«Las fric­cio­nes son ne­ce­sa­rias pa­ra cam­biar e in­no­var»

Es­ta abo­ga­da aus­tra­lia­na ex­pli­ca el com­ple­jo jue­go de equi­li­brios que con­lle­va ges­tio­nar una plan­ti­lla de 200.000 em­plea­dos

ABC - Empresa - - Formación Y Empleo - ANA LUI­SA IS­LAS

Su­san Fe­rrier es abo­ga­da, na­ció en Aus­tra­lia y es directora de Re­cur­sos Hu­ma­nos (Glo­bal Head of Peo­ple) de KPMG, una con­sul­to­ra con pre­sen­cia en 152 paí­ses y 200.000 em­plea­dos, 134.000 de los cua­les tie­nen me­nos de 34 años. Fe­rrier es tam­bién miem­bro de su equi­po glo­bal de di­rec­ción. Es res­pon­sa­ble de li­de­rar el di­se­ño, desa­rro­llo e im­ple­men­ta­ción de la es­tra­te­gia de ta­len­to de la com­pa­ñía; di­ri­ge el equi­po de in­clu­sión y di­ver­si­dad; en­tre otras fun­cio­nes. Tie­ne más de 30 años de ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal en dis­tin­tos sec­to­res, co­mo la ban­ca (HSBC y Deuts­che). Du­ran­te la épo­ca del boom del «pun­to com», a prin­ci­pios del si­glo XXI, con trein­ta y po­cos años, li­de­ró una pe­que­ña star­tup que fi­nal­men­te fra­ca­só. «Fue un gran des­ca­la­bro, pe­ro apren­dí mu­chí­si­mo», ex­pli­có a ABC en una re­cien­te vi­si­ta a Bar­ce­lo­na. —¿Qué es lo que bus­ca una em­pre- sa de gran ta­ma­ño com KPMG en sus nue­vos fi­cha­jes? —Que sean au­tó­no­mos en su apren­di­za­je. La uni­ver­si­dad no es el fin del tra­yec­to, sino el co­mien­zo. De­ben es­tar in­tere­sa­dos en apren­der: idio­mas, «co­ding», de­por­tes, lo que sea. El mun­do es­tá cam­bian­do muy rá­pi­do, de­ben es­tar lis­tos pa­ra en­ten­der qué pa­sa y apren­der ha­bi­li­da­des en po­co tiem­po Tam­bién in­te­rés por el mun­do que les ro­dea. La gen­te que vie­ne a tra­ba­jar con no­so­tros sue­le ve­nir de en­tor­nos pri­vi­le­gia­dos; han es­tu­dia­do, han via­ja­do; les pe­di­mos que va­yan al mun­do real y la me­jor for­ma de ha­cer­lo es in­vo­lu­crar­se en ac­ti­vi­da­des de vo­lun­ta­ria­do. —¿En qué les ayu­da? —Al ve­nir de un en­torno se­gu­ro, les per­mi­te re­tar sus creen­cias, cues­tio­nar lo que les han di­cho y no acep­tar las co­sas co­mo son. Los ha­ce ser per­so­nas con los pies en la tie­rra que pue­den ver el mun­do de for­ma dis­tin­ta. —Los jó­ve­nes quie­ren tra­ba­jar en Si- li­con Va­lley, ¿có­mo atraer­los? —Si tra­ba­jan con no­so­tros pue­den ha­cer­lo des­de cual­quier par­te del mun­do. Ade­más, so­mos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios, em­plea­mos a per­so­nas de muy dis­tin­tos perfiles. Y, por úl­ti­mo, a di­fe­ren­cia de pla­ta­for­mas co­mo Fa­ce­book o Goo­gle, nues­tros em­plea­dos tra­ba­jan hom­bro con hom­bro con nues­tros clien­tes, lo cual es muy tan­gi­ble y re­con­for­tan­te. — ¿ El en­torno in­ter­na­cio- nal de KPMG fun­cio­na per­fec­ta­men­te? —No, ni de­be­ría, por­que si fue­ra per­fec­to no ha­bría las fric­cio­nes ne­ce­sa­rias que se ne­ce­si­tan pa­ra cam­biar, reorien­tar­se e in­no­var. —¿A qué se re­fie­re? —En nues­tra or­ga­ni­za­ción que­re­mos crear una cul­tu­ra en don­de se desa­rro­llen con­ver­sa­cio­nes en las que las per­so­nas se re­ten los unos a los otros; tras las que, a pe­sar de no es­tar de acuer­do, pue­dan se­guir sien­do ami­gos. —¿Có­mo lo con­si­guen? —A tra­vés de di­fe­ren­tes pro­gra­mas, uno de ellos es un mar­co de tra­ba­jo en el que bus­ca­mos que to­dos nues­tros tra­ba­ja­do­res sean lí­de­res, no im­por­ta el tra­ba­jo que ca­da uno ha­ga. Que­re­mos es­cu­char su voz y que se res­pon­sa­bi­li­cen de su tra­ba­jo y de sus re­la­cio­nes en el tra­ba­jo y con sus clien­tes, sin im­por­tar dón­de se sien­ten o qué son en la or­ga­ni­za­ción. —¿Có­mo han cam­bia­do los ne­go­cios des­de el mo­vi­mien­to #Metoo? —Se es­tá te­nien­do una con­ver­sa­ción mu­cho más se­ria acer­ca del res­pe­to en­tre hom­bres y mu­je­res, y de la ne­ce­si­dad de que los hom­bres sean pro­fe­sio­na­les en su tra­to con mu­je­res y con to­dos. —¿y en KPMG? —Cam­bia­mos nues­tro re­gla­men­to de con­duc­ta y de­ja­mos cla­ra nues­tra po­lí­ti­ca de ce­ro to­le­ran­cia con res­pec­to al abu­so se­xual. —¿Có­mo se ha vi­vi­do0? —En nues­tra or­ga­ni­za­ción es­ta­mos tra­zan­do una nue­va lí­nea con res­pec­to a lo que an­tes es­ta­ba bien y aho­ra no es­tá bien. Se ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra que la gen­te lo en­tien­da. —Los cam­bios son así. —Es­to su­ce­de ca­da tan­to, an­tes la gen­te fu­ma­ba en las ofi­ci­nas y pen­sa­ba que es­ta­ba bien, aho­ra sa­be­mos que nos ha­ce da­ño. Es­ta­mos vi­vien­do un cam­bio so­cial, nos es­ta­mos vol­vien­do más so­fis­ti­ca­dos co­mo ra­za hu­ma­na. Es in­tere­san­te so­cio­ló­gi­ca­men­te vi­vir es­te cam­bio. —¿Sí? —Es­ta­mos a la mi­tad de una re­vo­lu­ción. En 50 años mi­ra­re­mos ha­cia atrás y pen­sa­re­mos en los 90 co­mo un mo­men­to de in­fle­xión en don­de la ilu­mi­na­ción co­men­zó, co­mo en el re­na­ci­mien­to. —¿Las mu­je­res es­tán más abier­tas al cam­bio? —No, es que, si lle­gas por pri­me­ra vez a una me­sa en la que siem­pre ha ha­bi­do hom­bres y po­cos cam­bios, es na­tu­ral que pro­pon­gas nue­vas con­ver­sa­cio­nes. Con­for­me lle­guen más mu­je­res a los ran­gos de de­ci­sión, se crea­rán nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas.

INES BAUCELLS

Su­san Fe­rrier Directora Glo­bal de Re­cur­sos Hu­ma­nos de KPMG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.