Cu­ba, los nu­ba­rro­nes de in­cer­ti­dum­bre no im­pi­den apre­ciar la opor­tu­ni­dad

La em­pre­sa es­pa­ño­la apues­ta por la is­la pe­se al pro­ble­ma de los im­pa­gos y una aper­tu­ra co­mer­cial siem­pre en el ai­re

ABC - Empresa - - Empresa - VÍC­TOR RUIZ DE ALMIRÓN

El em­pre­sa­ria­do es­pa­ñol se su­mer­ge de lleno en el com­ple­jo en­tra­ma­do que re­pre­sen­ta la eco­no­mía cu­ba­na. En­tre la opor­tu­ni­dad y el ries­go que sig­ni­fi­can las in­ver­sio­nes en la is­la ca­ri­be­ña, la em­pre­sa es­pa­ño­la pa­re­ce con­ven­ci­da de de­jar­se lle­var por las puer­tas que se abren por las opor­tu­ni­da­des de la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca de un país que arras­tra un dé­fi­cit cró­ni­co en in­fra­es­truc­tu­ras de to­do ti­po: ur­ba­nas, pú­bli­co- es­tra­té­gi­cas y, por su­pues­to, tec­no­ló­gi­cas. Ade­más de un per­sis­ten­te pro­ble­ma de des­abas­te­ci­mien­to de ma­te­rias pri­mas.

En su re­cien­te vi­si­ta a La Ha­ba­na, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, se ha pues­to de per­fil an­te la fal­ta de li­ber­ta­des po­lí­ti­cas en la is­la, que no se pa­lia­rán con una aper­tu­ra que so­lo se de­ja­rá sen­tir en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Un des­gas­te po­lí­ti­co que ha asu­mi­do lle­gan­do a ca­li­fi­car de «prio­ri­dad» las re­la­cio­nes con Cu­ba. El via­je de Sán­chez po­dría re­su­mir­se en un ob­je­ti­vo: me­jo­rar el en­torno em­pre­sa­rial pa­ra la im­plan­ta­ción de las com­pa­ñías es­pa­ño­las en el país.

El ca­rác­ter co­mer­cial im­preg­nó to­do el via­je, has­ta el pun­to de que Sán­chez des­pla­zó en el avión pre­si­den­cial a re­pre­sen­tan­tes de 24 com­pa­ñías con in­tere­ses en la is­la. Es­pa­ña va ca­mino de su­pe­rar a Ve­ne­zue­la y con­ver­tir­se en el se­gun­do so­cio co­mer­cial de Cu­ba so­lo por de­trás de Chi­na. Don­de más se no­ta la pre­sen­cia de la em­pre­sa es­pa­ño­la es en el sec­tor ho­te­le­ro. Pe­ro exis­te un gran in­te­rés por diversificar es­ta par­ti­ci­pa­ción.

Pe­ro an­tes de ha­blar de fu­tu­ro ha­bía que so­lu­cio­nar los pro­ble­mas pre­sen­tes. La fal­ta de divisas y el de­rrum­be de Ve­ne­zue­la, so­cio tra­di­cio­nal, se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma cru­cial pa­ra la mo­der­ni­za­ción que per­si­gue la eco­no­mía cu­ba­na. Una si­tua­ción que se ha tra­du­ci­do en im­pa­gos y que afec­ta tam­bién a las com­pa­ñías es­pa­ño­las, en mu­chos ca­sos de pe­que­ño y me­diano ta­ma­ño. La si­tua­ción afec­ta­ba tam­bién de for­ma muy re­cien­te a la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­pa­ño­la, por­que Cu­ba ha­bía rea­li­za­do un im­pa­go de unos 15 mi­llo­nes de eu­ros al ICO y CESCE. La can­ti­dad es pe­que­ña, « pe­ro en el mo­men­to en que se pro­du­ce un im­pa­go no se pue­den dar más cré­di­tos», plan­tea­ban fuen­tes gu­ber­na­men­ta­les. Tras la vi­si­ta, en el Go­bierno se ase­gu­ra que Cu­ba se ha com­pro­me­ti­do a re­sol­ver es­ta si­tua­ción an­tes de fin de año.

Acuer­do po­lí­ti­co

En el ám­bi­to pú­bli­co la si­tua­ción es­tá muy sa­nea­da tras los acuer­dos del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. Es­pa­ña ce­rró en no­viem­bre de 2015 un acuer­do de rees­truc­tu­ra­ción de deu­da a cor­to pla­zo por un im­por­te de 201 mi­llo­nes de eu­ros, de los que se con­do­na­ron 118 mi­llo­nes y otros 40 mi­llo­nes de eu­ros pa­sa­ron a in­te­grar un Fon­do de Con­tra­va­lor de Deu­da. Pos­te­rior­men­te, en el mar­co del Club de París, Es­pa­ña re­es­truc­tu­ró 2.444 mi­llo­nes de eu­ros de deu­da a me­dio y lar­go pla­zo, de los que con­do­nó 1.492 mi­llo­nes y se ac­ce­dió a cons­ti­tuir un se­gun­do Fon­do de Con­tra­va­lor por un im­por­te de 375 mi­llo­nes de eu­ros. Es de­cir, en fe­chas muy re­cien­tes Es­pa­ña ha per­do­na­do a Cu­ba 1.610 mi­llo­nes de eu­ros.

Pe­ro cues­tión dis­tin­ta y más com­ple­ja es la que afec­ta a las com­pa­ñías pri­va­das. Y aun­que tras la vi­si­ta gu­ber­na­men­tal tam­bién exis­te el com­pro­mi­so de re­so­lu­ción, no exis­ten fe­chas con­cre­tas. Du­ran­te el desa­yuno de la de­le­ga­ción em­pre­sa­rial con el pre­si­den­te del Go­bierno, es­te asun- to cen­tró bue­na par­te del co­lo­quio. El pre­si­den­te del Co­mi­té Em­pre­sa­rial His­pano- Cu­bano, Jai­me Gar­cía Le­gaz, pi­dió al Go­bierno es­pa­ñol «un es­fuer­zo ma­yor» pa­ra es­ta­ble­cer nue­vos ins­tru­men­tos de cré­di­to que ayu­den a pa­liar los pro­ble­mas de las em­pre­sas es­pa­ño­las en Cu­ba, a las que el Es­ta­do ca­ri­be­ño adeu­da unos 300 mi­llo­nes de eu­ros. Gar­cía Le­gaz des­ta­có que las po­ten­tes ex­por­ta­cio­nes

de Es­pa­ña a Cu­ba « se sus­ten­tan en mu­chas py­mes que ex­por­tan can­ti­da­des mo­des­tas y que es­tán pa­sán­do­lo re­gu­lar por los im­pa­gos que se vie­nen acu­mu­lan­do » .

Se pu­so en va­lor en es­te fo­ro que se ha­yan pues­to en mar­cha me­ca­nis­mos co­mo los cré­di­tos CESCE y la lí­nea cre­di­ti­cia del Ban­co Sa­ba­dell pa­ra em­pe­zar a co­rre­gir la si­tua­ción, pe­ro se ins­tó al Go­bierno a que « se apu­ren otros ins­tru­men­tos si­mi­la­res pa­ra in­ten­tar ha­cer fren­te a ese vo­lu­men» de im­pa­gos.

Eta­pa ilu­sio­nan­te

El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­pa­ña, Jo­sé Luis Bo­net, fue el que me­jor sin­te­ti­zó lo que la em­pre­sa es­pa­ño­la pien­sa de la in­ver­sión en Cu­ba: hay pro­ble­mas pe­ro no apro­ve­char la opor­tu­ni­dad no es una op­ción. Bo­net ase­gu­ró que el com­pro­mi­so de las em­pre­sas es­pa­ño­las con Cu­ba « no res­pon­de a co­yun­tu­ras, sino a pro­fun­das afi­ni­da­des» y va­ti­ci­nó una «eta­pa ilu­sio­nan­te» en la re­la­ción co­mer­cial en­tre te­rri­to­rios. Re­co­no­cien­do el « en­torno des­fa­vo­ra­ble » de la eco­no­mía del país ame­ri­cano, esen­cial­men­te el des­plo­me de Ve­ne­zue­la y las nue­vas ten­sion con la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, in­sis­tió en la cues­tión de la deu­da con las em­pre­sas « pue­da re­sol­ver­se cuan­to an­tes » .

En los di­ver­sos fo­ros con los que con­tó es­ta vi­si­ta, tan­to el Go­bierno co­mo los em­pre­sa­rios tras­la­da­ron a las au­to­ri­da­des cu­ba­nas la im­por­tan- cia de que la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal del país ca­ri­be­ño, que se vo­ta­rá en el mes de fe­bre­ro, in­cor­po­re los re­qui­si­tos de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y la es­ta­bi­li­dad re­gu­la­to­ria en lo que res­pec­ta a la in­ver­sión ex­tran­je­ra.

Las jor­na­das tam­bién fa­ci­li­ta­ron que se avan­za­se en al­gún gran pro­yec­to. « Cu­ba se ha com­pro­me­ti­do a en­viar una lis­ta de pro­yec­tos prio­ri­ta­rios que quie­ren re­ser­var pa­ra Es­pa­ña » , ase­gu­ran des­de el Go­bierno. Se apun­ta a que AE­NA po­dría par­ti­ci­par en la ges­tión de cua­tro ae­ro­puer­tos que se van a li­ci­tar: Va­ra­de­ro, San­tia­go, San­ta Cla­ra y Hol­guín. Ade­más se es­tá ne­go­cian­do que Rep­sol abas­tez­ca de gas li­cua­do a la is­la. Y, en prin­ci­pio, tam­bién las co­ne­xio­nes fe­rro­via­rias cor­tas, ya que las de lar­ga dis­tan­cia son pa­ra Ru­sia.

Pe­ro sin du­da una de las cues­tio­nes más re­le­van­tes fue la fir­ma de un preacuer­do pa­ra la crea­ción de una em­pre­sa mix­ta en­tre el Go­bierno cu­bano y una com­pa­ñía es­pa­ño­la pa­ra pro­du­cir en sue­lo cu­bano y su­mi­nis­trar un ter­cio de los pro­duc­tos aví­co­las que con­su­me la is­la.

De los tes­ti­mo­nios de va­rios em­pre­sa­rios sa­lió tam­bién un con­se­jo: ha­cer ne­go­cios allí es es­pe­cial y re­quie­re «pa­cien­cia». Gar­cía Le­gaz de­fen­dió que « se re­quie­ren pro­ce­sos muy lar­gos de ma­du­ra­ción y es im­por­tan­te te­ner una pre­sen­cia cons­tan­te. Hay que per­se­ve­rar, te­ner pre­sen­cia lo­cal y con­tac­tos de una for­ma con­ti­nua. Si no, el fru­to no es el de­sea­do » .

Ha­cer ne­go­cios allí re­quie­re pa­cien­cia y una pre­sen­cia cons­tan­te

El pre­si­den­te cu­bano, Mi­guel Díaz-Ca­nel, re­ci­bió a la de­le­ga­ción es­pa­ño­la, en­ca­be­za­da por Pe­dro Sán­chez

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.