El mu­ro nor­ma­ti­vo que se­pul­ta el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas es­pa­ño­las

Las tra­bas bu­ro­crá­ti­cas, la­bo­ra­les y fis­ca­les fre­nan el desa­rro­llo em­pre­sa­rial y abo­can a Es­pa­ña a ser un país de micropymes Las ci­fras con­fir­man que las fir­mas de ma­yor ta­ma­ño crean más y me­jor em­pleo, son más com­pe­ti­ti­vas y re­sis­ten me­jor las cri­sis

ABC - Empresa - - A Fondo - DA­NIEL CABALLERO

Goo­gle na­ció co­mo una mi­cro­em­pre­sa allá por 1998. Fue en­ton­ces cuan­do un par de ávi­dos es­tu­dian­tes re­ci­bie­ron el apo­yo mo­ne­ta­rio su­fi­cien­te pa­ra tras­la­dar­se de una ha­bi­ta­ción de uni­ver­si­dad a un ga­ra­je. Hu­bo un in­ver­sor que con 100.000 dó­la­res con­fió en lo que hoy es el gi­gan­te de los bus­ca­do­res; un ti­tán de más de 800.000 mi­llo­nes de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til y de­ce­nas de mi­les de tra­ba­ja­do­res en nó­mi­na. Ya no es aque­lla py­me de ha­ce 20 años gra­cias a que al­guien que di­ri­gía una gran em­pre­sa in­su­fló en ella el di­ne­ro su­fi­cien­te. En­ton­ces, y hoy día, su lí­mi­te era eté­reo, co­mo el de Si­lli­con Va­lley. Sin em­bar­go, la ex­cep­ción no es la re­gla, al me­nos en Es­pa­ña. En nues­tro país, ma­ni­pu­lan­do el re­fra­ne­ro po­pu­lar, la em­pre­sa que quie­re so­bre­sa­lir es la que más gol­pes re­ci­be.

Las com­pa­ñías na­cio­na­les son en su gran ma­yo­ría (94,83%) micropymes, es de­cir, de en­tre ce­ro y nue­ve tra­ba­ja­do­res. El por­cen­ta­je res­tan­te son pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des, aun­que es­tas úl­ti­mas ape­nas re­pre­sen­tan el 0,12% del to­tal. Es­to, se­gún ci­fras a ni­vel eu­ro­peo, es la tó­ni­ca ha­bi­tual en las eco­no­mías co­mu­ni­ta­rias, sal­vo en Ale­ma­nia y Reino Uni­do. En el pri­me­ro de esos paí­ses las micropymes su­po­nen el 82,16% y en el se­gun­do el 88,94%. Ci­fras que evi­den­cian que en to­dos los Es­ta­dos miem­bros el ta­ma­ño em­pre­sa­rial es, cuan­to me­nos, re­du­ci­do co­mo tó­ni­ca ge­ne­ral. Varían los da­tos en­tre paí­ses, así co­mo el em­pleo, pro­duc­ti­vi­dad y fa­ci­li­da­des que tie­nen en ca­da re­gión pa­ra ha­cer cre­cer a sus em­pre­sas.

En nues­tro país, esas micropymes ge­ne­ran el 40,8% del em­pleo y las gran­des aca­pa­ran el 27,7%; en Ale­ma­nia las ci­fras son del 19 y 36,6%, res­pec­ti­va­men­te; y en Reino Uni­do del 18 y 46,6%. Una mues­tra de que las gran­des com­pa­ñías son uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res del mer­ca­do la­bo­ral, pe­se a re- pre­sen­tar can­ti­da­des muy ba­jas en cuan­to a nú­me­ro de em­pre­sas. Y no so­lo guían el ti­món del em­pleo, sino tam­bién el de la pro­duc­ti­vi­dad y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Los ex­per­tos, al uní­sono, coin­ci­den en que el ob­je­ti­vo de­be ser de­jar atrás ese te­ji­do de micropymes que so­lo ge­ne­ra ba­ja pro­duc­ti­vi­dad. Y, tam­bién, mis­ma te­sis man­te­nía –y man­tie­ne– el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en su in­for­me país de 2015: « La ba­ja pro­duc­ti­vi­dad de la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá ex­pli­ca­da en par­te por el pre­do­mi­nio de em­pre­sas pe­que­ñas y po­co pro­duc­ti­vas».

Apo­yo ins­ti­tu­cio­nal

Des­de el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios, Ali­cia Co­ro­nil, su di­rec­to­ra de Eco­no­mía, ha­ce un lla­ma­mien­to a que des­de las ins­ti­tu­cio­nes se fo­men­te el cre­ci­mien- to em­pre­sa­rial. A su jui­cio, son to­do ven­ta­jas: «Es cla­ve crear un mar­co re­gu­la­to­rio y fis­cal de un país com­pe­ti­ti­vo que es­ti­mu­le la crea­ción y el cre­ci­mien­to de las em­pre­sas. Un cre­ci­mien­to más sostenible, por­que las de ma­yor ta­ma­ño crean em­pleo más es­ta­ble y con sa­la­rios más al­tos. El re­torno des­de el pun­to de vis­ta so­cio­eco­nó­mi­co es ma­yor», apun­ta, al tiem­po que ha­ce hin­ca­pié en los pro­ble­mas que afron­ta Es­pa­ña co­mo te­rri­to­rio. Con­cre­ta­men­te, des­ta­ca que las pe­que­ñas em­pre­sas no en­cuen­tran más que ba­ches pa­ra am­pliar su ca­pa­ci­dad y cre­cer. De es­ta ma­ne­ra, Co­ro­nil se­ña­la que hay mu­chas que de­ci­den no so­bre­pa­sar un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res o fac­tu­ra­ción pa­ra no ver­se pe­na­li­za­das. En con­so­nan­cia, la so­lu­ción que es­tas adop­tan pa­sa por crear otra pe­que­ña em­pre­sa. Una nue­va com­pa­ñía que en­gro­sa la lista an­te la fal­ta de com­pro­mi­so del Go­bierno, tan­to del an­te­rior co­mo del ac­tual. «Es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca po­lí­ti­ca de frag­men­ta­ción en la que no se ha lo­gra­do con­sen­so en cin­co años en las re­for­mas. Por aho­ra no se es­tá vien­do co­mo al­go prio­ri­ta­rio en el de­ba­te po­lí­ti­co; lo fue pe­ro se ha per­di­do el fo­co», di­ce la por­ta­voz del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios.

Fuen­tes em­pre­sa­ria­les, in­clu­so, ha­blan de de­ja­dez del ac­tual Eje­cu­ti­vo pa­ra re­to­mar el in­ten­to in­fruc­tuo­so de di­na­mi­zar el au­men­to de ta­ma­ño ini­cia­do por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. El ga­bi­ne­te del ex­di­ri­gen­te po­pu­lar pu­so en mar­cha un plan pa­ra apo­yar el cre­ci­mien­to em­pre­sa­rial, aun­que que­dó en la na­da.

Raúl Mín­guez, di­rec­tor del Ser­vi­cio de Es­tu­dios de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña, de­ta­lla que «un te­ji­do em­pre­sa­rial ba­sa­do en pe­que­ñas em­pre­sas no im­pul­sa tan­to el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y es más sen­si­ble a los cam­bios de co­yun­tu­ra». En otras pa­la­bras, el ex­per­to avi­sa de que la es­truc­tu­ra de nues­tro país nos ha­ce más vul­ne­ra­bles a fu­tu­ras cri­sis que pue­dan sur­gir; a ré­pli­cas del úl­ti­mo cis­ma vi­vi­do des­de 2008. Por ello, Mín­guez abo­ga por fo­men­tar un te­ji­do con ma­yor pe­so de me­dia­nas y gran­des em­pre­sas, aun­que pa­ra ello, an­tes, ha­bría que con­cien­ciar al Go­bierno de que gran em­pre­sa es si­nó­ni­mo de más y me­jor em­pleo, ma­yo­res sa­la­rios, más com­pe­ti­ti­vi­dad, au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad y cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes.

El por­ta­voz de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña apun­ta a las co­ti­za­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial de los tra­ba­ja­do­res co­mo uno de los gran­des pro­ble­mas a la ho­ra de con­tra­tar. Tal es así que un em­plea­do con un sa­la­rio bru­to de 22.800 eu­ros anua­les le cues­ta al em­pre­sa­rio más de 30.000. Asi­mis­mo, Mín­guez des­ta­ca las ba­rre­ras en cuan­to a fis­ca­li­dad, co­mo es el ca­so de las obli­ga­cio­nes que sur­gen al pa­sar de un es­ca­lón a otro, por no ha­blar, en tér­mi­nos la­bo­ra­les, de que a par­tir de 49 tra­ba­ja­do­res es obli­ga­to­rio aban-

do­nar la fi­gu­ra del de­le­ga­do sin­di­cal y dar pa­so al co­mi­té de em­pre­sa. To­do un com­pen­dio de va­llas de tal al­tu­ra que ha­cen muy di­fí­cil que quien desea cre­cer, pue­da ha­cer­lo. In­clu­so, un es­tu­dio que reali­zó la Cá­ma­ra de Co­mer­cio re­ve­la que me­nos de un 20% de los em­pre­sa­rios en­cues­ta­dos no an­sía nue­vos ho­ri­zon­tes, lo que mues­tra el «quie­ro y no me de­jan» del sis­te­ma.

Ma­yo­res cos­tes

Car­los Ruiz, di­rec­tor de Eco­no­mía e In­no­va­ción de Cepy­me, ex­pli­ca que sim­ple­men­te por te­mas de bu­ro­cra­cia los cos­tes ya se disparan pa­ra las pe­que­ñas com­pa­ñías. «En una mi­cro­em­pre­sa, sal­var una car­ga ad­min­si­tra­ti­va o un trá­mi­te bu­ro­crá­ti­co, el cos­te es su­pe­rior en 10 de ve­ces a lo que le cues­ta a una gran com­pa­ñía», afir­ma, pa­ra con­ti­nuar con que en Es­pa­ña no de­be­mos cen­trar­nos en au­men­tar el ta­ma­ño por con­vic­ción sino con un ob­je­ti­vo cla­ro: que au­men­te nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad, las ex­por­ta­cio­nes y, tam­bién, que va­ríen las ac­ti­vi­da­des de al­gu­nas de esas em­pre­sas.

Ruiz, al ha­cer ba­lan­ce so­bre la ne- ce­si­dad de aban­do­nar el mo­de­lo de micrpy­mes, des­ta­ca que el mer­ca­do es­pa­ñol es­tá muy cen­tra­do en sec­to­res que de­pen­den de la de­man­da in­ter­na y el con­su­mo. Es de­cir, que el te­ji­do em­pre­sa­rial tie­ne en los ser­vi­cios –la res­tau­ra­ción prin­ci­pal­men­te– su mo­tor prin­ci­pal. De ahí que ha­ya tan­tas com­pa­ñías en es­ta hor­qui­lla de tra­ba­ja­do­res (ce­ro a nue­ve), lo que pro­vo­ca, por ejem­plo, des­pi­dos ma­si­vos cuan­do ter­mi­nan los con­tra­tos de ve­rano. Sin ir más le­jos, el pa­sa­do 31 de agos­to se des­tru­ye­ron más pues­tos de tra­ba­jo que nun­ca en nues­tro país, to­do ello por la fuer­te de­pen­den­cia de la hos­te­le­ría y el tu­ris­mo.

En con­se­cuen­cia, el ex­per­to de Cepy­me cons­ta­ta que « hay que fo­men­tar que las em­pre­sas ge­ne­ren ma­yor cre­ci­mien­to y vo­lu­men ha­cia ac­ti­vi­da­des con más ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y man­te­ni­mien­to del cre­ci­mien­to a lo lar­go del tiem­po». Y, ade­más, re­cal­ca que pa­ra al­gu­nas micropymes re­sul­ta esen­cial po­der ac­ce­der a la tecnología e in­no­va­ción. Pe­ro no a la inno-

va­ción en los tér­mi­nos que la en­tien­de Goo­gle co­mo gi­gan­te de In­ter­net, sino a as­pec­tos bá­si­cos co­mo el mar­ke­ting di­gi­tal que pa­ra ellas «es to­da una re­vo­lu­ción».

Así, to­do ello ayu­da­ría a re­du­cir la bre­cha en pro­duc­ti­vi­dad con el res­to de « co­le­gas » eu­ro­peos. Mien­tras Es­pa­ña re­gis­tró una pro­duc­ti­vi­dad de 101,6 pun­tos (sien­do la re­fe­ren­cia de la UE de 100), Ale­ma­nia al­can­zó los 106,2 pun­tos. En cam­bio, Reino Uni­do, tu­vo una pro­duc­ti­vi­dad in­fe­rior al va­lor de re­fe­ren­cia (99,8 pun­tos).

Asi­mis­mo, hay que ha­cer hin­ca­pié en que una ba­ja pro­duc­ti­vi­dad –ex­pli­ca­da por el ta­ma­ño em­pre­sa­rial, en par­te– so­lo im­pli­ca ma­yo­res es­fuer­zos pa­ra ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do que otros. Se­gún la OCDE, los es­pa­ño­les tra­ba­jan al año 1.687 ho­ras; los ale­ma­nes, por su par­te, 1.356 ho­ras. Es­to su­po­ne 331 ho­ras me­nos pa­ra nues­tros so­cios cen­troeu­ro­peos gra­cias a que ellos tie­nen una pro­duc­ti­vi­dad más al­ta, ba­sa­da tam­bién en apro­ve­char­se de sec­to­res tec­no­ló­gi­cos que, tra­di­cio­nal­men­te, apor­tan me­jo­res re­sul­ta­dos, se­gún ex­pli­can los ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te pe­rió­di­co. Aun así, el ob­je­ti­vo es cla­ro: «De­be­ría­mos pa­re­cer­nos a Ale­ma­nia. Pe­ro te­ne­mos que ir dan­do pa­sos y pri­me­ro de­be­ría­mos pa­re­cer­nos al te­ji­do fran­cés y pro­gre­si­va­men­te ha­cer es­te re­co­rri­do. De­be ser una estrategia de país», apun­ta Co­ro­nil.

Ex­por­ta­cio­nes

En una eco­no­mía co­mo la es­pa­ño­la que de­pen­de am­plia­men­te de las ex­por­ta­cio­nes, en­tra en con­tra­dic­ción el he­cho de que el te­ji­do em­pre­sa­rial sea de micropymes. Se­gún el in­for­me «Aná­li­sis de la em­pre­sa ex­por­ta­do­ra por ta­ma­ño » de la CEOE, ape­nas el 2,9% de las com­pa­ñías de me­nos de 200 tra­ba­ja­do­res ven­de en el ex­te­rior. Al mis­mo tiem­po, el 54,8% de las de más de 200 em­plea­dos tie­ne ne­go­cios fue­ra. Pe­ro la di­fe­ren­cia no que­da ahí.

Las gran­des em­pre­sas so­lo su­po­nen el 0,12% del to­tal en Es­pa­ña, pe­ro más de la mi­tad del vo­lu­men de las ex­por­ta­cio­nes na­cio­na­les tie­ne su ra­zón de ser en ellas. El in­for­me de CEOE apun­ta a que de­trás de es­tas es­ta­dís­ti­cas se en­cuen­tra que es­tas dis­po­nen de ma­yo­res re­cur­sos, pue­den asu­mir más ries­gos y apro­ve­char eco­no­mías de es­ca­la. Un ex­tre­mo, es­te úl­ti­mo, res­pal­da­do tam­bién por el FMI.

Ade­más, úni­ca­men­te las gran­des em­pre­sas ga­ran­ti­zan es­ta­bi­li­dad en las ex­por­ta­cio­nes, en­ten­di­da co­mo una re­la­ción que se pro­lon­ga en el tiem­po, es de­cir, que da lu­gar a más in­ter­cam­bios en el fu­tu­ro. «Las pymes es­pa­ño­las tie­nen una me­nor con­ti­nui­dad», di­ce el do­cu­men­to de la pa­tro­nal. Así las co­sas, más de un 60% de las ex­por­ta­cio­nes de las micropymes no son es­ta­bles.

Con to­do, la ten­den­cia es al al­za en con­jun­to. Pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des vie­nen ex­pe­ri­men­tan­do los úl­ti­mos años un cre­ci­mien­to le­ve pe­ro sos­te­ni­do de las ex­por­ta­cio­nes en nú­me­ro de com­pa­ñías que sa­len al ex­te­rior.

Co­ro­nil avi­sa de que con la cri­sis mu­chos se han da­do cuen­ta de que ne­ce­si­tan es­tar pre­sen­tes fue­ra. En una eco­no­mía glo­bal co­mo la ac­tual, par­ti­ci­par a ni­vel glo­bal en las transacciones per­mi­te a las com­pa­ñías ob­te­ner ma­yo­res be­ne­fi­cios. Aun­que no siem­pre es po­si­ble por las enor­mes tra­bas que tie­ne la pe­que­ña em­pre­sa pa­ra ex­pan­dir­se en el ex­tran­je­ro.

Por lo pron­to, los ex­per­tos ani­man a las au­to­ri­da­des a re­ba­jar los ba­de­nes que ha­cen a las com­pa­ñías mi­no­rar su ritmo in­ver­sor. Se­rá en­ton­ces cuan­do es­tas se li­be­ren de esa car­ga que na­ce en las ad­mi­nis­tra­cio­nes. «Pa­pá Es­ta­do» y su es­tre­cha re­gu­la­ción son un pro­ble­ma pa­ra su au­ge. «Si ayu­das a las em­pre­sas a cre­cer, es­tas por sí so­las lo van a ha­cer». Una fra­se de Car­los Ruiz que re­su­me a la per­fec­ción que al pe­que­ño em­pre­sa­rio no hay que en­jau­lar­le sino de­jar­le la puer­ta abier­ta pa­ra que vue­le ha­cia lo más al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.