Pro­me­te­dor ge­nio mu­si­cal co­riano

Ma­nuel Ángel Ro­jas, que co­se­chó un gran éxi­to co­mo DJ, aho­ra se de­di­ca a to­car y com­po­ner fla­men­co

ABC de la Provincia - - Abc De La Provincia - MI­GUEL ÁNGEL BE­LLO CORIA DEL RÍO

El ar­tis­ta na­ce. Só­lo tie­ne que en­con­trar la ins­pi­ra­ción y per­fec­cio­nar su téc­ni­ca. El co­riano Ma­nuel Ángel Ro­jas se sin­tió atraí­do des­de muy jo­ven por la esen­cia de la música. Es un ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­co, que ha si­do ca­paz de to­car es­ti­los tan dis­pa­res co­mo la música elec­tró­ni­ca, la clá­si­ca con el piano y el fla­men­co con la gui­ta­rra. In­clu­so, creó un gru­po de música la­ti­na, Oha­na. Aho­ra, a sus 28 años, aca­ba de sa­car nue­vo te­ma mu­si­cal, Aim­lessly y se en­cuen­tra em­bar­ca­do en la gra­ba­ción de su pro­pio dis­co de gui­ta­rra.

Su an­da­du­ra en la música co­men­zó en 2002, cuan­do se ma­tri­cu­ló en el con­ser­va­to­rio en la es­pe­cia­li­dad de piano. «Fue mi pri­mer con­tac­to con el mun­do aca­dé­mi­co de la música. De he­cho he con­ti­nua­do con los es­tu­dios y es­toy cur­san­do el Gra­do Su­pe­rior», de­cla­ra Ma­nuel Ángel. «Aun­que de­bo re­co­no­cer que mi vi­da cam­bió al des­cu­brir el “dan­ce” cuan­do te­nía 15 años». Es­te gé­ne­ro de música elec­tró­ni­ca lo en­con­tró le­yen­do re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das que ve­nían con dis­cos de de­mos con los que em­pe­zó a apren­der. «Me lla­ma­ba mu­chí­si­mo la aten­ción y co­men­cé a crear mis pro­pias can­cio­nes ayu­dán­do­me del or­de­na­dor», co­men­ta el jo­ven ar­tis­ta. «In­ter­net cau­só en es­te es­ti­lo una re­vo­lu­ción», aña­de.

Con el tiem­po, Ma­nuel Ángel Ro­jas si­guió con la música dan­ce, fir­man­do co­mo DJ Real pa­ra cam­biar lue­go a DJ Manu A. «Siem­pre he com­pues­to mis pro­pios te­mas, ins­pi­rán­do­me en los me­jo­res del mo­men­to. Pe­ro qui­zás el pun­to de in­fle­xión fue cuan­do co­no­cí a DJ Dia­bo­lix, que me me­tió en el mun­di­llo pro­fe­sio­nal», ex­pli­ca. «Lo que pa­só, bá­si­ca­men­te, es que hi­ce una me­lo­día que gus­ta­ba mu­cho pe­ro no en­con­tra­ba a na­die apro­pia­do pa­ra los co­ros. Así que DJ Dia­bo­lix se en­car­gó de bus­car la voz que ne­ce­si­ta. La ele­gi­da fue Li­llian, una chi­ca bra­si­le­ña con una voz es­tu­pen­da. A raíz de aquí, en 2010 de­ci­di­mos lan­zar el pri­mer dis­co con el sen­ci­llo» To Die Of Lo­ve».

La en­car­ga­da de pu­bli­car­lo fue Red­hood Re­cords, muy co­no­ci­da en el gé­ne­ro del dan­ce, ven­dió más de 2.000 co­pias del sin­gle. «La dis­co­grá­fi­ca se dio cuen­ta de es­te fe­nó­meno y del gran pe­lo­ta­zo, así que que­rían más ma­te­rial. De es­ta for­ma, ca­da mes, dos me­ses, iba sa­can­do ma­xi sin­gles», ex­pli­ca Ma­nuel Ángel. «Es­to tu­vo una gran re­per­cu­sión en mi ca­rre­ra por­que, ade­más de ob­te­ner mis pri­me­ros be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos, fui no­mi­na­do al Top 10 de DJs de la re­vis­ta Dj One Ma­ga­zi­ne».

Con más de 100 can­cio­nes a sus es­pal­das, en 2012 pa­ró drás­ti­ca­men­te con la música elec­tró­ni­ca. «No fue por al­go en con­cre­to, la vi­da me lle­vó a ello. Es en­ton­ces cuan­do co­mien­zo a to­car la gui­ta­rra en unos ta­lle­res mu­ni­ci­pa­les y se­guí for­mán­do­me en el con­ser­va­to­rio. Du­ran­te es­ta eta­pa des­cu­brí el fla­men­co; un es­ti­lo que es­tá nue­vo, man­te­nien­do su esen­cia y evo­lu­cio­nan­do cons­tan­te­men­te», des­cri­be el mú­si­co.

Drás­ti­co cam­bio de es­ti­lo

El drás­ti­co cam­bio de es­ti­lo no le su­pu­so nin­gún pro­ble­ma. De he­cho, ha con­se­gui­do el Pre­mio a la Crea­ti­vi­dad de la Man­co­mu­ni­dad de Se­vi­lla, ade­más de to­car en pres­ti­gio­sas sa­las de fla­men­co. «Cuan­do co­no­ces la música és­ta flu­ye sin te­ner que es­tar an­cla­do a la par­ti­tu­ra», ar­gu­men­ta.

Es­te ar­tis­ta co­riano ha he­cho de la música su ma­ne­ra de vi­vir, de­di­cán­do­se pro­fe­sio­nal­men­te a la com­po­si­ción e in­ter­pre­ta­ción de sus pro­pios te­mas. «Lle­gó un pun­to en que no po­día se­guir ha­cien­do las co­sas en un or­de­na­dor en mi cuar­to».

«Así que, po­co a po­co, fui mon­tan­do mi pro­pio es­tu­dio de música, que ade­más uti­li­zo co­mo lu­gar de gra­ba­ción y pro­duc­ción pa­ra otros ar­tis­tas», aña­de Ma­nuel Ángel Ro­jas. «Ten­go mu­chas in­quie­tu­des, pe­ro lo cier­to es que mi sue­ño es ven­der mi pro­pia música», co­men­ta sin­ce­ro.

M.A.B.

Ma­nuel Ángel Ro­jas po­sa con la gui­ta­rra fla­men­ca en su es­tu­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.