro­ce­sión de la Vir­gen de la Ve­ra Cruz en la tar­de - no­che del Jue­ves San­to. «La sae­ta iba por mi sue­gra, que en­ton­ces es­ta­ba muy ma­li­ta, y al fi­nal se mu­rió muy jo­ven», re­cuer­da, «pe­ro mi pro­me­sa es­ta­ba ahí, y yo es­ta­ba en la obli­ga­ción de cum­plir­la», es­bo­za. El si­len­cio en la ca­lle de San­ta Ana so­bre­co­gió a los allí pre­sen­tes ante el pa­so de la do­lo­ro­sa.

Con la pri­me­ra sae­ta can­ta­da, las de­más lle­ga­ron so­las. En la es­cue­la del Cris­to de la Hu­mil­dad de Mar­che­na se en­tre­ga ca­da sá­ba­do des­de ha­ce tres años pa­ra su­mar el co­no­ci­mien­to de la téc­ni­ca al des­ga­rro de su voz, una opor­tu­ni­dad que no tu­vie­ron sus an­te­pa­sa­dos, da­do que su pa­dre, el úni­co sae­te­ro de Gua­dal­ca­nal, apren­dió de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta, al igual que su tía Je­su­sa.

A «sus» cos­ta­le­ros

«Si­go lu­chan­do aun­que es muy du­ro y es­toy en tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co pa­ra su­pe­rar­lo», re­co­no­ce la sae­te­ra so­bre su si­tua­ción ac­tual. La pa­sa­da Se­ma­na San­ta rin­dió un par­ti­cu­lar ho­me­na­je a «sus cos­ta­le­ros». Y es que tan­to sus hi­jos, Daniel e Is­rael, de 26 y 24 años, co­mo su ma­ri­do, son cos­ta­le­ros del Cris­to ma­rra­do y de la Vir­gen de la Ve­ra Cruz res­pec­ti­va­men­te. «Po­ner­me de­lan­te de las imá­ge­nes, a ras­tras co­mo iba, con­mo­cio­nó

a mi pue­blo du­ran­te la pro­ce­sión», di­ce es­ta ve­ci­na que, gra­cias a la es­tre­cha re­la­ción con Clo­ti Sán­chez can­tó tam­bién es­te 2016 a la Vir­gen de la So­le­dad de su pue­blo.

De ca­ra a can­tar en la pró­xi­ma Se­ma­na de Pa­sión, Ma­ría res­pon­de en pri­me­ra ins­tan­cia con du­das, que se di­si­pan se­gun­dos más tar­de. «Cuan­do me

pre­gun­tan di­go que no can­ta­ré mis sae­tas, pe­ro en el fon­do sé que cuan­do me vea de­lan­te de las imá­ge­nes y con mi pa­dre to­da­vía en vi­da aun­que ten­ga de­men­cia se­nil y ha­ya per­di­do su me­mo­ria, yo no me re­sis­ti­ré, ya que to­mé el tes­ti­go a mi pa­dre co­mo sae­te­ro, y me na­ce­rá del al­ma ha­cer­lo, aun­que fue­ra por él», con­clu­ye la ar­tis­ta.

J.C.R.

Ma­ría to­mó el tes­ti­go a su pa­dre, Ma­nuel García Gálvez, co­mo sae­te­ra de la Se­ma­na San­ta de Gua­dal­ca­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.