La ven­da en los ojos y la he­ri­da por ve­nir

ABC - Empresa - - Sumario -

Si, co­mo di­jo el gran Mi­les Da­vis, el si­len­cio es a ve­ces el más fuer­te de los rui­dos, los oí­dos de Pe­dro Sán­chez aún de­ben es­tar pi­tan­do, tal y co­mo si aca­ba­ra de sa­lir del con­cier­to de The Ki­llers en el FIB (tú y yo a la fies­ta en avión ofi­cial), des­pués de la ca­lla­da por res­pues­ta que sus pa­la­bras, con las que di­bu­ja­ba un ídi­li­co fu­tu­ro eco­nó­mi­co que so­na­ba a uto­pía o di­rec­ta­men­te a iro­nía, en­con­tra­ron el pa­sa­do mar­tes en el Con­gre­so anual de la Em­pre­sa Fa­mi­liar. Ni un so­lo aplau­so, ni si­quie­ra uno de esos ais­la­dos que a ve­ces se es­ca­pan co­mo ac­to re­fle­jo. An­tes, el pre­si­den­te de los 85 dipu­tados tu­vo que es­cu­char re­pro­ches di­rec­tos, cla­ros y con­ci­sos, co­mo el del pre­si­den­te de Ges­tamp y del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa Fa­mi­liar, Francisco J. Ri­be­ras: «El po­si­ble cam­bio de ci­clo que lle­ga­rá an­tes o des­pués no pue­de pi­llar a Es­pa­ña sin los de­be­res he­chos. No po­de­mos per­mi­tir­nos que se se si­gan adop­tan­do me­di­das de cor­to pla­zo con la fi­na­li­dad prin­ci­pal de ga­ran­ti­zar la go­ber­na­bi­li­dad». Y Sán­chez, acos­tum­bra­do a ve­nir, ver y con­ce­der allá don­de va­ya, es­cu­chó la fi­lí­pi­ca con to­tal tran­qui­li­dad y sin tor­cer el ges­to, por si la fo­to, co­mo si la co­sa fue­ra con al­gún otro se­ñor es­con­di­do en­tre el pú­bli­co.

La con­tun­den­te in­ter­ven­ción re­su­me la cre­cien­te in­quie­tud de la em­pre­sa es­pa­ño­la por los efec­tos desas­tro­sos que pa­ra la eco­no­mía de neus­tro país pue­de te­ner la com­bi­na­ción del cam­bio de ci­clo y de me­di­das elec­to­ra­lis­tas, fue­go so­bre la ga­so­li­na de­rra­ma­da. A la vis­ta de unos Pre­su­pues­tos que pa­re­cen con­ce­bi­dos más pa­ra alla­nar el ca­mino ha­cia las ur­nas que pa­ra edi­fi­car un edi­fi­cio só­li­do que re­sis­ta los fu­tu­ros tem­blo­res, no pa­re­ce que po­ner la ven­da an­tes de que la he­ri­da se abra en­tre en los pla­nes del Go­bierno. En­re­da­do en sus jue­gos de ma­la­bres po­llí­ti­cos, en to­do ca­so Sán­chez pa­re­ce te­ner la ven­da en los ojos. El error pue­de ser his­tó­ri­co, por­que co­mo tam­bién re­cor­dó Ri­be­ras, a pe­sar de la reac­ti­va­ción de los ul­ti­mos años Es­pa­ña es­tá hoy peor per­tre­cha­da que en 2008 pa­ra afron­tar un fu­tu­ro pe­rio­do de re­ce­sión. No se ha apro­ve­cha­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va pa­ra re­ba­jar la deu­da pú­bli­ca ni pa­ra aco­me­ter re­for­mas im­pres­cin­di­bles, co­men­zan­do por las pen­sio­nes. Y lo cier­to es que los nu­ba­rro­nes ya aso­man en el ho­ri­zon­te. A pe­sar de que nues­tro país cre­ció un 0,6% en el ter­cer tri­mes­tre, es di­fí­cil pen­sar que el anémi­co pul­so de la Eu­ro­zo­na (al­za del 0,2%, con Ita­lia jun­to al pre­ci­pi­cio del es­tan­ca­mien­to) no aca­ba­rá pa­san­do fac­tu­ra. De he­cho, la caí­da de las ex­por­ta­cio­nes (la UE es nues­tro gran clien­te) ya es un sín­to­ma in­quie­tan­te. Pe­ro no hay for­ma de que la ven­da cai­ga. Y es que siem­pre cues­ta acep­tar que la reali­dad eco­nó­mi­ca te es­tro­pee un bue­na com­po­nen­da po­lí­ti­ca.

Es­pa­ña no se ha pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar un nue­vo pe­rio­do de re­ce­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.