In­ver­tir en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial con ETFs, un mo­do de ren­ta­bi­li­zar el ma­ña­na

Es­ta tecnología po­dría con­tri­buir con has­ta 15,7 bi­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía glo­bal en 2030 y, por ello, es una in­ver­sión con mu­cho po­ten­cial, se­gún los ex­per­tos de Amun­di ETF

ABC - Empresa - - Especial Etfs - IN­VER­SIÓN

Los in­ver­so­res de éxi­to se ca­rac­te­ri­zan por mi­rar al ma­ña­na en lu­gar de cen­trar­se úni­ca­men­te en el pre­sen­te. En ese sen­ti­do, ca­be des­ta­car que una de las ten­den­cias de fu­tu­ro más pro­me­te­do­ras es la de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Y es que, se­gún la con­sul­to­ra PwC, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­dría con­tri­buir con has­ta 15,7 bi­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía glo­bal en 2030, más que la pro­duc­ción ac­tual de Chi­na e In­dia jun­tas.

Si bien, es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que la me­jor ma­ne­ra de ren­ta­bi­li­zar una ten­den­cia de fu­tu­ro es in­ver­tir pron­to, cuan­do los pre­cios to­da­vía es­tán ba­ra­tos y las va­lo­ra­cio­nes son ra­zo­na­bles. Pe­ro eso es com­pli­ca­do de ha­cer cuan­do una tecnología es in­ci­pien­te co­mo ocu­rre en el ca­so de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial: se tra­ta de una pro­me­sa de fu­tu­ro pe­ro las ta­sas ac­tua­les de adop­ción son ba­jas (so­lo una de ca­da 20 em­pre­sas usa ac­tual­men­te in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en sus pro­ce­sos). Di­cho es­to, con­vie­ne des­ta­car que to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les y la ma­yo­ría de las com­pa­ñías van a ir in­cor­po­ran­do po­co a po­co la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a sus ne­go­cios.

Se­gún In­ter­na­tio­nal Da­ta Cor­po­ra­tion, la in­ver­sión glo­bal anual en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial al­can­za­rá los 57.000 mi­llo­nes en 2021. Ade­más, las má­qui­nas se en­car­ga­rán de mu­chas de las ta­reas que a día de hoy rea­li­zan los hu­ma­nos. Así, las apli­ca­cio­nes de es­ta tecnología son muy di­ver­sas y es pro­ba­ble que, en el fu­tu­ro, sean in­di­vi­dua­li­za­das, no so­lo pa­ra ca­da sec­tor, sino pa­ra ca­da em­pre­sa. Por ejem­plo, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ya per­mi­te a los co­mer­cian­tes mi­no­ris­tas me­jo­rar la ges­tión de las exis­ten­cias y la ex­pe­rien­cia de clien­te. En con­cre­to, los ro­bots es­ca­nean las es­tan­te­rías de pro­duc­tos pa­ra rea­li­zar un se­gui­mien­to del in­ven­ta­rio; mien­tras que el re­co­no­ci­mien­to fa­cial pue­de ad­ver­tir si los clien­tes es­tán des­con­ten­tos. Y lo mis­mo su­ce­de con la agri­cul­tu­ra, que tam­bién es­tá ex­plo­ran­do los be­ne­fi­cios de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. En con­cre­to, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Aus­tra­lia del Sur desa­rro­lla­ron re­cien­te­men­te un sis­te­ma que usa dro­nes pa­ra de­tec­tar áreas que re­quie­ren rie­go adi­cio­nal. Es­to per­mi­ti­rá a los gran­je­ros pla­ni­fi­car cuán­ta agua ne­ce­si­ta­rán un día en con­cre­to. Ade­más, les ayu­da­rá a me­jo­rar la sa­lud de los cul­ti­vos y aho­rrar tiem­po pa­ra de­di­car­lo a cues­tio­nes más im­por­tan­tes.

Sin em­bar­go, in­ver­tir en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es más com­ple­jo que ha­cer­lo en te­lé­fo­nos mó­vi­les o en re­des so­cia­les. No se tra­ta de un pro­duc­to fí­si­co que se pue­de com­prar en una tien­da co­mo un pa­que­te de soft­wa­re. Por el con­tra­rio, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se di­se­ña­rá a me­di­da no so­lo pa­ra ca­da sec­tor in­dus­trial sino pa­ra ca­da em­pre­sa in­di­vi­dual. Y eso sig­ni­fi­ca que, pa­ra que las com­pa­ñías ten­gan éxi­to en el fu­tu­ro, ten­drán que co­men­zar a in­ver­tir hoy. Por­que no se pue­de dar la es­pal­da a es­te te­ma aho­ra y con­fiar en re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do con una in­ver­sión en el fu­tu­ro.

Y, al igual que las em­pre­sas ne­ce­si­tan in­ver­tir des­de ya en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, tam­bién ha­brían de ha­cer­lo los in­ver­so­res. De­be­rían asig­nar ca­pi­tal a es­ta te­má­ti­ca aho­ra pa­ra sa­car to­da la ren­ta­bi­li­dad a es­ta ten­den­cia tec­no­ló­gi­ca en el fu­tu­ro.

Pa­ra ofre­cer so­lu­cio­nes a los in­ver­so­res en es­te asun­to, Amun­di se ha aso­cia­do con Stoxx, el co­no­ci­do pro­vee­dor de ín­di­ces, pa­ra lan­zar su ETF glo­bal de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Uno de los prin­ci­pa­les desafíos que ha te­ni­do que su­pe­rar Stoxx pa­ra for­mar el ín­di­ce que re­pli­ca es­te ETF ha si­do el de acla­rar la con­tri­bu­ción de ca­da com­pa­ñía a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. El ob­je­ti­vo era iden­ti­fi­car las co­ti­za­das que tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de si­tuar­se a la van­guar­dia de es­ta ola tec­no­ló­gi­ca, den­tro del am­plio uni­ver­so cons­ti­tui­do por el STOXX De­ve­lo­ped and Emer­ging Mar­kets To­tal Mar­ket In­dex.

Una for­ma que se ba­ra­jó pa­ra en­con­trar a las em­pre­sas con­sis­tía en se­lec­cio­nar las que ten­gan ma­yor gas­to en I + D. Pe­ro no exis­ten ga­ran­tías de que gas­tar más di­ne­ro se tra­duz­ca en ma­yo­res ga­nan­cias y flu­jos de ca­ja fu­tu­ros.

Por eso, una for­ma más in­te­li­gen­te de ha­cer­lo es eva­luar a las com­pa­ñías con la ma­yor can­ti­dad de pa­ten­tes de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, tal y co­mo ha he­cho Stoxx. Aun­que los nú­me­ros por sí so­los no son su­fi­cien­tes. Se de­be de­ter­mi­nar la ex­po­si­ción que ca­da com­pa­ñía tie­ne a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial así co­mo su con­tri­bu­ción a la tecnología.

La pri­me­ra mé­tri­ca se ob­tie­ne al ob­ser­var el nú­me­ro de pa­ten­tes de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial otor­ga­das a una com­pa­ñía en com­pa­ra­ción con el nú­me­ro to­tal de pa­ten­tes que tie­ne. Es­to pue­de ser­vir pa­ra iden­ti­fi­car a las em­pre­sas que es­tán lo­gran­do que su gas­to en in­ves­ti­ga­ción se tra­duz­ca en crea­ción de nue­vos sis­te­mas y pro­duc­tos.

Me­dir la con­tri­bu­ción a la IA

La se­gun­da mé­tri­ca, la con­tri­bu­ción a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de una em­pre­sa se mide con­tan­do el nú­me­ro de pa­ten­tes otor­ga­das a la em­pre­sa y re­la­cio­nán­do­lo con el to­tal de pa­ten­tes con­ce­di­das a dis­tin­tas em­pre­sas en el uni­ver­so de re­fe­ren­cia. Es­to ayu­da a de­ter­mi­nar la im­por­tan­cia de la con­tri­bu­ción de una em­pre­sa al desa­rro­llo de es­ta nue­va tecnología.

Una vez he­cho es­te aná­li­sis, las com­pa­ñías que se en­cuen­tran den­tro del per­cen­til 75 su­pe­rior pa­ra am­bas mé­tri­cas se han in­cor­po­ra­do al ín­di­ce de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial Glo­bal.

Asi­mis­mo, pa­ra eli­mi­nar al­gu­nos ses­gos que po­drían des­vir­tuar el en­fo­que cua­li­ta­ti­vo, se ha in­tro­du­ci­do un es­que­ma equi­pon­de­ra­do que ga­ran­ti­ce que el ta­ma­ño de una em­pre­sa no in­flui­rá en su se­lec­ción. Es­to ayu­da­rá a eli­mi­nar el ries­go de con­cen­tra­ción y re­dun­da­rá en un me­jor per­fil de ries­go-ren­di­mien­to al ga­ran­ti­zar que el fon­do no do­bla­rá su ex­po­si­ción cuan­do en­cuen­tre una gran apuesta.

Al ana­li­zar los com­po­nen­tes del ín­di­ce, «se po­ne de re­lie­ve la im­por­tan­cia de es­ta tecnología pa­ra to­das las re­gio­nes del mun­do, to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les y to­das las em­pre­sas, in­de­pen­dien­te­men­te de su ta­ma­ño», ase­ve­ran en Amun­di ETF.

«Es­te ETF es una he­rra­mien­ta po­de­ro­sa pa­ra los in­ver­so­res que deseen apro­ve­char una de las me­ga-ten­den­cias ac­tua­les más in­tere­san­tes» y agre­gar­la a su car­te­ra tra­di­cio­nal, de­fien­den en la ges­to­ra fran­ce­sa.

Tecnología Las so­lu­cio­nes de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se adap­ta­rán a ca­da em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.