EN­TRE­VIS­TA A LA MI­NIS­TRA DE EM­PLEO E INTEGRACIÓN DE SUE­CIA

Yl­va Yohans­son Mi­nis­tra de Em­pleo e Integración de Sue­cia

ABC - Empresa - - Sumario - BE­LÉN RO­DRI­GO

«Sue­cia cuen­ta con mu­chos re­fu­gia­dos, es el país de Eu­ro­pa con más res­pon­sa­bi­li­dad. Es­ta­mos or­gu­llos de es­te ac­to solidario pe­ro ne­ce­si­tan apren­der sue­co y re­ci­bir la educación básica»

La mi­nis­tra de Em­pleo e Integración de Sue­cia, Yl­va Johans­son, par­ti­ci­pó el jue­ves en Madrid en el ac­to de fir­ma de la ad­he­sión de Es­pa­ña al « Pac­to Mun­dial por un Tra­ba­jo Digno y un Cre­ci­mien­to In­clu­si­vo » . Una ini­cia­ti­va pues­ta en mar­cha por el primer mi­nis­tro sue­co, Ste­fan Löf­ven, que une a go­bier­nos, ac­to­res del sec­tor pri­va­do, sin­di­ca­tos y otras or­ga­ni­za­cio­nes que as­pi­ran con­jun­ta­men­te a afron­tar los desafíos que se pre­sen­tan en el mer­ca­do la­bo­ral global. La mi­nis­tra, que tam­bién se reunió con su ho­mó­lo­ga es­pa­ño­la, Mag­da­le­na Va­le­rio, es una fir­me de­fen­so­ra de las po­lí­ti­cas ac­ti­vas que per­mi­tan for­mar me­jor a los des­em­plea­dos pa­ra que en­cuen­tren un buen pues­to de tra­ba­jo.

—¿Cuál es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de es­ta ini­cia­ti­va, el llamado «Global Deal»?

—De­be­mos te­ner en cuen­ta el con­tex­to en el que apa­re­ce. Por un la­do, a ni­vel global, hay una ame­na­za de po­pu­lis­tas, na­cio­na­lis­tas, pro­tec­cio­nis­tas y mo­vi­mien­tos que per­ju­di­can a las com­pa­ñías y al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es im­por­tan­te el diá­lo­go social pa­ra ver cómo los em­plea­dos pue­den be­ne­fi­ciar­se de ese cre­ci­mien­to pa­ra ayu­dar a de­rro­tar ese ti­po de mo­vi­mien­tos. En se­gun­do lugar, es­tán los cam­bios rá­pi­dos del mer­ca­do la­bo­rall co­mo la di­gi­ta­li­za­ción, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la glo­ba­li­za­ción. Cree­mos que es im­por­tan­te lo­grar un abor­da­je po­si­ti­vo, que en el diá­lo­go social se in­clu­ya a to­das las partes pa­ra con­se­guir me­jo­res tra­ba­jos y que la so­cie­dad más adul­ta se be­ne­fi­cie de los cam­bios. Cree­mos que el pro­gre­so social y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co pue­den ir de la mano.

—¿Cuá­les son los desafíos del mer­ca­do global del em­pleo?

—No te­ner mie­do de la glo­ba­li­za­ción y de las nue­vas tec­no­lo­gías. Pe­ro no me re­fie­ro al mie­do co­mo una sen­sa­ción sino el pen­sar que no voy a ser ca­paz de te­ner un acer­ca­mien­to po­si­ti­vo. Los po­lí­ti­cos de­be­mos ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas que cam­bien de un tra­ba­jo a otro. Dar­les un so­por­te eco­nó­mi­co en esa tran­si­ción y tam­bién dar­les la educación y la for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar me­jo­res tra­ba­jos.

—Es­pa­ña es uno de los nue­vos so­cios de ese acuer­do. ¿Cree que la si­tua­ción la­bo­ral en Es­pa­ña es preo­cu­pan­te?

— Es­toy muy con­ten­ta de que Es­pa­ña se una a es­ta ini­cia­ti­va, es al­go muy bueno, par­ti­ci­pa­mos paí­ses, em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les, sin­di­ca­tos... Se tra­ta de un com­pro­mi­so vo­lun­ta­rio y un in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias. En cuan­to a la si­tua­ción con­cre­ta de Es­pa­ña, creo que existe una bue­na y am­bi­cio­sa ini­cia­ti­va del Gobierno. Es­pe­ro que la pue­dan im­ple­men­tar bien. Es im­por­tan­te re­cor­dar que de­be­mos lo­grar cre­ci­mien­to de las em­pre­sas pe­ro con tra­ba­ja­do­res en bue­nas con­di­cio­nes la- bo­ra­les. El Gobierno es­pa­ñol de­be ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra lu­char con­tra la pre­ca­rie­dad por­que es muy pe­li­gro­sa pa­ra la so­cie­dad.

— ¿ Qué puede apren­der Es­pa­ña de Sue­cia, con una ta­sa de pa­ro mu­cho más re­du­ci­da?

—Nosotros lu­cha­mos con­tra el pa­ro ju­ve­nil por­que te­ne­mos una si­tua­ción di­fí­cil, una ta­sa del 25%. Des­de lue­go que se pue­den rea­li­zar me­di­das eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras pe­ro siem­pre va­mos a te­ner es­tu­dian­tes que aban­do­nem los es­tu­dios. Es im­por­tan­te tra­ba­jar con las co­mu­ni­da­des lo­ca­les. En Sue­cia he­mos lo­gra­do lle­gar al acuer­do con ca­si 300 ayun­ta­mien­tos; to­dos ex­cep­to dos han di­cho que sí. He­mos fir­ma­do acuer­dos con to­dos pa­ra lu­char con­tra el pa­ro ju­ve­nil y que ca­da per­so­na en­cuen­tre su tra­ba­jo. Te­ne­mos ini­cia­ti­vas pa­ra que los jó­ve­nes vuel­van a los es­tu­dios o re­ci­ban for­ma­ción pa­ra en­con­trar un tra­ba­jo. Es­tá te­nien­do mu­cho éxito. Ya lo he­mos con­se­gui­do con 200 jó­ve­nes en los pri­me­ros 90 días. El éxito es­tá en co­la­bo­rar con las co­mu­ni­da­des lo­ca­les, ade­más de ha­cer­lo con las em­pre­sas y ser­vi­cios so­cia­les. Creo que es al­go que po­dría fun­cio­nar en Es­pa­ña, tal y co­mo se lo he di­cho a la mi­nis­tra.

Otra bue­na ex­pe­rien­cia sue­ca es la de in­ver­tir en for­ma­ción y educación de los des­em­plea­dos. Te­ne­mos una po­lí­ti­ca muy ac­ti­va al res­pec­to. Se tra­ta de usar bien el di­ne­ro que in­ver­ti­mos en es­te cam­po pa­ra que las per­so­nas es­tén más pre­pa­ra­das pa­ra en­con­trar un buen tra­ba­jo bien re­mu­ne­ra­do.

—Sue­cia no en­cuen­tra tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos en al­gu­nas áreas. ¿Cómo pre­ten­den re­sol­ver es­ta si­tua­ción?

—Es cier­to. Pe­ro lo bueno es que te­ne­mos a las per­so­nas pa­ra ocu­par esos pues­tos. Sue­cia cuen­ta con mu­chos re­fu­gia­dos, es el país de Eu­ro­pa con ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad hacia ellos. Es­ta­mos or­gu­llos de es­te ac­to solidario pe­ro ne­ce­si­tan apren­der sue­co y re­ci­bir la educación básica. Hay que sa­ber cómo edu­car­les y for­ma­les pa­ra ser ca­pa­ces de ocu­par to­dos los tra­ba­jos que te­ne­mos. Va­mos en la bue­na di­rec­ción, los re­fu­gia­dos van en­con­tran­do tra­ba­jo más rá­pi­do que hace dos años. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con las em­pre­sas pa­ra en­ten­der qué perfil ne­ce­si­tan y for­mar­les co­rrec­ta­men­te.

—¿Por qué la ta­sa de pa­ro ju­ve­nil es tan ele­va­da?

—Hay que te­ner en cuen­ta que los es­tu­dian­tes es­tán in­clui­dos en las es­ta­dís­ti­cas. Bus­can tra­ba­jo los fi­nes de se­ma­na o va­ca­cio­nes y durante pe­rio­dos es­tán des­em­plea­dos. No me preo­cu­pan es­te ti­po de des­em­plea­dos pe­ro sí de los que aca­ba­mos de ha­blar.

—¿El sis­te­ma de la se­gu­ri­dad social sue­co es sos­te­ni­ble?

—Es eco­nó­mi­ca­men­te sos­te­ni­ble, no es muy caro, ese no es el pro­ble­ma. Creo que ne­ce­si­ta­mos re­for­mas. Si tu em­pleo des­apa­re­ce de­be­mos te­ner un sis­te­ma que te ayu­de a pre­pa­rar­te pa­ra un nue­vo tra­ba­jo. Pe­ro mu­chos em­pleos no de­sa­pa­re­cen sino que cam­bian con las nue­vas tec­no­lo­gías. Y de­be­mos ayu­dar a los des­em­plea­dos más ma­yo­res a que acom­pa­ñen ese cambio.

Yl­va Yohans­son, mi­nis­tra de Em­pleo e Integración de Sue­cia, durante su en­tre­vis­ta con ABC GUILLERMO NA­VA­RRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.