El in­cier­to via­je ha­cia la li­be­ra­li­za­ción de au­to­bu­ses y au­to­ca­res

Bru­se­las quie­re abrir el mer­ca­do de las lí­neas de más de 100 ki­ló­me­tros

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - M. J. PÉ­REZ- BAR­CO

Las gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas que se de­di­can al trans­por­te in­ter­ur­bano de via­je­ros afron­tan un in­cier­to via­je ha­cia la li­be­ra­li­za­ción que pro­po­ne la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Pa­ra me­jo­rar la mo­vi­li­dad de los ciu­da­da­nos en lar­gas dis­tan­cias y te­ner un trans­por­te sos­te­ni­ble, Bru­se­las es­tá tra­ba­jan­do en la re­for­ma del re­gla­men­to que re­gu­la el ac­ce­so al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de los ser­vi­cios de au­to­ca­res y au­to­bu­ses. Y no que­da más re­me­dio que, a la par, se li­be­ra­li­cen a ni­vel na­cio­nal las lí­neas de au­to­bús y au­to­car de más de 100 ki­ló­me­tros. Una pro­pues­ta que ha cau­sa­do un in­ten­so de­ba­te, y di­vi­sión, en es­te sec­tor en­tre quie­nes no ven con bue­nos ojos las as­pi­ra­cio­nes eu­ro­peas y los que es­pe­ran la li­be­ra­li­za­ción co­mo una opor­tu­ni­dad de am­pliar el ne­go­cio y de me­jo­rar es­ta red de trans­por­tes. Por no ha­blar de nue­vos ope­ra­do­res que quie- ren hin­car el dien­te a una por­ción de un pas­tel ver­da­de­ra­men­te atrac­ti­vo. El sec­tor que se va re­cu­pe­ran­do de la cri­sis, es­tá rea­li­zan­do una fuer­te apues­ta por la mo­der­ni­za­ción y afron­ta su fu­tu­ro ha­cien­do fren­te a se­rios com­pe­ti­do­res co­mo los vue­los low cost, las agre­si­vas ofer­tas fe­rro­via­rias y la mo­vi­li­dad com­par­ti­da.

De apro­bar­se la pro­pues­ta eu­ro­pea, que ten­dría una apli­ca­ción in­me­dia­ta, la li­be­ra­li­za­ción afec­ta­rá a las 3.500 em­pre­sas que se de­di­can a es­ta ac­ti­vi­dad, a más de 80.000 em­pleos y pon­drá pa­tas arri­ba las 1.500 ru­tas que co­mu­ni­can re­gu­lar­men­te más de 8.000 nú­cleos de po­bla­ción a lo lar­go y an­cho de nues­tra geo­gra­fía. Apar­te de las ci­fras, a Con­fe­bus, la pa­tro­nal del sec­tor, no le fal­tan ar­gu­men­tos pa­ra de­fen­der el sis­te­ma ac­tual ba­sa­do en las con­ce­sio­nes que rea­li­zan el Es­ta­do y las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas a las em­pre­sas que se pre­sen­tan a con­cur­so pa­ra ex­plo­tar es­tas lí­neas de trans­por­te. Exis­te un es­pí­ri­tu de fon­do que, en opi­nión del pre­si­den­te de la pa­tro­nal Ra­fael Bar­ba­di­llo, ha­ce úni­co el mo­de­lo es­pa­ñol. «Te­ne­mos un sis­te­ma de trans­por­te —ex­pli­ca— ba­sa­do en las obli­ga­cio­nes de ser­vi­cio pú­bli­co. A tra­vés de los con­tra­tos con la Ad­mi­nis­tra­ción y de las con­ce- sio­nes el au­to­bús lle­ga a to­dos los rin­co­nes del país. Es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer la ru­ta ha­ya o no via­je­ros. Los trá­fi­cos ren­ta­bles tra­tan de com­pen­sar eco­nó­mi­ca­men­te los no ren­ta­bles pa­ra que el glo­bal ten­ga re­sul­ta­dos po­si­ti­vos y sin cos­te pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción. Si se li­be­ra­li­za, quién va a ha­cer los trá­fi­cos no ren­ta­bles». La pa­tro­nal es­ti­ma que so­lo el Es­ta­do ten­dría que in­ver­tir 500 mi­llo­nes al año en sub­ven­cio­nar esas ru­tas que no re­sul­tan atrac­ti­vas.

Ade­más, Bar­ba­di­llo in­di­ca que Bru­se­las quie­re apli­car el mo­de­lo ale­mán, al­go que no sir­ve por la pro­pia geo­gra­fía hu­ma­na es­pa­ño­la. « Ale­ma­nia es un país den­sa­men­te po­bla­do, no­so­tros te­ne­mos la po­bla­ción con­cen­tra­da en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y Ca­ta­lu­ña. El res­to es­tá muy dis­per­sa por to­do el te­rri­to­rio y el au­to­bús atien­de zo­nas ru­ra­les, ciu­da­des muy dé­bi­les... El sis­te­ma que pro­pug­na la CE no atien­de es­to».

Vo­ces crí­ti­cas

Te­ne­mos la flo­ta de au­to­bu­ses más mo­der­na de Eu­ro­pa (con una an­ti­güe­dad me­dia de 5,6 años fren­te a los 7,8 de la me­dia eu­ro­pea, con da­tos de Con­fe­bus), una ca­li­dad en los ser­vi­cios muy bien va­lo­ra­da por los usua­rios (7 so­bre 10) y unas ta­ri­fas muy com­pe­ti­ti­vas (la ta­ri­fa me­dia por via­je­ro/km es de 0,056 eu­ros fren­te a los 0,088 de Ale­ma­nia), de­fien­de Bar­ba­di­llo. Pe­ro no es su­fi­cien­te por­que son mu­chas las vo­ces que con­si­de­ran el mo­de­lo ob­so­le­to y cri­ti­can un sis­te­ma de con­ce­sio­nes de otros tiem­pos (hay con­ce­sio­nes de has­ta diez años de du­ra­ción) que es­tá fre­nan­do el desa­rro­llo del sec­tor.

Fli­xBus es uno de los ope­ra­do­res que quie­ren en­trar en el mer­ca­do es­pa­ñol.

Los au­to­bu­ses han tras­la­da­do 8.750 mi­llo­nes de via­je­ros en los úl­ti­mos cin­co años JAI­ME GAR­CÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.