Ex­plo­sión turística y bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, el alar­man­te cóc­tel que agi­ta la eco­no­mía lu­sa

El pre­cio de la vi­vien­da su­ma dos años cre­cien­do por en­ci­ma del 14% y ya se de­ja ver el fan­tas­ma de la tu­ris­mo­fo­bia

ABC - Empresa - - Economía Glbobal - FRANCISCO CHA­CÓN CO­RRES­PON­SAL EN LIS­BOA

La do­ble ve­lo­ci­dad se instala en Por­tu­gal a gol­pe de «boom» tu­rís­ti­co e in­mo­bi­lia­rio. Mien­tras el suel­do mí­ni­mo no al­can­za los 600 eu­ros, el pre­cio de la vi­vien­da se dis­pa­ra sin freno, con los cre­ci­mien­tos in­ter­anua­les por en­ci­ma del 14% en los úl­ti­mos dos años. La bur­bu­ja se ha ins­ta­la­do y «di­fí­cil­men­te re­tro­ce­de­rá a los ni­ve­les an­te­rio­res», tal cual aler­tan los ex­per­tos.

Ya lo pre­di­jo Standard & Poor’s con un in­for­me en el que con­cluía: «La fuer­te de­man­da do­més­ti­ca y ex­tran­je­ra, así co­mo la es­ca­sez de la ofer­ta, es­tá pro­mo­vien­do unas fuer­tes subidas del va­lor de las ca­sas en Por­tu­gal».

El Ayun­ta­mien­to de Lis­boa con­fir­ma la ex­plo­sión y sus ser­vi­cios ur­ba­nís­ti­cos ya han de­tec­ta­do que un ter­cio de los in­mue­bles del cen­tro de la ca­pi­tal se des­ti­na pa­ra el alo­ja­mien­to, con­ver­ti­do en un ne­go­cio en es­ta ciu­dad de mo­da.

El po­der ad­qui­si­ti­vo de los de­man­dan­tes fo­rá­neos es­tá muy por de­lan­te de los lo­ca­les y ca­da vez la ava­lan­cha re­sul­ta más ele­va­da, so­bre to­do por­que los ju­bi­la­dos de paí­ses co­mo Sue­cia o Fin­lan­dia es­tán exen­tos de pa­gar im­pues­tos en el país ve­cino. Así las co­sas, los re­si­den­tes de to­da la vi­da se ven des­pla­za­dos y obli­ga­dos a echar­se en bra­zos del mer­ca­do de al­qui­ler en la pe­ri­fe­ria tan­to de Lis­boa co­mo de Opor­to.

Na­da me­nos que 49 ho­te­les van a abrir sus puer­tas en am­bas ur­bes de aquí a fi­nal de año; ta­les son las plus­va­lías vi­gen­tes en es­te ra­mo en al­za. Los lis­boe­tas se lanzan a co­lo­car en In­ter­net de­ce­nas de ca­sas dis­po­ni­bles pa­ra es­tan­cias cor­tas, que son las más so­li­ci­ta­das. Y nu­me­ro­sos edi­fi­cios des­tar­ta­la­dos se re­nue­van a gol­pe de la­va­do de ca­ra ur­ba­nís­ti­co, to­da una fuen­te de in­gre­sos pa­ra las ar­cas mu­ni­ci­pa­les a tra­vés de la con­ce­sión de li­cen­cias.

La pre­sión turística re­sul­ta ca­si as­fi­xian­te en el Chia­do, San­ta Ca­ta­ri­na o Prín­ci­pe Real, an­te­sa­la pa­ra una cier­ta «tu­ris­mo­fo­bia» en cier­nes, tal cual re­fle­jan las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta re­gis­tra­das.

En dis­tri­tos lis­boe­tas co­mo San­ta Ma­ria Maior o Mi­se­ri­cor­dia, la can­ti­dad de tu­ris­tas so­bre­pa­sa a la de ve­ci­nos, con el me­tro cua­dra­do por en­ci­ma de los 3.000 eu­ros. ¿Has­ta cuán­do se va a ma­ni­fes­tar es­ta as­cen­sión que pa­re­ce im­pa­ra­ble? ¿No hay ma­ne­ra de es­ta­ble­cer unos lí­mi­tes? Es lo que pi­den los por­tu­gue­ses de a pie, has­ta aho­ra en­can­ta­dos de re­ci­bir a tu­ris­tas pe­ro con una re­ti­cen­cia en cla­ra pro­gre­sión.

Una pro­po­si­ción no de ley en la Asam­blea de la Re­pú­bli­ca ha que­ri­do de­vol­ver el pro­ta­go­nis­mo ciu­da­dano a las co­mu­ni­da­des, pe­ro aún es­tá por com­pro­bar­se su efi­ca­cia real. Y es que la ma­yo­ría de los re­si­den­tes en un por­tal pue­de blo­quear a quie­nes po­nen sus apar­ta­men­tos en ren­ta si con­si­de­ran que hay de­ma­sia­do rui­do o cual­quier otra cir­cuns­tan­cia. La de­ci­sión fi­nal co­rres­pon­de­rá siem­pre al Con­sis­to­rio, eso sí.

«¿De­ma­sia­dos tu­ris­tas? En ab­so­lu­to. To­da­vía te­ne­mos que atraer a un nú­me­ro ma­yor». Las re­cien­tes pa­la­bras del pri­mer mi­nis­tro so­cia­lis­ta, An­tó­nio Cos­ta, no han he­cho sino in­quie­tar a mu­chos por­tu­gue­ses que sor­tean el ven­da­val in­mo­bi­lia­rio co­mo pue­den.

Lo di­jo a fi­na­les de la IV Cum­bre Turística de Lis­boa, don­de di­fun­dió el dato de que el pe­so del sec­tor per­ma­ne­ce en el 8% del PIB. A par­tir de ahí, anun­ció el ob­je­ti­vo de al­can­zar el 10% a cor­to y me­dio pla­zo. Y eso que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ya ha aler­ta­do al país ve­cino so­bre los ries­gos que con­lle­va sus­ten­tar­se de­ma­sia­do en la fuer­za del tu­ris­mo co­mo mo­tor eco­nó­mi­co.

Pe­ro las ta­sas que se co­bran por per­noc­ta­cio­nes o en los bi­lle­tes de trans­por­tes no ce­san de mos­trar su pu­jan­za co­mo fuen­tes re­cau­da­do­ras, una de las ra­zo­nes por las que el ex al­cal­de de la ca­pi­tal no ocul­ta su sa­tis­fac­ción por es­te ti­po de apuesta. Se ha­bla de un « efec­to Barcelona » que pue­de trans­for­mar Lis­boa en un en­cla­ve prohi­bi­ti­vo pa­ra el mo­des­to po­der ad­qui­si­ti­vo lo­cal.

FIE­BRE HO­TE­LE­RA Na­da me­nos que 49 nue­vos ho­te­les abri­rán sus puer­tas en Lis­boa y Opor­to de aquí a fi­na­les de año

ABC

Por­tu­gal se ha con­ver­ti­do en la ciu­dad turística de mo­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.