El fi­nal fe­liz del lar­go cal­va­rio de los em­plea­dos de Ves­tas

Tras 122 días, el des­em­bar­co de la ma­dri­le­ña Net­work Steel zan­jó el trau­má­ti­co epi­so­dio de des­lo­ca­li­za­ción

ABC - Empresa - - Empresa - IVÁN TO­MÉ VA­LLA­DO­LID

Tras mu­chos me­ses de cal­va­rio pa­ra los tra­ba­ja­do­res de la plan­ta de Ves­tas de Vi­lla­dan­gos del Pá­ra­mo (León), la re­so­lu­ción lle­gó el pa­sa­do 26 de no­viem­bre con el pac­to al­can­za­do en­tre la em­pre­sa da­ne­sa y el gru­po na­cio­nal Net­work Steel. La rú­bri­ca plas­ma­da en el acuer­do mar­ca­ba el fin de 122 días de tra­ba­jo co­do con co­do en­tre el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, la Jun­ta de Cas­ti­lla y León, sin­di­ca­tos y los em­plea­dos de la plan­ta leo­ne­sa, to­do pa­ra evi­tar el cie­rre y, co­mo ha si­do el ca­so, en­con­trar un in­ver­sor que se hi­cie­se car­go de las ins­ta­la­cio­nes y los re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res que ope­ra­ban en ella.

Las pri­me­ras alar­mas sal­ta­ban in­clu­so an­tes de que se anun­cia­se el cie­rre de la plan­ta. El pa­sa­do 6 de ju­nio Ves­tas op­ta por su­pri­mir cua­tro de sus sie­te lí­neas de pro­duc­ción en la se­de de León, que em­pe­zó con su ac­ti­vi­dad en 2006. La de­ci­sión su­pu­so la no re­no­va­ción de ca­si 200 even­tua­les y las pri­me­ras mo­vi­li­za­cio­nes por la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo. Y las sos­pe­chas de un po­si­ble cie­rre no ce­sa­ron en los días si­guien­tes, más to­da­vía cuan­do el 12 de ju­lio la com­pa­ñía da­ne­sa pro­ce­día a la eli­mi­na­ción otra de las lí­neas que to­da­vía se man­te­nían ac­ti­vas. El «olor» a cie­rre com­ple­to de la plan­ta ya es­ta­ba im­preg­na­do en el am­bien­te.

Y lle­gó. El 27 de agos­to, la mul­ti­na­cio­nal pre­sen­ta un ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo (ERE) de ex­tin­ción la­bo­ral pa­ra la to­ta­li­dad de la plan­ti­lla, cer­ca de 370 tra­ba­ja­do­res. Así, las «ame­na­zas» se con­ver­tían en he­chos y ase­gu­ra­ron que tras­la­da­ban su pro­duc­ción a las fá­bri­cas de Ar­gen­ti­na, Chi­na, Ru­sia e In­dia. To­do un ver­da­de­ro va­ra­pa­lo pa­ra los em­plea­dos de la fá­bri­ca, pa­ra la pro­vin­cia de León y pa­ra la co­mu­ni­dad cas­te­llano y leo­ne­sa en ge­ne­ral. Sin em­bar­go, ni la so­cie­dad ni las ad­mi­nis­tra­cio­nes se que­da­rían de bra­zos cru­za­dos pa­ra ver có­mo Ves­tas se­guía ade­lan­te con sus pla­nes de ex­tin­ción.

La lle­ga­da de la com­pa­ñía a Vi­lla­dan­gos pro­du­jo en su mo­men­to una «ilu­sión in­men­sa» que se torno en una «de­cep­ción ab­so­lu­ta» tras el anun­cio del cese de­fi­ni­ti­vo, si­tua­ción que pro­vo­có cons­tan­tes con­cen­tra­cio­nes en León y en las se­de de Ves­tas en Ma­drid, así co­mo el cor­te del trá­fi­co de la N-120 y la ins­ta­la­ción de un cam­pa­men­to per­ma­nen­te fren­te a las ins­ta­la­cio­nes del mu­ni­ci­pio leo­nés. Por aquel en­ton­ces, el al­cal­de de la lo­ca­li­dad afir­ma­ba que no po­día ser que «les de­mos gran­des ayu­das a las em­pre­sas y lue­go nos de­jen ti­ra­dos. No en­ten­de­mos que Ves­tas pue­da ha­cer es­to. Las ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen que to­mar me­di­das pa­ra que es­to cam­bie».

Un en­fa­do que com­par­tía la Jun­ta de Cas­ti­lla y León y el Go­bierno de Es­pa­ña, ins­ti­tu­cio­nes que ta­cha­ron de «des­leal» a la eó­li­ca por una sen­ci­lla ra­zón: la de­ci­sión lle­ga­ba en un mo­men­to en el que el pla­zo pa­ra re­cla­mar las ayu­das pú­bli­cas re­ci­bi­das por la em­pre­sa da­ne­sa por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes (12,5 mi­llo­nes de eu­ros) ya ha­bía fi­na­li­za­do, sin po­der op­tar al re­em­bol­so eco­nó­mi­co. Con lo cual, la si­tua­ción obli­ga­ba a la pre­mu­ra y se en­vió una car­ta fir­ma­da por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, con Re­yes Ma­ro­to a la ca­be­za, y el go­bierno cas­te­llano y leo­nés pa­ra una reunión «ur­gen­te» en­tre los pro­ta­go­nis­tas.

Con es­te «ca­ra a ca­ra», los tra­ba­ja­do­res con­fia­ban su «úni­co hi­lo de es­pe­ran­za» a las ges­tio­nes que pu­die­sen lle­var­se a ca­bo y evi­tar el cie­rre de la plan­ta y la des­apa­ri­ción de los em­pleos, más si ca­be cuan­do días más tar­de, exac­ta­men­te el 7 de sep­tiem­bre, Ves­tas no­ti­fi­ca­ba el des­pi­do de la plan­ti­lla al co­mi­té de em­pre­sa, al­go que re­cha­za­ron de ma­ne­ra ro­tun­da. El tra­ba­jo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ya es­ta­ba en mar­cha pe­ro pa­re­cía que los pac­tos no aca­ba­ban de acla­rar­se. El 19 de sep­tiem­bre es­to se ha­cía pa­ten­te cuan­do tan­to el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, tras con­ver­sa­cio­nes con la fir­ma da­ne­sa, ase­gu­ra­ba ha­ber lle­ga­do a «un prin­ci­pio de acuer­do» que des­de los sin­di­ca­tos y la Jun­ta de Cas­ti­lla y León ne­ga­ban, por­que no se ga­ran­ti­za­ba que la plan­ta si­guie­se fun­cio­nan­do, ya fue­se por su par­te o otro pro­yec­to al­ter­na­ti­vo.

Po­si­ble in­ver­sor

Las ne­go­cia­cio­nes si­guie­ron su cur­so has­ta que el 6 de oc­tu­bre hu­bo un co­na­to de so­lu­ción. La Fun­da­ción An­cla­je de Cas­ti­lla y León en­con­tró un po­si­ble in­ver­sor «con ex­pe­rien­cia de éxi­to » en Es­pa­ña y que ya tra­ba­ja­ba en la Co­mu­ni­dad. Se tra­ta­ba de Quan­tum Ca­pi­tal Part­ners, una fir­ma con

El cie­rre de Ves­tas su­pu­so la ex­tin­ción la­bo­ral de 370 em­plea­dos

se­de en Munich (Ale­ma­nia) que ya se ha­bía he­cho car­go de fir­mas co­mo la plan­ta de amor­ti­gua­do­res de Gi­jón de la mul­ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na Tenn­co; El­tec y Bar­ce­lo­na Car­tón y Bosh Clar­ton Horn, una com­pa­ñía de clá­xo­nes que ven­dió la mul­ti­na­cio­nal in­dia Min­da Group.

Lo que pa­re­cía ser el «San­to Grial» pa­ra el fu­tu­ro de Ves­tas que­dó en un es­pe­jis­mo, ya que no se su­po na­da del gru­po in­ver­sor en los días pos­te­rio­res al anun­cio. Fi­nal­men­te, tras me­ses de tra­ba­jo y ne­go­cia­cio­nes, sa­lió a la pa­les­tra una «em­pre­sa fa­mi­liar» que ad- qui­rió la fá­bri­ca de Vi­lla­dan­gos del Pá­ra­mo. El pa­sa­do lu­nes 26 de no­viem­bre se po­nía fin a la «tra­ve­sía por el de­sier­to» de la plan­ta y los tra­ba­ja­do­res de Ves­tas gra­cias a Net­work Steel, una fir­ma de­di­ca­da a la me­ta­lur­gia que traía con­si­go un gran plan de ex­pan­sión ba­jo el bra­zo.

Has­ta 130 mi­llo­nes

El gru­po si­de­rúr­gi­co, con se­de en Ma­drid, dos fá­bri­cas en Aranda de Due­ro (Bur­gos) y otra en Can­ta­bria, firmó el acuer­do con la mi­nis­tra de In­dus­tria, Re­yes Ma­ro­to, y su pre­si­den­te, Os­car Heckh, de­ta­lló los pla­nes que te­nía pa­ra el ne­go­cio. El gru­po Net­work Steel Re­sour­ces (NSR) in­ver­ti­rá has­ta 130 mi­llo­nes de eu­ros en la que se­rá «la prin­ci­pal y más moderna fá­bri­ca de ace­ro gal­va­ni­za­do de Es­pa­ña» que ten­drá una ex­pan­sión to­tal de 50.000 me­tros cua­dra­dos, de los que tres cuar­tas par­tes se­rán de nue­va cons­truc­ción, mien­tras que el res­to se­rá de la re­for­ma de la ac­tual se­de. En es­te re­cin­to se in­clui­rá una lí­nea de de­ca­pa­do con­ti­nuo, dos de la­mi­na­ción en frío, otras dos de gal­va­ni­za­do con­ti­nuo de bo­bi­nas y seis cam­pa­nas de re­co­ci­do con hi­dró­geno pu­ro.

Asi­mis­mo, el nue­vo pro­yec­to tie­ne pre­vis­to la crea­ción de 350 em­pleos di­rec­tos, que se ofre­ce­rán de aquí al año 2020, y has­ta un mi­llar de for­ma in­di­rec­ta. Y en las fu­tu­ras con­tra­ta­cio­nes quie­nes tra­ba­ja­ban pa­ra la eó­li­ca ten­drán «ab­so­lu­ta prio­ri­dad» pa­ra ac­ce­der a los pues­tos de tra­ba­jo. Las obras co­men­za­rán el pró­xi­mo mes de fe­bre­ro, cuan­do Ves­tas de­je la plan­ta y, aun­que es­tá pre­vis­to que fi­na­li­cen en 2020, la pro­duc­ción se ini­cia­rá en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2019, lle­gan­do a las 520.000 to­ne­la­das al año cuan­do es­té al má­xi­mo ren­di­mien­to, una pro­duc­ción que, a pe­sar de que la fá­bri­ca no ha echa­do a an­dar, ya tie­ne «prác­ti­ca­men­te ven­di­da», lo que es un plus pa­ra el pro­yec­to.

Ex­te­rior de las ins­ta­la­cio­nes de Ves­tas en Vi­lla­dan­gos del Pá­ra­mo (León)

Pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res de Ves­tas tras la no­ti­cia del cie­rre ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.