Oc­tu­bre ro­jo en la Bol­sa ame­ri­ca­na: ¿ha lle­ga­do la ho­ra de sa­lir?

Pe­se al fuer­te cas­ti­go su­fri­do por la ren­ta va­ria­ble es­ta­dou­ni­den­se, los ex­per­tos creen que la ma­cro y los re­sul­ta­dos si­guen dan­do apo­yo a las ac­cio­nes

ABC - Empresa - - Empresas Y Sectores - MA­RÍA GÓ­MEZ SIL­VA

Oc­tu­bre va a que­dar co­mo un mes pa­ra el ol­vi­do en la bol­sa ame­ri­ca­na. Con una caí­da cer­ca­na al 7%, ha lo­gra­do el du­do­so ho­nor de con­ver­tir­se en el peor mes des­de 2009. La in­cer­ti­dum­bre geo­po­lí­ti­ca, la gue­rra co­mer­cial, el en­du­re­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias y las se­ña­les de en­fria­mien­to de la eco­no­mía se han con­ju­ra­do y han pa­sa­do fac­tu­ra a la gran brú­ju­la de los mer­ca­dos mun­dia­les que es Wall Street, tal y co­mo ex­pli­ca Car­los Fa­rrás, de DPM Fi­nan­zas. Ch­ris Ig­go, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de AXA IM, abun­da en esa idea: «¿Qué es­ta pa­san­do?, ¿es el fin del ci­clo?, ¿es que los in­ver­so­res fi­nal­men­te es­tán asu­mien­do to­dos los ries­gos: la ame­na­za de una gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, la ame­na­za ita­lia­na pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de la UE y el ries­go de que Reino Uni­do sea ex­pul­sa­do de la OMC? Sí, son to­das esas co­sas las que pe­san so­bre el sen­ti­mien­to. Pe­ro, ade­más, es­ta­mos en un mun­do de ajus­te cuan­ti­ta­ti­vo en el que los me­jo­res da­tos de cre­ci­mien­to de los be­ne­fi­cios pro- ba­ble­men­te han que­da­do atrás». Así las co­sas, to­ca di­lu­ci­dar si es­ta­mos an­te un al­to en el ca­mino o al fi­nal de la ra­cha al­cis­ta más lar­ga de la his­to­ria de Wall Street (en nú­me­ro de años; y la se­gun­da en por­cen­ta­je, con una subida cer­ca­na al 320%).

En ge­ne­ral, los ex­per­tos con­si­de­ran que es pre­ma­tu­ro sen­ten­ciar el fi­nal del mer­ca­do al­cis­ta. «El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do fuer­te, al igual que la con­fian­za de las em­pre­sas y los con­su­mi­do­res. El pa­ro si­gue arro­jan­do las ci­fras más ba­jas en dé­ca­das. A es­ca­la em­pre­sa­rial, los efec­tos po­si­ti­vos de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de­be­rían se­guir im­pul­san­do los be­ne­fi­cios a me­dio pla­zo. To­dos los fac­to­res an­te­rio­res nos lle­van a pen­sar que asis­ti­re­mos a una pro­ba­ble am­plia­ción del li­de­raz­go bur­sá­til de Es­ta­dos Uni­dos», opi­na Án­gel Agu­do, ges­tor de Fi­de­lity.

De he­cho, hay ges­to­ras que ven una opor­tu­ni­dad en las caí­das, tal y co­mo ase­ve­ra Inés del Molino, di­rec­to­ra de cuen­tas de Schro­ders: «No­so­tros no cree­mos que es­to sea un cam­bio de ten­den­cia. Más que de alar­ma, es un mo- men­to de opor­tu­ni­dad. Es­ta co­rrec­ción nos ha pro­por­cio­na­do va­lo­ra­cio­nes más atrac­ti­vas y un pun­to de en­tra­da me­jor pa­ra en­trar en el mer­ca­do ame­ri­cano». De he­cho, Del Molino re­cuer­da que Wall Street co­ti­za­ba con PERes en má­xi­mos de 26 ve­ces an­tes de las caí­das y aho­ra lo ha­ce en torno a 21 ve­ces, un ni­vel mu­cho más atrac­ti­vo. «La si­tua­ción eco­nó­mi­ca si­gue sien­do de cre­ci­mien­to y las com­pa­ñías, aun­que no va­yan a arro­jar unos be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les tan go­lo­sos co­mo en el pa­sa­do, van a se­guir sien­do po­si­ti­vos», in­sis­te.

Si bien, los ex­per­tos ad­vier­ten de que es pre­ci­so man­te­ner­se aler­ta an­te po­si­bles se­ña­les de alar­ma, que las hay. Por ejem­plo, en lo re­la­ti­vo a la ra­len­ti­za­ción del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. «No creo que la eco­no­mía va­ya a en­trar en re­ce­sión de aquí a 6-9 me­ses pe­ro em­pie­za a cons­ta­tar­se que he­mos de­ja­do atrás lo me­jor del cre­ci­mien­to», opi­na Jo­sé Ma­ría Lu­na, de Pro­fim, pa­ra quien el ma­yor ries­go es­tá re­la­cio­na­do, no obs­tan­te, con la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­ta­dou­ni­den­se. És­ta ha pro­vo­ca­do que los ti­pos de mer­ca­do ha­yan subido has­ta su­pe­rar el 3% en el ca­so del bono a diez años ame­ri­cano, mo­ti­van­do un vi­ra­je de flu­jos des­de la ren­ta va­ria­ble a la ren­ta fi­ja. «Si el 10 años per­sis­te en es­tar por en­ci­ma del 3% y se va acer­can­do al 3,5%, eso pue­de ser un de­to­nan­te pa­ra que ha­ya­mos vis­to un te­cho en los ín­di­ces. En el 2 años, con un ti­po que aho­ra es­tá en torno al 2,99%, es un ac­ti­vo al­ter­na­ti­vo a la bol­sa, so­bre to­do a la ren­ta va­ria­ble por di­vi­den­do. Po­dría atraer di­ne­ro de aho­rra­do­res con­ser­va­do­res y mo­de­ra­dos», ex­pli­ca Lu­na.

Un dó­lar fuer­te

Ade­más, unos ti­pos más al­tos im­pli­can un dó­lar más fuer­te que res­ta cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co al país por­que da­ña las ex­por­ta­cio­nes (ya ba­jo es­trés por las ten­sio­nes aran­ce­la­rias) y en­du­re­ce las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­ra las em­pre­sas y los ciu­da­da­nos, en una eco­no­mía cu­ya prin­ci­pal fuer­za son las ven­tas mi­no­ris­tas, di­ce Lu­na. Asi­mis­mo, una ter­ce­ra de­ri­va­da de es­to es­tá re­la­cio­na­da con la re­com­pra de ac­cio­nes, uno de los gran­des ca­ta­li­za­do­res de las subidas. «Las em­pre­sas emi­tían bo­nos a ti­pos

muy ba­ra­tos y, con ese di­ne­ro, re­com­pra­ban ac­cio­nes. Pe­ro, si los ti­pos es­tán más al­tos, la re­com­pra se va a di­fi­cul­tar», ase­ve­ra Lu­na. Por úl­ti­mo, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria afec­ta a las va­lo­ra­cio­nes de las com­pa­ñías, se­gún apun­ta es­te ex­per­to. «Cuan­do una ges­to­ra des­cuen­ta po­si­bles flu­jos de ca­ja fu­tu­ros pa­ra ver si una em­pre­sa es­tá ca­ra o ba­ra­ta, lo ha­ce a una ta­sa de des­cuen­to que nor­mal­men­te son los ti­pos de in­te­rés. Por eso, si los ti­pos de in­te­rés au­men­tan, lo que hoy pa­re­ce ba­ra­to a lo me­jor ya no lo es tan­to, aun­que se man­ten­gan los in­gre­sos», de­ta­lla.

De­jan­do de la­do el en­du­re­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, otra de las se­ña­les de alar­ma que de­tec­tan los ex­per- tos es el he­cho de que el 50% de la ren­ta­bi­li­dad que se anotó la bol­sa ame­ri­ca­na en los nue­ve pri­me­ros me­ses del año (ha­bía subido un 9% an­tes del ‘oc­tu­bre ro­jo’) fue mo­ti­va­do por el rally de 10 ac­cio­nes, de las cua­les 7 eran tec­no­ló­gi­cas. «El sec­tor de la tec­no­lo­gía ha es­ta­do a la van­guar­dia del desem­pe­ño del mer­ca­do de va­lo­res de Es­ta­dos Uni­dos, es­te año. Es­pe­cial­men­te, una vez que se am­plió la red pa­ra in­cluir a em­pre­sas co­mo Ama­zon. Por lo tan­to, no es sor­pren­den­te que es­tas em­pre­sas, y las ac­cio­nes de al­to per­fil de FAANG en par­ti­cu­lar, es­tén en el cen­tro del te­rre­mo­to del mer­ca­do » , apun­ta Oli­ver Black­bourn, ges­tor de Ja­nus Hen­der­son. Pa­ra Del Molino, es­ta cir­cuns­tan- cia de­be­ría in­di­car­nos la ne­ce­si­dad de di­ver­si­fi­car la car­te­ra.

Por to­dos es­tos mo­ti­vos, la cau­te­la de­be pre­si­dir la es­tra­te­gia del in­ver­sor en el mo­men­to ac­tual, se­gún Fa­rrás. «Aun­que es di­fí­cil de pro­nos­ti­car cuán­do pue­de lle­gar la pró­xi­ma re­ce­sión en Es­ta­dos Uni­dos (si bien al­gu­nos ana­lis­tas apun­tan a 2020), nues­tra per­cep­ción es que la cau­te­la de­be ser el en­fo­que ac­tual de los in­ver­so­res en es­te ac­ti­vo y con el res­to de los ac­ti­vos de ries­go. La es­tra­te­gia se ba­sa­ría en te­ner una ex­po­si­ción re­du­ci­da y en com­pa­ñías de ca­li­dad » , acon­se­ja. Pa­ra ello, Fa­rrás ci­ta el fon­do Ro­be­co BP US Pre­mium Equi­ties por te­ner un en­fo­que va­lue (en un mo­men­to de mer­ca­do con va­lo­ra­cio­nes más ra­zo­na­bles).

Tam­bién en Fi­de­lity pro­po­nen un en­fo­que ‘va­lue’ pa­ra es­te con­tex­to de mer­ca­do, que Agu­do de­fi­ne de la si­guien­te ma­ne­ra: « El mer­ca­do es­tá ca­ro en el cómpu­to ge­ne­ral pe­ro hay gran­des di­fe­ren­cias de va­lo­ra­ción en­tre sec­to­res. A di­fe­ren­cia de lo que pa­sa­ba ha­ce un año, den­tro de un mis­mo sec­tor aho­ra se pue­den en­con­trar gran can­ti­dad de bue­nas opor­tu­ni­da­des», di­ce. Agu­do ex­pli­ca que es­ta dis­per­sión se ob­ser­va en los pro­pios FAANG (Facebook, Ama­zon, Ap­ple, Net­flix y Goo­gle), que han reac­cio­na­do de for­ma di­fe­ren­te a me­di­da que se pla­tea­ban nue­vas cues­tio­nes de ti­po nor­ma­ti­vo, tri­bu­ta­rio y de com­pe- ten­cia. «El he­cho de que la ma­rea del di­ne­ro fá­cil ya no ele­ve to­dos los bar­cos es po­si­ti­vo pa­ra los ex­per­tos en selección de va­lo­res. En es­te pa­no­ra­ma, la selección por fun­da­men­ta­les es un im­pe­ra­ti­vo por­que per­mi­te iden­ti­fi­car ne­go­cios con pro­ble­mas pe­ro con un po­ten­cial de re­cu­pe­ra­ción que el mer­ca­do sub­es­ti­ma», di­ce Agu­do. Un fon­do que res­pon­de a es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es el que él ges­tio­na, el FF Ame­ri­ca Fund, que se ca­rac­te­ri­za por unos ele­va­dos ni­ve­les de ges­tión ac­ti­va. «Si se pro­du­ce un mer­ca­do a la ba­ja, el fon­do man­tie­ne un po­si­cio­na­mien­to re­la­ti­va­men­te de­fen­si­vo y pro­ba­ble­men­te su­pere a sus com­pe­ti­do­res y al ín­di­ce de re­fe­ren­cia. Pe­ro, in­clu­so en una co­yun­tu­ra ma­cro­eco­nó­mi­ca fa­vo­ra­ble, la gran can­ti­dad de va­lo­res ba­ra­tos de ca­li­dad pa­ra es­co­ger le co­lo­can en una po­si­ción ade­cua­da pa­ra be­ne­fi­ciar­se de aho­ra en ade­lan­te», de­fien­de Agu­do.

En Schro­ders, en cam­bio, op­tan por una es­tra­te­gia ‘ long-short’ co­mo la del Schro­ders Gaia Si­rios US Equity, que bus­ca apro­ve­char­se tan­to de las ac­cio­nes que fun­cio­nan co­mo de las que caen. «Den­tro del mis­mo mer­ca­do, hay com­pa­ñías que lo van a hacer me­jor y peor. Lo que pro­por­cio­na­mos es una vo­la­ti­li­dad del 8%, fren­te al 15% del ín­di­ce. Vas en un via­je más tran­qui­lo del que rea­li­za­rías si es­tu­vie­ras to­tal­men­te ex­pues­to al mer­ca­do», re­la­ta Del Molino.

Los va­lo­res tec­no­ló­gi­cos mo­ti­va­ron gran par­te de la subida de la Bol­sa y han re­ci­bi­do un buen cas­ti­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.