El ro­di­llo in­ver­sor chino to­ca la puer­ta de Es­pa­ña

El via­je de Es­ta­do de Xi Jin­ping avi­va el in­te­rés de la po­ten­cia asiá­ti­ca por nues­tro país co­mo puen­te ha­cia Ibe­roa­mé­ri­ca y Áfri­ca Em­pre­sas y ex­per­tos sub­ra­yan la opor­tu­ni­dad de un mer­ca­do gi­gan­tes­co, pe­ro mar­ca­do por la ar­bi­tra­rie­dad en las re­la­cio­nes c

ABC - Empresa - - Empresa - DA­NIEL CABALLERO

El pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, re­vo­lu­cio­nó Ma­drid con su vi­si­ta de Es­ta­do. Era la pri­me­ra vez que un man­da­ta­rio del país acu­día a Es­pa­ña des­de ha­ce tre­ce años. Un hi­to en la his­to­ria re­cien­te de nues­tro te­rri­to­rio que sir­vió pa­ra re­for­zar las re­la­cio­nes co­mer­cia­les e in­ver­so­ras en­tre paí­ses... aun­que no lo su­fi­cien­te y con ex­ce­si­va cau­te­la. Lo cier­to es que Chi­na si­gue des­per­tan­do re­ce­lo en Eu­ro­pa, pe­se a que Es­pa­ña pa­ra­li­zó to­das las ins­ti­tu­cio­nes du­ran­te dos días pa­ra ha­cer sen­tir co­mo en ca­sa a Xi.

« Las in­ver­sio­nes siem­pre han ido cre­cien­do pe­ro de for­ma muy des­com­pen­sa­da a fa­vor de Chi­na», ex­pli­ca Ra­món Gascón, pro­fe­sor de EAE Bu­si­ness School y miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va del Club de Ex­por­ta­do­res e In­ver­so­res Es­pa­ño­les. Tal es así que es­tos des­equi­li­brios que­dan pa­ten­tes en un dato: la ba­lan­za co­mer­cial es más de 15.000 mi­llo­nes de eu­ros ne­ga­ti­va pa­ra nues­tro país, lo cual su­ce­de tam­bién en la ma­yo­ría de paí­ses oc­ci­den­ta­les. En cuan­to a in­ver­sio­nes, Es­pa­ña tie­ne in­ver­ti­do en el país asiá­ti­co un stock de en­tre 3.500-3.800 mi­llo­nes, mien­tras que Chi­na acu­mu­la en te­rri­to­rio ibé­ri­co más de 10.000 mi­llo­nes. Y su­bien­do... por­que es­tas ci­fras no atis­ban vi­sos de equi­li­brar­se. «Su mo­de­lo eco­nó­mi­co se ba­sa en fa- bri­car y ex­por­tar, pe­ro eso se es­tá co­rri­gien­do en la me­di­da en que bus­can tam­bién un mo­de­lo de con­su­mo in­terno», afir­ma Gascón.

Aun así, es­te ex­per­to ase­gu­ra que Es­pa­ña no de­be en­fras­car­se en au­men­tar su atrac­ti­vo pa­ra Chi­na por­que «tie­ne in­ver­ti­do aquí lo que su­po­ne­mos den­tro de la reali­dad eu­ro­pea. No so­mos ni Ale­ma­nia ni Reino Uni­do». En otras pa­la­bras, el pro­fe­sor ex­pli­ca que nues­tro país aca­pa­ra un vo­lu­men de in­ver­sión asiá­ti­ca equi­va­len­te al pe­so que te­ne­mos en la Unión Eu­ro­pea. Los pro­ble­mas aso­man la ca­be­za cuan­do «el país apa­re­ce en los lis­ta­dos por de- ba­jo de lo que co­rres­pon­de­ría, co­mo ocu­rre en mu­chas otras re­gio­nes del Pa­cí­fi­co», di­ce el pro­fe­sor Gascón.

Chi­na su­po­ne un mer­ca­do po­ten­cial de más de 1.300 mi­llo­nes de per­so­nas y una «cla­se me­dia emer­gen­te», se­gún apun­ta Nar­ci­so Ca­sa­do, di­rec­tor de Presidencia y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de CEOE. Pre­ci­sa­men­te la pa­tro­nal es­pa­ño­la es­tu­vo muy pre­sen­te en la vi­si­ta de Es­ta­do de Xi tan­to co­mo in­ter­lo­cu­tor de las em­pre­sas co­mo del pro­pio país. Una fun­ción que cum­plió la or­ga­ni­za­ción li­de­ra­da por An­to­nio Ga­ra­men­di que cul­mi­nó en acuer­dos em­pre­sa­ria­les e ins­ti­tu­cio­na­les: en el pri­mer ca­so, pac­tos en­tre com­pa­ñías co­mo el al­can­za­do en­tre Te­le­fó­ni­ca y Hua­wei y, en el se­gun­do, acuer­dos de do­ble im­po­si­ción, em­pleo y se­gu­ri­dad so­cial y, es­pe­cial­men­te, en ma­te­ria agroa­li­men­ta­ria –pro­duc­tos por­ci­nos y de uva de me­sa, con gran acep­ta­ción allí–, en­tre otras re­la­cio­nes que se en­ta­bla­ron.

Pe­se a to­do, la vi­si­ta del pre­si­den­te chino no se tra­du­ce en her­ma­na­mien­to ni mu­cho me­nos. Aún hay dis­tan­cia –más allá de la fí­si­ca– en­tre cul­tu­ras y a ni­vel so­cial y eco­nó­mi­co. « Es muy com­pli­ca­do pa­ra los eu­ro­peos te­ner pre­sen­cia en su país», afir­ma Gascón. Ade­más, hay ex­per­tos que con­si­de­ran que la vi­si­ta de Xi tie­ne más tin­tes di­plo­má­ti­cos y po­lí­ti­cos que real­men­te eco­nó­mi­cos: «Es unas ma­nio­bra de le­gi­ti­mi­dad y apo­yo; de acer­ca­mien­to a paí­ses pro­cli­ves a Chi­na co­mo Es­pa­ña y Por­tu­gal», des­ta­ca Án­gel Saz, di­rec­tor de Esa­de­geo, quien pro­si­gue que la Unión Eu­ro­pea en ge­ne­ral es­tá cua­sio­bli­ga­da a abrir­se al te­rri­to­rio asiá­ti­co. La ra­zón, es­ti­ma es­te ana­lis­ta, ra­di­ca en que aho­ra los em­pre­sa­rios de­pen­den de­ma­sia­do de Chi­na e in­clu­so hay pa­ra quien «les su­po­ne un ter­cio de sus ven­tas» de­bi­do a que du­ran­te la cri­sis eco­nó­mi­ca hu­bo un gran au­ge de in­ver­sio­nes tan­to allí co­mo en la UE por­que «lo ne­ce­si­tá­ba­mos». Es­pa­ña pu­so en sus ma­nos un 12% de la deu­da pú­bli­ca.

Así las co­sas, el acer­ca­mien­to de posturas en­tre re­gio­nes su­po­ne un pa­so más en el in­ten­to de atraer su ca­pi­tal, que ya ve en nues­tro país un puen­te de en­tra­da pa­ra el mer­ca­do Ibe­roa­me­ri-

cano. «Hay com­pa­ñías que ya ges­tio­nan des­de Es­pa­ña su ope­ra­ti­va en Ibe­roa­mé­ri­ca», de­ta­lla Pe­dro Nueno, pro­fe­sor de IE­SE y fun­da­dor y pre­si­den­te de la es­cue­la de ne­go­cios Ceibs. Nueno, quien co­no­ce de cer­ca e in­clu­so pre­sen­cial­men­te al pre­si­den­te Xi, cons­ta­ta que la Pe­nín­su­la «es el me­jor des­tino pa­ra la in­ver­sión chi­na, ade­más de su­po­ner la puer­ta de en­tra­da a otros mer­ca­dos». Por­que, más allá del otro la­do del char­co, en Chi­na tam­bién va­lo­ran Es­pa­ña co­mo el tram­po­lín ha­cia otras re­gio­nes co­mu­ni­ta­rias y, es­pe­cial­men­te, por su cer­ca­nía y la­zos con el con­ti­nen­te africano.

Tra­bas bu­ro­crá­ti­cas

Más allá de las creen­cias, el hambre in­ver­sor no siem­pre se co­rres­pon­de con la reali­dad. Los ex­per­tos aún con­si­de­ran que hay es­co­llos por sal­var pa­ra que los chi­nos se de­ci­dan a apos­tar de­ci­di­da­men­te por Es­pa­ña. De mo­men­to, son ape­nas in­ten­cio­nes de inun­dar el país de di­ne­ro en sec­to­res co­mo el tec­no­ló­gi­co o el de las in­fra­es­truc­tu­ras, sin des­de­ñar tam­po­co que el tu­ris­mo – pri­mer mo­tor eco­nó­mi­co es­pa­ñol– pro­ce­den­te de aque­lla re­gión es un ni­cho que no pue­de de­jar­se es­ca­par. «Hay tra­bas pa­ra el mer­ca­do chino co­mo es el ca­so de los vi­sa­dos. Fa­ci­li­tar los trá­mi­tes pa­ra per­mi­tir que ven­gan más es la asig­na­tu­ra pen­dien­te», di­ce Nueno. Y mis­mo aná­li­sis rea­li­za Car­los Sen­tís, di­rec­tor ge­ne­ral de Hen­kuai, una con­sul­to­ra cu­yo ra­ma de ac­ti­vi­dad es­tá en esa par­te del glo­bo: «Po­dría re­du­cir­se el tiem­po de ex­pe­di­ción de los vi­sa­dos pa­ra atraer más tu­ris­tas. En Es­pa­ña es im­po­si­ble di­ri­gir a los ciu­da­da­nos ha­cia un des­tino con­cre­to pe­ro en Chi­na el pre­si­den­te sí que pue­de ha­cer­lo. Tie­ne la fuer­za pa­ra im­pul­sar a Es­pa­ña en­tre su po­bla­ción. En otros paí­ses su pre­si­den­te no mue­ve tan­to». Y Sen­tís sa­be de lo que ha­bla tras más de un lus­tro de­di­ca­do al mer­ca­do chino.

Sin em­bar­go, la vi­si­ta de Es­ta­do de Xi Jin­ping no ha de­ja­do en el país to­do lo que los ana­lis­tas es­pe­ra­ban. Sen­tís, de Hen­kuai, con­si­de­ra que «no lo he­mos apro­ve­cha­do por­que no nos he­mos ven­di­do bien». Tal es así que afir­ma que en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción chi­nos ape­nas se han he­cho eco de Es­pa­ña co­mo des­tino de in­ver­sión; ase­gu­ra que en el país asiá­ti­co han cu­bier­to el via­je des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal, sin lle­gar a re­por­tar gran­des be­ne­fi­cios a Es­pa­ña.

Es­te diag­nós­ti­co, no com­par­ti­do por to­dos, tam­bién en­cuen­tra re­la­ción tá­ci­ta con la po­si­ción de Ca­sa­do, de CEOE, quien ase­gu­ra que «exis­te un po­ten­cial que to­da­vía no se ha apro­ve­cha­do de for­ma ple­na, co­mo los ser­vi­cios don­de exis­ten to­da­vía im­por­tan­tes res­tric­cio­nes al mer­ca­do chino». Aun así, la pa­tro­nal va­lo­ra po­si­ti­va­men­te el ba­lan­ce de los acuer­dos al­can­za­dos –y los que es­tán por ve­nir– y con­fir­ma que las in­ver­sio­nes «van en la bue­na di­rec­ción».

Ca­so dis­tin­to atis­ban las in­ver­sio­nes de Es­pa­ña... en te­rri­to­rio chino. Dos mo­de­los eco­nó­mi­cos to­tal­men­te dis­tin­tos; dos sis­te­mas po­lí­ti­cos en las An- tí­po­das. Y con el úni­co pun­to en co­mún del an­sia por cre­cer, en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra. Las con­di­cio­nes de ac­ce­so a Chi­na pa­ra los ex­tran­je­ros dis­tan mu­cho de los es­tán­da­res eu­ro­peos, tal co­mo afir­ma Saz, de Esa­de­geo. Y Sen­tís po­ne nom­bre y ape­lli­dos a lo que ocu­rre en di­cho te­rri­to­rio: ex­ce­si­vo con­trol ins­ti­tu­cio­nal. Na­cio­na­lis­mo, co­mo di­cen al­gu­nos ex­per­tos; pro­tec­cio­nis­mo, lo lla­man otros. En de­fi­ni­ti­va, un sis­te­ma que po­ne piedras en el ca­mino a to­do aquel vi­si­tan­te fo­rá­neo que quie­ra in­ver­tir en Chi­na. De es­ta ma­ne­ra, Sen­tís ex­pli­ca que allí exis­te lo que se lla­ma el «lis­ta­do de in­ver­sión», que con­sis­te en tres ti­pos de en­tra­das de ca­pi­tal en em­pre­sas en es­te Es­ta­do: sin res­tric­cio­nes, con la ne­ce­si­dad de aso­ciar­se con una em­pre­sa lo­cal o re­ser­va­do ex­clu­si­va­men­te a com­pa­ñías au­tóc­to­nas.

Es el Go­bierno de Xi el que de­ci­de qué sec­to­res es­tán abier­tos a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, cuá­les re­quie­ren una «joint ven­tu­re» –lo que po­ne so­bre la me­sa los po­si­bles pla­gios o ro­bos de pro­pie­dad in­te­lec­tual– y cuá­les son pro­tec­cio­nis­tas. To­do ello en un mo­men­to en el que Es­ta­dos Uni­dos se ba­te en due­lo con Chi­na por la gue­rra co­mer­cial. Cuan­to me­nos, pa­ra­dó­ji­co: ellos exigen aper­tu­ra to­tal del res­to del mun­do mien­tras den­tro de sus fron­te­ras ve­tan al ex­tran­je­ro. Chi­na... tan cer­ca du­ran­te unos días y tan le­jos el res­to del año.

Pe­dro Sán­chez y Xi Jin­ping, es­ta se­ma­na en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.