CON PER­MI­SO

ABC - Empresa - - Empresa -

uid pro quo » . Al­go por al­go, va­mos. Si no, se aca­ba el tra­to. Y en esas es­tán los gran­des em­pre­sa­rios es­pa­ño­les har­tos ya de sen­tir­se uti­li­za­dos pa­ra dar con­te­ni­do a la es­tra­te­gia ar­chi­co­no­ci­da del «pre­si­den­te bo­ni­to». Y es que en to­da es­tra­te­gia mar­ca­da por el « to­ma y da­ca», hay que to­mar de­ci­sio­nes que in­vo­lu­cren y, en teo­ría, sa­tis­fa­gan en ma­yor o me­nor me­di­da, a to­das las par­tes im­pli­ca­das, lo que per­mi­ti­ría en teo­ría, y a prio­ri, me­jo­rar re­sul­ta­dos a pos­te­rio­ri, si unos y otros co­la­bo­ran.

En eco­no­mía, sue­le aso­ciar­se es­ta es­tra­te­gia con un jue­go lla­ma­do «Di­le­ma del pri­sio­ne­ro» , un ejem­plo ca­nó­ni­co de la «Teo­ría de los jue­gos» , que a su vez es una ra­ma de las ma­te­má­ti­cas apli­ca­das que tra­ta pro­ble­mas de de­ci­sión es­tra­té­gi­ca en la que los agen­tes que to­man de­ci­sio­nes, lo ha­cen an­ti­ci­pan­do las de­ci­sio­nes de otros agen­tes. Por tan­to, se pue­de de­cir que cual­quier si­tua­ción en la que las per­so­nas tie­nen un ob­je­ti­vo co­mún que per­se­guir e incentivos pa­ra re­ga­tear su es­fuer­zo es un po­ten­cial «di­le­ma del pri­sio­ne­ro», en el que la «re­ci­pro­ci­dad» y la «co­la­bo­ra­ción» son tér­mi­nos cla­ve de es­ta es­tra­te­gia.

Pre­ci­sa­men­te dos pa­la­bras que los gran­des em­pre­sa­rios de es­te país no per­ci­ben por nin­gu­na par­te en su par­ti­cu­lar «di­le­ma del pri­sio­ne­ro» con el ac­tual pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol. Más bien, to­do lo con­tra­rio. Han acu­di­do a la lla­ma­da del «lí­der» ca­da vez que los ha re­que­ri­do y lue­go... na­da de «to­ma», y mu­cho de «da­ca». Eso sí, fo­tos y pa­la­bras va­cías, a man­sal­va. La es­tra­te­gia ar­chi­co­no­ci­da del «pre­si­den­te bo­ni­to».

Tras los en­cuen­tros in­di­vi­dua­les del pa­sa­do agos­to, en la que a cam­bio de «arro­pa­mien­to» y «con­fian­za» re­ci­bían «pro­me­sas» de fu­tu­ro in­me­dia­to –aún hoy, in­cum­pli­das–, la éli­te em­pre­sa­rial es­pa­ño­la es­pe­ra­ba una reunión con­jun­ta pa­ra acla­rar tan­to glo­bo son­da gu­ber­na­men­tal. Por­que una de las me­di­das es­tre­lla con las que Pe­dro Sán­chez ate­rri­za­ba en Mon­cloa era una subida de im­pues­tos a em­pre­sas y nue­vos tri­bu­tos a la ban­ca, y eso era me­nes­ter acla­rar­lo cuan­to an­tes. Los di­rec­ti­vos ne­ce­si­ta­ban –y si­guen ne­ce­si­tan­do– sa­ber exac­ta­men­te qué ha­ría es­te Go­bierno pa­ra trans­mi­tir­le lo an­tes po­si­ble su ma­les­tar y desacuer­do. ¿Por qué tie­ne que ser el te­ji­do em­pre­sa­rial el que car­gue con el equi­li­brio pre­su­pues­ta­rio? Al fi­nal, cas­ti­ga a to­do el sec­tor pri­va­do y, de re­bo­te, a la eco­no­mía es­pa­ño­la. El ob­je­ti­vo, ha­cér­se­lo en­ten­der al Doc­tor Sán­chez.

Di­cho y he­cho. Reunión el 7 de sep­tiem­bre, en Mon­cloa, en­tre el pre­si­den­te, con al­gu­nos miem­bros de su Eje­cu­ti­va, y una vein­te­na de pa­tro­nos de la Fun­da­ción Ca­ro­li­na, en­tre los que se en­cuen­tran al­gu­nos de los pre­si­den­tes de las prin­ci­pa­les com­pa­ñías del Ibex 35. Allí se pre­sen­ta­ron el pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez-Pa­lle­te; Flo­ren­tino Pé­rez (ACS); Bor­ja Pra­do (En­de­sa); Pa­blo Is­la (In­di­tex); o Je­sús Nu­ño de la Ro­sa (El Cor­te In­glés); más al­gún se­gun­do es­pa­da en re­pre­sen­ta­ción del pa­trono, co­mo Ro­dri­go Eche­ni­que (San­tan­der Es­pa­ña). De­cep­ción. Lo pre­vi­si­ble era que Sán­chez usa­se la ci­ta pa­ra ga­ran­ti­zar al em­pre­sa­ria­do el com­pro­mi­so del Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta con la es­ta­bi­li­dad a cam­bio de un ma­yor es­fuer­zo fis­cal. Pues bien, tras la fo­to de fa­mi­lia an­tes del al­muer­zo, el «pre­si» su «speech» re­la­cio­na­do con in­ver­sio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, co­mió, y a los pos­tres se le­van­tó y se fue. ¡Su go­zo en un po­zo! El en­fa­do, mo­nu­men­tal. El tiem­po es oro y apre­mia. Con tan­ta no­ti­cia que crea in­cer­ti­dum­bre, los ne­go­cios se re­sien­ten ya. Y el pre­si­den­te... a lo su­yo, la fo­to de ri­gor.

Y en es­tas que es­ta­lla la cri­sis en­torno a la te­sis de Sán­chez. El pre­si­den­te mon­ta un ac­to pa­ra ce­le­brar los cien días de Go­bierno y de pa­so ta­pa el po­si­ble es­cán­da­lo. Ne­ce­si­ta de nue­vo sen­tir­se arro­pa­do y rau­do y ve­loz lla­ma a sus nue­vos com­pa­ñe­ros de via­je y... de po­sa­do. Los in­vi­ta­dos, cua­sio­bli­ga­dos, acu­den a la ci­ta, de nue­vo con la es­pe­ran­za de es­cu­char al­go más que pa­la­bras va­cías de con­te­ni­do es­tra­té­gi­co. Flo­ren­tino Pé­rez (ACS), Luis Ga­lle­go (Ibe­ria), Mau­ri­ci Lu­ce­na (Ae­na), Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez- Pa­lle­te ( Te­le­fó­ni­ca), Ig­na­cio Ga­lán (Iber­dro­la)... Un nue­vo «di­le­ma del pri­sio­ne­ro» flo­ta en el am­bien­te... ¿ Re­ci­pro­ci­dad? ¿ Co­la­bo­ra­ción? Sán­chez ha­bla del mar y los pe­ces y los di­rec­ti­vos se van de va­cío. Eso sí, allí es­ta­ban. Imá­ge­nes, a rau­da­les.

Los gran­des au­sen­tes des­de ha­ce tiem­po, Ana Bo­tín (San­tan­der); Fran­cis­co Gon­zá­lez (BB­VA); y Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri (Ban­kia). Pa­ra qué per­der el tiem­po. El men­sa­je ya lo tie­ne el pre­si­den­te en su ban­de­ja de re­ci­bi­dos. Coin­ci­den. «En una eta­pa de des­ace­le­ra­ción cre­cien­te ha­ce fal­ta una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca bien plan­tea­da, y es­ta nor­mal­men­te no de­be­ría pa­sar por una ex­pan­sión del gas­to pú­bli­co ni por una subida de im­pues­tos», di­jo Gon­zá­lez en una en­tre­vis­ta con ABC pu­bli­ca­da pre­ci­sa­men­te el pa­sa­do lu­nes. ¿Que de­ci­de un im­pues­to a la ban­ca ha­cien­do la gue­rra por su cuen­ta? Lo mis­mo la en­cuen­tra en for­ma de tras­la­do de se­des fue­ra de fron­te­ras es­pa­ño­las. Pe­ro, me­jor, no an­ti­ci­pe­mos de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.