Có­mo lo­grar un pre­cio de gran pa­tri­mo­nio sien­do mi­no­ris­ta

DWS y JP Mor­gan AM ex­pli­can su vi­sión so­bre el mer­ca­do de fon­dos co­ti­za­dos du­ran­te el fo­ro or­ga­ni­za­do por ABC e IN­VER­SIÓN

ABC - Empresa - - Especial Etfs - MA­RÍA GÓ­MEZ SIL­VA

El mer­ca­do de ETFs ocu­pa una pe­que­ña por­ción del sec­tor de la ges­tión de ac­ti­vos. En con­cre­to, en Es­pa­ña cons­ti­tu­ye el 3%; mien­tras que en Eu­ro­pa se ele­va al 5% y en Es­ta­dos Uni­dos al­can­za el 15%, se­gún Cé­sar Mu­ro, di­rec­tor de dis­tri­bu­ción de ges­tión pa­si­va pa­ra Ibe­ria de DWS. Sin em­bar­go, su cre­ci­mien­to es­tá sien­do ex­po­nen­cial y al­can­za ta­sas del 19% en el ca­so de Eu­ro­pa, se­gún Lo­re­na Mar­tí­nez-Oli­va­res, ‘se­nior sa­les’ de JP Mor­gan AM.

Y no pa­re­ce que es­ta ten­den­cia va­ya a fre­nar­se pues ya hay es­ti­ma­cio­nes que apun­tan a que el mer­ca­do eu­ro­peo po­dría si­tuar­se en los 1,5 bi­llo­nes en los pró­xi­mos años, se­gún Mar­tí­nez-Oli­va­res. «Es una in­dus­tria im­pa­ra­ble, con una evo­lu­ción enor­me » , di­jo es­ta pro­fe­sio­nal du­ran­te un fo­ro de­di­ca­do a es­te ins­tru­men­to de in­ver­sión, en el que tam­bién in­ter­vino Mu­ro.

Se­gún ex­pli­ca­ron, una de las vías de cre­ci­mien­to va a ser la adop­ción de es­te vehícu­lo en­tre los in­ver­so­res mi­no­ris­tas pues, aun­que en Es­ta­dos Uni­dos ya su­po­nen el 50% de los par­tí­ci­pes de los fon­dos co­ti­za­dos ( el otro 50% es ins­ti­tu­cio­nal), en Eu­ro­pa los par­ti­cu­la­res so­lo al­can­zan el 10% del to­tal. Es­ta re­la­ción se va a dar la vuel­ta en los pró­xi­mos años, a jui­cio de Mu­ro.

Uno de los mo­ti­vos pa­ra es­te cam­bio va a ser, se­gún Mu­ro, que los ETFs per­mi­ten que los in­ver­so­res pe­que­ños ob­ten­gan el mis­mo tra­to que los gran­des pa­tri­mo­nios en tér­mi­nos de cos­tes. Es «la de­mo­cra­ti­za­ción de las in­ver­sio­nes » , di­ce el eje­cu­ti­vo de DWS, una com­pa­ñía que pre­su­me de ser el se­gun­do pro­vee­dor eu­ro­peo de ETFs a ni­vel mun­dial (en un mer­ca­do do­mi­na­do por an­glo­sa­jo­nes).

Y es que una de las ven­ta­jas de es­te ti­po de pro­duc­tos son las ba­jas co­mi­sio­nes que con­lle­van de­bi­do a que no cuen­tan con cos­tes de ges­tión ele­va­dos (sue­len ser pro­duc­tos de ges­tión pa­si­va). Sin em­bar­go, Mar­tí­ne­zO­li­va­res de­fen­dió du­ran­te la con­fe­ren­cia que los ETF no tie­nen por qué es­tar ne­ce­sa­ria­men­te aso­cia­dos a la ges­tión pa­si­va (aun­que nor­mal­men­te sea así). De he­cho, ar­gu­men­tó que la re­cien­te en­tra­da de JP Mor­gan en es­te mer­ca­do ( en 2014 en Es­ta­dos Uni­dos y en 2017 en Eu­ro­pa) pre­ten­de rom­per con es­ta aso­cia­ción. « He­mos in­cor­po­ra­do los ETFs en nues­tros equi­pos de ges­tión ac­ti­va tra­di­cio­nal » pa­ra ofre­cer a los clien­tes « so­lu­cio­nes in­te­gra­les » .

Mez­clar ac­ti­va y pa­si­va

De he­cho, Mar­tí­nez- Oli­va­res apos­tó por car­te­ras que in­clu­yan pro­duc­tos de ges­tión pa­si­va y otros de ges­tión ac­ti­va: « En Es­pa­ña, la ma­yor par­te de los in­ver­so­res son ins­ti­tu­cio­na­les. Esos com­bi­nan ges­tión pa­si­va y ac­ti­va. Y ésa es la fór­mu­la que cree­mos per­fec­ta. Hay que ex­traer lo me­jor de los dos mun­dos y com­bi­nar­los, bus­can­do la me­jor so­lu­ción pa­ra ca­da ti­po de mer­ca­do. Eso te va a ayu­dar a des­co­rre­la­cio­nar­te de la ges­tión más tra­di­cio­nal » . Con es­ta fi­lo­so­fía, la ca­sa ame­ri­ca­na es­pe­ra con­ver­tir­se en lí­der del seg­men­to de ETFs (que no de la ges­tión pa­si­va), con una cuo­ta de mer­ca­do del 10 por cien­to, si­mi­lar a la que tie­ne en el res­to de la in­dus­tria de ges­tión de ac­ti­vos.

Mu­ro coin­ci­de en se­ña­lar que los clien­tes ya es­tán mez­clan­do pro­duc­tos de ges­tión ac­ti­va y ETFs en las car­te­ras. De he­cho, quien com­pra esos ETFs en Es­pa­ña son en su ma­yo­ría ges­to­res ac­ti­vos que uti­li­zan ins­tru­men­tos pa­si­vos, re­la­ta. «Lo que es­ta­mos vien­do es que, de­pen­dien­do de tus ob­je­ti­vos, si quie­res ser más efi­cien­te en cos­tes, co­ges la ges­tión pa­si­va. Si quie­res una apuesta de va­lor, apues­tas por la ac­ti­va, sa­bien­do que le tie­nes que dar más re­co­rri­do», con­tó du­ran­te la con­fe­ren­cia.

En to­do ca­so, am­bos ex­per­tos opi­na­ron que la ges­tión ac­ti­va no va a des­apa­re­cer de la in­dus­tria por mu­cho que crez­ca el mer­ca­do de ETFs y la ges­tión pa­si­va. «En mer­ca­dos con más dis­per­sión de ren­ta­bi­li­da­des, la ges­tión ac­ti­va sigue te­nien­do ca­bi­da», opi­nó Mar­tí­nez-Oli­va­res. «Sí ve­mos mu­cho cre­ci­mien­to de es­te seg­men­to pe­ro no creo que do­mi­ne el mer­ca­do en unos años», opi­nó Mu­ro en es­te sen­ti­do.

Cé­sar Mu­ro DI­REC­TOR DE DIS­TRI­BU­CIÓN DE GES­TIÓN PA­SI­VA PA­RA IBE­RIA DE DWS De­pen­dien­do de tu ob­je­ti­vo, si quie­res ser más efi­cien­te en cos­tes, co­ges la ges­tión pa­si­va. Si quie­res una apuesta de va­lor, la ac­ti­va Lo­re­na Mar­tí­nez-Oli­va­res SE­NIOR SA­LES DE JP MOR­GAN AS­SET MA­NA­GE­MENT En Es­pa­ña, la ma­yor par­te de los in­ver­so­res son ins­ti­tu­cio­na­les. Ellos com­bi­nan ges­tión pa­si­va y ac­ti­va. Y ésa es la fór­mu­la que cree­mos per­fec­ta

Nu­me­ro­so pú­bli­co asis­tió al fo­ro de­di­ca­do a los fon­dos co­ti­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.