¿Es­tí­mu­lo ines­pe­ra­do o se­ñal de ma­yor ries­go?

ABC - Empresa - - Ahorro E Inversión -

l tiem­po trans­cu­rre y nos va­mos acer­can­do ya al final de es­te año, cier­ta­men­te más con­vul­so de lo es­pe­ra­do pa­ra la ma­yo­ría de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros. Es un pe­rio­do ca­rac­te­ri­za­do tam­bién por la re­vi­sión de los es­ce­na­rios ma­cro­eco­nó­mi­cos de ca­ra al pró­xi­mo año y es en es­te pun­to que una de las va­ria­bles más im­por­tan­tes ha gi­ra­do brus­ca­men­te, cau­san­do si ca­be, un nue­vo au­men­to de la incertidumbre. Nos re­fe­ri­mos al precio del pe­tró­leo, que tras su­pe­rar los 85 dó­la­res pa­ra el ba­rril de Brent a prin­ci­pios de oc­tu­bre, re­tro­ce­dió con vi­ru­len­cia y en ape­nas se­ma­nas se acer­ca ya a los 60 dó­la­res . Dis­cer­nir si es­ta caí­da de los pre­cios del cru­do y la fu­tu­ra re­duc­ción de los cos­tes ener­gé­ti­cos ac­tua­rán co­mo un nue­vo es­tí­mu­lo al con­su­mo, o por otro la­do, si es sim­ple­men­te un re­fle­jo de la des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to se­rá fun­da­men­tal de ca­ra al pró­xi­mo año.

Aun­que en un primer aná­li­sis es­te mo­vi­mien­to se po­dría in­ter­pre­tar co­mo una se­ñal po­si­ti­va, da­do que re­ti­ra­ría el ries­go de una subida ace­le­ra­da de la in­fla­ción y con ello a que los ban­cos cen­tra­les tu­vie­ran que ele­var los ti­pos de in­te­rés apre­su­ra­da­men­te, tam­po­co de­be­mos ol­vi­dar lo ocurrido a fi­na­les de 2015, cuan­do el precio del ba­rril de Brent co­ti­zó por de­ba­jo de los 30 dó­la­res dis­pa­ran­do el te­mor a una re­ce­sión mun­dial con la ac­ti­vi­dad en los paí­ses productores.

El des­cen­so del precio del pe­tró­leo co­men­zó co­mo un re­fle­jo del fuer­te au­men­to de la producción, don­de los tres prin­ci­pa­les paí­ses productores – Arabia Sau­dí, Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia – han al­can­za­do ci­fras ré­cord de ex­trac­ción del oro ne­gro. Sin em­bar­go, en el ac­tual

Emo­men­to eco­nó­mi­co mar­ca­do por las pri­me­ras mues­tras de me­nor ac­ti­vi­dad mun­dial, de con­ti­nuar es­ta brus­ca caí­da del precio del pe­tró­leo, de­be­ría­mos co­men­zar a con­si­de­rar que la de­man­da tam­bién se es­tá de­bi­li­tan­do más de lo es­pe­ra­do, lo que sería una se­ñal más de alar­ma.

Es en es­te con­tex­to más in­cier­to en el que se desa­rro­lla­rá la pró­xi­ma reunión de la OPEP agen­da­da pa­ra el 6 de di­ciem­bre. Es­ta cum­bre se en­fren­ta­rá al re­to de es­ta­bi­li­zar la co­ti­za­ción del pe­tró­leo, un mer­ca­do ac­tual­men­te so­bre­abas­te­ci­do y en el que sería ne­ce­sa­rio lo­grar un acuer­do de mí­ni­mos pa­ra re­cor­tar la producción. Un precio del pe­tró­leo en­tre 60 y 70 dó­la­res es pre­vi­si­ble­men­te el in­ter­va­lo de con­fian­za y co­mo­di­dad ma­ne­ja­do tan­to por los paí­ses productores, co­mo pa­ra los con­su­mi­do­res.

Es tam­bién des­de nuestro pun­to de vista un ni­vel que per­mi­ti­ría man­te­ner inal­te­ra­das las pre­vi­sio­nes que ma­ne­ja­mos pa­ra 2019, en las que es­ti­ma­mos que el cre­ci­mien­to mun­dial se­rá me­nor pe­ro se­gui­rá en ex­pan­sión, al tiem­po que la in­fla­ción se nor­ma­li­za pe­ro sin con­ver­tir­se en un pro­ble­ma pa­ra las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias.

Los mo­vi­mien­tos brus­cos en los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros nun­ca son po­si­ti­vos pa­ra la eco­no­mía mun­dial, pe­ro mu­cho peor son las al­te­ra­cio­nes pre­ci­pi­ta­das de los pre­cios de los bie­nes de producción de la eco­no­mía real. Es por ello que se re­co­mien­da man­te­ner la cau­te­la has­ta que vea­mos un des­cen­so de la vo­la­ti­li­dad y una es­ta­bi­li­za­ción en el precio del cru­do, que nos per­mi­ta ra­ti­fi­car que nos en­con­tra­mos con un nue­vo es­tí­mu­lo que per­mi­ti­ría ex­ten­der el ci­clo eco­nó­mi­co ex­pan­si­vo dan­do así so­por­te a las bol­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.