La eco­no­mía di­gi­tal aún no es Ha­cien­da

ABC - Empresa - - Sumario -

La nue­va eco­no­mía di­gi­tal no su­ma pa­ra Ha­cien­da. Ni un po­qui­to. Su­yo se­rá el fu­tu­ro, el pro­nós­ti­co es­tá en las qui­nie­las, y ha­cia allí aca­ba­rán ace­le­ran­do en cual­quier mo­men­to, pe­ro el pre­sen­te so­lo ofre­ce dis­cre­tos re­sul­ta­dos pa­ra unas com­pa­ñías en pe­rio­do de ro­da­je que, en mu­chos ca­sos, no co­no­cen la pa­la­bra be­ne­fi­cio. Pla­ta­for­mas que, por otra par­te, sí ma­ne­jan con sol­tu­ra y efi­ca­cia los ru­di­men­tos de la in­ge­nie­ría tributaria que, res­qui­cios de una ca­sa co­mún eu­ro­pea cons­trui­da so­bre la mar­cha y de cual­quier ma­ne­ra, per­mi­ten tri­bu­tar en un país dis­tin­to al de don­de desa­rro­llan su ac­ti­vi­dad. Una prác­ti­ca que pue­de que no sea ile­gal, pe­ro que re­sul­ta di­fí­cil de en­ten­der pa­ra el ciu­da­dano, ya sea em­pre­sa­rio, au­tó­no­mo o asa­la­ria­do, que te­nía asi­mi­la­do el vie­jo es­lo­gan de que «Ha­cien­da so­mos to­dos». Y ca­sa mal, bas­tan­te mal, con el po­so idí­li­co, ese cier­to au­ra bea­tí­fi­co, que siem­pre se ha atri­bui­do a es­tos ac­to­res de la eco­no­mía sos­te­ni­ble y com­par­ti­da. Des­pués de tan­to re­vo­lu­cio­na­rio rui­do di­gi­tal, lo cier­to es que las nue­ces aún son con­ta­das pa­ra com­pa­ñías co­mo Glo­vo, De­li­ve­roo y Ca­bify, a las que la li­qui­da­ción del Im­pues­to de So­cie­da­des les sa­le po­si­ti­va.

Es di­fií­cil en­ca­jar las re­glas tra­di­cio­na­les a unas em­pre­sas que, pre­ci­sa­men­te, han ve­ni­do pa­ra di­na­mi­tar el vie­jo sta­tus quo. Los sis­te­mas tri­bu­ta­rios ten­drán que adap­tar­se a es­ta nue­va reali­dad, tra­tan­do de en­con­trar un com­ple­jo equi­li­brio que per­mi­ta apro­ve­char al má­xi­mo el po­ten­cial del in­ci­pien­te mo­de­lo sin com­pro­me­ter la su­per­vi­ven­cia de los ac­to­res tra­di­cio­na­les. Que Airbnb, BlaB­laCar y Uber de­cla­ren en Es­pa­ña so­lo por ac­ti­vi­da­des de mar­ke­ting y pu­bli­ci­dad y tri­bu­ten por el grue­so de su ac­ti­vi­dad en nues­tro país en Ir­lan­da, Fran­cia y Ho­lan­da, res­pec­ti­va­men­te, no pa­re­ce un buen pun­to de par­ti­da pa­ra avan­zar ha­cia es­te pun­to de equi­li­brio.

Se po­drá ar­gu­men­tar que es im­po­si­ble po­ner puer­tas al gi­gan­tes­co cam­po de la eco­no­mía di­gi­tal, pe­ro Bru­se­las sí que de­be tra­tar de cer­car y de­li­mi­tar un mar­co co­mún que im­pi­da que las ven­ta­jas que la di­gi­ta­li­za­ción pue­de con­lle­var pa­ra con­su­mi­do­res y em­pre­sas aca­ben ge­ne­ran­do de­sigual­da­des y des­equi­li­brios. Mos­co­vi­ci ase­gu­ró ha­ce días en Ma­drid que la pro­pues­ta so­bre fiscalidad di­gi­tal en la que la Co­mi­sión lle­va tra­ba­jan­do me­ses es­ta­rá lis­ta a fi­na­les de año (se su­po­ne que de es­te). Ma­te­ria­li­zar esas ini­cia­ti­vas de ar­mo­ni­za­ción no se­rá una ta­rea sen­ci­lla en un con­tex­to en el que al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos han con­ver­ti­do sus ven­ta­jas fis­ca­les en oro tri­bu­ta­rio y en el que las trin­che­ras glo­ba­les se re­fuer­zan al rit­mo de los tam­bo­res de gue­rra co­mer­cial. Pe­ro o se po­nen unas re­glas cla­ras y co­mu­nes pa­ra el jue­go o el par­ti­do se aca­ba­rá re­sol­vien­do con un gol en pro­pia puer­ta.

Avan­zar ha­cia la ar­mo­ni­za­ción fis­cal es di­fí­cil pe­ro inex­cu­sa­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.