Una Vir­gen del si­glo XV, ta­lla­da en pie­dra, pen­dien­te de su res­tau­ra­ción

CAR­MO­NA

ABC de la Provincia - - Front Pages - ALBERTO MALLADO CAR­MO­NA

La Vir­gen del pi­lar de la Ala­me­da ha es­ta­do des­de la épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos en una hor­na­ci­na so­bre un abre­va­de­ro de re­ses en Car­mo­na. En 2007 for­mó par­te de una ex­po­si­ción y aho­ra se es­pe­ra su res­tau­ra­ción.

Si­glos XV-XVI Des­de épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos ha es­ta­do en una hor­na­ci­na so­bre un abre­va­de­ro en la Ala­me­da

Es una de las pie­zas más sin­gu­la­res del pa­tri­mo­nio de la pro­vin­cia. Una ima­gen de la Vir­gen con el Ni­ño de es­ti­lo en­tre gó­ti­co y re­na­cen­tis­ta da­ta­da so­bre los si­glo XV-XVI, en la épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos y que es uno de los es­ca­sos ejem­plos de es­cul­tu­ra en pie­dra de la épo­ca en Se­vi­lla, don­de im­pe­ra la ma­de­ra pa­ra la ima­gi­ne­ría sa­gra­da. La ta­lla ha te­ni­do una aza­ro­sa his­to­ria, so­bre ella se han he­cho unos pri­me­ros es­tu­dios y se ha le­van­tan­do par­te de las re­po­li­cro­mías aña­di­das. Pe­ro has­ta ahí se le lle­ga­do, no hu­bo fon­dos pa­ra se­guir y aho­ra es­pe­ra una res­tau­ra­ción que per­mi­ta dis­fru­tar en to­do su es­plen­dor de la obra.

A es­ta ima­gen se la co­no­ce co­mo la Vir­gen del pi­lar de la Ala­me­da. Du­ran­te si­glos ha es­ta­do en una hor­na­ci­na si­tua­da en es­te lu­gar so­bre un abre­va­de­ro que se usa­ba pa­ra el abas­to de las re­ses que lle­ga­ban a Car­mo­na pa­ra ir al ma­ta­de­ro que se en­cuen­tra a po­cos me­tros. Es­te es­pa­cio se em­pe­zó a usar en épo­ca de los Re­yes Ca­tó­li­cos cuan­do se cons­tru­yó el ma­ta­de­ro que es otro ele­men­to muy in­tere­san­te y que aún sub­sis­te, apor­tan­do un in­tere­san­te ejem­plo de ar­qui­tec­tu­ra in­dus­trial de épo­ca mu­dé­jar. Así que el abre­va­de­ro es­ta­ría aso­cia­do a él. Allí se de­bió si­tuar la ima­gen en la épo­ca de la crea­ción del pi­lar y del ma­ta­de­ro y así es­tu­vo du­ran­te si­glos.

La ima­gen se ba­jó de su ubi­ca­ción ori­gi­nal en 2007 pa­ra una ex­po­si­ción con mo­ti­vo del cuar­to cen­te­na­rio de la hermandad de Nues­tro Pa­dre Jesús y es­tu­vo ex­pues­ta en el pa­la­cio de los Rue­da. Des­de allí pa­só a la Ca­sa de la Cul­tu­ra y lue­go al Mu­seo don­de es­tá ac­tual­men­te. De su es­tu­dio se ha en­car­ga­do la res­tau­ra­do­ra Ce­lia Már­quez Gon­cer, quien cons­ta­ta el enor­me va­lor pa­tri­mo­nial e his­tó­ri­co de la ta­lla.

La ima­gen se reali­zó de for­ma ex­pre­sa pa­ra el lu­gar co­mo in­di­ca el me­nor detalle en la eje­cu­ción de la par­te tra­se­ra o que la par­te de arri­ba de la co­ro­na de la Vir­gen no es­tá po­li­cro­ma­da, ya que no se­ría vi­si­ble des­de aba­jo. A lo lar­go de su his­to­ria ha su­fri­do di­ver­sos re­pin­tes, to­dos ellos bur­dos, que no han he­cho sino ocul­tar la be­lle­za ori­gi­nal de la obra, ya que han lle­ga­do a des­vir­tuar la de­li­ca­de­za de los ras­gos ori­gi­na­les. La res­tau­ra­do­ra ha rea­li­za­do va­rias ca­tas y en al­gu­nos pun­tos ha eli­mi­na­do los re­pin­tes pos­te­rio­res. Lo que apa­re­ce ba­jo ellos es una pie­za de ex­ce­len­te fac­tu­ra. Se apre­cian los res­tos de la po­li­cro­mía ori­gi­nal de muy bue­na ca­li­dad, con her­mo­sos co­lo­res y con to­nos do­ra­dos. El ros­tro se ha lim­pia­do y de­ja ver unas fac­cio­nes muy bien tra­ba­ja­das y la ca­be­lle­ra pre­sen­ta un tono do­ra­do, bien dis­tin­ta el ne­gro con el que fue re­pin­ta­da lue­go.

La Vir­gen apa­re­ce tam­bién con el Ni­ño, una ta­lla que es­tá mu­ti­la­da ya que ha per­di­do los dos bra­zos. Uno de ellos se con­ser­va aun­que se­pa­ra­do del cuer­po. El otro, cree Ce­lia Már­quez que pu­die­ra es­tar en el hue­co que exis­te en la hor­na­ci­na y que re­sul­ta de di­fí­cil ac­ce­so. Tras el es­tu­dio de las ca­tas y el le­van­ta­mien­to de ca­pas de po­li­cro­mía pos­te­rior, el pro­ce­so de res­tau­ra­ción ha que­da­do in­te­rrum­pi­do ya que no exis­te fi­nan­cia­ción pa­ra abor­dar­la.

Se­ría ne­ce­sa­rio aho­ra se­guir con los es­tu­dios ana­lí­ti­cos y rea­li­zar una res­tau­ra­ción in­te­gral de la ta­lla pa­ra de­vol­ver­le su as­pec­to pri­mi­ti­vo y re­in­te­grar las par­tes per­di­das y lim­piar­la y fi­jar la po­li­cro­mía ori­gi­nal. La obra lo me­re­ce por su his­to­ria, su va­lor ar­tís­ti­co y su sin­gu­la­ri­dad en el con­jun­to pa­tri­mo­nial de Se­vi­lla.

A.M.

La Vir­gen es una ori­gi­nal ta­lla en pie­dra que se re­mo­ta a fi­na­les del XV o prin­ci­pios del XVI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.