EM­PRE­SAS Y SEC­TO­RES AP­PLE QUIE­RE SE­GUIR SIEN­DO PRE­MIUM VEN­DIEN­DO ME­NOS

Afron­ta la com­pe­ten­cia chi­na y un mer­ca­do ra­len­ti­za­do sin com­pe­tir en pre­cios y re­afir­man­do su con­di­ción de «cen­tral de ser­vi­cios»

ABC - Empresa - - Sumario - C. MANSO / J. M. SÁN­CHEZ

La adop­ción ma­si­va de te­lé­fo­nos mó­vi­les in­te­li­gen­tes ha pa­sa­do a me­jor vi­da. Ya se ha po­si­cio­na­do co­mo un ele­men­to más en la jun­gla de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos co­ti­dia­nos. Pe­se a que en la ac­tua­li­dad exis­ten mu­chos más mo­de­los en el mer­ca­do que ha­ce una dé­ca­da, la in­men­sa ma­yo­ría de con­su­mi­do­res han ex­ten­di­do a tres años los ci­clos de re­no­va­ción. Las mar­cas por su par­te se de­ba­ten en dos fren­tes: ofre­cer más por me­nos o in­cre­men­tar los pre­cios pa­ra me­jo­rar sus már­ge­nes an­te una po­si­ble caí­da.

Ap­ple y Sam­sung son las dos ma­yo­res ven­de­do­ras de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, pe­ro an­te el te­mor de re­du­cir el in­te­rés en­tre los usua­rios por cul­pa de la irrup­ción de mar­cas chi­nas, por lo ge­ne­ral con pro­duc­tos más ase­qui­bles, se han de­can­ta­do por rom­per el um­bral de los mil eu­ros en sus úl­ti­mos lan­za­mien­tos. Una es­tra­te­gia co­mer­cial que, por aho­ra, so­lo ha fa­vo­re­ci­do a la fir­ma de la man­za­na; pe­se a ven­der en el úl­ti­mo tri­mes­tre prác­ti­ca­men­te los mis­mos iPho­nes que el an­te­rior, ha lo­gra­do una me­jo­ra en su fac­tu­ra­ción.

«La ra­zón más ló­gi­ca po­dría obe­de­cer a la sa­tu­ra­ción de mer­ca­dos emer­gen­tes don­de es­ta­ba el prin­ci­pal cre­ci­mien­to de Ap­ple o a un mo­vi­mien­to es­tra­té­gi­co pa­ra no dar vi­si­bi­li­dad a sus com­pe­ti­do­res in­me­dia­tos (so­bre to­do Hua­wei y Sam­sung), y otros nue­vos fa­bri­can­tes que es­tán com­pi­tien­do en el mer­ca­do con dis­po­si­ti­vos que ofre­cen gran­des ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas con unos pre­cios muy com­pe­ti­ti­vos » , ex­pli­ca a es­te dia­rio José Cano, di­rec­tor de aná­li­sis y con­sul­to­ría de IDC Es­pa­ña.

«Cen­tral de ser­vi­cios»

So­bre la de­ci­sión de Ap­ple de de­jar de apor­tar da­tos so­bre cier­tas uni­da­des de ne­go­cio, Enrique Dans, pro­fe­sor de in­no­va­ción del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa, apun­ta que el gi­gan­te tec­no­ló­gi­co «bus­ca edu­car a los ana­lis­tas en que hay más co­sas ade­más de las ven­tas » . Co­mo ejem­plo, men­cio­na que el mar­gen por uni­dad es ma­yor que el de sus ri­va­les co­reano y chino. «Ap­ple es­ta­ría muy fe­liz con ta­sas del 15% del mer­ca­do», apun­ta el pro­fe­sor del IE, quien re­cuer­da que el 80% de los smartp­ho­nes tie­nen co­mo sis­te­ma ope­ra­ti­vo el de An­droid.

En una lí­nea si­mi­lar a Dans se pro- nun­cia Je­sús Her­nán­dez Ruiz, pro­fe­sor de Di­gi­tal Bu­si­ness y Es­tra­te­gia en el Ins­ti­tu­to de la Eco­no­mía Di­gi­tal (ICEMD) de ESIC, pa­ra quien Ap­ple «no es un fa­bri­can­te de mó­vi­les sino una cen­tral de ser­vi­cios » . En su opi­nión, « lo in­tere­san­te es lo que pue­den apor­tar de va­lor aña­di­do a sus ac­cio­nis­tas, por lo que no se­ría en­ri­que­ce­dor que den­tro de la co­mu­ni­ca­ción se in­clu­ye­ra un fra­ca­so en la ven­ta de mó­vi­les». No cree, sin em­bar­go, que los mer­ca­dos ten­gan que in­ter­pre­tar que las co­sas no van bien si hay un des­cen­so en las ven­tas.

Has­ta ha­ce unos años era prác­ti­ca­men­te im­pen­sa­ble ver en el ran­king prin­ci­pal de ven­de­do­res a va­rias fir­mas de pro­ce­den­cia chi­na. En los úl­ti­mos tiem­pos es inevi­ta­ble. Con Hua­wei co­mo ter­ce­ro en dis­cor­dia y la úni­ca fir­ma en con­di­cio­nes de rom­per el bi­no­mio Ap­ple-Sam­sung, los smartp­ho­nes de mar­cas co­mo Op­po, Vi­vo, One- Plus o Xiao­mi han to­ma­do el tes­ti­go de HTC, LG o Sony que se ha­bían he­cho un hue­co en el mer­ca­do. Pre­gun­ta­do por el res­to de mar­cas, pa­ra Dans és­tas si­guen « el plan­tea­mien­to clá­si­co de abar­car una ga­ma am­plia de pro­duc­tos» aun­que la ver­da­de­ra ba­ta­lla es­ta­ría en el seg­men­to pre­mium. «Ap­ple se di­ri­ge a un so­lo seg­men­to, en el res­to ha­ce po­cos es­fuer­zos » , cons­ta­ta es­te ex­per­to quien con­si­de­ra, fren­te a al­gu­nos es­tu­dios, que al mer­ca­do de ven­ta de mó­vi­les « le que­dan fron­te­ras im­por­tan­tes» en to­da la tec­no­lo­gía re­la­cio­na­da con las ba­te­rías. En su opi­nión, la di­fe­ren­cia­ción de­be ar­mar­se de nue­vos ar­gu­men­tos e in­no­va­cio­nes pa­ra que el con­su­mi­dor quie­ra cam­biar de mó­vil. Las pre­vi­sio­nes no son ha­la­güe­ñas pa­ra es­te año, en el que se es­ti­ma que el mer­ca­do glo­bal del mó­vil cae­rá un 1%. «El mer­ca­do de con­su­mo es ló­gi­co que cai­ga le­ve­men­te al es­tar fuer­te­men­te sa­tu­ra­do, tan­to en Es­pa­ña co­mo en to­da Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, en el acu­mu­la­do a 2021 y con­si­de­ran­do la par­te em­pre­sa­rial, los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les cre­ce­rán un 1,6% en par­te por­que es el área más ali­nea­da con la trans­for­ma­ción del pues­to de tra­ba­jo y mo­vi­li­dad del mer­ca­do cor­po­ra­ti­vo», aña­de Cano.

Un pla­zo de dos años

Una de las ra­zo­nes que es­gri­men los ex­per­tos pa­ra jus­ti­fi­car es­ta ra­len­ti­za­ción del mer­ca­do se en­cuen­tra en que los com­pra­do­res op­tan ca­da vez más por cam­biar­se de mó­vil pa­sa­dos los dos años. «El con­su­mi­dor ha cam­bia­do el há­bi­to en par­te por­que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en los pro­pios ter­mi­na­les no son tan dis­rup­ti­vos » , re­cal­ca Cano.

Sin em­bar­go, a me­dio pla­zo se pre­vé que se re­to­men los ni­ve­les de fac­tu­ra­ción del pa­sa­do. En es­te sen­ti­do, Her­nán­dez Ruíz sos­tie­ne que mu­chos in­ver­so­res de la com­pa­ñía han ade­lan­ta­do la ven­ta de sus tí­tu­los al no ha­ber una co­mu­ni­ca­ción su­fi­cien­te, y que las caí­das de más del 6% de la se­ma­na pa­sa­da ven­drían a dar «un to­que de aten­ción» por la fal­ta de trans­pa­ren­cia so­bre el mo­de­lo de ne­go­cio de los pró­xi­mos años.

«To­do el mun­do sa­be que Ap­ple y el res­to de los fa­bri­can­tes es­tán en fa­se de re­con­ver­sión de sus ca­tá­lo­gos y que, en nues­tras ma­nos, se en­cuen­tran las úl­ti­mas uni­da­des de mó­vi­les tal y co­mo los he­mos co­no­ci­do», apun­ta es­te Her­nán­dez Ruíz. A su jui­cio, en cues­tión de dos años, to­do va a vi­rar ha­cia apa­ra­tos elec­tró­ni­cos más in­te­li­gen­tes y con una in­ter­ac­ti­vi­dad más na­tu­ral gra­cias a los co­man­dos de voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.