Los úl­ti­mos po­zos de car­bón, con­de­na­dos por la «tran­si­ción ener­gé­ti­ca» de Sán­chez

Σ En tres dé­ca­das, Es­pa­ña ha pa­sa­do de te­ner 46.000 mi­ne­ros a a po­co más de 2.000

ABC - Empresa - - Coyuntura - RO­BER­TO PÉ­REZ

En 1989, las mi­nas es­pa­ño­las de car­bón da­ban tra­ba­jo a más de 46.000 per­so­nas; aho­ra no que­dan ni 2.200 mi­ne­ros, y la mi­tad es­tán a suel­do del sec­tor pú­bli­co por­que tra­ba­jan en la his­tó­ri­ca Hu­no­sa (Hu­lle­ra del Nor­te), per­te­cien­te al cien por cien a la So­cie­dad Es­ta­tal de Par­ti­ci­pa­cio­nes In­dus­tria­les (SE­PI).

Ha­ce dé­ca­das que el car­bón en­tró en un de­cli­ve pro­fun­do y ace­le­ra­do, inin­te­rrum­pi­do. Des­de ha­ce años, esa de­ca­den­cia tran­si­ta por una ago­nía que pa­re­ce sin re­me­dio. Y, aho­ra, el yu­go im­pues­to a las cen­tra­les tér­mi­cas que que­man car­bón au­tóc­tono po­ne el res­to, pun­ti­lla le­tal que ace­le­ra­rá la muer­te de las mi­nas de car­bón en Es­pa­ña.

La «tran­si­ción ener­gé­ti­ca» que da nom­bre al mi­nis­te­rio de nue­vo cu­ño in­cu­ba­do por el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez ha co­lo­ca­do al car­bón en el pre­ci­pi­cio de­fi­ni­ti­vo. La apuesta del Eje­cu­ti­vo ha pues­to fe­cha de cie­rre a la mi­tad de las cen­tra­les tér­mi­cas que hay en Es­pa­ña. Y, sin ellas, ex­traer car­bón de­ja­rá de te­ner sen­ti­do.

Es­te ti­po de cen­tra­les pro­li­fe­ra­ron al ca­lor de las cuen­cas mi­ne­ras es­pa­ño­las. Tér­mi­cas y po­zos de car­bón han acos­tum­bra­do a com­par­tir ve­cin­dad por una ele­men­tal cues­tión de re­duc­ción de cos­tes – evi­tar­se el gas­to de trans­por­tar el com­bus­ti­ble a que­mar pa­ra pro­du­cir elec­tri­ci­dad–. De ahí que sin cen­tra­les en las que que­mar­lo, el car­bón au­tóc­tono no se se­gui­rá ex­tra­yen­do. Por eso el eco­lo­gis­mo aban­de­ra­do por el Go­bierno de Sán­chez con las tér­mi­cas su­po­ne la pun­ti­lla a la mi­ne­ría del car­bón en Es­pa­ña.

Pro­me­sas que no con­ven­cen

El asun­to ge­ne­ra re­vue­lo po­lí­ti­co, ten­sio­nes den­tro del pro­pio PSOE, por­que com­pro­me­te a «ba­ro­nes» so­cia­lis­tas que go­bier­nan re­gio­nes con tér­mi­cas y mi­nas de car­bón –ca­so de Aragón y As­tu­rias–. En esas zo­nas, la anun­cia­da «tran­si­ción ener­gé­ti­ca» es­tá ge­ne­ran­do quejas cre­cien­tes y mu­cha in­cer­ti­dum­bre.

Los que apues­tan por el fin del car­bón tra­tan de cal­mar los áni­mos de los di­rec­ta­men­te afec­ta­dos pro­me­tien­do pla­nes, in­ver­sio­nes y ayu­das pa­ra la re- con­ver­sión eco­nó­mi­ca de esos mu­ni­ci­pios que se en­fren­tan a un fu­tu­ro com­pli­ca­do sin las mi­nas o las tér­mi­cas –o am­bas dos–. Pe­ro esas pro­me­sas son las mis­mas que lle­van es­cu­chan­do des­de ha­ce trein­ta años en las cuen­cas mi­ne­ras es­pa­ño­las, idén­ti­ca mú­si­ca de una partitura a la que no dan cré­di­to al­guno. La des­con­fian­za es­tá jus­ti­fi­ca­da: los pla­nes de re­con­ver­sión pues­tos en mar­cha ha­ce tres de­ce­nios no han ser­vi­do real­men­te pa­ra ge­ne­rar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas al­ter­na­ti­vas; el cie­rre de las mi­nas de car­bón no se ha vis­to com­pen­sa­do, y en las cuen­cas mi­ne­ras lo que pre­do­mi­na es el de­cli­ve eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co.

De­sier­tos eco­nó­mi­cos

Des­de 1990, los su­ce­si­vos go­bier­nos han man­te­ni­do lí­neas per­ma­nen­tes de ayu­das li­ga­das a la re­con­ver­sión mi­ne­ra. Par­te fue­ron pa­ra in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ras con las que ha­cer más atrac­ti­vas esas co­mar­cas y atraer in- ver­sio­nes pro­duc­ti­vas con las que su­plir a las mi­nas. Otra par­te son ayu­das a la ex­trac­ción de car­bón. Y las ha ha­bi­do tam­bién pa­ra fo­men­tar pre­ju­bi­la­cio­nes.

En­tre to­das esas lí­neas de ayu­da, se cal­cu­la que en 30 años, has­ta el ejer­ci­cio pa­sa­do, se lle­va­ban gas­ta­dos unos 28.000 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co pa­ra ali­men­tar esos pla­nes de la mi­ne­ría del car­bón. A sim­ple vis­ta, la des­pro­por­ción es enor­me en­tre ese cau­dal con­su­mi­do y el re­sul­ta­do ob­te­ni­do. Pe­se a tan­to di­ne­ro, allí don­de de- sa­pa­re­ció el car­bón lo que sue­le abun­dar es el de­cli­ve, cuan­do no el de­sier­to eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co.

De es­to sa­ben bien en las zo­nas mi­ne­ras de Te­ruel. En es­ta pro­vin­cia, el car­bón da nom­bre a una de sus co­mar­cas, la de las Cuen­cas Mi­ne­ras. Es­ta zo­na tie­ne su ca­pi­tal en Utri­llas, una lo­ca­li­dad que en me­dio si­glo ha per­di­do al 65% de su po­bla­ción. Cie­rre de mi­nas y san­gría de­mo­grá­fi­ca han ido de la mano, pe­se a tan­ta pro­me­sa, tan­to plan y tan­tos mi­llo­nes pú­bli­cos pa­ra la re­con­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.