ECO­NO­MÍA GLO­BAL EL PA­DRE DE IN­TER­NET SA­LE A SU RES­CA­TE

ABC - Empresa - - Sumario - FRAN­CIS­CO CHA­CÓN CO­RRES­PON­SAL EN LIS­BOA

El desa­rro­llo em­pre­sa­rial del si­glo XXI en­cuen­tra uno de sus pi­la­res bá­si­cos en in­ter­net, pues las ven­tas a tra­vés del ca­nal di­gi­tal au­men­tan en pro­gre­sión geo­mé­tri­ca. De mo­do que la re­cién fi­na­li­za­da Web Sum­mit de Lis­boa se dis­tin­gue co­mo al­go más que una cum­bre tec­no­ló­gi­ca lí­der. Y ahí es­ta­ba el pa­dre de las tres «w» (world, wi­de, web), Tim Ber­ners-Lee, pa­ra enar­bo­lar el nue­vo per­fil que la Red ne­ce­si­ta. Ber­ners-Lee se ex­hi­be co­mo uno de los gran­des gu­rús de la era mo­der­na y su me­ga­pro­yec­to en cier­nes des­per­tó una enor­me ex­pec­ta­ción en el Par­que das Naçoes de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa.

Su am­bi­cio­so plan con­sis­te en un acuer­do mun­dial pa­ra in­ter­net, que se pre­sen­ta­rá a ni­vel in­ter­na­cio­nal en ma­yo de 2019 e in­vo­lu­cra­rá a go­bier­nos, em­pre­sas y ciu­da­da­nos. La vo­ca­ción con la que na­ce res­pon­de a la idea de un pac­to sin pre­ce­den­tes, por eso Ber­ners-Lee no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de su­bir­se a la ta­ri­ma del Al­ti­ce Are­na pa­ra lan­zar a los cua­tro vien­tos su de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes.

En es­pe­ra del mo­men­to de­no­mi­na­do 50/50 (es de­cir, la fran­ja tem­po­ral en la que se al­can­za­rá la mi­tad de la po­bla­ción co­nec­ta­da) pa­ra dar a co- no­cer el con­te­ni­do com­ple­to, el pro­gra­ma pre­ten­de aus­pi­ciar una Red ver­da­de­ra­men­te libre y abier­ta, que sea un bien pú­bli­co y un de­re­cho bá­si­co, da­do que hoy en día las ta­ri­fas arro­jan pre­cios prohi­bi­ti­vos pa­ra nu­me­ro­sas ca­pas de la po­bla­ción mun­dial. Y, cla­ro es­tá, los paí­ses en vías de desa­rro­llo y las mu­je­res pro­ta­go­ni­zan las dos gran­des bol­sas de ex­clu­sión.

Los apo­yos

¿Es­ta­mos an­te un ta­pón con­tra el do­mi­nio de los gi­gan­tes de Si­li­con Va­lley? Ber­ners-Lee mos­tró su dis­po­si­ción a no ca­len­tar los áni­mos y pre­su­mió de que ya cuen­ta con el apo­yo de 50 ins­ti­tu­cio­nes, or­ga­ni­za­cio­nes y mar­cas de pri­mer ni­vel: Goo­gle, Fa­ce­book, Cloud­fa­re, Ac­ces­sNow, Mai­nO­ne, Con­su­mers In­ter­na­tio­nal, et­cé­te­ra. En­tre los po­lí­ti­cos, el pri­me­ro que ha da­do un pa­so al fren­te ha si­do Em­ma­nuel Ma­cron, en nom­bre del Go­bierno fran­cés.

El ex­per­to bri­tá­ni­co es cons­cien­te de que no pue­den sos­la­yar­se los pro­ble­mas can­den­tes de la Red, al­gu­nos de los cua­les aca­ban de sa­lir de nue­vo a la luz co­mo el ca­so de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les ga­na­das por el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil. La in­fluen­cia de las no­ti­cias fal­sas que cir­cu­lan co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra, la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca, la pri­va­ci­dad que­bran­ta­da de los da­tos, los dis­cur­sos xe­nó­fo­bos, la ac­ción de los pi­ra­tas, la cen­su­ra… To­dos es­tos fac­to­res en­tran en jue­go y ha­cen que la igual­dad en el ac­ce­so a in­ter­net no se atis­be to­da­vía, cau­sa úl­ti­ma del plan en cur­so.

La im­por­tan­cia del pro­yec­to de Ber­ners- Lee que­da, pues, fue­ra de to­da du­da. Mu­cho más en un con­tex­to en el que el por­cen­ta­je de co­ne­xión de los paí­ses en vías de desa­rro­llo ha des­cen­di­do del 41% ( ha­ce so­lo cua­tro años) al exi­guo 15% de la ac­tua­li­dad. De he­cho, el con­ti­nen­te afri­cano ape­nas to­ta­li­za el 22%, ca­si cua­tro ve­ces me­nos que Eu­ro­pa, la zo­na del mun­do don­de la co­ne­xión es­tá más ge­ne­ra­li­za­da.

El 90% de las bús­que­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal se rea­li­za a tra­vés de Goo­gle, de ahí que la par­ti­ci­pa­ción de es­te mas­to­don­te en el acuer­do se in­ter­pre­te con cier­to re­ce­lo, aun­que por otra par­te no ten­dría sen­ti­do sin su pre­sen­cia.

Ac­ce­so uni­ver­sal

El ca­so es que Tim Ber­ners-Lee ape­la a to­do el mun­do a to­mar car­tas en el asun­to. De acuer­do con sus plan­tea­mien­tos, «los go­bier­nos tie­nen que ga­ran­ti­zar el ac­ce­so uni­ver­sal a in­ter­net, con­ju­gán­do­lo con el res­pe­to a la pri­va­ci­dad y al uso in­de­pen­dien­te » . Su idea­rio se pro­lon­ga en di­rec­ción a las em­pre­sas, que «de­ben con­ver­tir la Red en tec­no­ló­gi­ca y eco­nó­mi­ca­men­te ac­ce­si­ble». Por úl­ti­mo, no ol­vi­dó de­cir a las per­so­nas: «Hay que lu­char por un in­ter­net libre y ac­ce­si­ble a to­dos, así co­mo crear co­mu­ni­da­des fuer­tes que res­pe­ten la dig­ni­dad hu­ma­na y el dis­cur­so cí­vi­co».

Y to­do en es­ta Web Sum­mit de iden­ti­dad lu­sa (al me­nos has­ta 2028) y mar­ca­da por dos po­lé­mi­cas au­sen­cias: la de Ma­ri­ne Le Pen, in­vi­ta­da ini­cial­men­te pe­ro ex­pul­sa­da tras la po­lé­mi­ca que ge­ne­ró la in­clu­sión de su nom­bre, y la de Ro­nal­din­ho, con el pa­sa­por­te re­te­ni­do y que no pu­do des­pla­zar­se.

Sin em­bar­go, no fal­tó en Lis­boa la voz au­to­ri­za­da de Mar­gret­he Ves­ta­ger, la co­mi­sa­ria eu­ro­pea de la Com­pe­ten­cia que tie­ne a ra­ya a los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. «Nos es­ta­mos acer­can­do al fi­nal de la in­ves­ti­ga­ción», di­jo en re­fe­ren­cia a la po­si­bi­li­dad ca­da vez más real de una ter­ce­ra mul­ta mi­llo­na­ria a Goo­gle por abu­so de po­si­ción do­mi­nan­te. Unos 4.300 mi­llo­nes de eu­ros de re­car­go, aun­que fal­ta por con­cre­tar­se la can­ti­dad exac­ta, pue­den caer­le co­mo una lo­sa a la ma­cro­em­pre­sa, a la que Ves­ta­ger acu­sa de mi­rar a otro la­do des­pués de los dos an­te­rio­res cas­ti­gos eco­nó­mi­cos.

Es una prue­ba más de que es­ta mu­jer se ha con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro bra­zo de hie­rro con­tra la om­ni­pre­sen­cia de las fir­mas pun­te­ras de Si­li­con Va­lley, aun­que lo cier­to es que los con­tra­pe­sos ale­ma­nes, fran­ce­ses, sue­cos, ir­lan­de­ses o es­to­nios se ha­llan a una gran dis­tan­cia pa­ra po­der com­pe­tir.

Vis­ta ge­ne­ral de la sa­la cen­tral del Web Sum­mit de Lis­boa, en el que la ro­boó­ti­ca ha si­do uno de los ar­gu­men­tos cen­tra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.