Lion Air, el Ícaro de Indonesia que vo­ló de­ma­sia­do al­to

Con 189 muer­tos, el úl­ti­mo siniestro re­ve­la la fal­ta de se­gu­ri­dad en la ex­pan­sión de las com­pa­ñías orien­ta­les

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - PA­BLO M. DÍEZ CO­RRES­PON­SAL EN ASIA

Ícaro que­ría vo­lar tan al­to que in­ten­tó lle­gar has­ta el sol con sus alas de ce­ra, pe­ro se le de­rri­tie­ron en cuan­to se acer­có. Con su caí­da, la mi­to­lo­gía grie­ga nos en­se­ña los ries­gos de vo­lar de­ma­sia­do al­to. Lo mis­mo le ha pa­sa­do a la ae­ro­lí­nea indonesia de ba­jo cos­te Lion Air, que ha pro­ta­go­ni­za­do el úl­ti­mo gran ac­ci­den­te de la avia­ción.

Con 189 ocu­pan­tes, su vue­lo JT610 se es­tre­lló el lu­nes en el Mar de Ja­va a los po­cos mi­nu­tos de ha­ber des­pe­ga­do de Ya­kar­ta rum­bo a la is­la de Bang­ka, al es­te de Su­ma­tra. A la es­pe­ra de que la ca­ja ne­gra ya lo­ca­li­za­da arro­je luz so­bre las cau­sas del siniestro, la pro­pia com­pa­ñía ha re­co­no­ci­do que el avión, un Boeing 737 MAX 8 es­tre­na­do en agos­to y con so­lo 800 ho­ras de vue­lo, tu­vo un « pro­ble­ma téc­ni­co » el día an­te­rior. Aun­que en teo­ría ha­bía si­do so­lu­cio­na­do, el apa­ra­to se es­tre­lló en el si­guien­te tra­yec­to. Sos­pe­chan­do una ne­gli­gen­cia, el Mi­nis­te­rio de Trans­por­tes de Indonesia ha sus­pen­di­do al di­rec­tor téc­ni­co de Lion Air y al in­ge­nie­ro que re­vi­só el avión.

Pro­ble­mas re­cu­rren­tes

Por des­gra­cia, no es la pri­me­ra vez que un pro­ble­ma así sa­cu­de a es­ta com­pa­ñía, que en me­nos de dos dé­ca­das ha li­de­ra­do el mer­ca­do aé­reo in­do­ne­sio gra­cias a su agre­si­va po­lí­ti­ca de ex­pan­sión y a sus ba­jos pre­cios. Fun­da­do en 1999 por los her­ma­nos Rus­di y Kus­nan Ki­ra­na con 900.000 dó­la­res (787.000 eu­ros) y un so­lo avión, el Gru­po Lion ha cre­ci­do abrien­do ae­ro­lí­neas sub­si­dia­rias co­mo Wings Air y Ba­tik Air, así co­mo Thai Lion Air en Tai­lan­dia y Ma­lin­do Air en Ma­la­sia. Con más de 40 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros y unos in­gre­sos su­pe­rio­res a los 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res ( 1.400 mi­llo­nes de eu­ros), el Gru­po Lion co­pa­ba en 2015 la mi­tad del mer­ca­do aé­reo en Indonesia, muy por de­lan­te de la ae­ro­lí­nea es­ta­tal Ga­ru­da y sus sub­si­dia­rias, que su­ma­ban el 37%.

Ba­jo el le­ma «Ha­ce­mos que la gen­te vue­le » , la com­pa­ñía se ha be­ne­fi- cia­do del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del gi­gan­tes­co ar­chi­pié­la­go in­do­ne­sio aba­ra­tan­do los cos­tes. «Te­ne­mos una po­bla­ción de 250 mi­llo­nes de per­so­nas y 17.000 is­las con 8.000 ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta de es­te a oes­te, pe­ro po­cos asien­tos dis­po­ni­bles en com­pa­ra­ción con otros paí­ses asiá­ti­cos. To­da­vía te­ne­mos un mar­gen enor­me pa­ra cre­cer » , ex­pli­ca­ba Rus­di Ki­ra­na a la re­vis­ta « For­bes » en 2015.

De­mos­tran­do su am­bi- ción, Ki­ra­na ha ba­ti­do dos ré­cords mun­dia­les de com­pras de avio­nes. En 2011, y apro­ve­chan­do la vi­si­ta del pre­si­den­te Oba­ma a Ba­li, en­car­gó 230 Boeing 737, con op­ción de otros 150 más, por unos 22.000 mi­llo­nes de dó­la­res (19.242 mi­llo­nes de eu­ros). So­lo dos años des­pués, fir­mó un pe­di­do de 234 Air­bus A320 por va­lor de 24.000 mi­llo­nes de dó­la­res (20.100 mi­llo­nes de eu­ros) en el Pa­la­cio del Elí­seo, con el pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, co­mo pa­drino. Con­ver­ti­do en el segundo ma­yor clien­te de Boeing, ha ad­qui­ri­do otros 50 737 MAX 10, que cues­tan 6.240 mi­llo­nes de dó­la­res ( 5.457 mi­llo­nes de eu­ros). Con 25.000 em­plea­dos, de los que 3.500 for­man par­te de las tri­pu­la­cio­nes de los avio­nes y un mi­llar son in­ge­nie­ros, Lion Air vue­la a más de 120 des­ti­nos, al­gu­nos in­ter­na­cio­na­les co­mo Sin­ga­pur, Fi­li­pi­nas, Tai­lan­dia, Ma­la­sia, Chi­na, la In­dia y Aus­tra­lia.

Des­cui­dos y dro­gas

Pe­ro es­ta ex­pan­sión tan fre­né­ti­ca se ha vis­to em­pa­ña­da por una do­ce­na de ac­ci­den­tes, dos de ellos mor­ta­les. Jun­to al úl­ti­mo siniestro en el Mar de Ja­va, otro avión su­yo se es­tre­lló en 2004 en la ciu­dad de So­lo y fa­lle­cie­ron 25 de sus 163 ocu­pan­tes. En abril de 2013, un Boeing 737-800 tam­bién re­cién es­tre­na­do aca­bó flo­tan­do en el mar al pa­sar­se de la pis­ta mien­tras ate­rri­za­ba en el ae­ro­puer­to de Ba­li. Mi­la­gro­sa­men­te, sus 108 ocu­pan­tes so­bre­vi­vie­ron y no hu­bo he­ri­dos gra­ves, pe­ro era el sép­ti­mo ac­ci­den­te de Lion Air des­de 2002. Más es­can­da­lo­sa aún fue la de­ten­ción en 2012 de va­rios pi­lo­tos que die­ron po­si­ti­vo por me­tan­fe­ta­mi­na, una dro­ga es­ti­mu­lan­te.

Con po­bres con­tro­les de con­trol y man­te­ni­mien­to, las ae­ro­lí­neas in­do­ne­sias acu­mu­lan en dos dé­ca­das 40 ac­ci­den­tes que se han co­bra­do un mi­llar de vi­das. En 2007, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea prohi­bie­ron que vo­la­ran a sus te­rri­to­rios. Pe­ro el ve­to ha si­do le­van­ta­do pa­ra to­das ellas en los dos úl­ti­mos años, em­pe­za­do por Lion Air. Co­mo Ícaro, co­rre el ries­go de que­mar­se al vo­lar de­ma­sia­do al­to.

En dos dé­ca­das, Lion fir­mó pe­di­dos ré­cord a Boeing y Air­bus, pe­ro su­ma me­dia do­ce­na de per­can­ces

La rá­pi­da ex­pan­sión de la ae­ro­lí­nea indonesia ha pro­vo­ca­do re­ce­los AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.