Per­mi­sos de re­si­den­cia en la UE, un ne­go­cio de 25.000 mi­llo­nes ba­jo la som­bra de la du­da

Es­pa­ña es el país de Eu­ro­pa que más vi­sa­dos de oro con­ce­de, un sis­te­ma cri­ti­ca­do por su po­si­ble re­la­ción con el blan­queo

ABC - Empresa - - Economía Global - DANIEL CA­BA­LLE­RO

Con di­ne­ro to­do es po­si­ble. In­clu­so comprar un per­mi­so de re­si­den­cia o di­rec­ta­men­te la ciu­da­da­nía en un país de la Unión Eu­ro­pea. Se las co­no­ce co­mo «gol­den vi­sa» o vi­sa­dos de oro y han re­por­ta­do a los Es­ta­dos miem­bros unos 25.000 mi­llo­nes de eu­ros en los úl­ti­mos diez años. Una can­ti­dad na­da des­de­ña­ble te­nien­do en cuen­ta que los paí­ses que ofre­cen es­ta fór­mu­la –ca­da uno con sus par­ti­cu­la­ri­da­des– no lle­gan a la vein­te­na en el Vie­jo Con­ti­nen­te. Es­pa­ña es uno de ellos; de he­cho, es el « cam­peón » en re­si­den­cias otor­ga­das a ex­tran­je­ros y en re­cau­da­ción anual.

Es­tos vi­sa­dos de oro –que se ob­tie­nen a cam­bio de gran­des in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias, en deu­da pú­bli­ca, de­pó­si­tos, etc.– se han otor­ga­do en nues­tro país a 24.755 in­mi­gran­tes. De ellos, 7.118 son chi­nos; 4.715, ru­sos; 4.327, es­ta­dou­ni­den­ses; 3.233 in­dios; y 3.116, ve­ne­zo­la­nos, se­gún un in­for­me de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal y la ONG Glo­bal Wit­ness. El Es­ta­do miem­bro que más per­mi­sos de re­si­den­cia ha otor­ga­do en la UE y, tam­bién, el que más di­ne­ro re­ci­be por esas in­ve­sio­nes: de me­dia anual, 976 mi­llo­nes de eu­ros, se­gui­do de Chi­pre con 914 mi­llo­nes (en es­te ca­so a cam­bio de la ciu­da­da­nía) y Por­tu­gal con 670 mi­llo­nes.

El ca­so es­pa­ñol lla­ma la aten­ción an­te el fuer­te au­men­to de los na­cio­na­les ve­ne­zo­la­nos. «Se han mul­ti­pli­ca­do por tres en el úl­ti­mo año. Cree­mos que an­te la com­pli­ca­da si­tua­ción de ines­ta­bi­li­dad en su país de ori­gen de­ci­den in­ver­tir en Es­pa­ña», ex­pli­ca Ós­car La­rrea, di­rec­tor de Ven­tas del Ba­rrio de Sa­la­man­ca de En­gel & Völ­kers. Un fe­nó­meno que no pa­sa des­aper­ci­bi­do. Sin em­bar­go, fuen­tes con­sul­ta­das por ABC re­la­tan que es­tos ve­ne­zo­la­nos prefieren no lla­mar la aten­ción pa­ra que el fo­co no se cen­tre so­bre su lle­ga­da.

La­rrea, ade­más, cons­ta­ta que «los ve­ne­zo­la­nos y me­xi­ca­nos vie­nen atraí­dos por el idio­ma y los la­zos fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, el clien­te chino sí da el per­fil de in­ver­sión mo­ti­va­do por ad­qui­rir esa do­ble na­cio­na­li­dad y be­ne­fi­ciar­se de las ven­ta­jas fis­ca­les que con­lle­va». En otras pa­la­bras: que los ciu­da­da­nos chi­nos que vie­nen atraí­dos por los vi­sa­dos de oro lo ha­cen con vo­ca­ción de per­ma­nen­cia y pa­ra ob­te­ner la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y, por en­de, la ciu­da­da­nía eu­ro­pea, ade- más de pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos.

Pe­se a to­do, es­te me­ca­nis­mo de atrac­ción de in­ver­sio­nes –que en Es­pa­ña vio la luz en 2013 con una nue­va Ley de Em­pren­de­do­res– no es­tá exen­to de po­lé­mi­ca. El ci­ta­do in­for­me de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal y Glo­bal Wit­ness aler­ta de que es­tas fór­mu­las su­po­nen un ries­go pa­ra la UE en for­ma de co­rrup­ción y blan­queo de ca­pi­ta­les. Es de­cir, que los vi­sa­dos de oro ame­na­zan con atraer no so­lo a los gran­des ca­pi­ta­les sino tam­bién a quie­nes ob­tie­nen ese di­ne­ro de actividades ilí­ci­tas. « Más de 100.000 vi­sa­dos y 6.000 pa­sa­por­tes se han ven­di­do en la úl­ti­ma dé­ca­da», di­ce Lau­re Bri­llaud, res­pon­sa­ble de la Po­lí­ti­ca con­tra el Blan­queo de Ca­pi­ta­les de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal. En con­se­cuen­cia, la por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción de­ta­lla que «los so­li­ci­tan­tes no son de­bi­da­men­te exa­mi­na­dos» y no se rea­li­za un «ni­vel de con­trol adap­ta­do a los ries­gos». Asi­mis­mo, Bri­llaud cla­ma con­tra que no exis­te una po­lí­ti­ca co­mún eu­ro­pea so­bre los vi­sa­dos de oro; que ca­da Es­ta­do miem­bro tie­ne po­tes­tad pa­ra ofre­cer las con­di­cio­nes que desee pa­ra las « gol­den vi­sa » . Por ejem­plo, mien­tras que en Es­pa­ña se re­quie­re al me­nos una in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria de 500.000 eu­ros, en otras re­gio­nes es­ta can­ti­dad lle­ga has­ta los 2 mi­llo­nes.

Otro re­cien­te in­for­me del Gru­po de Los Ver­des en el Par­la­men­to Eu­ro­peo aler­ta de que los vi­sa­dos de oro son un me­ca­nis­mo uti­li­za­do pa­ra ocul­tar pa­tri­mo­nio a cier­tas ju­ris­dic­cio­nes; una fór­mu­la de eva­sión fis­cal en­tre paí­ses

que, en es­te ca­so, per­ju­di­ca a la UE si el vi­sa­do de oro es de un pa­raí­so fis­cal o un país con se­cre­to ban­ca­rio que no co­la­bo­re con Eu­ro­pa.

Bri­llaud, ade­más, se­ña­la que hay otros ries­gos de­ri­va­dos de que el Vie­jo Con­ti­nen­te cuen­te con es­tos me­ca­nis­mos: «Au­men­to de la pre­sión so­bre los pre­cios de la vi­vien­da, vo­la­ti­li­dad en las in­ver­sio­nes y ero­sión de la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y en­tre Es­ta­dos». Me­di­das que su­po­nen fuer­tes in­gre­sos, aun­que con ries­go «éti­co y mo­ral» por « co­mer­cia­li­zar » la re­si­den­cia y/o ciu­da­da­nía.

Pos­tu­ra de la Co­mi­sión

Los vi­sa­dos de oro no han pa­sa­do des­aper­ci­bi­dos pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias. El Par­la­men­to Eu­ro­peo apro­bó una re­so­lu­ción en 2014 que avi­sa­ba de que es­tas prác­ti­cas so­ca­van el con­cep­to mis­mo de ciu­da­da­nía eu­ro­pea. En­ton­ces re­co­no­ció que «los de­re­chos con­fe­ri­dos a tra­vés de la ciu­da­da­nía de la UE se ba­san en la dig­ni­dad hu­ma­na y no de­ben com­prar­se ni ven­der­se a nin­gún pre­cio», al tiem­po que ani­ma­ba a la Co­mi­sión Eu­ro­pea a tra­tar el te­ma.

Di­cho y he­cho, cua­tro años más tar­de. La Co­mi­sión es­tá pre­pa­ran­do un in­for­me so­bre es­tas prác­ti­cas en la UE, des­cri­bien­do có­mo son los me­ca­nis­mos en ca­da país. En él da­rá re­co­men­da­cio­nes a los Es­ta­dos miem­bros so­bre có­mo ac­tuar y, par­ti­cu­lar­men­te, so­bre qué me­di­das adop­tar pa­ra evi­tar el la­va­do de di­ne­ro y la eva­sión fis­cal.

Es­te in­for­me se es­pe­ra que es­té pu­bli­ca­do pa­ra fi­na­les de es­te año, aun­que fuen­tes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea de­jan en­tre­ver de sos­la­yo el sen­ti­do que po­dría lle­gar a te­ner: « Los prin­ci­pios es­ta­ble­ci­dos en el de­re­cho in­ter­na­cio­nal re­quie­ren la exis­ten­cia de un víncu­lo ge­nuino en­tre el so­li­ci­tan­te y el país o sus na­cio­na­les». En otras pa­la­bras, las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias di­cen que es­tas fór­mu­las ge­ne­ran du­das res­pec­to a su le­gi­ti­mi­dad ya que, en mu­chos ca­sos, los vi­sa­dos de oro no es­tán jus­ti­fi­ca­dos por nin­gún víncu­lo en­tre las per­so­nas y el país más allá de la in­ver­sión rea­li­za­da. En de­fi­ni­ti­va, una fór­mu­la en la que los prin­ci­pa­les ac­to­res re­co­no­cen que no es «oro» to­do lo que re­lu­ce.

ABC

Cer­ca de uno de ca­da tres ciu­da­da­nos que ha con­se­gui­do el vi­sa­do de oro en Es­pa­ña es de ori­gen chino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.