Eco­no­mis­ta je­fa de Na­ti­xis pa­ra Asia-Pa­cí­fi­co

«Si el BCE no sa­le de su pro­gra­ma de com­pra de deu­da y ti­pos ce­ro, la ban­ca eu­ro­pea no tie­ne fu­tu­ro a lar­go pla­zo»

ABC - Empresa - - Empresa - MON­CHO VE­LO­SO

No po­cas vo­ces aler­tan ya de una des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía glo­bal. Ali­cia Gar­cía, eco­no­mis­ta je­fe de Na­ti­xis pa­ra Asia-Pa­cí­fi­co, es por cu­rrí­cu­lum –ha pa­sa­do por BBVA Re­search, el Ban­co de Es­pa­ña, el BCE, el FMI y el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos– una de las eco­no­mis­tas es­pa­ño­las con una me­jor vi­sión de lo que pue­de es­tar su­ce­dien­do en un mun­do, por otro la­do, ca­da vez más con­vul­so des­de el pun­to de vis­ta geo­po­lí­ti­co. —¿Es­ta­mos so­lo an­te una des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca o a las puer­tas de una cri­sis más gra­ve? —El mun­do es­tá abo­ca­do a una cri­sis, di­fe­ren­te a la de 2008 por­que va a ser geopolítica y ten­drá co­mo ori­gen las con­se­cuen­cias no re­suel­tas de esa cri­sis glo­bal. El au­men­to de sa­la­rios des­de 2008 ha si­do inexis­ten­te en el mun­do oc­ci­den­tal y la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo de la cla­se me­dia es­tá lle­van­do a una in­sa­tis­fac­ción con el sis­te­ma, co­mo ve­mos con los mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas. Es­to ha­ce que los paí­ses se en­cie­rren en sí mis­mos. Con el pro­tec­cio­nis­mo en au­men­to, la eco­no­mía no va a ir bien, por­que si el co­mer­cio se re­du­ce el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ba­ja. Pe­ro tam­bién se re­du­cen los mo­vi­mien­tos de ca­pi­tal y del tra­ba­jo por dis­tin­tas res­tric­cio­nes de los go­bier­nos, y eso su­po­ne me­nos cre­ci­mien­to. Es­to se­rá la ce­ri­lla que en­cien­da el fue­go de esa po­si­ble in­sa­tis­fac­ción so­cial. El mun­do oc­ci­den­tal no lo va a acep­tar y lo va a ma­ni­fes­tar a tra­vés del vo­to po­pu­lis­ta. —¿El po­pu­lis­mo es aho­ra mis­mo el ma­yor ries­go pa­ra Eu­ro­pa y el eu­ro? —Sin du­da. El pro­ble­ma ac­tual del eu­ro no es su po­si­ble im­plo­sión, co­mo en 2012, por­que el en­torno es otro. Es­ta­dos Uni­dos es­tá cre­cien­do a tra­vés del im­pul­so fis­cal, al­go que no es sos­te­ni­ble; tie­ne un enor­me pro­ble­ma so­cial, con una par­te de la so­cie­dad gi­gan­tes­ca fue­ra del sis­te­ma, y ade­más ha co­men­za­do una gue­rra co­mer­cial con Chi­na en la que el país asiá­ti­co, en su me­jor es­pí­ri­tu del ar­te de la gue­rra, va a lle­var a ca­bo una gue­rra len­ta pe­ro se­gu­ra. El cre­ci­mien­to se es­tá des­ace­le­ran­do a una ve­lo­ci­dad sor­pren­den­te y los po­lí­ti­cos no es­tán ha­cien­do ver a la gen­te que lle­gan va­cas fla­cas. El BCE ten­drá que aban­do­nar su pro­gra­ma de com­pras de deu­da, lo que va a ejer­cer mu­cha pre­sión en al­gu­nos paí­ses. En ese mar­co al­gu­nos Es­ta­dos eu­ro­peos po­drían de­cir que no pue­den aguan­tar el rit­mo: se ha­bla de un eu­ro a va­rias ve­lo­ci­da­des. Ali­cia Gar­cía He­rre­ro, eco­no­mis­ta je­fa de Na­ti­xis No ha­brá im­plo­sión del eu­ro, lo que su­ce­de­rá es que ha­brá paí­ses que no pue­dan man­te­ner el eu­ro. Al­guien en nues­tro país de­be­ría es­tar pen­san­do en es­to: pen­sa­mos que Es­pa­ña es un país de « Pre­mier Lea­gue » , y no. No bas­ta con ser la cuar­ta eco­no­mía de Eu­ro­pa, no es cues­tión de ta­ma­ño. So­mos el úni­co país que no ha sa­li­do del Pro­ce­di­mien­to de Dé­fi­cit Ex­ce­si­vo. Es muy irres­pon­sa­ble in­cum­plir las re­glas fis­ca­les, ya sea el ac­tual go­bier-go­bierno o el an­te­rior, que tam­biénm­bién in­cum-in­cum­plió; es pe­li­gro­sí­si­mo. —¿La po­lí­ti­ca fis­cal que e quie­re lle­var a ca­bo el l Go­bierno es un ries­go? ? —Es pe­li­gro­sa. Las de­si- gual­da­des no se ata­jan n ofre­cien­do lo que no pue­des pa­gar. No se pue­de pa­gar lo que no se pue­de pro­du­cir. Te­ne­mos una deu­da igual al 100% del PIB, no se pue­de en­ga­ñar a los ciu­da­da­nos. ¿Có­mo se pa­ga? ¿Su­bien­do los im­pues­tos a los ri­cos? Los ri­cos son mó­vi­les y se lle­van el di­ne­ro. Es un mo­men­to cla­ve pa­ra que ha­ya una re­fle­xión. Por­tu­gal, por ejem­plo, lo ha he­cho. Tie­ne un go­bierno de iz­quier­das que ha vis­to que la gen­te se em­po­bre­cía y le ha da­do la vuel­ta al país. Es­tá en­tran­do mu­cho di­ne­ro en Por­tu­gal. Lo que ne­ce­si­ta Es­pa­ña es que los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos se pon­gan de acuer­do en de­ter­mi­na­das ma­te­rias, pe­ro pa­re­ce que va­mos en di­rec­ción opues­ta. Más allá del Es­ta­do de bie­nes­tar, la agen­da de­be ser me­jo­rar las ca­pa­ci­da­des de ca­da uno de nues­tros ciu­da­da­nos, me­jo­rar la edu­ca­ción del país y mo­der­ni­zar­lo en cues­tio­nes en las que se ha que­da­do atas­ca­do. Te­ne­mos tam­bién tres ur­gen­cias por de­lan­te: el pues­to de Es­pa­ña en Eu­ro­pa, el plan pa­ra el Bre­xit y có­mo be­ne­fi­ciar­se de ello o reducir al mí­ni­mo los da­ños que pro­vo­ca­rá; tam­bién el re­to de las gran­des tec­no­lo­gías y e el de Chi­na. — ¿ La ban­ca ha me­jo­ra­do co­mo pa­rap re­sis­tir una nue­va­va cri­sis? —La ban­ca oc­ci­den­tal tien­ne una si­tua­ción mu­cho mmás ro­bus­ta en ca­pi­tal y en li­qui­dez, pe­ro no en re­ren­ta­bi­li­dad, que es cla­ve pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad a lar­go pla­zo. Es­to es es­pe­cial­men­te cier­to pa­ra Ja­pón y Eu­ro­pa por los ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos. Si el BCE no sa­le de su pro­gra­ma, la ban­ca eu­ro­pea no tie­ne fu­tu­ro a lar­go pla­zo. —¿Es preo­cu­pan­te la ex­po­si­ción de em­pre­sas es­pa­ño­las a mer­ca­dos co­mo Bra­sil, Tur­quía y Ar­gen­ti­na? —Sin du­da. Las em­pre­sas es­pa­ño­las de­be­rían ha­ber di­ver­si­fi­ca­do a otras re­gio­nes ha­ce tiem­po, es­pe­cial­men­te a Asia emer­gen­te, ya que Ibe­roa­mé­ri­ca es una de las re­gio­nes del mun­do con me­nor pro­duc­ti­vi­dad y peo­res ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo.

ER­NES­TO AGU­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.