Un Go­bierno de no creer

ABC - Empresa - - Tribuna - MARÍA JE­SÚS PÉREZ

To­do es men­ti­ra. Qui­zás me ha­ya vuel­to una des­creí­da, pe­ro an­te tan­to «don­de di­je di­go di­go Diego», se me de­be dis­cul­par. Y com­pren­der. Es que ya me pier­do. Ni vo­to de con­fian­za, ni ha­cer­se al car­go, ni ana­li­zar los de­be­res «de­ja­dos» por el Eje­cu­ti­vo an­te­rior, ni na­da de na­da. Es­te Go­bierno «oku­pa» de Pe­dro Sán­chez es un des­pro­pó­si­to. Ma­ni­pu­la­dor y ter­gi­ver­sa­dor. Y es que es­ta mis­ma se­ma­na, Bru­se­las, que pa­re­cía ha­ber re­ci­bi­do con cier­ta sa­tis­fac­ción la usur­pa­ción del sillón pre­si­den­cial en nues­tro país, mos­tra­ba al­go de con­tra­rie­dad an­te el fu­tu­ro eco­nó­mi­co más in­me­dia­to de Es­pa­ña. Y has­ta si me apu­ran per­ple­ji­dad por las me­di­das fis­ca­les to­ma­das y los in­gre­sos que se es­pe­ran de ellas. Aho­ra re­sul­ta que du­da de al­gu­nas de­ci­sio­nes in­clui­das en el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos pa­ra 2019 que le han en­via­do des­de la ban­ca­da so­cia­lis­ta.

El co­mi­sa­rio eu­ro­peo, Pie­rre Mos­co­vi­ci, ami­go de la mi­nis­tra de Eco­no­mía, Na­dia Cal­vi­ño, y has­ta del pro­pio Sán­chez –o eso de­du­je yo po­co des­pués del asal­to a La Mon­cloa tras ser es­pec­ta­do­ra del «buen ro­lli­to» que mos­tró en pú­bli­co con ella en su úl­ti­ma vi­si­ta a nues­tro país–, aho­ra cree que el Go­bierno so­cia­lis­ta ha so­bre­es­ti­ma­do sus pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra Es­pa­ña pa­ra los dos pró­xi­mos ejer­ci­cios y ha pues­to en du­da los pla­nes de au­men­tar la re­cau­da­ción con nue­vos im­pues­tos, co­mo el que se pre­ten­de im­plan­tar pa­ra las ac­ti­vi­da­des de las gran­des em­pre­sas di­gi­ta­les o la ta­sa a las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Bru­se­las tam­bién cree que la brus­ca subida del sa­la­rio mí­ni­mo a mil eu­ros ten­drá al­gún be­ne­fi­cio pre­su­pues­ta­rio pe­ro tam­bién un cos­te en tér­mi­nos de em­pleo de al me­nos 70.000 pues­tos de tra­ba­jo que no se crea­rán.

¿En qué que­da­mos? Por­que no ha­ce ni un mes que el Doc­tor Sán­chez sen­tía el res­pal­do ab­so­lu­to a su Go­bierno y a su buen ha­cer de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas. De he­cho, al ser pre­gun­ta­do en­ton­ces por la car­ta que Bru­se­las iba a en­viar a Es­pa­ña pa­ra pe­dir «acla­ra­cio­nes» so­bre las pre­vi­sio­nes de in­gre­sos ase­gu­ró que la «con­fian­za» mos­tra­da por la Unión Eu­ro­pea en su Eje­cu­ti­vo es «muy im­por­tan­te» en re­la­ción al bo­rra­dor de las cuen­tas pa­ra el pró­xi­mo ejer­ci­cio una vez pre­sen­ta­do an­te Bru­se­las. Y es más, so­bre esa car­ta que se co­no­ció un día des­pués, ad­ver­tía el pre­si­den­te que de­no­ta­ba más con­fian­za en Es­pa­ña que en las re­mi­ti­das a los an­te­rio­res Go­bier­nos: «Cuan­do la vean ha­gan la com­pa­ra­ción en­tre lo que se le pe­día al Go­bierno de Es­pa­ña en 2016 y 2017 y lo que se le pi­de en 2018, pa­ra que vean la di­fe­ren­cia a fa­vor de es­te año, la con­fian­za en la po­si­ción eu­ro­pea que tie­ne el Go­bierno de Es­pa­ña y que es bien re­ci­bi­da por las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias». ¡Pues me­nos mal!

Pe­ro ¿qué cla­se de reali­dad pa­ra­le­la vi­ve es­te hom­bre? A mí des­de lue­go no me cua­dra na­da esa su­pues­ta con­fian­za de la que ha­bla vis­tas las pre­vi­sio­nes eu­ro­peas de oto­ño y sus co­men­ta­rios al res­pec­to que die­ron a co­no­cer el pa­sa­do jue­ves... Se­ñor pre­si­den­te, se­pa que las men­ti­ras tie­nen las «pa­ti­tas» muy cor­tas, y le pa­sa­rá fac­tu­ra. O eso es­pe­ro, fran­ca­men­te. Ne­ce­si­ta­mos un Go

bierno que no nos mien­ta –¡mi­ra! co­mo di­jo en otro mo­men­to el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral so­cia­lis­ta Al­fre­do Pérez Ru

bal­ca­ba–, y es­te que nos ha to­ca­do te­ner, ca­si co­mo si fue­ra por de­cre­to, no pa­ra de ha­cer­lo.

Es­te Go­bierno no quie­re te­ner unos pre­su­pues­tos que ha­gan más fá­cil la vi­da al ciu­da­dano, de jus­ti­cia so­cial, di­cen. ¡Men­ti­ra! El im­pues­to al dié­sel lo pa­gan los au­tó­no­mos, o sea, los ciu­da­da­nos; el im­pues­to a las tec­no­ló­gi­cas lo pa­ga­rán las py­mes, o sea los ciu­da­da­nos; el im­pues­to a los ban­cos, los clien­tes, o sea, los ciu­da­da­nos... No se ha­gan un lío. Es­tán en cla­ve elec­to­ral (to­dos los po­lí­ti­cos, eso sí, no lo voy a ne­gar). Pe­ro Sán­chez y sus «miem­bras y miem­bros» ven­den to­das sus gran­des ideas pa­ra ayu­dar al ciu­da­dano (¡ay que me par­to! aun­que gra­cia ce­ro pa­ta­te­ro) en plan po­pu­lis­ta. Pe­ro de BOE –a de­cre­ta­zo lim­pio, co­mo no ten­go apo­yos, lo im­pon­go y pun­to fi­nal... ¡y lue­go se ha­cen lla­mar pro­gre­sis­tas!, tie­ne gua­sa la co­sa–, no de ca­lle co­mo otros de co­lor mo­ra­do y so­cios «par­tí­ci­pes» del Go

bierno. Pe­ro lo úni­co que bus­ca es ha­cer aco­pio de vo­tos. En to­dos los ca­la­de­ros de «idem» que pue­dan en­con­trar: mu­je­res, inmigrantes, hi­po­te­ca­dos... Y cuan­do con­si­ga tal can­ti­dad de po­ten­cia­les vo­tan­tes de ma­ne­ra en­ga­ño­sa, en­ton­ces sí, con­vo­ca­rá elec­cio­nes. Pa­ra en­ton­ces po­dría­mos es­tar ya fri­tos a im­pues­tos... si Bru­se­las lo per­mi­te. Me di­cen por ahí que da­do que Eu

ro­pa es­tá des­creí­da (¡an­da, co­mo yo!) con los pla­nes pre­su­pues­ta­rios de Sán

chez, y que los es­ca­ños no dan pa­ra apro­bar­los con los apo­yos ne­ce­sa­rios –al­go que sa­ben, por cier­to, en Mon­cloa– ten­drá que aflo­rar en bre­ve el plan B del

pre­si­den­te, que asu­mi­rá unas cuen­tas pro­rro­ga­das que no son su­yas –pe­ro que ya acep­tó cuan­do to­mó po­se­sion–, pe­ro con un «pe­que­ño» de­ta­lle nue­vo: su pro­pio te­cho de gas­to re­vi­sa­do. Por­que sa­bi­do es que la pró­rro­ga pre­su­pues­ta­ria ha im­pli­ca­do en el pa­sa­do lo que se co­no­ce en Bru­se­las co­mo «no­po­licy­chan

ges» , es­to es, que no pue­den ha­cer­se gran­des cam­bios ni qui­zás los ajus­tes es­truc­tu­ra­les que el país ne­ce­si­te o al me­nos a los que se ha com­pro­me­ti­do. La apro­ba­ción del lí­mi­te de gas­to no fi­nan­cie­ro –que es co­mo se co­no­ce al te­cho de gas­to– irá acom­pa­ña­do en­ton­ces de una nue­va ac­tua­li­za­ción del cua­dro ma­cro­eco­nó­mi­co, co­mo sue­le ser ha­bi­tual, pe­ro más acor­de con las nue­vas pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to pa­ra Es­pa­ña en 2019 –me­nor que ha­ce tres me­ses– que aca­ba de anun­ciar Mos­co­vi­ci. En­ton­ces, a lo me­jor, y so­lo a lo me­jor,

Bru­se­las di­ría sí y no nos vol­ve­ría a me­ter en el pa­que­te de paí­ses que de­ben ser vi­gi­la­dos pa­ra que sus gas­tos no se sal­gan de ma­dre... Pe­ro, lo sien­to, yo no me creo a es­te Go­bierno. No me fío de él. No le veo ca­paz de ges­tio­nar en con­di­cio­nes un país con unos pre­su­pues

tos que no sir­ven pa­ra el nue­vo mar­co eco­nó­mi­co de 2019. Y mu­cho me­nos des­pués de es­ta se­ma­na, tras des­au­to­ri­zar por de­cre­to –¡fal­ta­ría más!– al po­der ju­di­cial en el asun­to de un im­pues­to – Ac­tos Ju­rí­di­cos Do­cu­men­ta­dos– que, no lo du­den, va­mos a pa­gar los de siem­pre. Es un Go­bierno de men­ti­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.