Red Points, ge­nui­na am­bi­ción glo­bal fren­te a las falsificaciones Σ Res­pal­da­da por gran­des fon­dos in­ter­na­cio­na­les, es­ta star­tup quie­re con­ver­tir­se en re­fe­ren­te mun­dial en la lu­cha con­tra el frau­de on­li­ne

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - FER­NAN­DO PÉ­REZ

«Que­re­mos ser la em­pre­sa re­fe­ren­te en el mun­do en la lu­cha con­tra el frau­de on­li­ne». Esa es la am­bi­cio­sa de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que lan­za la na­va­rra Laura Ur­qui­zu, CEO de Red Points, una pu­jan­te star­tup es­pa­ño­la con se­de en Bar­ce­lo­na y vo­ca­ción glo­bal que ofre­ce so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas con­tra la pi­ra­te­ría y las falsificaciones en el in­men­so ba­zar de In­ter­net. La com­pa­ñía fue crea­da en 2011 por los em­pren­de­do­res Jo­sep Coll y Da­vid Ca­se­llas, pe­ro ape­nas era un em­brión cuan­do Ur­qui­zu se su­mó al pro­yec­to. Con ex­pe­rien­cia en el mun­do fi­nan­cie­ro y en el eco­sis­te­ma del em­pren­di­mien­to di­gi­tal (fue res­pon­sa­ble del fon­do de ca­pi­tal se­mi­lla de Ca­ja Na­va­rra, en­ti­dad de la que era miem­bro del co­mi­té de di­rec­ción), Ur­qui­zu que­dó des­lum­bra­da con las po­si­bli­da­des del pro­yec­to Red Points. La sin­to­nía con sus fun­da­do­res hi­zo el res­to. Ur­qui­zu de­ci­dió dar un gi­ro a su ca­rre­ra y acep­tar la pro­pues­ta de con­ver­tir­se en la CEO de una star­tup que pa­re­cía es­tar en el mo­men­to opor­tuno, con la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria y en el si­tio ade­cua­do: un mer­ca­do po­ten­cial gi­gan­tes­co.

Las ex­pec­ta­ti­vas no re­sul­ta­ron fal­sas. Red Point es uno de los sin­gu­la­res ca­sos de star­tup ca­paz de pa­sar en so­lo dos años de uno a diez mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas. En el fo­co de los gran­des fon­dos glo­ba­les, ha ce­rra­do es­te año fi­nan­cia­ción por más de vein­te mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra apun­ta­lar sus ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas y rom­per nue­vos te­chos en su rá­pi­da as­cen­sión co­mer­cial, co­mo la aper­tu­ra de una ofi­ci­na en Nue­va York. «Cuan­do los co­no­cí aún era un pro­yec­to pe­que­ño que lu­cha­ba por cre­cer en el en­torno de la pi­ra­te­ría on­li­ne y las des­car­gas ile­ga­les. Sus clien­tes eran pro­duc­to­ras de ci­ne, re­vis­tas... Pen­sé que te­nían una opor­tu­ni­dad gi­gan­te si su­ma­ban a su cam­po de acción la pro­tec­ción de las com­pa­ñías con­tra los frau­des en la dis­tri­bu­ción on­li­ne. Con eso am­plia­mos el mar­ket po­ten­cial en unas cien ve­ces», ex­pli­ca Ur­qui­zu. La opor­tu­ni­dad era vi­si­ble y es­ta­ba bien iden­ti­fi­ca­da. Ur­qui­zu no tu­vo du­das en que era el mo­men­to de per­se­guir­la: «De­jé to­do lo que es­ta­ba ha­cien­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do. Era sep­tiem­bre de 2014 y lo pri­me­ro que hi­ce fue re­es­truc­tu­rar la em­pre­sa y po­ten­ciar la pla­ta­for­ma tec- La na­va­rra Laura Ur­qui­zu, CEO de Red Points no­ló­gi­ca, que ya pres­ta ser­vi­cios a más de 400 clien­tes», ex­pli­ca.

La in­ver­sión en tec­no­lo­gía es cla­ve pa­ra res­pon­der a unas ame­na­zas ca­da vez más so­fis­ti­ca­das. «Yo sue­lo com­pa­rar la pi­ra­te­ría con un in­cen­dio en un bos­que. La­men­ta­ble­men­te se ex­tien­de con gran ra­pi­dez, y no pue­des hacer na­da con cu­bos de agua, del mis­mo mo­do que un pro­ble­ma en In­ter­net ya no se pue­de abor­dar de mo­do ma­nual, so­lo con ten­co­lo­gía», re­mar­ca. «No­so­tros es­ta­mos con­ti­nua­men­te apor­tan­do in­te­li­gen­cia a nues­tra tec­no­lo­gía con desa­rro­llos de ‘‘ma­chi­ne lear­ning’’. La pro­pia tec­no­lo­gía apren­de, de for­ma que cuan­do lan­za­mos nues­tros bus­ca­do­res son ca­da vez más in­te­li­gen­tes » , pre­ci­sa la CEO de Red Points. La fir­ma tie­ne un bus­ca­dor es­pe­cia­li­za­do pa­ra ca­da mar­ket­pla­ce (Ali­ba­ba, Aliex­press, eBay...) que ras­trea las po­si­bles falsificaciones. Tras un pro­ce­so de va­li­da­ción, la he­rra­mien­ta pue­de, con el per­mi­so de la pla­ta­for­ma, eli­mi­nar el en­la­ce que ofre­ce la ven­ta de ma­te­rial fraudulento. Un pro­ce­so au­to­ma­ti­za­do si­mi­lar a al que se es­ta­ble­ce con la pi­ra­te­ría de con­te­ni­dos.

La CEO de Red Points re­co­no­ce que ges­tio­nar un cre­ci­mien­to tan rá­pi­do no es sen­ci­llo. «No so­lo es el nú­me­ro de clien­tes o el desa­rro­llo de tec­no­lo­gía, tam­bién es el cre­ci­mien­to en per­so­nas, por­que al fi­nal una em­pre­sa de tec­no­lo­gía no es na­da sin sus per­so­nas. El equi­po es lo más im­por­tan­te, y di­ge­rir un cre­ci­mien­to en el que se du­pli­can ca­da año las per­so­nas del equi­po (se­rán 170 a fi­na­les de 2018 fren­te a la do­ce­na de 2014) es com­ple­jo. Hay que lu­char mu­cho, in­te­grar equi­pos y bus­car el me­jor ta­len­to pa­ra cre­cer más, pe­ro re­co­no­cien­do el que ya tie­nes den­tro, que es el que te ha he­cho lle­gar has­ta don­de has lle­ga­do», con­clu­ye.

La vi­sión glo­bal de la em­pre­sa se tra­du­ce en la con­vi­ven­cia de em­plea­dos de 18 na­cio­na­li­da­des. Una vo­ca­ción que «nos lle­vó a ven­der des­de el minuto uno a cual­quier par­te del mun­do. So­lo el 5% de nues­tros clien­tes es na­cio­nal», sub­ra­ya Ur­qui­zu. Y que se ex­tien­de en la bús­que­da de fi­na­cia­ción. «Des­de el co­mien­zo bus­ca­mos el apo­yo de fon­dos in­ter­na­cio­na­les que nos apor­tan al­go más que di­ne­ro», afir­ma. En­tre ellos es­tá Man­gro­ve, el fon­do lu­xem­bur­gués que apos­tó por Sky­pe y Wix. «Es un fon­do que se in­vo­lu­cra con el CEO, que ayu­da mu­cho, apor­tan­do to­do su net­wor­king», afir­ma Ur­qui­zu. North­zo­ne, el fon­do sue­co que dio alas a Spo­tify, o Eight Roads Ven­tu­res, el bra­zo in­ver­sor de Fi­de­lity que im­pul­só a Ali­ba­ba, tam­bién han res­pal­da­do un pro­yec­to an­ti­pi­ra­te­ría to­ca­do por una ge­nui­na am­bi­ción.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.