TO­RRA HA ENGORDADO LA GE­NE­RA­LI­TAT CON MIL EM­PLEA­DOS MÁS EN SO­LO SEIS ME­SES

La olea­da de con­tra­tos ele­va el cos­te de per­so­nal del Gobierno ca­ta­lán por en­ci­ma de los 7.600 mi­llo­nes al año

ABC - Empresa - - Sumario - RO­BER­TO PÉ­REZ

El in­de­pen­den­tis­ta Quim To­rra se ha apre­su­ra­do a en­gor­dar la plan­ti­lla de la Ge­ne­ra­li­tat. En ape­nas seis me­ses al fren­te del Gobierno ca­ta­lán ha co­lo­ca­do a otros mil em­plea­dos pú­bli­cos en la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca. Y eso sin con­tar el in­cre­men­to de efec­ti­vos que ha­ya po­di­do pro­du­cir­se en el ex­ten­so en­tra­ma­do de em­pre­sas pú­bli­cas, or­ga­nis­mos au­tó­no­mos y en­tes de lo más va­ria­do que con­for­man la «ad­mi­nis­tra­ción pa­ra­le­la» de la Ge­ne­ra­li­tat. Estos da­tos en con­cre­to so­lo se ha­cen pú­bli­cos con ca­rác­ter anual, al cie­rre de ca­da ejer­ci­cio, pe­ro no son una cues­tión me­nor: esa «ad­mi­nis­tra­ción pa­ra­le­la» su­ma­ba a fi­na­les del año pa­sa­do más de 40.000 asa­la­ria­dos, re­par­ti­dos en una lar­ga lis­ta de con­sor­cios, fun­da­cio­nes, so­cie­da­des mer­can­ti­les y di­ver­so ti­po de or­ga­nis­mos con­tro­la­dos y fi­nan­cia­dos di­rec­ta­men­te por la Ge­ne­ra­li­tat, pe­ro ges­tio­na­dos sin los ri­go­res que el derecho pú­bli­co im­po­ne a la Ad­mi­nis­tra­ción pro­pia­men­te di­cha.

Pa­sa­rán va­rios me­ses has­ta que se se­pa cómo han ido las co­lo­ca­cio­nes en ese en­tra­ma­do de or­ga­nis­mos des­de que To­rra lle­gó al po­der. Pe­ro, mien­tras tan­to, lo que sí se sa­be ya es que en la Ad­mi­nis­tra­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, en el nú­cleo du­ro del sec­tor pú­bli­co ca­ta­lán, ha ha­bi­do un au­tén­ti­co des­em­bar­co de in­te­ri­nos, a cien­tos. Y es que, des­de hace años, to­do lo que en­gor­da la plan­ti­lla de la Ge­ne­ra­li­tat es a cos­ta de co­lo­ca­dos que no son fun­cio­na­rios en sen­ti­do es­tric­to, que no son em­plea­dos pú­bli­cos de ca­rre­ra con pues­to en pro­pie­dad.

El gas­to se dis­pa­ra

Ese au­men­to de plan­ti­lla con­lle­va una es­ca­la­da de los gas­tos de per­so­nal de la Ge­ne­ra­li­tat, cu­yas fi­nan­zas se sos­tie­nen des­de hace años a ba­se del di­ne­ro que le in­yec­ta el Es­ta­do. En 2013, el sec­tor pú­bli­co de la Ge­ne­ra­li­tat con­su­mió 6.557 mi­llo­nes de eu­ros en suel­dos; en 2017, la ci­fra se ele­vó a 7.450 mi­llo­nes de eu­ros; y es­te 2018 las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes de gas­to as­cien­den a 7.646 mi­llo­nes. Es decir, en so­lo un quin­que­nio, el cos­te anual en suel­dos se ha dis­pa­ra­do en al­re­de­dor de mil mi­llo­nes de eu­ros, un 15%.

El in­de­pen­den­tis­ta Quim To­rra fue in­ves­ti­do pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat el 14 de ma­yo. Y, en ape­nas un par de se­ma­nas, co­men­zó la olea­da de con­tra­ta­cio­nes. Don­de más rá­pi­da­men­te se no­tó fue en la nó­mi­na de al­tos car­gos po­lí­ti­cos y ase­so­res. Pe­ro con el pa­so de los me­ses se ha he­cho evi­den­te tam­bién en la lis­ta de em­plea­dos de las dis­tin­tas áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas. En cómpu­to global, la Ad­mi­nis­tra­ción de la Ge­ne­ra­li­tat ha su­ma­do mil tra­ba­ja­do­res más des­de que el Gobierno cen­tral dejó de di­ri­gir el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán y los in­de­pen­den­tis­tas re­cu­pe­ra­ron el po­der. De no­viem­bre de 2017 a abril de 2018, la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat por par­te del Es­ta­do con­tu­vo el au­men­to de plan­ti­lla en la Ad­mi­nis­tra­ción de

la Ge­ne­ra­li­tat, al­go a lo que con­tri­bu­yó la eli­mi­na­ción de prác­ti­ca­men­te to­dos los pues­tos de ase­so­res y de una sig­ni­fi­ca­ti­va par­te de los al­tos car­gos que es­ta­ban co­lo­ca­dos en el Gobierno de Puig­de­mont. Pe­ro esa con­ten­ción de plan­ti­lla aca­bó en cuan­to el Es­ta­do se re­ti­ró del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán y Quim To­rra to­mó las rien­das de la Ge­ne­ra­li­tat: en­tre ma­yo y oc­tu­bre, la Ad­mi­nis­tra­ción de la Ge­ne­ra­li­tat pa­só de te­ner 167.239 asa­la­ria­dos a con­tar con 168.220, se­gún los pro­pios re­gis­tros ofi­cia­les que ma­ne­ja el Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán. De esos mil más que han pa­sa­do a en­gro­sar la plan­ti­lla de la Ge­ne­ra­li­tat, ca­si 200 son pues­tos de de­sig­na­ción po­lí­ti­ca –al­tos car­gos y ase­so­res–, más de 700 son con­tra­ta­dos in­te­ri­nos y una mi­nús­cu­la por­ción – tan so­lo una trein­te­na– se han in­cor­po­ra­do co­mo em­plea­dos pú­bli­cos de ca­rre­ra, con pla­za realmente en pro­pie­dad.

Los fun­cio­na­rios son mi­no­ría

Hace años que los su­ce­si­vos ga­bi­ne­tes in­de­pen­den­tis­tas ha­cen ga­la de una en­tu­sias­ta con­tra­ta­ción de in­te­ri­nos, en de­tri­men­to del per­so­nal de ca­rre­ra de la Ge­ne­ra­li­tat. Por de­fi­ni­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y ju­rí­di­ca, el fun­cio­na­rio de ca­rre­ra es me­nos vul­ne­ra­ble an­te even­tua­les pre­sio­nes po­lí­ti­cas, gra­cias a la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que le otor­ga su es­ta­tu­to pro­fe­sio­nal. Y eso, ade­más, es una ga­ran­tía de ob- je­ti­vi­dad e in­de­pen­den­cia en el ejer­ci­cio del em­pleo pú­bli­co –sin con­tar con que el ac­ce­so por opo­si­ción a una pla­za en pro­pie­dad se ri­ge le­gal­men­te por pro­ce­di­mien­tos más trans­pa­ren­tes y es­tric­tos–. Pe­ro, en la Ge­ne­ra­li­tat, ca­da vez es me­nor el nú­me­ro de fun­cio­na­rios y ma­yor el de con­tra­ta­dos in­te­ri­nos. Así vie­ne ocu­rrien­do des­de 2013, cuan­do Ar­tur Mas to­mó las rien­das de la Ge­ne­ra­li­tat – con él arran­có tam­bién el desafío se­ce­sio­nis­ta–. Tras unos po­cos años de fu­gaz re­cor­te de plan­ti­lla, for­za­do por la crisis, des­de 2013 no pa­ra de en­gor­dar la lis­ta de asa­la­ria­dos de la Ge­ne­ra­li­tat. Y lo hace, per­sis­ten­te­men­te, a ba­se de caer el nú­me­ro de fun­cio­na­rios y dis­pa­rar la ci­fra de in­te­ri­nos.

Ac­tual­men­te, la Ge­ne­ra­li­tat tie­ne ca­si 250.000 em­plea­dos pú­bli­cos, pe­ro ape­nas hay 105.000 fun­cio­na­rios pro­pia­men­te di­chos. Es decir, son bas­tan­te me­nos de la mi­tad de la plan­ti­lla to­tal. La pa­ra­do­ja es grue­sa: aho­ra, la Ge­ne­ra­li­tat tie­ne ca­si 20.000 asa­la­ria­dos más que hace cin­co años, pe­ro 17.000 fun­cio­na­rios me­nos. La ma­yor par­te de los que es­tán a nó­mi­na son in­te­ri­nos, la­bo­ra­les tem­po­ra­les o per­so­nal con otro ti­po de con­tra­to, aje­nos al es­ta­tu­to del fun­cio­na­rio.

Plan­ti­lla «co­yun­tu­ral»

En cómpu­to global, más del 40% de to­dos los asa­la­ria­dos de la Ge­ne­ra­li­tat son tem­po­ra­les: en torno al 30% de la « plan­ti­lla es­truc­tu­ral » , más to­dos los que con­for­man lo que el Gobierno ca­ta­lán de­no­mi­na « plan­ti­lla co­yun­tu­ral». En es­te úl­ti­mo epí­gra­fe se compu­ta a los que es­tán con­tra­ta­dos pa­ra cu­brir ba­jas, pun­tas de tra­ba­jo o fun­cio­nes que la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na en­tien­de que no res­pon­den a ne­ce­si­da­des per­ma­nen­tes. Eso sí, el epí­gra­fe de «plan­ti­lla co­yun­tu­ral» no de­ja de en­gor­dar des­de hace años: a fi­na­les de 2015 lo in­te­gra­ban 28.500 con­tra­ta­dos tem­po­ra­les, pe­ro en di­ciem­bre de 2017 ya eran más de 36.000 – fal­ta por ver cómo que­da es­te año, dato que la Ge­ne­ra­li­tat tar­da­rá va­rios me­ses en pu­bli­car, una vez que ha­ya aca­ba­do el ejer­ci­cio–.

La ta­sa de in­te­ri­ni­dad es es­pe­cial­men­te al­ta en Sa­ni­dad y en Educación, un 45% y un 64%, res­pec­ti­va­men­te. Se cuen­tan por mi­les los pro­fe­so­res que no tienen una pla­za en pro­pie­dad y que es­tán a suel­do de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na ba­jo la fór­mu­la de con­tra­tos tem­po­ra­les.

El pre­si­den­te ca­ta­lán, Quim To­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.