Es­tas ope­ra­cio­nes se uti­li­zan pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad en mer­ca­dos ba­jis­tas o co­mo me­ca­nis­mo de co­ber­tu­ra. Pe­ro no son ap­tas pa­ra cual­quier in­ver­sor.

ABC - Empresa - - Empresa -

Las po­si­cio­nes cor­tas son un ti­po de ope­ra­ción que uti­li­zan los ges­to­res de ac­ti­vos o in­ver­so­res más ex­pe­ri­men­ta­dos pa­ra in­ten­tar sa­car ren­ta­bi­li­dad en mer­ca­dos ba­jis­tas. En con­cre­to, con­sis­te en pe­dir pr es­ta­do un ac­ti­vo pa­ra ven­der­lo des­pués. Una vez que se ha pro­du­ci­do la es­pe­ra­da ba­ja­da del pre­cio (si es que se pro­du­ce), el in­ver­sor vuel­ve a com­prar­lo a un pre­cio in­fe­rior al ini­cial pa­ra de­vol­ver­lo a su pro­pie­ta­rio ori­gi­nal. La ga­nan­cia es la di­fe­ren­cia que hay en­tre el pre­cio al que se pi­dió pres­ta­do el ac­ti­vo y el pre­cio al que se com­pró pa­ra de­vol­ver­lo. Un ejem­plo hi­po­té­ti­co: po­de­mos pe­dir pres­ta­das ac­cio­nes de una em­pre­sa tex­til a 26,5 eu­ros y ven­der­las por­que pen­sa­mos que la com­pa­ñía va a pu­bli­car unas ci­fras de ven­tas on­li­ne de­cep­cio­nan­tes, lo cual le pro­vo­ca­rá un fuer­te cas­ti­go en bol­sa. Una vez que se anun­cian las cuen­tas, si se cum­ple nues­tro pro­nós­ti­co y el va­lor cae, pon­ga­mos, has­ta 23 eu­ros, vol­ve­mos a com­prar las ac­cio­nes a ese pre­cio pa­ra de­vol­ver­las a su pro­pie­ta­rio ori­gi­nal. En ese ca­so, ha­bre­mos ga­na­do 3,5 eu­ros por ac­ción (me­nos las ta­sas y las co­mi­sio­nes del prés­ta­mo).

Aun­que la es­tra­te­gia tam­bién pue­de fa­llar. En el mis­mo ejem­plo an­te­rior, si en lu­gar de ba­jar a 23 eu­ros nues­tra pre­dic­ción fa­lla y suben has­ta 28, nos ve­re­mos obli­ga­dos a com­prar las ac­cio­nes más ca­ras pa­ra de- vol­ver­las a su pro­pie­ta­rio, con la con­si­guien­te mi­nus­va­lía de 1,5 eu­ros por tí­tu­lo.

Pe­ro in­ten­tar apro­ve­char mer­ca­dos ba­jis­tas no es la úni­ca uti­li­dad de las po­si­cio­nes ba­jis­tas. És­tas tam­bién se em­plean co­mo he­rra­mien­ta de co­ber­tu­ra pa­ra pro­te­ger las po­si­cio­nes lar­gas (que son las nor­ma­les, aque­llas en las que com­pra­mos un tí­tu­lo pen­san­do en que se va a re­va­lo­ri­zar). ¿De qué ma­ne­ra? Abrien­do po­si­cio­nes cor­tas que se con­tra­pon­gan a otras lar­gas que ten­ga­mos abier­tas. Por ejem­plo, si sa­be­mos que el pe­tró­leo y las pe­tro­le­ras es­tán co­rre­la­cio­na­dos, po­de­mos abrir po­si­cio­nes lar­gas so­bre el pe­tró­leo y cor­tas so­bre las pe­tro­le­ras. De es­te mo­do, si se pro­du­cen caí­das en el pe­tró­leo, las po­si­cio­nes cor­tas en las pe­tro­le­ras lo ha­rán bien y com­pen­sa­rán las mi­nus­va­lías en el cru­do.

Es­te ti­po de es­tra­te­gias con­sis­ten­tes en apos­tar a que un va­lor o ac­ti­vo va a caer en bol­sa son muy em­plea­das por los ges­to­res de fon­dos. La úni­ca con­di­ción pa­ra po­der im­ple­men­tar­las es que ha­ya in­ver­so­res dis­pues­tos a pres­tar sus va­lo­res. Si bien, se tra­ta de ope­ra­ti­vas de ries­go bas­tan­te ele­va­do, por lo que no son re­co­men­da­bles pa­ra in­ver­so­res po­co ex­pe­ri­men­ta­dos o con aver­sión al ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.