Ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va: los mis­mos pro­ble­mas que la Bol­sa

La des­ace­le­ra­ción y los cam­bios de los ban­cos cen­tra­les es­tán po­nien­do en pro­ble­mas a la deu­da de las em­pre­sas, pe­ro pue­de ha­ber opor­tu­ni­da­des

ABC - Empresa - - Empresa - CRISTINA VA­LLE­JO

La Bol­sa ha es­ta­do muy vo­lá­til en los úl­ti­mos me­ses, pe­ro la ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va tam­bién ha su­fri­do. Qui­zás los in­ver­so­res es­tán muy pen­dien­tes del com­por­ta­mien­to de la ren­ta va­ria­ble y me­nos de la deu­da, cuan­do se­gún co­men­ta Fé­lix Ló­pez, de Atl Ca­pi­tal, uno de los fe­nó­me­nos del úl­ti­mo mes o mes y me­dio ha si­do la am­plia­ción de los di­fe­ren­cia­les de to­do ti­po de deu­da pri­va­da, des­de la más se­gu­ra has­ta la de al­to ren­di­mien­to. Es­te fe­nó­meno im­pli­ca que los in­ver­so­res es­tán apli­can­do una ma­yor pri­ma de ries­go a las emi­sio­nes de em­pre­sas. En gran me­di­da, la ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va tie­ne un com­por­ta­mien­to bas­tan­te co­rre­la­cio­na­do con las ac­cio­nes. Los in­ver­so­res han ven­di­do Bol­sa y tam­bién bo­nos. De acuer­do con da­tos de Bo­fA Me­rrill Lynch Glo­bal Re­search, ha ha­bi­do sa­li­das de di­ne­ro de fon­dos de ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va de al­ta ca­li­dad en quin­ce de las úl­ti­mas die­ci­séis se­ma­nas, mien­tras que los pro­duc­tos que in­vier­ten en títulos de al­to ren­di­mien­to han re­gis­tra­do sa­li­das de di­ne­ro en las ocho úl­ti­mas se­ma­nas. La deu­da cor­po­ra­ti­va ame­ri­ca­na ha li­de­ra­do es­ta ten­den­cia ne­ga­ti­va, se­gui­da de la eu­ro­pea.

Ch­ris Ig­go, de AXA IM, ex­pli­ca así las cau­sas: «Los di­fe­ren­cia­les se es­tán am­plian­do en res­pues­ta a có­mo el de­te­rio­ro de los fun­da­men­ta­les ma­cro (ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to más ba­jo y ti­pos de in­te­rés más al­tos) im­pac­ta en los ba­lan­ces de las em­pre­sas y a có­mo los in­ver­so­res va­lo­ran el ries­go de cré­di­to». De ahí que Ig­go crea que es acer­ta­do ser cau­te­lo­so con la ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va en es­te mo­men­to. «Con el Bre­xit, la gue­rra co­mer­cial, Ita­lia, la des­ace­le­ra­ción chi­na y pre­cios del cru­do más ba­jos aún en la agen­da, es di­fí­cil ver al pro­ce­so de in­cre­men­to de los di­fe­ren­cia­les pa­rán­do­se ya», aña­de Ig­go.

Da­vid Ar­du­ra, de Ges­con­sult, que coin­ci­de con que es­te es­ce­na­rio ha con­tri­bui­do a los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos que se han vis­to en la deu­da cor­po­ra­ti­va, tam­bién apun­ta otras ra­zo­nes que han lle­va­do a las ven­tas de títulos: ve­ni­mos de unos di­fe­ren­cia­les muy ba­jos por la ac­ción de los ban­cos cen­tra­les. Y és­tos se es­tán re­ti­ran­do del mer­ca­do. Jus­to en es­to in­sis­te En­ri­que Llu­va, de Iman­tia: «Ve­ni­mos de vi­vir diez años muy bue­nos pa­ra la ren­ta fi­ja, y es­te gran ci­clo es­tá lle­gan­do a su fin por la re­ti­ra­da de la ac­ción ex­tra­or­di­na­ria de los ban­cos cen­tra­les: la Re­ser­va Fe­de­ral nor­te­ame­ri­ca­na es­tá dre­nan­do li­qui­dez, no re­no­van­do los ven­ci­mien­tos, y el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo va a aca­bar con las com­pras de deu­da en di­ciem­bre. Los pre­cios tie­nen que re­fle­jar que el BCE va a des­apa­re­cer co­mo com­pra­dor».

Es­to úl­ti­mo, se­gún ex­pli­ca Llu­va, im­pac­ta no só­lo en los títulos cor­po­ra­ti­vos no fi­nan­cie­ros y gra­do de in­ver­sión que son los que ha com­pra­do el BCE en los úl­ti­mos años, sino tam­bién en los fi­nan­cie­ros y el ‘ high yield’ que no ha ad­qui­ri­do, pues­to que los in­ver­so­res, al ver có­mo se en­ca­re­cía la deu­da cor­po­ra­ti­va ba­jo efec­to del Eu­ro­ban­co, en su bús­que­da de ma­yo­res re­tor­nos, com­pra­ron la que es­ta­ba al mar­gen de su ac­tua­ción y, con esa en­tra­da de di­ne­ro, tam­bién los ti­pos de la deu­da más arries­ga­da ba­ja­ron con fuer­za.

Otro pro­ble­ma que men­cio­na Da­vid Ar­du­ra en la ren­ta fi­ja en el con­tex­to ac­tual es la es­ca­sa li­qui­dez, lo que pro­vo­ca que el mer­ca­do no sea muy efi­cien­te en la for­ma­ción de los pre­cios.

¿Opor­tu­ni­da­des?

Pe­ro de to­do es­te con­tex­to tam­bién es po­si­ble que pue­dan es­tar aflo­ran­do opor­tu­ni­da­des. Aun­que, an­tes de en­trar en ellas, la advertencia que lan­zan los ana­lis­tas de Bo­fA Me­rrill Lynch: com­prar en las caí­das no ha fun­cio­na­do y pa­re­ce que na­die quie­re co­ger el cu­chi­llo cuan­do es­tá ca­yen­do.

De to­das ma­ne­ras, des­de Du­nas Ca­pi­tal In­ver­se­gu­ros Jo­sé Ma­ría Le­cu­be ex­pli­ca que si bien en cré­di­to en su fir­ma han es­ta­do muy de­fen­si­vos es­pe­ran­do es­ta aper­tu­ra de los spreads, aho- ra los bo­nos pa­re­cen ofre­cer más va­lor, por lo que con­si­de­ran que és­ta pue­de ser ya una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra in­tro­du­cir­los en car­te­ra. Le­cu­be ex­pli­ca que bus­can fun­da­men­tal­men­te bo­nos con cu­po­nes que den so­por­te a las car­te­ras, pe­ro tam­bién con va­lor in­trín­se­co, es de­cir, que po­ten­cial­men­te pue­dan ver re­du­ci­dos los spreads con los que co­ti­zan.

Jo­nat­han Ha­rris, de Schro­ders, coin­ci­de en la po­si­bi­li­dad de que pue­da ha­ber opor­tu­ni­da­des, pe­ro avi­sa de que pue­de ha­ber gran­des di­fe­ren­cias en el com­por­ta­mien­to de las dis­tin­tas emi­sio­nes, por lo que el aná­li­sis «bot­to­mup » , es de­cir, com­pa­ñía a com­pa­ñía, bono a bono, se­rá cla­ve. En el ca­so de los in­ver­so­res par­ti­cu­la­res, la cla­ve es­ta­rá en apos­tar por un buen fon­do que

in­vier­ta en ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va. Los ges­to­res con­sul­ta­dos com­par­ten al­gu­nas de las claves en las que se es­tán fi­jan­do a la ho­ra de es­co­ger sus in­ver­sio­nes.

Da­vid Ar­du­ra se­ña­la que las opor­tu­ni­da­des po­drían es­tar en los cor­tos pla­zos, en ven­ci­mien­tos in­fe­rio­res a un año, pues­to que aho­ra tie­nen ti­pos po­si­ti­vos, cuan­do ha­ce po­co te­nían ren­di­mien­tos ne­ga­ti­vos. Y ésa es tam­bién la apues­ta de Fé­lix Ló­pez, aun­que avi­sa de que los di­fe­ren­cia­les pue­den con­ti­nuar su­bien­do. An­te es­ta po­si­bi­li­dad, Ar­du­ra acon­se­ja man­te­ner una po­si­ción de li­qui­dez de un 30% de la car­te­ra, por­que de ese mo­do se ten­drá la po­si­bi­li­dad de ro­tar la in­ver­sión y de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que sur­jan.

Op­cio­nes sec­to­ria­les

Ig­na­cio Vic­to­riano, de Ren­ta 4, co­men­ta que apos­tan­do por du­ra­cio­nes cor­tas y emi­sio­nes lí­qui­das, se pue­de sa­cri­fi­car un po­co la ca­li­dad, lo que sig­ni­fi­ca que se pue­den to­mar más ries­gos en cuan­to a los sec­to­res que se es­co­gen. Aun­que Vic­to­riano, en prin­ci­pio, se man­ten­dría pre­ca­vi­do con el sec­tor fi­nan­cie­ro y apos­ta­ría por com­pa­ñías in­dus­tria­les y las em­pre­sas me­nos li­ga­das al ci­clo, co­mo las ‘uti­li­ties’. Pro­po­ne, por lo tan­to, una es­tra­te­gia de­fen­si­va, tan­to por los pla­zos que plan­tea co­mo por los sec­to­res.

Pe­ro Da­vid Ar­du­ra sí apues­ta por el sec­tor fi­nan­cie­ro: cree que to­do ti­po de emi­sio­nes de San­tan­der, BBVA y Ban­kin­ter son una opor­tu­ni­dad. Y tam­bién las de Lloyds, de­bi­do a que se ha vis­to afec­ta­do por el Bre­xit. Y en es­ta apues­ta por la ban­ca coin­ci­de Llu­va: a su fa­vor ar­gu­men­ta que la eco­no­mía va a con­ti­nuar cre­cien­do, aun­que se va­ya a des­ace­le­rar, y que el pre­cio ofi­cial del di­ne­ro va a su­bir y, en es­te es­ce­na­rio, el ne­go­cio de los ban­cos sue­le fun­cio­nar bien. Con vis­tas al pró­xi­mo año se po­dría apos­tar por su deu­da se­nior o por la se­nior non-pre­fe­rred, que da al­go más de ren­ta­bi­li­dad. Ade­más, Llu­va cree que tie­nen in­te­rés las ti­tu­li­za­cio­nes hi­po­te­ca­rias, por­que el pa­pel que hay es es­ca­so y se ha emi­ti­do a ti­po flo­tan­te, lo que pro­te­ge de la in­fla­ción y de la subida de los ti­pos de in­te­rés.

A las emi­sio­nes ban­ca­rias, Ar­du­ra su­ma­ría las del sec­tor energético, que se han vis­to cas­ti­ga­das por la caí­da del pre­cio del pe­tró­leo, y se­ña­la el in­te­rés de una de Pe­mex de cer­cano ven­ci­mien­to con una ren­ta­bi­li­dad del 0,8%.

Ló­pez tam­bién se in­cli­na por lo más cí­cli­co, por­que, en su opi­nión, ni ‘uti­li­ties’ ni ‘ te­le­cos’ han co­rre­gi­do. Aun­que avi­sa: «Nos es­pe­ra­ría­mos a ti­pos más al­tos pa­ra en­trar en los sec­to­res que nos gus­tan».

Ojo a los ra­tings

A la ho­ra de en­trar en la ren­ta fi­ja cor­po­ra­ti­va, no só­lo hay que te­ner en cuen­ta el pla­zo de la emi­sión, el sec­tor y la com­pa­ñía en con­cre­to, tam­bién hay que eva­luar la ca­li­dad, es de­cir, el ra­ting. En es­te sen­ti­do, Jo­nat­han Ha­rris des­ta­ca có­mo en los úl­ti­mos años, las emi­sio­nes do­mi­nan­tes son las de me­nor ca­li­dad. Y, por tan­to, las más vul­ne­ra­bles. En un con­tex­to de des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca y ries­go de que se acer­que una re­ce­sión, el pe­li­gro es­tá en que ha­ya re­ba­jas en las ca­li­fi­ca­cio­nes cre­di­ti­cias. En opi­nión de Da­vid Ar­du­ra, las más vul­ne­ra­bles, las que más pue­den su­frir son las ‘BBB-’, por­que es el úl­ti­mo es­ca­lón an­tes de bono ba­su­ra. Re­ba­jas en emi­sio­nes con ese ra­ting pue­den pro­vo­car se­ve­ras ven­tas y, por tan­to, fuer­tes caí­das: hay fon­dos de in­ver­sión, ase­gu­ra­do­ras y pla­nes de pen­sio­nes que no pue­den te­ner ese ti­po de bo­nos en car­te­ra. De to­das ma­ne­ras, de acuer­do con Ar­du­ra, es­te fe­nó­meno es más pro­ba­ble que pa­se en Es­ta­dos Uni­dos que en Eu­ro­pa, por­que las com­pa­ñías ame­ri­ca­nas es­tán más en­deu­da­das.

Uno de los sec­to­res fa­vo­ri­tos es el ban­ca­rio en prác­ti­ca­men­te to­dos los ti­pos de emi­sio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.