La opor­tu­ni­dad co­mer­cial que na­ce en el Me­di­te­rrá­neo

Ma­drid aco­gió es­ta se­ma­na un en­cuen­tro em­pre­sa­rial que reivin­di­có el diá­lo­go pú­bli­cop­ri­va­do pa­ra im­pul­sar el atrac­ti­vo in­ver­sor de la zo­na del Nor­te de Áfri­ca y Me­dio Orien­te

ABC - Empresa - - Economía Global - FER­NAN­DO PÉ­REZ

Más de 200 par­ti­ci­pan­tes de las prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les, go­bier­nos y or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les de 25 paí­ses se han reuni­do es­ta se­ma­na en Ma­drid en una Cum­bre Em­pre­sa­rial ME­NA-OCDE (ME­NA es el acró­ni­mo en in­glés de la zo­na de Me­dio Orien­te y el nor­te de Áfri­ca), en la que se han ana­li­za­do las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les que brin­da es­ta zo­na geo­grá­fi­ca con eje en el Me­di­te­rrá­neo y se ha reivin­di­ca­do la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver el diá­lo­go pú­bli­co-pri­va­do pa­ra di­na­mi­zar las eco­no­mías de es­tos paí­ses y fa­ci­li­tar la rea­li­za­ción de las re­for­mas po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas o so­cia­les a las que de­ben ha­cer fren­te sus go­bier­nos.

En es­te con­tex­to, el even­to sir­vió tam­bién de mar­co pa­ra pre­sen­tar el Con­se­jo Asesor Em­pre­sa­rial ME­NA-OCDE, una ini­cia­ti­va pa­ra avan­zar en es­te pro­pó­si­to de diá­lo­go pro­mo­vi­da por la CEOE y la Con­fe­de­ra­ción Tu­ne­ci­na de In­dus­tria, Co­mer­cio y Ar­te­sa­nía (UTICA).

«El ob­je­ti­vo del Con­se­jo Asesor Em­pre­sa­rial ME­NA-OCDE es im­pul­sar el diá­lo­go pú­bli­co-pri­va­do co­mo he­rra­mien­ta pa­ra el desa­rro­llo de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas. La com­pe­ti­ti­vi­dad y el cre­ci­mien­to in­clu­si­vo son ob­je­ti­vos com- par­ti­dos, pe­ro ni los go­bier­nos so­los sa­ben có­mo al­can­zar­los, ni el sec­tor pri­va­do tie­ne la ca­pa­ci­dad de for­ma ais­la­da. La par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar una me­jor ca­li­dad en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de ca­ra a al­can­zar ma­yo­res re­sul­ta­dos», ex­pli­ca Joa­quín Gay de Mon­te­llá, vi­ce­pre­si­den­te de CEOE y co­pre­si­den­te del MENAOCDE Bu­si­ness Ad­vi­sory Board (BAB).

Gay de Mon­te­llá cree que es­te diá­lo­go pre­ce­si­sa de la crea­ción de «una re­la­ción de re­ci­pro­ci­dad» pa­ra que sea «efi­caz y equi­ta­ti­vo». «El sec­tor pú­bli­co tie­ne que es­cu­char al sec­tor pri­va­do, to­mar en cuen­ta sus preo­cu­pa­cio­nes y prio­ri­da­des, y ha­cer lo po­si­ble pa­ra eli­mi­nar las tra­bas a su desa­rro­llo. El sec­tor pri­va­do a su vez de­be adop­tar me­di­das pa­ra ase­gu­rar un com­por­ta­mien­to res­pon­sa­ble y una con­tri­bu­ción po­si­ti­va al in­te­rés ge­ne­ral. Fi­nal­men­te, tie­nen que crear­se me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­cen la trans­pa­ren­cia de es­ta re­la­ción», con­clu­ye.

Res­pon­sa­bi­li­dad mu­tua

Re­for­zar el desa­rro­llo de un sec­tor pri­va­do bien es­truc­tu­ra­do a ni­vel re­gio­nal es una de las cla­ves pa­ra el cre­ci­mien­to co­mer­cial e in­ver­sor en una zo­na re­ple­ta de opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién de in­cer­ti­dum­bres. Pa­ra con­se­guir­lo, « por un la­do, los go­bier­nos tie­nen que pro­por­cio­nar mar­cos re­gu­la­to­rios y ad­mi­nis­tra­ti­vos efi­ca­ces y eli­mi­nar ba­rre­ras al co­mer­cio, a la in­ver­sión y ga­ran­ti­zar igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Por otro la­do, ha­ce fal­ta que los go­bier­nos desa­rro­llen vi­sio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra apo­yar el desa­rro­llo de nue­vos sec­to­res y con­tri­buir a la di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía. Sin em­bar­go, par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad tam­bién de­be re­caer so­bre el pro­pio sec­tor pri­va­do, quien de­be de or­ga­ni­zar­se de for­ma que pue­da ca­na­li­zar de ma­ne­ra es­truc­tu­ra­da sus in­tere­ses, de pre­sen­tar- se co­mo in­ter­lo­cu­tor an­te el go­bierno con cla­ri­dad y le­gi­ti­mi­dad», sub­ra­ya el vi­ce­pre­si­den­te de la CEOE.

Es­te nue­vo Con­se­jo Asesor se en­mar­ca en el pro­gra­ma ME­NA-OCDE, crea­do en 2005 pa­ra me­jo­rar el am­bien­te de in­ver­sión en la zo­na e in­cen­ti­var la trans­pa­ren­cia y el cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble. Car­los Con­de, je­fe de la Di­vi­sión de Orien­te Me­dio y Áfri­ca de la OCDE, sub­ra­ya que en es­tos años la ini­cia­ti­va «ha con­se­gui­do con­so­li­dar­se co­mo una pla­ta­for­ma de coope­ra­ción re­gio­nal e in­ter­cam­bio de prác­ti­cas. An­te la in­su­fi­cien­cia de los me­ca­nis­mos de in­te­gra­ción, es im­pres­cin­di­ble crear un es­pa­cio de diá­lo­go. El Pro­gra­ma de Com­pe­ti­ti­vi­dad ha apo­ya­do es­tos años a los go­bier­nos de la re­gión a tra­vés de re­des ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos es­pe­cia­li­za­das en po­lí­ti­cas de in­ver­sión y co­mer­cio, em­pren­di­mien­to, go­bierno cor­po­ra­ti­vo e igual­dad de gé­ne­ro»

La ini­cia­ti­va, sub­ra­ya ade­más Con­de, ha fa­ci­li­ta­do el acer­ca­mien­to en­tre los paí­ses ME­NA y la OCDE, «y su ad­he­sión a ins­tru­men­tos y prin­ci­pios in­ter­na­cio­na­les pa­ra ele­var la ca­li­dad de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en la re­gión, al igual que su in­clu­sión en ba­ses de da­tos es­ta­dís­ti­cas que per­mi­tan rea­li­zar diag­nós­ti­cos pre­ci­sos».

Y es que los desafíos pen­dien­tes en la zo­na no son pre­ci­sa­men­te pe­que­ños. En­tre los prin­ci­pa­les, «unas es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas de­pen­dien­tes del sec­tor pú­bli­co y en mu­chos ca­sos de los re­cur­sos na­tu­ra­les, o la fal­ta de in­te­gra­ción re­gio­nal » , apun­ta Con­de. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, han con­se­gui­do desa­rro­llar eco­no­mías más di­ver­si­fi­ca­das en los úl­ti­mos diez años, co­mo se pue­de ver en la evo­lu­ción po­si­ti­va del ín­di­ce de com­ple­ji­dad eco­nó­mi­ca pu­bli­ca­da por el Ob­ser­va­to­rio de Com­ple­ji­dad Eco­nó­mi­ca (Ob­ser­va­tory

of Eco­no­mic Com­ple­xity, OEC). «Es­to mues­tra que las po­lí­ti­cas des­ti­na­das a crear sis­te­mas pro­duc­ti­vos más com­pe­ti­ti­vos y re­si­lien­tes, en par­ti­cu­lar en aque­llos paí­ses pro­duc­to­res de hi­dro­car­bu­ros, han te­ni­do ya un im­pac­to no­ta­ble», apun­ta Con­de.

Ade­más, gran par­te de los paí­ses de la re­gión es­tán lle­van­do a ca­bo re­for­mas le­gis­la­ti­vas pa­ra me­jo­rar el mar­co re­gu­la­to­rio y atraer in­ver­sión ex­tran­je­ra. «Des­de 2014, mu­chos paí­ses han re­vi­sa­do sus có­di­gos de in­ver­sión en los úl­ti­mos años, in­clui­dos Ar­ge­lia, Egip­to, Irak, Jor­da­nia, Ma­rrue­cos y Tú­nez » , apun­ta Con­de.

«Los paí­ses más in­tere­san­tes pa­ra las em­pre­sas son aque­llos que pro­por­cio­nan me­jo­res con­di­cio­nes y se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a los in­ver­so­res, y don­de se den me­no­res ni­ve­les de co­rrup­ción. Uno de los ob­je­ti­vos de la OCDE es que los paí­ses se ad­hie­ran a ins­tru­men­tos que ga­ran­ti­cen bue­nas prác­ti­cas en es­te sen­ti­do » , apun­ta en es­te sen­ti­do Gay de Mon­te­llá.

Una de las he­rra­mien­tas im­pul­sa­das por la OCDE son las Di­rec­tri­ces pa­ra Em­pre­sas Mul­ti­na­cio­na­les, di­se­ña­da co­mo una guía prác­ti­ca pa­ra que las em­pre­sas pue­dan adop­tar una con­duc­ta res­pon­sa­ble y que los go­bier­nos creen ins­tan­cias an­te las que se pue­dan ele­var ma­las prác­ti­cas. Puen­tes de en­ten­di­mien­to pa­ra avan­zar en un mer­ca­do en el que las opor­tu­ni­da­des pue­den co­men­zar a fluir.

ABC

De iz­quier­da a de­re­cha, Joa­quín Gay de Mon­te­llá, co­pre­si­den­te del Con­se­jo ME­NA-OCDE y vi­ce­pre­si­den­te de CEOE; Xia­na Mén­dez Bér­to­lo. se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Co­mer­cio; Zied Lad­ha­ri, mi­nis­tro de Desa­rro­llo, In­ver­sión y Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Tú­nez; Sa­mir Ma­joul, co­pre­si­den­te del Con­se­jo ME­NA-OCDE y pre­si­den­te de UTICA, y Car­los Con­de, je­fe de la Di­vi­sión de Orien­te Me­dio y Áfri­ca de la OCDE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.