CON­TRA LAS TRIQUIÑUELAS FIS­CA­LES

ABC - Empresa - - A Fondo - JO­SÉ MA­RÍA MOLLINEDO SE­CRE­TA­RIO GE­NE­RAL DE GESTHA

Se aca­bó el mun­do tal y co­mo lo co­no­cía­mos. Al­gu­nas em­pre­sas inexis­ten­tes has­ta ha­ce unos po­cos años aho­ra no de­jan de re­ci­bir flas­hes y de aca­pa­rar ti­tu­la­res, ya sea por po­ner pa­tas arri­bas sus sec­to­res o por las ma­nio­bras pa­ra re­du­cir su fac­tu­ra fis­cal. Y es que cier­tas mul­ti­na­cio­na­les desa­rro­llan sus es­tra­te­gias de ne­go­cio aten­dien­do a ra­zo­nes fis­ca­les. Pues bien, es­tas triquiñuelas re­sul­tan muy po­co res­pon­sa­bles con las per­so­nas que vi­ven en los paí­ses don­de ob­tie­nen sus be­ne­fi­cios. Y son par­ti­cu­lar­men­te da­ñi­nas du­ran­te los años de cri­sis, en los que mu­chas per­so­nas su­frie­ron los du­ros ajus­tes en los Es­ta­dos del bie­nes­tar por la con­so­li­da­ción fis­cal.

Las mul­ti­na­cio­na­les con­fían en la co­rrec­ción de su es­tra­te­gia fis­cal por­que lo­gran elu­dir le­ga­men­te sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias. La OCDE ha cons­ta­ta­do que los hol­dings o sub-hol­dings que tie­nen si­tua­dos en paí­ses de ba­ja tri­bu­ta­ción de­cla­ran un mar­gen de be­ne­fi­cios que du­pli­ca el mar­gen pro­me­dio de las fi­lia­les na­cio­na­les. A ni­vel glo­bal, se­gún es­ti­ma­cio­nes del Co­mi­té de fiscalidad de la OCDE, la car­ga tributaria efec­ti­va de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­tá en­tre 4 y 8,5 pun­tos por­cen­tua­les por de­ba­jo de la car­ga tributaria de em­pre­sas si­mi­la­res que ope­ran úni­ca­men­te a ni­vel na­cio­nal. Sin em­bar­go, al­gu­nos Es­ta­dos tie­nen un gra­do de co­rres­pon­sa­bi­li­dad en la elu­sión de las mul­ti­na­cio­na­les cuan­do, pa­ra ra­di­car su se­de en su te­rri­to­rio, otor­gan su­cu­len­tas ven­ta­jas fis­ca­les, en oca­sio­nes gra­ve­men­te da­ñi­nas pa­ra ter­ce­ros paí­ses.

Las Ha­cien­das na­cio­na­les só­lo pue­den lu­char con efi­ca­cia con­tra la elu­sión de mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran a ni­vel glo­bal acor­dan­do me­di­das gu­ber­na­men­ta­les a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Con es­ta con­vic­ción, en oc­tu­bre de 2015 los paí­ses de la OCDE acor­da­ron im­ple­men­tar el Plan de Ac­ción con­tra la ero­sión de la ba­se im­po­ni­ble y el tras­la­do de be­ne­fi­cios ( Plan de Ac­ción BEPS, por sus si­glas en in­glés), un pro­yec­to que pre­ten­de que los be­ne­fi­cios pue­dan ser gra­va­dos en el país don­de se reali­cen las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y en don­de se es­té crean­do va­lor.

Co­mo re­sul­ta­do de di­cho pro­yec­to, la Co­mi­sión en 2015 es­ta­ble­ció nue­vas nor­mas pa­ra ga­ran­ti­zar la re­cau­da­ción del IVA en el país don­de se en­cuen­tra el con­su­mi­dor, cam­bian­do la Di­rec­ti­va de IVA pa­ra que los bie­nes y ser­vi­cios pres­ta­dos di­gi­tal­men­te se lo­ca­li­cen en el país del des­ti­na­ta­rio; un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te re­le­van­te en las transac­cio­nes on­li­ne B2C (de em­pre­sa a con­su­mi­dor fi­nal).

En es­te sen­ti­do, Es­pa­ña ha im­ple­men­ta­do es­tas me­di­das, y en par­ti­cu­lar la AEAT con­ta­rá con una va­lio­sa in­for­ma­ción cuan­do re­ci­ba de los paí­ses de la UE la re­cau­da­ción y los im­por­tes de­cla­ra­dos del IVA en des­tino. Ade­más, re­ci­bi­re­mos de otros paí­ses los in­for­mes país por país con una in­for­ma­ción des­glo­sa­da de los in­gre­sos de en­ti­da­des vin­cu­la­das, ga­nan­cias an­tes de im­pues­to, im­pues­tos pa­ga­dos y de­ven­ga­dos, nú­me­ro de em­plea­dos, ac­ti­vos tan­gi­bles y otros in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad.

De es­ta ma­ne­ra, la Ha­cien­da es­pa­ño­la dis­pon­drá de una va­lio­sa in­for­ma­ción pa­ra de­tec­tar po­si­bles elu­sio­nes tri­bu­ta­rias y cen­trar la in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­pu­rar las po­si­bles in­frac­cio­nes o de­li­tos tri­bu­ta­rios. En es­te con­tex­to, otra in­for­ma­ción esen­cial se­rá la que se ob­ten­ga cuan­do se aprue­be en los paí­ses de la UE el im- pues­to so­bre los Ser­vi­cios Di­gi­ta­les, co­no­ci­do co­mo el im­pues­to a las tec­no­ló­gi­cas o «ta­sa Goo­gle», me­dian­te un re­car­go pró­xi­mo al 3% so­bre los be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos por las ven­tas que en ca­da país reali­cen las em­pre­sas de ser­vi­cios di­gi­ta­les que en un pe­rio­do im­po­si­ti­vo fac­tu­ren más de 7 mi­llo­nes, cuen­ten con más de 100.000 usua­rios o con más de 3.000 con­tra­tos en un Es­ta­do miem­bro. Co­mo con­se­cuen­cia de la im­plan­ta­ción de es­ta ta­sa, la Co­mi­sión Eu­ro­pea es­pe­ra una es­ca­sa re­cau­da­ción en la UE que ron­da­ría los 5.000 mi­llo­nes des­de 2020.

En cual­quier ca­so, to­das es­tas me­di­das pue­den ser ca­li­fi­ca­das co­mo «so­lu­cio­nes pro­vi­sio­na­les» has­ta que se al­can­ce un acuer­do de­fi­ni­ti­vo en la OCDE pa­ra adop­tar una ba­se im­po­ni­ble con­so­li­da­da co­mún del im­pues­to so­bre so­cie­da­des (BICCIS) con la que to­das las mul­ti­na­cio­na­les con­tri­bu­yan en ca­da país con arre­glo a los be­ne­fi­cios que ob­tie­nen en ca­da uno de ellos. Tal y co­mo sos­tu­vo el co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Pie­rre Mos­co­vi­ci, «ca­da año se pier­den mi­les de mi­llo­nes de im­pues­tos a cau­sa de la elu­sión fis­cal, un di­ne­ro que se po­dría des­ti­nar a fi­nan­ciar ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo co­le­gios y hos­pi­ta­les o a im­pul­sar el em­pleo y el cre­ci­mien­to». En de­fi­ni­ti­va, los jus­tos no pue­den pa­gar por pe­ca­do­res. Por­que, una vez más, que­da de­mos­tra­do que Ha­cien­da no so­mos to­dos.

Sis­te­ma fis­cal So­lo se pue­de lu­char con­tra la elu­sión con me­di­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.