Pro­yec­to y lí­mi­tes en la agenda eco­nó­mi­ca de Bol­so­na­ro

ABC - Empresa - - Economía Global - ANÁLISIS RO­GE­LIO NUÑEZ

Lo po­co que se co­no­ce del pro­yec­to eco­nó­mi­co del pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, tie­ne una ca­ra (es su­ma­men­te am­bi­cio­so) y una cruz (en­con­tra­rá di­fi­cul­ta­des pa­ra con­cre­tar­se). Más allá de las am­bi­güe­da­des que po­see, as­pi­ra a cons­truir un Bra­sil-po­ten­cia que rom­pa las ata­du­ras que han con­de­na­do a es­te país, des­de 2013, a la cri­sis o a un dé­bil cre­ci­mien­to. Apues­ta por im­pul­sar un con­jun­to de re­for­mas es­truc­tu­ra­les de ca­rác­ter aper­tu­ris­ta que no cuen­ta, a prio­ri, con su­fi­cien­te res­pal­do en el le­gis­la­ti­vo –tarea cla­ve que que­da a car­go del ex­pe­ri­men­ta­do Onyx Lo­ren­zi­ni - y que es­tá muy le­jos de la cul­tu­ra eco­nó­mi­ca de los bra­si­le­ños, po­co acos­tum­bra­dos a las te­sis «neo­li­be­ra­les» de Pau­lo Gue­des, el fu­tu­ro su­per­mi­nis­tro del pre­si­den­te.

El es­ta­do ren­quean­te de la eco­no­mía es una de las ra­zo­nes que ex­pli­can el triun­fo de Bol­so­na­ro. El elec­to­ra­do ha cas­ti­ga­do la ges­tión del PT que hun­dió al país en la peor cri­sis de su his­to­ria (per­dió un 7% del PIB en 2015-16), tras un lar­go pe­rio­do de bo­nan­za (2003-2010). Bol­so­na­ro ha ca­na­li­za­do un tri­ple des­con­ten­to ciu­da­dano, eco­nó­mi­co y tam­bién po­lí­ti­co y so­cial. Po­lí­ti­co por el ex­ten­di­do «odio» vis­ce­ral ha­cia el lu­lis­mo y el har­taz­go con la co­rrup­ción de la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal; y so­cial por la in­ca­pa­ci­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra po­ner en mar­cha po­lí­ti­cas pú­bli­cas efi­ca­ces en se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, edu­ca­ción, sa­lud y trans­por­tes.

El fu­tu­ro pre­si­den­te sus­ci­ta in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en torno al ca­riz que asu­mi­rá su go­bierno. En el ám­bi­to eco­nó­mi­co la in­cóg­ni­ta no re­si­de tan­to en lo que va a hacer sino con qué pro­fun­di­dad aco­me­te­rá las re­for­mas. Tres son los gra­ves pro­ble­mas que afron­ta. Dos es­truc­tu­ra­les, una al­ta deu­da pú­bli­ca (80% del PIB) y un dé­fi­cit fis­cal ele­va­do (7-8%) que ex­pli­can un ter­ce­ro; el que Bra­sil se en­cuen­tre las­tra­do por una ma­gra ex­pan­sión (del 0,7 % en 2017 que no lle­ga­rá al 2% en 2018) y afec­ta­do por un pa­ro de 13 mi­llo­nes de per­so­nas. Co­mo pri­me­ra tarea, Gue­des, un «Chica­go Boy» a la bra­si­le­ña, as­pi­ra a po­ner en mar­cha un con­jun­to de re­for­mas es­truc­tu­ra­les pa­ra con­te­ner el des­equi­li­brio fis­cal (so­lo el sis­te­ma de pen­sio­nes con­su­me el 40% del gas­to pú­bli­co). Fren­te a es­te desafío sur­gen dos du­das: en pri­mer lu­gar si el ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia de Bol­so­na­ro (un na­cio­na­lis­ta, an­ta­ño con­tra­rio a las pri­va­ti­za­cio­nes) y Gue­des (un «neo­li­be­ral» con­ven­ci­do) se­rá du­ra­de­ro y se sos­ten­drá cuan­do sur­jan di­fi­cul­ta­des. En segundo lu­gar, es­tá por ver si Bol­so­na­ro ten­drá ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca pa­ra im­pul­sar esas trans­for­ma­cio­nes: pa­ra la re­for­ma del sis­te­ma de pen­sio­nes ne­ce­si­ta el vo­to fa­vo­ra­ble de dos ter­cios del le­gis­la­ti­vo. Lo más pro­ba­ble es que pa­ra los cam­bios más am­bi­cio­sos que pro­po­ne Gue­des (po­ner en mar­chaun sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, ins­pi­ra­do en las AFP chi­le­nas) no en­cuen­tre los ne­ce­sa­rios res­pal­dos. Po­drá avan­zar en un ajus­te fis­cal más pro­fun­do (so­bre to­do tras el fra­ca­so de las te­sis gra­dua­lis­tas en la ve­ci­na Ar­gen­ti­na) y en pri­va­ti­za­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas (unas 50 de las 141 em­pre­sas es­ta­ta­les), siem­pre que es­tas no afec­ten a los sím­bo­los «sa­gra­dos» del na­cio­na­lis­mo bra­si­le­ño (Pe­tro­bras o Elec­tro­bras).

Bol­so­na­ro no se al­za co­mo un pe­li­gro pa­ra los im­por­tan­tes in­tere­ses es­pa­ño­les (Bra­sil es el prin­ci­pal so­cio de Es­pa­ña en la re­gión y Es­pa­ña el segundo in­ver­sor en el país) co­mo de­mues­tra su alian­za con los sec­to­res li­be­ra­les y su cer­ca­nía a los mer­ca­dos. Su na­cio­na­lis­mo le lle­va a mi­rar con des­con­fian­za la pe­ne­tra­ción de Chi­na, por lo que pa­re­ce más pre­dis­pues­to a di­ver­si­fi­car re­la­cio­nes co­mer­cia­les apos­tan­do por acer­car­se a la UE y a EE.UU. El ma­yor pe­li­gro pa­ra Es­pa­ña es que Bol­so­na­ro fra­ca­se: que su go­bierno mi­no­ri­ta­rio cai­ga en la pa­rá­li­sis, en el en­fren­ta­mien­to ins­ti­tu­cio­nal o que­de blo­quea­do por las pro­tes­tas y mo­vi­li­za­cio­nes. RO­GE­LIO NUÑEZ ES PRO­FE­SOR DEL INS­TI­TU­TO DE ES­TU­DIOS LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NOS DE LA UNI­VER­SI­DAD DE AL­CA­LÁ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.