El ta­ma­ño aún sigue im­por­tan­do

ABC - Empresa - - Sumario -

Pa­re­ce que eli­mi­nar tra­bas al cre­ci­mien­to ni si­quie­ra es­tá ya en el fo­co po­lí­ti­co

Es un pro­ble­ma que vie­ne de muy le­jos, que se agra­vó con la cri­sis (y aca­bó agi­gan­tan­do sus de­mo­le­do­res efec­tos) y que, des­pués de ca­si un lus­tro de re­cu­pe­ra­ción, sigue con­di­cio­nan­do el fu­tu­ro. Ayer y hoy, el par­que em­pre­sa­rial es­pa­ñol se ca­rac­te­ri­za por un re­du­ci­do ta­ma­ño fren­te a la me­dia eu­ro­pea. Un hán­di­cap es­truc­tu­ral que las­tra la com­pe­ti­vi­dad, merma la pro­duc­ti­vi­dad, li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de crear em­pleo es­ta­ble y de ca­li­dad y re­du­ce las op­cio­nes de las com­pa­ñías de com­pe­tir en los mer­ca­dos glo­ba­les y de en­con­trar oxí­geno fi­nan­cie­ro. Las ci­fras son ro­tun­das. En Es­pa­ña, 95 de ca­da cien em­pre­sas son micropymes, tér­mino que se uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se a las com­pa­ñías de en­tre ce­ro y nue­ve tra­ba­ja­do­res. Las gran­des em­pre­sas, las que su­man más de 250 em­plea­dos, re­pre­sen­tan un exi­guo 0,12% del to­tal, aun­que aca­pa­ran ca­si el 28% del em­pleo. Sin em­bar­go, en Ale­ma­nia, pa­ra­dig­ma de mo­de­lo in­dus­trial de pres­ti­gio, las gran­des com­pa­ñías su­po­nen el 0,47% del to­tal y las micropymes po­co más del 82%.

Pue­de que el im­por­tan­te pe­so que el sec­tor ser­vi­cios tie­ne en la eco­no­mía es­pa­ño­la ex­pli­que en cier­ta me­di­da la sem­pi­ter­na ji­ba­ri­za­ción de nues­tro te­ji­do em­pre­sa­rial, pe­ro des­de lue­go la idea de pen­sar en pe­que­ño y so­ñar con mi­nús­cu­las no es con­sus­tan­cial al emprendedor es­pa­ñol. La reali­dad es que pe­gar el es­ti­rón se con- vier­te en una mi­sión ca­si im­po­si­ble, en un ejer­ci­cio de te­me­ri­dad que pue­de aca­bar des­ani­man­do al más de­ci­di­do, cuan­do la am­bi­ción y las ga­nas de ir más allá se es­tre­llan con­tra to­do ti­po de obs­tácu­los nor­ma­ti­vos, ad­mi­nis­tra­ti­vos, la­bo­ra­les y fis­ca­les. El sim­ple he­cho de pa­sar de 49 a 50 em­plea­dos ya su­po­ne una acu­mu­la­ción de car­gas que ha­cen me­di­tar muy mu­cho un pa­so que, en no po­cas oca­sio­nes, pue­de ser en fal­so y com­pro­me­ter el fu­tu­ro del ne­go­cio.

Lo más in­quie­tan­te es que el pro­ble­ma, que sí que es­tu­vo so­bre la me­sa en an­te­rio­res le­gis­la­tu­ras (sin re­su­la­dos de­ma­sia­do efec­ti­vos, to­do sea di­cho), pa­re­ce aho­ra com­ple­ta­men­te des­te­rra­do del de­ba­te po­lí­ti­co. En un mo­men­to en el que el con­sen­so es un uni­cor­nio es­qui­vo que co­rre de­trás de un ga­mu­sino atri­bu­la­do, abor­dar re­for­mas que fa­ci­li­ten el cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial no se con­tem­pla co­mo una ur­gen­cia. El Go­bierno Sán­chez (lo que va que­dan­do de él) en­tien­de que es más sen­sa­to in­cre­men­tar la car­ga im­po­si­ti­va so­bre las em­pre­sas has­ta que no pue­dan res­pi­rar ni ten­gan mar­gen pa­ra ge­ne­rar em­pleo. Siem­pre se ha di­cho que el ta­ma­ño del éxi­to se­rá pro­por­cio­nal al ta­ma­ño del es­fuer­zo rea­li­za­do, pe­ro cuan­do el em­pe­ño y el ahín­co se cen­tran en po­ner las co­sas di­fí­ci­les, lo úni­co que pue­de aca­bar cre­cien­do son los enanos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.