Los mo­ti­vos por los que los ETFs se han con­ver­ti­do en el pro­duc­to de mo­da

El mer­ca­do de fon­dos co­ti­za­dos se ha du­pli­ca­do en tan so­lo cin­co años en to­do el mun­do. Aun­que su uso en Eu­ro­pa es aún li­mi­ta­do, los ex­per­tos le au­gu­ran un fu­tu­ro pro­me­te­dor

ABC - Empresa - - Especial Etfs - MA­RÍA GÓ­MEZ SIL­VA

Los fon­dos co­ti­za­dos, más co­no­ci­dos por sus si­glas en in­glés (ETF, de ex­chan­ge tra­ded fund), son el úl­ti­mo gri­to en la in­dus­tria de la in­ver­sión. Aun­que su cuo­ta de mer­ca­do es aún pe­que­ña res­pec­to a ins­tru­men­tos más clá­si­cos co­mo los fon­dos, su cre­ci­mien­to es im­pa­ra­ble. A ni­vel mun­dial, han du­pli­ca­do su ta­ma­ño en tan so­lo cin­co años has­ta al­can­zar los 5,5 bi­llo­nes de dó­la­res, se­gún ETFGI, una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en in­for­ma­ción so­bre pro­duc­tos co­ti­za­dos.

Los ex­per­tos atri­bu­yen el des­pe­gue de es­te ins­tru­men­to in­ven­ta­do ha­ce ape­nas 3 dé­ca­das a los atri­bu­tos es­pe- cí­fi­cos del pro­duc­to, ca­rac­te­ri­za­do por re­pli­car un ín­di­ce (en lu­gar de se­lec­cio­nar in­di­vi­dual­men­te los ac­ti­vos que el ges­tor con­si­de­re que tie­nen más po­ten­cial). « El ape­ti­to por los ETFs se ba­sa en sus ca­rac­te­rís­ti­cas in­trín­se­cas de efi­cien­cia de cos­tes y sim­pli­ci­dad. Tie­nen co­mi­sio­nes más ba­jas que la ma­yo­ría de los vehícu­los de in­ver­sión dis­po­ni­bles en el mer­ca­do y dan ac­ce­so a una car­te­ra di­ver­si­fi­ca­da de una ma­ne­ra muy sim­ple: una so­la transac­ción es su­fi­cien­te pa­ra ac­ce­der a una ces­ta com­ple­ta de ac­cio­nes. Ade­más de es­to, los ETFs son vehícu­los trans­pa­ren­tes, ya que ofre­cen un ob­je­ti­vo de in­ver­sión cla­ro, el de re­pli­car el ren­di­mien­to de un ín­di­ce», ex­pli­ca Gaë­tan Del­cu­lée, di­rec­tor co­mer­cial glo­bal de Amun­di ETF, In­de­xing & Smart Be­ta.

Ma­riano Are­ni­llas, res­pon­sa­ble de DWS Ibe­ria, es­tá de acuer­do: «Las prin­ci­pa­les ven­ta­jas son la efi­cien­cia de pre­cios, la fle­xi­bi­li­dad y la li­qui­dez». Y lo mis­mo pien­sa Pe­dro Coel­ho, di­rec­tor de UBS ETF pa­ra Ibe­ria: «El ETF es el re­sul­ta­do de las in­no­va­cio­nes que se han pro­du­ci­do en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra en los úl­ti­mos 80 años y com­bi­na las ven­ta­jas de los dis­tin­tos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros exis­ten­tes».

Vi­ra­je des­de la ges­tión ac­ti­va

Pe­ro, ade­más, es­te des­pe­gue se ha pro­du­ci­do coin­ci­dien­do con un in­cre­men­to de la desafec­ción de los in­ver­so­res ha­cia los fon­dos tra­di­cio­na­les de­bi­do a las ele­va­das co­mi­sio­nes que se pa­gan en pos de una pre­ten­di­da ges­tión ac­ti­va que, en al­gu­nos ca­sos, no ha es­ta­do a la al­tu­ra. Es­te fe­nó­meno ha si­do par­ti­cu­lar­men­te acu­sa­do en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se ha pro­du­ci­do un des­vío de flu­jos des­de la ges­tión ac­ti­va has­ta la pa­si­va, de ma­ne­ra que el vo­lu­men de ETFs en el país ya al­can­za los 3,5 bi­llo­nes de dó­la­res y una cuo­ta de en torno al 15%. Br­yon La­ke, res­pon­sa­ble del ne­go­cio in­ter­na­cio­nal de ETFs de JP Mor­gan fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos, cree que hay tres mo­ti­vos pa­ra el re­tra­so de Eu­ro­pa con res­pec­to a Es­ta­dos Uni­dos: En pri­mer lu­gar, «la adop­ción tem­pra­na en Es­ta­dos Uni­dos»; en se­gun­do lu­gar, que «la re­gu­la­ción es­ta­dou­ni­den­se ha fa­vo­re­ci­do las in­ver­sio­nes pa­si­vas» y, en ter­ce­ro, que «la ba­se de clien­tes es di­fe­ren­te, pues los mi­no­ris­tas es­tán más acos­tum­bra­dos a cons­truir sus pro­pias car­te­ras». Ade­más, Are­ni­llas re­cuer­da que otro de los mo­ti­vos es­tá re­la­cio­na­do con el ta­ma­ño y la com­po­si­ción del mer­ca­do ame­ri­cano en sí: «Es­ta­dos Uni­dos es un so­lo mer­ca­do, mien­tras que Eu­ro­pa tie­ne mu­chos mer­ca­dos», di­ce.

En to­do ca­so, los ex­per­tos son op­ti­mis­tas con Eu­ro­pa, don­de los ETFs re­pre­sen­tan unos 800.000 mi­llo­nes de eu­ros. «El mer­ca­do eu­ro­peo de ETFs es más re­cien­te que el es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro su al­ta ta­sa de cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos 5 años de­mues­tra un fuer­te ape­ti­to de los in­ver­so­res. Es­to se de­be tan­to al au­men­to de la edu­ca­ción en torno a es­tos ins­tru­men­tos co­mo a la am­plia­ción de la ga­ma dis­po­ni­ble en el mer­ca­do, tan­to en ren­ta va­ria­ble co­mo en ren­ta fi­ja. Los ETFs es­tán co­men­zan­do una nue­va fa­se: la adop­ción de nue­vos clien­tes mi­no­ris­tas y dis­tri­bui­do­res, fa­vo­re­ci­da por Mi­fid, ya que los ETFs cum­plen per­fec­ta­men­te los cri­te­rios de trans­pa­ren­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad de cos­tes», di­ce Del­cu­lée.

Es­te es­pe­cia­lis­ta cree que es­ta si­tua­ción tam­bién se apli­ca a Es­pa­ña: «Aun­que los ETFs se han in­clui­do ade­cua­da­men­te en la asig­na­ción de ac­ti­vos de los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les, aún no han pe­ne­tra­do en el mer­ca­do mi­no­ris­ta, que re­pre­sen­ta un im­por­tan­te cam­po de cre­ci­mien­to pa­ra los pró­xi­mos años. Pa­ra lle­gar a es­tos clien­tes, los pro­vee­do­res de­be­rán co­la­bo­rar con los dis­tri­bui­do­res pa­ra me­jo­rar su ofer­ta de pro­duc­tos y crear con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos es­pe­cí­fi­cos».

Ven­ta­jas Los ETFs go­zan de li­qui­dez, trans­pa­ren­cia, me­no­res cos­tes y ac­ce­si­bi­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.