La tec­no­lo­gía mar­ca la cuen­ta atrás del di­ne­ro fí­si­co

La lu­cha con­tra la eco­no­mía su­mer­gi­da lle­va a Es­pa­ña y Eu­ro­pa a res­trin­gir y li­mi­tar el uso de los mé­to­dos de pa­go en efec­ti­vo Las tar­je­tas en cir­cu­la­ción al­can­zan má­xi­mos en 2018 al tiem­po que los usua­rios ya com­pran más con «plás­ti­co» de lo que sa­can d

ABC - Empresa - - A Fondo - DA­NIEL CA­BA­LLE­RO

Pri­me­ro fue el true­que; lue­go lle­ga­ron las mo­ne­das; más ade­lan­te los bi­lle­tes; des­pués las tar­je­tas; y aho­ra el mó­vil. Ese es el re­co­rri­do que han ex­pe­ri­men­ta­do los mé­to­dos de pa­go des­de la an­ti­güe­dad has­ta nues­tros días. To­dos ellos con­vi­ven en la ac­tua­li­dad –con ma­yor o me­nor im­plan­ta­ción– en una so­cie­dad que de­man­da sis­te­mas ca­da vez más rá­pi­dos, efi­cien­tes y se­gu­ros. Un sin­fín de exi­gen­cias que las em­pre­sas –y los go­bier­nos– abo­gan por cum­plir en pos del be­ne­fi­cio co­mún. La eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra «pro­gre­so» vie­ne de avan­zar, ir ha­cia ade­lan­te; y eso ha­cen los mé­to­dos de pa­go, siem­pre de­jan­do tras de sí al­gún «ca­dá­ver». El tru­que – aun­que aún exis­te en zo­nas re­mo­tas o even­tos es­pe­cia­li­za­dos– de­jó pa­so al di­ne­ro fí­si­co. Hoy, es­te se ha­rá a un la­do con la di­gi­ta­li­za­ción ya co­mo una reali­dad, se­gún los ex­per­tos en pa­gos.

«Al sis­te­ma fi­nan­cie­ro y los go­bier­nos les in­tere­sa res­trin­gir el efec­ti­vo», afir­ma Fran­ci­so Ló­pez Be­rro­cal, pro­fe­sor de Cash Ma­na­ge­ment de IE Bu­si­ness School. Una má­xi­ma que es­tos ac­to­res cum­plen al pie de la le­tra. Por ejem­plo, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ya es­ta­ble­ce lí­mi­tes pa­ra via­jar li­bre­men­te con efec­ti­vo y el Go­bierno es­pa­ñol pla­nea li­mi­tar a 1.000 eu­ros los pa­gos en­tre em­pre­sa­rios. ¿La ra­zón? La se­gu­ri­dad y la lu­cha con­tra el cri­men. Ex­per­tos con­sul­ta­dos por ABC ex­pli­can que es­te ti­po de me­di­das fa­vo­re­cen la des­apa­ri­ción de la eco­no­mía su­mer­gi­da, la co­rrup­ción y el blan­queo de ca­pi­ta­les. Una te­sis man­te­ni­da des­de el prin­ci­pio por el Eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez y gra­cias a la cual es­pe­ra re­cau­dar 218 mi­llo­nes de eu­ros con la ci­ta­da li­mi­ta­ción plan­tea­da.

No so­lo des­de el ám­bi­to aca­dé­mi­co apues­tan por re­le­gar el di­ne­ro en efec­ti­vo a un se­gun­do – o ter­cer– plano. Las em­pre­sas de me­dios de pa­go di­gi­ta­les/elec­tró­ni­cos tam­bién de­fien­den esa pos­tu­ra. «Al no de­jar nin­gu­na tra­za, na­die sa­be que al­guien da di­ne­ro a otra per­so­na. El efec­ti­vo es el gran enemi­go del Es­ta­do de Bie­nes­tar. Cuan­to me­nos efec­ti­vo, se ha­ce más difícil eva­dir im­pues­tos», apun­ta Al­ber­to Ló­pez, di­rec­tor de Pa­gos Di­gi­ta­les e In­no­va­ción de Mas­ter­card. Y pro­si­gue: « El ob­je­ti­vo de las nue­vas tec­no­lo­gías es que me­jo­ren aún más los mé­to­dos de pa­go, co­mo pa­ra re­du­cir el frau­de».

Pe­se a to­do, el fu­tu­ro no es­tá tan cla­ro co­mo lo pin­tan en cier­tas com­pa­ñías. Des­de Glo­bal Ex­chan­ge, mul­ti­na­cio­nal es­pe­cia­li­za­da en ofre­cer ser­vi­cios de cam­bio de mo­ne­da en ae­ro­puer­tos in­ter­na­cio­na­les, su pre­si­den­te Isi­do­ro José Ala­nís es­ti­ma que «no­so­tros no ve­re­mos el fin del efec­ti­vo», al tiem­po que re­cal­ca que le que­da « al me­nos 50 años» co­mo el mé­to­do más uti­li­za­do.

Por su par­te, Mas­ter­card, en voz de Johan Linds­trom, vi­ce­pre­si­den­te de Desa­rro­llo de Ne­go­cio de Mas­ter­card pa­ra Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, con­si­de­ra que el efec­ti­vo ter­mi­na­rá des­apa­re­cien­do. Y que las tar­je­tas tam­bién lo ha­rán en un fu­tu­ro no tan le­jano en fa­vor del pa­go por mó­vil. Dos pos­tu­ras ra­di­cal­men­te opues­tas, ca­da cual con sus in­te-

Los ex­per­tos avi­san de que el pa­go por mó­vil ha­rá des­apa­re­cer más ade­lan­te las tar­je­tas

re­ses em­pre­sa­ria­les de­trás. La dis­rup­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías ame­na­za con la­pi­dar el efec­ti­vo y tam­bién las tar­je­tas, mé­to­dos que aú­nan prác­ti­ca­men­te el 100% del uso en la ac­tua­li­dad. Tal es así que, se­gún un es­tu­dio de Cai­xa­bank Re­search, la hu­ma­ni­dad de­be po­ner el fo­co en « có­mo el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co es­tá ha­cién­do­nos re­pen­sar el sis­te­ma ac­tual » .

Mo­men­to del cam­bio

Gor­ka Brio­nes, so­cio de Mo­ni­tor De­loit­te, evi­den­cia el mo­men­to en el que se pro­du­ci­rá el gran cam­bio a ni­vel so­cial; cuan­do el efec­ti­vo pa­sa­rá a me­jor –o peor– exis­ten­cia. «La in­cor­po­ra­ción a la vi­da eco­nó­mi­ca de los na­ti­vos di­gi­ta­les pue­de su­po­ner un cam­bio ra­di­cal, ace­le­ran­do la mar­gi­na­li­za­ción del efec­ti­vo co­mo me­dio de pa­go», ex­pli­ca Brio­nes, quien cons­ta­ta, tam­bién, que «la dis­mi­nu­ción del uso del efec­ti­vo es mu­cho más len­ta que la evo­lu­ción de los me­dios de pa­go di­gi­ta­les». Un cam­bio con­ti­nuo pe­ro so­se­ga­do. Sin pri­sa, pe­ro sin pau­sa.

Los nue­vos sis­te­mas se en­cuen­tran a me­nu­do con trabas so­cia­les. El so­cio de Mo­ni­tor De­loit­te de­ta­lla que la des­con­fian­za to­da­vía es­tá in­mer­sa en los mé­to­dos di­gi­ta­les por su «fal­ta de acep­ta­ción uni­ver­sal», que no se adap­tan a « los usos del clien­te (co­mo en las pro­pi­nas)» y por «el re­to de la con­fi­den­cia­li­dad ( el efec­ti­vo es anó­ni­mo)». De es­ta ma­ne­ra, es­to ra­len­ti­za su im­plan­ta­ción, aun­que la ma­yo­ría de fuentes con­sul­ta­das apun­tan a que el efec­ti­vo tie­ne los días con­ta­dos co­mo mé­to­do pre­fe­ren­te. «No des­apa­re­ce sino que hay ca­da vez más transac­cio­nes di­gi­ta­les y el au­men­to del uso del efec­ti­vo es mu­cho me­nor » , des­ta­ca Je­sús Lo­zano, eco­no­mis­ta sé­nior del Área de Re­gu­la­ción Di­gi­tal y Tendencias de BBVA Re­search.

Es­ta ten­den­cia – apun­ta Lo­zano– va­ría en fun­ción de la edad de la po­bla­ción, su ni­vel de di­gi­ta­li­za­ción y el ta­ma­ño me­dio de la transac­ción. Los jó­ve­nes di­gi­ta­li­za­dos es­tán más acos- tum­bra­dos a uti­li­zar mé­to­dos de pa­go di­gi­ta­les (tar­je­ta, mó­vil, etc.) que los ma­yo­res, don­de pre­va­le­ce el uso del efec­ti­vo. Una afir­ma­ción que en­cuen­tra su fuen­te en un in­for­me de BBVA Re­search, que se­ña­la que los me­no­res de 35 años rea­li­zan el 80% de sus ope­ra­cio­nes con tar­je­ta. Ade­más, des­ta­ca que «los me­no­res de 35 años aco­me­ten un 44% me­nos de re­ti­ra­das de efec­ti­vo que la me­dia de la po­bla­ción es­pa­ño­la, mien­tras que los ma­yo­res de 60 años re­ti­ran un 33,2% más de di­ne­ro en ca­je­ros que el res­to». Prue­bas que sir­ven pa­ra con­tras­tar la es­ti­ma­ción de Mas­ter­card de que pa­ra 2020 el 38% de los pa­gos se­rán di­gi­ta­les. Y, por va­lor de transac­ción, el pre­si­den­te de Glo­bal Ex­chan­ge afir­ma que en los im­por­tes más ba­jos el efec­ti­vo es el «cam­peón», es de­cir, has­ta 50 eu­ros, sin nin­gu­na dis­cu­sión. A par­tir de esa can­ti­dad, me­dios al­ter­na­ti­vos to­man ma­yor re­le­van­cia: tar­je­tas de dé­bi­to o cré­di­to – con o sin tec­no­lo­gía « con­ta­cless » – , pa­gos por mó­vil y pa­gos on­li­ne.

Ope­ra­cio­nes por re­gio­nes

A día de hoy, Nor­tea­mé­ri­ca co­pa el ma­yor dato de ope­ra­cio­nes sin di­ne­ro en efec­ti­vo. La re­gión reali­zó en 2016 –úl­ti­mo año con da­tos dis­po­ni­bles y cer­ti­fi­ca­dos– 161,1 mi­llo­nes de es­te ti­po de transac­cio­nes, aun­que se pre­vé que pa­ra 2021 pier­da ese li­de­raz­go, se­gún es­ti­ma­cio­nes de la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni. En­ton­ces, se­rán los paí­ses de Asia emer­gen­te los que se si­túen en la par­te más al­ta de la ta­bla con 250,7 mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes sin efec­ti­vo.

Así, el pa­go con « plás­ti­co » (co­mo se co­no­ce a las tar­je­tas) tien­de a au­men­tar ex­po­nen­cial­men­te en to­das las re­gio­nes del pla­ne­ta. Y, des­de Uni­ver­sa­lPay, com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en soluciones de pa­gos fí­si­cos y di­gi­ta­les, di­cen que «la tar­je­ta su­pera al efec­ti­vo co­mo mé­to­do de pa­go ha­bi­tual de los con­su­mi­do­res en el día a día», se­gún un co­mu­ni­ca­do que emi­tió la com­pa­ñía al res­pec­to. In­clu­so, la em­pre­sa afir­ma que el uso de las tar­je­tas en com­pras dia­rias se ha in­cre­men­ta­do has­ta el 72,5% fren­te al 65,9% de com­pra­do­res que de­cla­ran usar el di­ne­ro fí­si­co en sus pa­gos de ca­da día.

En con­so­nan­cia, el Ín­di­ce de Ciu­da­des Cash­less de Mas­ter­card, pre­sen­ta­do es­ta se­ma­na en Ma­drid, cons­ta­ta que sie­te de ca­da diez es­pa­ño­les pre­fie­ren los pa­gos elec­tró­ni­cos al efec­ti­vo. Una es­ti­ma­ción que tie­ne tram­pa ya que la pre­fe­ren­cia lue­go no se co­rres­pon­de con la reali­dad. Los con­su­mi­do­res –se­gún des­ta­can des­de la mul­ti­na­cio­nal– ha­cen mu­chos me­nos pa­gos « non- cash » de lo que de­cla­ran desear.

Aun­que go­bier­nos y em­pre­sas del sec­tor cen­tran sus es­fuer­zos en trans­mi­tir que el efec­ti­vo es­tá ya muer­to, los da­tos que apor­ta Glo­bal Ex­chan­ge son bien dis­tin­tos. Un es­tu­dio de es­ta com­pa­ñía se­ña­la que el 99,2% de los es­pa­ño­les lle­van con­si­go di­ne­ro en efec­ti­vo, sien­do 20 y 50 eu­ros las can­ti­da­des más ha­bi­tua­les. Ade­más, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ya apun­tó a que la ten­den­cia de uso del « cash » con­ti­nua­ba sien­do de gran im­por­tan­cia en la Eu­ro­zo­na: con­cre­ta­men­te, la ins­ti­tu­ción des­ta­ca­ba a fi­na­les de 2017 que el 79% de los pa­gos en pun­tos de ven­ta fue­ron rea­li­za­dos en me­tá­li­co en 2016. Pe­se a to­do, Lo­zano, de BBVA Re­search, con­fir­ma que «no

hay un buen in­di­ca­dor pa­ra me­dir el uso de efec­ti­vo » ya que es im­po­si­ble con­tro­lar los flu­jos de di­ne­ro que se mue­ven de mano en mano. Tan so­lo pue­den va­lo­rar­se a tra­vés de en­cues­tas co­mo las rea­li­za­das por Glo­bal Ex­chan­ge o el BCE.

En cam­bio, uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes pa­ra po­der con­cluir que el uso que se le da a las tar­je­tas es­tá va­rian­do y va en au­men­to en­tra en re­la­ción con los pa­gos que se rea­li­zan y el di­ne­ro que se sa­ca del ca­je­ro. Tra­di­cio­nal­men­te los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les sa­ca­ban mu­cho más di­ne­ro de los ca­je­ros del que uti­li­za­ban pa­ra pa­gar sus com­pras... has­ta que lle­gó el año 2016. Fue en­ton­ces cuan­do se in­vir­tie­ron las tor­nas y, por pri­me­ra vez, se gas­tó más di­ne­ro en com­pras con tar­je­ta que en sa­car­lo del ca­je­ro. Y la es­ta­dís­ti­ca mues­tra que ese dato no se va a re­ver­tir sino que la bre­cha irá a más en pró­xi­mos ejer­ci­cios.

Así las co­sas, aho­ra el fu­tu­ro es­tá en las tar­je­tas, pe­ro más ade­lan­te pa­sa­rá a ser de los mó­vi­les. «Lo que es­pe­ra­mos a fu­tu­ro es, me­dian­te la di­gi­ta­li­za­ción de los pa­gos, po­der adap­tar la er­go­no­mía del pa­go al con­tex­to, de for­ma que el pa­go se vuel­va prác­ti­ca­men­te in­vi­si­ble co­mo ocu­rre, por ejem­plo, cuan­do el clien­te uti­li­za Uber. El mó­vil, ob­via­men­te, es un ca­ta­li­za­dor del cam­bio » , di­ce Brio­nes, de Mo­ni­tor De­loit­te. Y coin­ci­de con su diag­nós­ti­co el pro­fe­sor de IE Bu­si­ness School Ló­pez Be­rro­cal: «Ca­da vez más las ge­ne­ra­cio­nes usan el mó­vil pa­ra to­do y la se­gu­ri­dad en los me­dios de pa­go ha ido cre­cien­do » .

So­lu­ción eu­ro­pea

Más allá del pa­go por mó­vil, hay quien fi­ja la vis­ta en las crip­to­mo­ne­das. Ya son más de 1.500 –y su­bien­do– las que han si­do crea­das y su­ma­ban en el mes de abril de 2018 una ca­pi­ta­li­za­ción de 307.877 mi­llo­nes de dó­la­res. Ci­fras que han cre­ci­do a gran ve­lo­ci­dad des­de 2015, pe­ro los ex­per­tos con­sul­ta­dos no creen que es­te mé­to­do va­ya a su­po­ner un ries­go pa­ra el efec­ti­vo. «Con las crip­to­mo­ne­das la per­cep­ción es que a cor­to pla­zo no es un me­dio de pa­go que va­ya a sus­ti­tuir a los tra­di­cio­na­les», di­ce Lo­zano.

En cam­bio, sí que hay una so­lu­ción que po­dría con­ten­tar a to­das las par­tes. Al­gu­nas de las crí­ti­cas a las crip­to­mo­ne­das obe­de­cen a su vo­la­ti­li­dad y la fal­ta de acep­ta­ción en los mer­ca­dos. Por ello, pla­nea en el am­bien­te del Vie­jo Con­ti­nen­te la po­si­bi­li­dad de que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo se ha­ga car­go de la si­tua­ción. ¿Có­mo? Sen­ci­lla­men­te, sa­can­do a cir­cu­la­ción su pro­pia mo­ne­da vir­tual co­mo or­ga­nis- mos ofi­cia­les ha­bi­li­ta­dos pa­ra emi­tir di­ne­ro.

Es­ta ten­dría el res­pal­do de un ban­co cen­tral, tal co­mo mues­tra un es­tu­dio de Cai­xa­bank Re­search, y po­drían con­tro­lar­se las fluc­tua­cio­nes de su va­lor. Ven­ta­jas que los ex­per­tos en mé­to­dos de pa­gos ya lle­van tiem­po atis­ban­do, aun­que re­co­no­cen que, de mo­men­to, no hay pla­nes co- no­ci­dos de que los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les –UE, EE.UU., Ja­pón, Chi­na y Reino Uni­do– va­yan a po­ner en mar­cha una me­di­da si­mi­lar. «To­da­vía que­da lle­var­lo a buen puer­to pe­ro la idea es muy atrac­ti­va», afir­ma Ló­pez Be­rro­cal.

Una in­cer­ti­dum­bre que so­lo los ban­cos cen­tra­les pue­den di­si­par, aun­que sue­ne a día de hoy prác­ti­ca­men- te co­mo una uto­pía. Pre­ci­sa­men­te lo que no lo pa­re­ce es la po­si­bi­li­dad de que el efec­ti­vo que­de re­du­ci­do a ce­ni­zas. Na­die se atre­ve a va­ti­ci­nar una fe­cha en la que el di­ne­ro fí­si­co cae­rá en desuso, mien­tras los pa­gos di­gi­ta­les con­ti­núan su ex­pan­sión sin fre­nos. El tru­que, la mo­ne­da, el billete, la tar­je­ta, el mó­vil... y has­ta ahí po­de­mos leer. De mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.